Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

Más de 18.000 inmigrantes piden regularizarse en Marruecos

EFE.jpg
EFE
9/03/2017 - 20:11
  • La segunda fase ha durado tres meses
  • En 2014 se legalizaron a 25.000 emigrantes, en su mayor parte de Siria
Más noticias sobre:
Inmigrantes en las inmediaciones de la valla de Ceuta. Imagen: Reuters

Un total de 18.281 extranjeros residentes de forma ilegal en Marruecos presentaron solicitudes para legalizar su situación desde el comienzo de la segunda fase de la regularización de la inmigración en este país, ha informado el ministro marroquí de Inmigración, Anis Birou.

El responsable marroquí explicó que esas peticiones fueron depositadas en 69 prefecturas del país, entre el comienzo de esa operación el pasado 15 de diciembre y la jornada del pasado miércoles .

La iniciativa del Gobierno marroquí pretende lograr "la integración económica y social" de los inmigrantes ilegales, que en su mayoría son de países subsaharianos.

En 2014, la primera fase

Marruecos ya emprendió en 2014 una campaña de regularización que consiguió sacar a la luz y dotar de estatus legal a 25.000 emigrantes, procedentes en su mayor parte de Siria y de varios países subsaharianos.

Las categorías "elegibles" para la regularización fueron, como ahora, los extranjeros cónyuges de marroquíes o de otros extranjeros con estatus legal, los hijos de las anteriores parejas, los extranjeros con contrato de trabajo, los que puedan justificar una residencia continua de cinco años y los afectados por enfermedades crónicas.

La particularidad de esta segunda fase es que es abierta y no hay teóricamente una fecha límite para presentar la solicitud.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.