Deportes
imagen

Eden Hazard, talento de madre

“Hazard es el crack del futuro; es muy bueno y va a serlo aún más. Lo llevaría al Madrid con los ojos cerrados”. Apología de Zinedine Zidane en el diario L'Équipe en diciembre de 2010. El entonces asesor del Real Madrid comentó a Florentino Pérez que llegaría a levantar un Balón de Oro. Todavía no era ídolo de masas en Stamford Bridge, pero su meteórica eclosión en el modesto Lille llamó la atención de media Europa. Su mentor, Rudi García, siempre le convenció de que su sitio no estaba en la liga francesa porque “le iba a quedar pequeña”. Y la sugerencia fue tomada al pie de la letra por Roberto Di Matteo, técnico del Chelsea en su año más glorioso, el de la Champions contra el Bayern de Munich en Munich. Abramovich ni siquiera pidió una auditoría para detallar si Eden Hazard valía 40 millones; simplemente aceptó el 'capricho' de su entrenador. “Yo estaba en el estómago de mi madre cuando ella todavía jugaba. Tenía tres meses de embarazo cuando dejó de jugar profesionalmente”. El talento de Hazard se explica desde su genética futbolera: el padre, Thierry, jugó en la liga belga sin pena ni gloria, y su madre, Carine, compitió en la máxima categoría femenina. Ella mimaba el balón con el mismo tacto que a Eden, su primer niño. Y por las historias de cuna que la madre le contaba a su bebé, éste fue enamorándose del oficio. Hoy Hazard descerraja defensas demostrando a su madre que supo asimilar los conceptos desde que crecía en su vientre. De la misma escuela que Isco, conduce la pelota pegada a la bota con super glue. “No es rápido, pero sus cambios de velocidad sí lo son”, suele describir Frank Lampard. De mito a casi mito. Hazard fue un genio incomprendido en su primer año en el Chelsea, desquiciándose cuando Fernando Torres no leía sus intenciones o Ramires pegaba un patapum parriba sin sentido (como decía el guiño de Javi Clemente). Entonces llegó Jose Mourinho, y en una de sus primeras charlas de entrenador a jugador, le explicó sin titubeos que su talento necesitaba un trabajo plomizo detrás. De repente, el mismo Hazard que perdía un balón y se lamentaba con aspavientos, empezó a mirar de reojo a su espalda. Sus regates en un metro cuadrado al estilo Paul Gascoigne venían condimentados con un puñado de carreras imposibles. El Chelsea defiende en un bloque de cemento armado y eso incluye al fino estilista belga. El ataque es otra historia, porque la creatividad de Hazard pesa demasiado. El Chelsea está a punto de ganar la Premier y Hazard será nombrado, casi con total seguridad, mejor jugador del campeonato. Dice Gary Lineker, el gurú de la prensa inglesa, que “después de Messi y Cristiano, viene la era de Hazard”. Suena a blasfemia, aunque de momento no ha salido a la palestra ningún crítico para rebatirle. Y como hablar de la estrella del Chelsea supone describirle con un aura galáctica, la fábrica de rumores no ha tardado en desparramar el más morboso de todos: ¿A Florentino le gusta Hazard? Por si acaso, Mourinho avisa: “Vale 125 millones de euros…en cada pierna”.  

