Buscar

Ni deseo ni peligro: China boicotea la película de la actriz Tang Wei

Juan Pablo Cardenal
12/03/2008 - 17:53

Matar moscas a cañonazos, el deporte favorito de la dictadura china, vive estos días un nuevo capítulo con el boicot realizado por el régimen comunista a su actriz revelación del momento, Tang Wei. Por orden directa de la Administración Estatal china de Radio, Cine y Televisión, las cadenas de televisión y los medios de comunicación escritos y electrónicos han dejado de emitir cualquier publicidad o referencia a la actriz, que fue la protagonista femenina en la laureada película “Deseo, peligro” del director taiwanés Ang Lee.

¿Qué pecado ha cometido la debutante Tang Wei? Principalmente, aceptar en la película de Lee un papel que ha resucitado todos los fantasmas en el seno del Partido Comunista chino; que es, por supuesto, el guardián de la conciencia colectiva nacional. En el filme, ambientado en el Shanghai ocupado por los japoneses en los años 40, Tang Wei representa a una joven estudiante que, después de unirse a la resistencia china, recibe el encargo de asesinar a un alto funcionario chino colaboracionista de los invasores.

Polémica película

Aunque con la polémica desatada no lo parezca, la historia simplemente es la propia de un guión cinematográfico de ficción. De ahí que Wang Hui Ling, la estudiante caracterizada por la actriz china, acabe enamorándose perdidamente del funcionario al que la resistencia china había condenado a muerte. La película, en realidad, narra la historia de un amor imposible que incluye escenas de sexo tórrido. Así que, con las heridas de los desencuentros históricos con Japón sin cicatrizar y las escenas de sexo, uno de los muchos tabúes oficiales del régimen, Pekín se prestó a una de sus habituales actuaciones estelares.

Cuando se estrenó la obra, a finales del pasado año, le metieron la tijera a las escenas de sexo. Nueve minutos de pechos al aire y otros excesos de la carne, además de un par de diálogos, pasaron definitivamente a mejor vida. Durante estos meses, por tanto, “Deseo, peligro” se ha podido ver en las salas del país comunista, arrastrando con ella la aprobación de otras cintas chinas con mayor contenido sexual del normalmente permitido. Ahora, la Administración Estatal china de Radio, Cine y Televisión se ha visto invadido por una ola de puritanismo sobrevenido y ha ordenado a los comisarios de la censura que actúen contra el contenido sexual “vulgar” y otras escenas que “distorsionen la cultura e Historia china”.

Actriz censurada

En la misma jugada, han catalogado como non grata a la actriz Tang Wei, prohibiendo la emisión de sus anuncios publicitarios. Se emitieron varios de ellos de la marca Pond’s antes de la prohibición, con quien la actriz firmó un contrato por 550.000 dólares. Ahora la gran pregunta es: teniendo en cuenta la omnipresente influencia del Partido Comunista en todos los ámbitos de la sociedad china, ¿quién ofrecerá a Tang Wei un nuevo papel en China? Ang Lee, el director taiwanés que también rodó “Brokeback mountain”, se ha echado las manos a la cabeza y ya ha dicho que hará todo lo posible por ayudarla.

Pero es casi imposible que la actriz pueda prosperar en su carrera profesional en su país mientras siga en la lista negra de la dictadura. Lo que no deja dudas sobre cómo se las gasta el régimen incluso contra alguien que, no sólo era una debutante, sino que se limitó a aceptar un papel cinematográfico y a hacerlo lo mejor posible. El Diario del Pueblo apuntaba hoy una nada desdeñable razón en clave política para tanto castigo: Tang Wei ha decidido trabajar con el director estadounidense Steven Spielberg, que hace semanas sacó los colores a China al renunciar por razones políticas a asesorar en la dirección artística de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos del próximo verano.

Tampoco es baladí que Pekín haya disparado, como suele ser habitual, contra el eslabón más débil de la cadena. Tang Wei es la debutante, mientras el director Ang Lee no sólo es técnicamente extranjero, sino que tiene el reconocimiento de Hollywood y de la crítica extranjera, refrendado con la obtención de un Oscar. También está el protagonista masculino de “Deseo, peligro”, Tony Leung, pero éste es otro intocable: es uno de los actores más prestigiosos de Hong Kong y goza de especial buen cartel en China. También podrían haber boicoteado la película, pero no lo hicieron. Así que sólo Tang Wei queda como carnaza para que se la coman los leones de la opinión china, al tiempo que el Partido Comunista se erige ante su pueblo en el salvador del honor chino.

Reacción en Internet

Claro que en los chats chinos las reacciones han sido de todos los colores. “¿Por qué no profanan la tumba de Zhang Ailing y la vetan a ella también?”, se pregunta un internauta a propósito de la autora del libro sobre el que se basó la película de Ang Lee. “La Administración Estatal china de Radio, Cine y Televisión deberían ser los más criticados: ¿Por qué aprobaron la película en su momento?”, advierte otro. Y un tercero se apiada de la actriz: “Otra cabeza de turco, ¡pobre Tang Wei!”. Aunque también hay, entre la población china, quien cree que la actriz debería acabar en la hoguera. “¿Una zorra china quiere ser famosa? ¡Jamás!”, responde, dando a entender mezquinamente que el éxito y fama de Tang Wei se deben a sus desnudos cinematográficos.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0