Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

Los problemas mentales de los niños, la 'herida invisible' de la guerra en Siria

18:05 - 7/03/2017
  • Dos de cada tres menores han visto morir a un familiar o conocido
  • Son numerosos los casos de incontinencia urinaria y pérdida del habla
Omran puso rostro a los niños de la guerra siria. Imagen: Getty

Casi seis años han pasado desde que empezara la guerra en Siria. Un conflicto que con el paso del tiempo ha ganado protagonismo, pero no por las más de 300.000 víctimas que ha dejado, sino por el choque de intereses entre EEUU y Rusia. Sin embargo, poco se ha hablado de las personas que más han sufrido los estragos de esta guerra: los niños sirios.

La organización Save the Children ha querido dedicar su último informe a ellos, las víctimas más vulnerables. Omran puso cara con cinco años a los niños de la guerra siria. Presentado recientemente, en él se señala como se han disparado los problemas mentales entre los niños, creando una auténtica "crisis de salud mental". Y es que dos de cada tres han visto morir a un familiar o conocido. 

La investigación alerta de que estas experiencias traumáticas están causando graves secuelas psicológicas en los menores. Entre ellas, han observado un aumento del riesgo de suicidios a largo plazo, pero también problemas más próximos como complicaciones cardíacas, diabetes, abuso de sustancias y depresión. Además, son numerosos los casos de incontinencia urinaria, pérdida del habla, irritabilidad y mal humor que se confunden en Europa con una falsa agresividad.

Uno de resultados más impactantes del informe es que de los 450 menores y adultos entrevistados, alguno de ellos han expresado su deseo de ser disparados. Según relatan, les gustaría ser alcanzados por una bala para poder ser llevados a un hospital y así poder "comer lo que quisieran". Unas declaraciones que demuestran que el hambre sigue siendo un arma utilizada en la guerra de Siria. Un auténtico método bélico, considerado como un crimen de guerra, que ya fue denunciado por Amnistía Internacional a principios de 2016 sin que nada cambiara. 

Estrés tóxico

Según la ONG, una de las mayores causas que provocan problemas psicológicos en los niños es el "estrés tóxico" que sufren como consecuencia de los bombardeos y la violencia. Y es que casi todos los menores entrevistados afirman que el fuego de artillería es su "banda sonora diaria". Una cruel sinfonía que les hacen vivir en un continuo estado de miedo que les impide ir a la escuela o jugar en la calle. 

Estos datos se complementan con los que hace un año dio Unicef en los que revelaba que uno de cada tres niños siros habían nacido después de que la guerra estallara. En total, hasta esa fecha, 3,7 millones menores sólo habían conocido durante su vida este contexto de violencia y muerte, un 80% de los niños sirios. De ellos, 151.000 habían nacido en países de acogida de refugiados. 

"Este es el resultado de seis años de guerra y es una tragedia que no puede continuar. Podemos acabar con los problemas psicológicos que muchos niños están sufriendo deteniendo el bombardeo de áreas civiles y prestando ayuda y apoyo psicológico", ha indicado en un comunicado la presidenta de Save the Children, Carolyn Miles.

Aumento de la violencia doméstica

Según el estudio, el conflicto sirio también ha puesto una enorme presión a muchas familias y ha hecho aumentar los casos de violencia doméstica, dejando a muchos menores sin salidas. Personas que en la mayoría de casos pertenecen a clases humildes, ya que no pueden pagar a las mafias para intentar llegar a Europa.

Desde la organización aseguran que las "heridas invisibles" de la guerra pueden "dañar permanentemente a toda una generación de niños sirios y dificultar los esfuerzos para reconstruir el país tras el conflicto". Además ha denunciado la política de acogida "insensible e inhumana" de la Unión Europea que usa los refugiados como "moneda de cambio".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.