Parada y Gol

imagen

Crónica del ocaso

Me tiene ganado el corazón de Olympiacos. El conjunto griego ha incluido en su ADN una asombrosa capacidad para agarrarse a los partidos, vivir al límite y saber manejarse como nadie en los momentos decisivos. Cuando los demás tiemblan y dudan, más certeros se muestran los Spanoulis, Printezis, Mantzaris y compañía. Desgraciadamente, su última víctima ha sido el Barcelona, que no tendrá la oportunidad de jugar una Final Four, uno de los objetivos de una temporada que sólo tiene la Liga Endesa como única tabla de salvación después de no haber podido conseguir ni la Súpercopa, ni la Copa. La serie contra Olympiacos ha exhibido todas las carencias del conjunto catalán. La plantilla es magnífica, sin duda, pero su propio exceso ha generado situaciones complejas que han dado la sensación de ser más un freno que un impulso. Además, mentalmente, el grupo no ha demostrado ser lo suficientemente sólido para afrontar esos momentos de los partidos donde no se juega sino que se compite. - El base, los bases. El base del Barcelona campeón de Liga era Marcelinho Huertas, los bases del Barcelona actual son Satoransky y el propio Huertas. A priori, el combo actual supera la pareja que hacía el brasileño con Víctor Sada. Satoransky es un fichaje magnífico por su margen de progresión y su impacto en defensa y rebote pero ese último minuto del cuarto partido quizás hubiera sido otra cosa con el mejor Marcelinho en pista. La realidad es que la irrupción del jugador checo ha limitado mucho a Huertas que, como ha demostrado en su trayectoria, sólo ha rendido al máximo cuando ha tenido la sensación de ser el base titular de su equipo. Pascual aun tiene pendiente lograr que dos grandes jugadores den un gran rendimiento a una posición algo que, por ejemplo, Pablo Laso ha logrado en el Real Madrid con los "Sergios". - Los seis magníficos. Navarro, Oleson, Abrines, Hezonja, Thomas y Jackson. Impresionante leer la nómina de jugadores exteriores del Barcelona. La realidad está siendo distinta. En este caso, "más es menos". Para empezar, uno de ellos casi siempre ni se viste y para el resto la falta de un rol estable no les asegura una buena evolución. Navarro es incuestionable aunque sus piernas no son lo que eran y Thomas es un jugador más específico en la posición de "tres". Para el resto la situación no es nada sencilla. Abrines y Hezonja acusan la falta de continuidad, Oleson es un valor seguro pero en la serie ha dado muestras de cierto apocamiento y Jackson simplemente no tiene espacio. Hay veces que los equipos crecen por la competencia y en otras ocasiones empiezan a desangrarse porque la abundancia de recursos acaba por impedir que se establezcan unos roles determinados. - Doellman como ejemplo.  No seré yo tan iluso de escribir que Doellman no es un jugador para el Barcelona pero el club catalán ha evidenciado ciertas costuras del jugador norteamericano. Sus limitaciones defensivas llaman más la atención en un equipo tan trabajado en este aspecto como el azulgrana y quizás Doellman ha ejemplificado como nadie esa falta de carácter competitivo del Barça. No es problema para Doellman que yo tenga esa sensación sino que Xavi Pascual también parece tener dudas sobre su rendimiento ya que ha limitado sus minutos en pista según ha ido avanzando la serie. - Revolución o renovación. El desenlace de la Liga Endesa dará una pista sobre hasta donde llegará el siguiente proyecto azulgrana. La casi segura marcha de Tomic pondrá a prueba a Joan Creus que buscará seguro algo más de capacidad atlética para complementar a Pleiss (que entiendo que seguirá). A partir de ahí, veremos...

