Buscar

El partido pro chino vence en las elecciones de Taiwan

Juan Pablo Cardenal
22/03/2008 - 11:14

Ma Ying-jeou, candidato a la presidencia por el partido del Kuomintang (KMT), ha ganado las elecciones presidenciales celebradas hoy en Taiwán. Finalizado el escrutinio Ma será el próximo presidente de Taiwán, al acaparar el 58,45% de los votos. Su rival, Frank Hsieh, candidato del Partido Demócrata Progresista, ha recibido el 41,55%. de los votos. Al mismo tiempo, sólo un 35,8% de los 17 millones de electores que estaban llamados a las urnas han participado en el referéndum que permitiría a Taiwán solicitar, bajo ese nombre, su ingreso en Naciones Unidas, hecho considerado hostil por Pekín.

Ma, el KMT volverá a gobernar el país después de un paréntesis de ocho años en los que el Partido Demócrata Progresista (PDP) del actual presidente, Chen Shui-bian, se alzó con la victoria y retuvo el poder durante dos legislaturas. El partido nacionalista, que monopolizó el poder en la isla desde su huída de China -en 1949- y hasta el año 2000, habría convencido a los electores con un mensaje de claro acercamiento a China. El KMT promueve relaciones fluidas y una táctica de no enfrentamiento con China.

Ma se ha impuesto arrolladoramente en la capital Taipei, tradicional feudo del KMT, con un 63,05%
de los votos frente al 36,95% del candidato del PDP. Por su parte, en Kaohsiung, segunda ciudad al sur de la isla que ha sido feudo del PDP, el KMT se ha impuesto también aunque por un margen de apenas tres puntos: 51,56% frente al 48,44%.

Bajo la sombra del Tibet

Los comicios se han celebrado bajo la sombra de los violentos disturbios que han estallado en Tíbet, especialmente la reacción de Pekín. El cierre de Tíbet a los periodistas extranjeros, la implacable censura en Internet y las crónicas de la represión de las fuerzas de seguridad chinas que llegan desde el Gobierno tibetano en el exilio y desde las ONG, hacía pensar que podría tener incidencia en los comicios taiwaneses a favor del candidato del PDP.
La situación en el Tíbet es siempre recurrente en la política taiwanesa, ya que los partidarios de la independencia o de mantener las distancias con Pekín, suelen mostrar paralelismos entre la dramática situación que sufre el Tíbet con la que viviría un Taiwán bajo soberanía china. Pero, el factor tibetano no ha influido decisivamente en el voto de los electores. En los sondeos de hace dos semanas, Ma Ying-jeou aventajaba en 20 puntos a Frank Hsieh.

Buenas relaciones con Pekín

Ma, el candidato del KMT y futuro presidente de la isla, ha hecho suyo el discurso de los empresarios de que unas buenas relaciones con Pekín garantizarán unas mejores perspectivas económicas para la isla. Defensor del mantenimiento estricto del actual status quo de la isla, esto es, una independencia de facto pero no de iure, Ma se ha mostrado partidario de intensificar las relaciones económicas a ambos lados del Estrecho de Taiwán con el propósito de beneficiar de las empresas taiwanesas.

En la misma línea, prometió el transporte directo con China (actualmente se triangula a través de un tercer país, normalmente Hong Kong) y la creación de un mercado común, al tiempo que se ha desmarcado claramente de la deriva independentista del actual presidente, Chen Shui-bian, que tanto nerviosismo provoca en Pekín. Taiwán, que vive una dulce decadencia económica (crece al 4,9%), trata por todos los medios de evitar el aislamiento económico por parte de China, su principal cliente y, a la vez, rival. Por su parte, Frank Hsieh, del PDP, trató en la campaña de alejarse del independentismo del presidente Chen, apoyando igualmente un acercamiento a China pero a un ritmo e intensidad menores que su rival.

En medio del debate acerca de qué estrategia seguir frente a Pekín, éste opta por la estrategia de la muerte lenta de Taiwán. El gigante asiático cree que acabará por engullir definitivamente a la isla después de que China se convierta en una potencia mundial. Pero, mientras, apuesta ir dejando a Taiwán sin oxígeno político en la arena internacional, forzando un aislamiento diplomático que llevará a la isla a lanzarse en brazos del gigante. De hecho, Taiwán sólo tiene relaciones diplomáticas plenas con 23 países pequeños de Sudamérica, África y el Pacífico Sur, además de la Santa Sede. China tiene relaciones con 180 países. Y bloquea sistemáticamente cualquier avance de Taiwán, ya sea su entrada en la ONU o la firma de acuerdos de libre comercio con terceros países.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0