Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

Tateyama Kurobe, el secreto turístico mejor guardado de Japón: una carretera construida sobre muros de nieve

10/03/2017 - 16:05
  • Durante el invierno solo pueden pasar autobuses debido a su peligrosidad
Más noticias sobre:
Los muros alcanzan los 20 metros de altura. Imagen: Wikipedia.

Japón es uno de los lugares con más contrastes del mundo. En el país del sol naciente hay desde grandes ciudades como Tokio hasta áreas rurales inhóspitas, pero que representan la totalidad de la cultura milenaria. Una de ellas, Tateyama, tiene uno de los mayores atractivos turísticos del país, la ruta Tateyama Kurobe.

Situada en las montañas de Hida, una de las tres montañas sagradas del país (junto a Fuji y Tate) y posiblemente uno de los lugares con más nieve del planeta, esta ruta une las localidades de Toyama y Nagano. La singularidad de esta senda radica en su composición ya que está rodeada de muros gigantes de hielo.

Estas paredes se forman durante el invierno debido a la gran cantidad de precipitaciones heladas que caen sobre los Alpes japoneses llegando a alcanzar los 20 metros de altura. Durante esta época, debido a su peligrosidad, solo está permitido que circulen por la carretera los autobuses, ya que podría haber desprendimientos de nieve.

Pero al llegar el mes de abril, la ruta se abre para las personas quienes pueden caminar por la carretera a modo de visita turística. Para ello, varias máquinas quitanieves trabajan constantemente con el objetivo de evitar que las paredes se vengan abajo.

Un secreto turístico que pocas personas conocen de Japón y que debido a su rara composición hace que esta ruta tenga unas vistas únicas en el mundo.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.