Poste bajo

imagen

Chicharito

Chicharito: he aquí el hombre. He aquí el “reserva” opaco. He aquí el autor del gol que ha abierto la puerta de la semifinal al Real Madrid. Chicharito estaba pero no existía, o existía y apenas se contaba con él. Chicharito, sin embargo, y por eso lo trajo quizás el Real Madrid, es puro nervio de área. -¿Un ariete a la vieja usanza? -¡Pues sí! Un Villa. Villa, ¿lo recuerdan?, olfateaba el gol. Era lo mejor de él. El fútbol es instinto y olfato. Casillas, “un bajito” ágil y con reflejos raudos entre los palos, se lo debe todo, o casi todo, al “gen” del instinto. -Eres, Casillas, puro jamón de instinto. Le dijeron en cierta ocasión. Gen o jamón de bellota, qué más da. Chicharito ha amortizado su coste en un solo partido. Gracias a su gol, respira sin angustia Florentino Pérez, gracias a su gol ha sosegado su entramado nervioso Ancelotti, gracias a su gol quizá el Real Madrid llegue a la final de la Champions y la gane. -Y entonces, claro es, quizá Ancelotti y Florentino le digan a Chicharito: de irte, nada; tú no te vas, tú sigues con nosotros. Ni Rato - qué cansino y vengativo empieza a oler lo de este señor-, ni Montoro - qué cansino también lo de este otro señor-, ni la “peste del fraude” -qué hedor la de esta plaga, también- nublan el éxito de Chicharito. -No era nadie. Ya es astro. Chicharito hace historia para su currículo y para el currículo del Real Madrid. Dos pájaros con el tiro de un solo gol. Ser sabio. ¿Qué es, en fútbol, ser sabio? ¿Fue sabio Simeone, tan sabio, al sustituir a Griezmann, el goleador rojiblanco, por Raúl García? ¿Fue sabio Ancelotti eligiendo para la titularidad a Chicharito en detrimento de Jesé? No soy juez, Dios me libre. Ni sabio. Soy, como todo “bicho” racional o irracional viviente, espectador de lo que ocurre. -Y como espectador, ¿no cree que en esta ocasión el Atlético planteó el partido con sobredosis de miedo? -No lo sé. El partido lo único que ofreció fue incertidumbre, la emoción de la incertidumbre. Calidad de fútbol, poca. Pero ya dijo quien lo dijera que el fútbol es también el dilema de la incertidumbre y del gol. Chicharito, en fin, repito, era el “fichaje opaco” que escondía el Real Madrid para este partido con el Atlético. El día de San Jorge, el día de Chicharito. Libros, goles.

Sin pleitesías

Gente y Estilo
imagen

La Feria de Abril: el hombre y etiqueta al vestir

Esta noche se producirá el famoso 'Alumbrao' de la Feria de Abril de Sevilla y esta pequeña ciudad efímera de calles de albero, casetas de lona y farolillos de papel, se convertirá en el epicentro de la vida social de la ciudad generando una cifra de negocio que se estima entorno a los 675 millones de euros. Pero más allá de todas las cuentas que puedan hacerse, la Feria es un evento social donde estar, ser, ver y dejarse ver. Al visitante de fuera que llegue a Sevilla en estos días puede parecerle simplemente una expresión del colorista folclore más característico de 'lo español'. Pero para los sevillanos es parte de su idiosincrasia, no es una fiesta popular o una curiosidad que visitar, es una extensión de su casa, de su vida, de su manera de relacionarse con los suyos. A veces, los que bajan del AVE se adentran en el Real de la Feria con ojos de turistas, los más osados en pantalón corto y camiseta, gorro de guiri y cámara fotográfica en ristre. Y precisamente aquellos que se acerque con esa actitud a esta celebración serán  los que se sentirán más desplazados y ajenos a ella, sin posibilidad de disfrutar, comprender o participar en su realidad. En hombre en Sevilla se acicala para acudir a la Feria. Ir allí supone reunirse con gente a la que estimas o con compromisos ineludibles: amigos, familia, socios, clientes, colegas… Y aunque reine un ambiento festivo no deja de ser el momento en el que mostrar tu mejor cara. La etiqueta que rige en el Real es bastante diáfana, y la chaqueta es el eje sobre el que todo orbita. “Para mí es fundamental la chaqueta y la corbata, creo que es una de las claves de la Feria, uno de los atractivos es que la gente se arregle y se prepare” me reflexiona Alfonso Candau, relaciones públicas, fundador de Génova Comunicación y sevillano de pro. “Cuando nos preparamos siempre tendemos a pasárnoslo mejor”. El clasicismo es la regla imperante, prendas de buenas hechuras, discretas pero lucidas y algún toque de distinción. “Hay que buscar introducir un toque divertido en el terno que nos pongamos, sin ser exagerado” continúa Candau, “algo como un pañuelo de lunares o introducir los lunares en la corbata. Ahora se han puesto de moda los calcetines creativos, así que por qué no llevarlos en los pies. Pero, ¡ojo!, sólo un detalle divertido, ya que muchos, nos harán llamar la atención, y recordemos que la elegancia es pasar desapercibido. Quizás hoy por hoy no lo entendemos así, pero tampoco es muy elegante ir llamando la atención”. Al 'turista' puede sorprenderle que para el sevillano sea una ocasión con etiqueta al vestir, pero no olvidemos que el hombre por lo general acompaña a una mujer vestida de flamenca, y cuando esta no viste de flamenca luce sus mejores galas. “La Feria requiere de un dress code bastante cuidado para el hombre” opina Alejandro Becé, periodista de moda y bloguero, “sobre todo para no contrastar demasiado con las mujeres que van vestida de flamenca. Yo no soy de esos puristas que exigen media etiqueta, es más, me gusta combinar americana y pantalones para ir más cómodo, depende de qué día. Pero para mí el imprescindible absoluto es el pañuelo. Creo que muchos hombres que no se atreven por opciones más arriesgadas o coloridas lo usan a la perfección en esta semana”. Lamentablemente las buenas costumbre se van perdiendo y cada vez más se ve gente que se acerca al recinto ferial de cualquier manera, jóvenes que hacen botellona en los aledaños, gente, en definitiva, que no da valor a este acto social y contamina su esencia. Para Candau el mayor pecado estético en que se puede incurrir es “no ir arreglado, no darle importancia a donde se va”, mientras que a Becé le horroriza ver en la Feria a “gente en camiseta o polo, así como aquellas camisas estampadas con los prints de primavera. No es el lugar, tenemos toda la temporada de verano para experimentar nuestro look coachella”. Así que, querido visitante, si quieres que el sevilllano te muestre su mejor cara muestrale tú tus mejores gala.

Fondo de armario

España
imagen

Al borde de un error histórico

Cuando se escriben estas líneas ya se conoce que Rajoy responderá a la misiva de Artur Mas en la que éste solicita un plebiscito autodeterminista con la oferta de una negociación económica que revise el actual modelo de financiación de Cataluña. No hace falta ser un avezado analista para entender que, llegados a la situación actual, esta respuesta no sólo es insuficiente: también encrespará  a los catalanes y fomentará la perversa escalada del independentismo, como reacción directa a la sistemática insensibilidad de Madrid.  A las pruebas me remito: el CIS realizó en el año 2001 una encuesta en Cataluña que preguntaba explícitamente a los individuos de la muestra si eran favorables o no a la independencia de Cataluña; los resultados fueron: un 35,9% de los encuestados estaba a favor, un 48,1% en contra, el 13,3% estaba indeciso, y un 2,8% no contestó a la pregunta. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat empezó a plantear la respuesta ante un hipotético referéndum independentista en la segunda oleada de 2011, y los resultados fueron el 42,9% a favor de la independencia, el 28,2% en contra, el 23,3% se inclinaba por la abstención. La tercera oleada de 2012, última realizada, arroja los siguientes porcentajes, en el mismo orden: 57,0%, 29,5% y 14,3%. El avance de los partidarios de la ruptura es espectacular, y hoy el independentismo ha alcanzado una masa crítica que lo hace francamente posible. Hoy, Cataluña no sólo quiere un modelo de financiación más justo, que podría asimilarse al concierto económico con una cuota de solidaridad significativa: también aspira a más autogobierno, en una clara dirección confederal. Y semejante aspiración, que no es fruto circunstancial de un calentón colectivo sino una evidencia acumulativa que se ha reflejado con claridad en las urnas y que tiene su traducción periódica en la calle, no puede resolverse mediante una negativa sistemática basada en la intangibilidad de la Constitución. En virtud del principio democrático, una exigencia masiva de cambio de marco institucional no puede ser indefinidamente postergada, como reconocen todos los constitucionalistas.  La negociación política puede ser orientada de muchas maneras. El PSOE y el PSC apuestan por la reforma constitucional de corte federal (el 'salto federal' es asimismo apoyado por propuestas académicas dignas de ser tenidas en cuenta); cabe asimismo una nueva reforma del Estatuto de Autonomía, quizá apoyada por una reforma limitada de la propia Constitución, que podría dar lugar a un nuevo referéndum… como el que exige hoy el nacionalismo catalán… La solución es optativa, pero el encastillamiento en la negativa a negociar políticamente una reivindicación tan manifiesta y tan explícitamente apoyada sería un gravísimo error histórico que podría desembocar en la definitiva pérdida de Cataluña, algo que sería una mutilación insoportable para el Estado español.  

Papeles de Westfalia

Cultura
imagen

A pocos días de Anne Hidalgo en la Alcaldía de París

Tengo ante mí a una mujer de una lúcida transparencia: Anne Hidalgo. Nos conocemos desde que yo la escogiera para uno de mis personajes en Café Nostalgia, o sea que nos conocimos primero en mi imaginación, y luego en la realidad. Su presencia natural no traicionó jamás la idea que me hice de ella. Como mismo me hice la idea de Bertrand Delanöe, un alcalde inolvidable, un lector, un amigo. --- Anne Hidalgo está allí donde los parisinos la necesitan, siempre donde la ciudad la reclama, Anne Hidalgo, discreta, serena, dulce y al mismo tiempo firme, afable, cultivada, con las ideas muy claras y decenas de proyectos sobre una ciudad literaria y funcional. --- Anne Hidalgo por los derechos humanos, vestida de blanco en solidaridad con las Damas de Blanco cubanas, sonriente y animándome sin siquiera saberlo en los momentos más tristes de mi exilio. --- Anne Hidalgo nos brinda cada día una lección de libertad y de democracia, en ella veo a mi hija, su futuro, o a una hermana que pudo llegar, que pudo cumplir su sueño de hija de exiliados. --- En ella adivino el futuro de una nueva generación vital, con su fuerza femenina y su delicadeza de mujer inteligente. --- En ella intuyo el triunfo, imagino a la blanca paloma, aprecio a una bella andaluza de Cádiz, a una parisina de alma, corazón y vida, en la Alcaldía no como heredera únicamente sino como continuadora. --- La veo ya como la primera alcaldesa de una ciudad que la ama, la respeta, y la elegirá. Yo la elegí antes como personaje literario, el domingo la elegiré como la mujer política a la que le queda mucho por entregar, ¡y miren que ya ha entregado!

Zoé en el metro

Tecnología
imagen

Guía del Maratón de Madrid

Km -3. Estás advertido: el guardarropa del R&R Maratón de Madrid se encuentra en el Parque del Retiro, a tres de kilómetros de la línea de salida del Paseo de Recoletos. Mide bien los tiempos para no estresarte. Los que vayan con el horario justo probablemente tendrán que propinarse un recalentón tempranero para situarse a su gusto en los cajones. Km 0. Cuenta atrás, pistoletazo y empieza la aventura. El camino es largo como dijo el poeta. Hay que tomárselo con calma y dejarse llevar por el pelotón. ¡Buena suerte! Km 1. La Plaza de Colón quedó atrás. Hay mucha gente dentro y fuera de la carrera. Ya habrá tiempo de coger el ritmo de crucero, ahora basta con dejar que todo fluya hasta que se desahogue la aglomeración y cada cual se acomode a su ritmo. Ya sabes, los cinco primeros kilómetros son en cuesta, por el Paseo de la Castellana. Km 2. Nada de euforias. Algunos bromean y la mayoría chequea sobre la marcha que todo esté en su sitio. Algunos notarán que llevan una zapatilla más apretada que la otra y otros buscarán cobijo en alguna farola para soltar la “meadita” del miedo que tenían pendiente desde la salida. No habrán leído que cuando el cuerpo rompa a sudar desaparecerán las ganas de aliviar la vejiga. Km 3. Más de lo mismo. No hay que tener prisas para sentirse a gusto. Posiblemente las sensaciones no sean las óptimas y los cuerpos se sientan pesados tras la semana de escaso entrenamiento. Estamos rebosantes de hidratos y temerosos de la distancia. Hay que interpretar esos mensajes de forma positiva. Km 4. Se empieza a sudar y uno puede pensar en el km 7, lo que será la primera etapa del maratón. Hay que llegar sin haber quemado ningún recurso. El calentamiento sobre la marcha se puede dar por terminado. Km 5. Plaza Castilla. Primer avituallamiento. Obligado hidratarse aunque no se tenga sed y aunque haga fresquito. Y así siempre. Mejor beber de la botella por una comisura del labio, porque así hay menos riesgo de atragantarse. Tres o cuatro sorbitos bastan. Mejor hidratarse una vez alejado de la zona del reparto de bebidas: hay menos riesgo de resbalarse o pisar algún tapón o botella. Algunos corredores se cruzan sin mirar ni avisar. Km 6. Esto es muy largo y lo menos conveniente es pensar que aún faltan 37 kilómetros. Acaba de terminar el primer tramo en cuesta de la carrera, pero todavía seguimos en el Paseo de la Castellana. Km 7. Primera etapa. Aconsejo que los corredores se marquen seis etapas, cada una de ellas de 7 km. De esa forma se divide el gran problema del maratón en pequeños y asumibles problemillas de 7 km cada uno. Se hace más digerible todo. Km 8-9. Buenas noticias: hasta el kilómetro 14 (siguiente meta parcial) el perfil es de ligero descenso. Abandonamos el Paseo de la Castellana para transitar por Bravo Murillo hasta el kilómetro 10. Km 10. Momento de volver a hidratarse, no sólo con agua sino también con bebidas isotónicas (Powerade, vamos). En la Glorieta de Cuatro Caminos giraremos a la izquierda para afrontar un tramo 'rompe piernas' por los puentes de Raimundo Fernández Villaverde. Km 11. Raimundo Fernández-Villaverde. Ya se ha completado más de la cuarta parte de la carrera. Merece la pena echar un vistazo al Paseo de la Castellana desde lo más alto y disfrutar del trazado ligeramente en descenso. Empiezan a caer los kilómetros sin darnos mucha cuenta. Km 12-13. En la Plaza de la República Argentina, la de la fuente de los Delfines, hacia Francisco Silvela, calle ancha y seguramente poco animosa, para bajar por la Calle Serrano, por uno de los tramos de la San Silvestre Vallecana. Podemos auto evaluarnos sobre la marcha y verificar que no hemos quemado todavía ningún cartucho. ¿Verdad que nos sentirnos bastante enteros y que avanzamos cómodos a nuestro ritmo de crucero? Km 14. Volvemos, ya por última vez, a cruzar el Paseo de la Castellana, ahora por el Puente de Eduardo Dato. La próxima vez que pasemos por esta arteria madrileña ya será para acabar, allá por el km 39. Pero eso ahora no conviene pensarlo. En este punto de la carrera culminaremos la segunda etapa del maratón. La primera ingesta de geles estará al caer mientras afrontamos dos kilómetros de leve subida. Km 15. La calle Santa Engracia apunta hacia arriba. Será un tramo que conviene negociar con respeto. De nuevo puesto de avituallamiento y mucho cuidado para no atragantarse, ni resbalar. Si el parcial sale más lento se debería tener presupuestado. Km 16. Junto a la calle de Cea Bermúdez. Nos aguarda 10 km seguidos de desnivel favorable, en bajada, hasta el km 26, en la puerta de la Casa de Campo. Pero hasta ese sitio todavía falta un mundo. Km 17. Glorieta de Quevedo. Las piernas comienzan a pesar y los maratonianos inician sus cábalas. Es mejor evitarlo. Ni sumas ni restas. Como dice el gran Chema Martínez, “no pienses, corre”. Km 18. Calle San Bernardo. Los viejos del lugar echarán en falta la música de Carros de Fuego que tradicionalmente regalaba algún vecino de ese barrio a los corredores que por allí dejaban el resuello cuando el R&R Maratón de Madrid se conocía como Mapoma. Era doping del bueno. Tras dejar atrás la Plaza de Callao bajamos por Preciados, una de las calles más transitadas de Europa. Al final se atisba la Puerta del Sol. Radiante. Km 19. Puerta del Sol y piel de gallina. Señores y señoras, este maratón es precioso. Suena una banda en la esquina con la Calle Mayor, pero no es momento de euforias. De hecho, nunca lo es hasta que lleguemos al Retiro. ¡y qué lejos queda todavía! Km 20. Venimos lanzados cuesta abajo y ahora toca llanear y sortear toboganes. Dejamos el Palacio Real a la izquierda y apuntamos hacia el medio maratón, con una pendiente hacia la calle Ferraz que podría limar la moral. Seguimos. Km 21. Medio maratón. Tercera etapa culminada. Tomamos referencias, las multiplicamos por dos, añadimos una propina y que sea lo que las piernas quieran. Hay avituallamiento de agua, isotónicas y fruta. Pero esto último como si no existiera. No aconsejo comer nada para así evitar problemas digestivos. Km 22-24. Al final de la calle Ferraz nos espera la bajada al paseo Moret. ¿Has soltado brazos?, ¿verdad que no?, pues ahora es buen momento. Agradable bajada hasta el Puente de los Franceses por el Parque del Moro. Debes proteger muscularmente las piernas en la bajada. El cuerpo estará levemente inclinado hacia delante, como si tuviera rodillos en los pies, sin frenar la caída con los talones. Km 24-26. Avenida de Valladolid. Aquí realmente empieza lo severo del maratón de Madrid. Nos espera una recta de dos kilómetros que a muchos se les hace eternos. Los pensamientos negativos afloran y conviene domeñarlos con mensajes positivos. Casa Mingo (km 25) acaba de abrir, pero no son horas de sidra ni de pollos. ¡A gastar suela! Km 26. Cruzamos el Manzanares y entramos en la Casa de Campo, que no abandonaremos en cuatro kilómetros, hasta el km 30. Condura tus energías, que ya flaquean. Km 27. Junto al lago de la Casa de Campo. Escenario cargado de recuerdos para los triatletas y para los cientos de runners que entrenan por el pulmón madrileño. Se apaga el bullicio de la ciudad y los aplausos para dejarse oír el golpeo de la zapatilla sobre el asfalto. Toca sufrir. Tomaremos otro gel para hacer el trago más llevadero. Y qué majos son los voluntarios. Km 28-30. Paseo de los Plátanos. Es cuesta abajo pero no lo parece. Hemos dejado atrás la cuarta etapa. Ya me dijeron que el maratón es duro. Pueden ocurrir dos cosas, que adelantemos a muchos corredores (recoger cadáveres, que dicen) o que nos adelanten. Viene a ser como la noche y el día. Concéntrate porque queda mucha carrera y las señales de debilidad hace tiempo que se hicieron notar. Km 30. Avenida de Portugal. El último repecho para salir de la Casa de Campo es matador. Hay que afrontarlo con determinación y no pararse por nada del mundo. Si alzas la vista verás la Catedral de la Almudena. Sí, muy bonita. Vamos buscando el río mientras volvemos a la maldita aritmética. El avituallamiento se agradece. Km 31-32. Suena otra banda. Las piernas duelen. Hasta aquí nunca hemos entrenado. Es el territorio sin explorar de los antiguos. Nos hemos preparado a conciencia para afrontar estos 10 últimos y decisivos kilómetros. Fríamente tampoco es tanto, ya que viene a ser lo mismo que cualquier jornada de entrenamiento. Ufff. El Paseo de la Ermita del Santo, de apenas un kilómetro, se hace interminable. Km 32. Estadio del Calderón. Los aficionados al Atlético tendrán una motivación especial. Algo es algo. Se cruza el Puente de San Isidro para bordear el Manzanares por la otra ribera. Maldecirás la hora en la que te propusiste correr el maratón. Una y no más. Km 33. Paseo de la Virgen del Puerto. Nos acercamos a lo que llaman el muro, donde se esconde el tío del mazo, donde las reservas de hidratos dicen que verdes las han segado. Verás a corredores acalambrados, pero no será tu caso. Al menos hasta el momento. Nos esperan 300 metros de subida hasta girar a la derecha. Km 34-36. Piensa en lo que quieras excepto en que te espera un tramo de 6 km de subida continua, hasta el km 40. El Paseo Imperial viene a ser tu quinta etapa de 7 km. Ya está casi hecho, escucharás, pero no lo creerás. Cuando se inventará el teletransporte. Km 36. Glorieta de Embajadores. Delante tienes la Ronda de Atocha. La subida te obliga a ceder segundos por kilómetro. Mejor no mires el reloj y piensa en que no hay éxito sin esfuerzo. Los maratonianos de raza llevan esperando este momento desde que marcaron en rojo el último domingo de abril. Tomemos el último gel para aliviar las penas. Km 37. Museo Reina Sofía y comienza nuestra particular milla de oro. Estamos al lado de la plaza de Atocha y, por tanto, muy cerca del Retiro, pero no nos hagamos ilusiones, porque iremos por el camino más largo. Queda muy feo pararse ante público tan cariñoso. ¿El muro? ¿Qué es eso? Subimos por el paseo del Prado, a la sombra del Jardín Botánico. Km 38. Plaza de Neptuno. Faltan cuatro kilómetros. Hay que darlo todo. Volvemos a pasar por la línea de salida. Parece que ha pasado una eternidad desde entonces. Como dijo aquel, hay que ir partido a partido, o zancada a zancada. Km 39. Paseo de Recoletos con la mirada clavada en el asfalto. Has saludado a la diosa Cibeles y si alzas la vista verás la Plaza de Colón. En medio de la calle Goya nos espera el último avituallamiento. Esto ya está superado. Toca sufrir y pensar en la cerveza fría que nos vamos a propinar en cuanto acabemos. El Barrio Salamanca se hace muy cansino, especialmente la subida por la calle Velázquez. Esto es un infierno. Km 40. Giramos a la derecha Ortega y Gasset y se acaba la pendiente. Tras la Plaza del Marqués de Salamanca nos espera una cuesta abajo por Príncipe de Vergara. Cuidado con los calambres y toca pensar en la siesta reconfortante de esa tarde. Un ratito más y esto ahora sí que se acaba. Km 41. En el horizonte se intuye el Retiro. Nunca llega. Cruzamos la calle de Alcalá y entramos en el bendito parque por la puerta de O'Donnell. El apoyo del público nos lleva en volandas. Tantas renuncias y esfuerzos merecen la pena. Km 42. Por fin. Solo faltan los 195 metros de la gloria. Rescatemos la mejor sonrisa, que hay fotógrafos. Alcemos los brazos, lancemos besos y demos rienda suelta a las sensaciones. Acaba la aventura del maratón y si no se nos eriza el vello deberíamos mirárnoslo. Enhorabuena a todos, especialmente a mi compay el Zurdo, que se estrena felizmente en la distancia. Antonio Lorenzo es periodista especializado en Tecnología de elEconomista. También es autor del blog Dr.Puk y de la aplicación Marathon 1000 Tips. Ha completado 20 maratones, el último de ellos el pasado 12 de abril en París (3:12 horas).

Dr. Puk

Blogs de elEconomista.es
Desde el burladero

Desde el burladero

Amador G. Ayora, director de diario elEconomista nos cuenta el día a día de un periódico.

Viñeta del día

Viñeta del día

La tira ilustrada más cómica del diario elEconomista

La columna de Ansón

La columna de Ansón

Rafael Ansón es presidente de la Real Academia Española de Gastronomía.

Andanomiks

Andanomiks

Quiero compartir con vosotros información, interpretación y análisis económico

Emprendedores

Emprendedores

Un blog para todas las ideas emprendedoras

Naranjazos

Naranjazos

Algunas claves para seguir y entender la realidad económica de la Comunidad Valenciana.

La calle del muro

La calle del muro

Crear un contenido diferente al tradicional sobre los mercados financieros americanos

Solo para ricos

Solo para ricos

Un blog simpático sobre las últimas tendencias en lo más vario pinto que se pueda encontrar.

Las firmas de elEconomista

Las firmas de elEconomista

Interesantes reflexiones de los colaboradores del diario elEconomista

Blogságora

Blogságora

El analista Carlos Doblado habla de Bolsa.

A la catalana

A la catalana

Adaptación de la columna semanal sobre el mundo socio económico catalán

Coaching todos

Coaching todos

Cada día lo importante que es no perder la curiosidad por el ser humano y sus historias.

La conciencia del directivo

La conciencia del directivo

Un área de debate sobre decisiones directivas, importantes para equipos y directivos

Entre Munich y Detroit

Entre Munich y Detroit

Análisis, estrategias, noticias, novedades y curiosidades del sector automovilístico