Deportes
imagen

La maldición de Aquiles

Milán espera al nuevo César entre la mística del #Nuncadejesdecreer y el flagrante debate de ganar o fracasar. Como una partida de ajedrez, Simeone ha entrenado al equipo en secreto para detener el contraataque del Madrid; intenta buscar la kryptonita contra ese arma de destrucción masiva de la que no presumen los blancos. Quizá por miedo a traicionar la historia del club o a evocar la era Mourinho, ningún mito merengue ha alardeado de un estilo que el portugués puso en sospecha. No debe sonar caballeroso que el Real Madrid disfrute del pim, pam, pum, cuando los últimos tiempos, exactamente desde Ronaldo Nazario, han delatado que el Madrid es mortífero devolviendo golpes y no con ese fútbol hegemónico con el que tanto se le llenaba la boca a Xavi Hernández. “Una final de ida y vuelta, con poca posesión y demasiados robos”, dice Pedja Mijatovic, acostumbrado a otros tiempos en los que sólo Luis Aragonés confesaba delante de una cámara que su Atleti jugaba a contraatacar con Futre, “lo demás, tonterías”. Curioso cuando el 'Sabio de Hortaleza' ha pasado a la posteridad por el tiki-taca de la Eurocopa 2008. Simeone arma y desarma contraataques, y está blindando un cerrojo para que el Madrid se encuentre enfrente el Fort Knox. El experimento se convirtió en costumbre y los blancos casi siempre se han inmolado en ese laboratorio; 'casi' porque no fallaron el día D. El mundo colchonero puede seguir girando sin porque el primer mandamiento 'cholista' se ha vuelto a cumplir: terceros y clasificados para la siguiente Champions. Más allá todo es festival. Por eso, como escribía Roberto Palomar en Marca, “en el cholismo perder es ganar”, sin depresiones, sin acabar tumbado en el diván de un psicólogo. Es el atajo más rápido para sacudirse la presión. Porque si hay un club que debe cumplir no es el Atleti. Allí hay que estar mal de la chaveta para susurrar la palabra fracaso; y más, sabiendo que este Atlético no hace demasiado tiempo perdió contra el Albacete en Copa para bochorno del Calderón y de Goyo Manzano, inmediato antecesor del universo Simeone. Es el Madrid quien juega la final sin red, asomado al abismo al que se arriesga un funambulista. “Ganar o morir, y así cada año”, espetó Bernd Schuster pocos días después de ser despedido por el ex presidente Ramón Calderón. Y tiene razón el alemán: al Madrid le sucede como a Aquiles, que su gloria y su maldición caminaron juntas en Troya, separadas por una delgada línea roja. La Champions eclipsa todo, es el quinto elemento. Bien lo saben en Barcelona, donde esperan ansiosos (aunque no lo reconozcan) a la gesta de su hermanado Atlético. Es la prueba indiscutible de que Madrid y Barça son vasos comunicantes: que el doblete sea histórico o anecdótico depende de los blancos. Explíquenselo a un marciano. Dicen que ésa es su grandeza: conquistar San Siro o fracasar, sin término medio. Suena durísimo, pero es la presión tan “única y exclusiva” de la que hablaba Arbeloa en los días de su despedida. Hubo un tiempo en el que a Roger Federer le exigían ganar todos los Grand Slam, cualquier otro resultado se olvidaría rápido. Noventa minutos dirán si el Madrid necesita una catarsis drástica para salir de un desierto de dos temporadas o desde el permanente epicentro del huracán farda de dos Champions en tres años. De cero a cien en lo que dura un chasquido de dedos; es el Ferrari imposible de controlar.

Parada y Gol

imagen

Barra libre

La española, como se sabe, es la única democracia europea con barra libre para silbar a los canes en la calle, al Rey en los estadios y a los árbitros que se equivocan en contra del equipo del que uno es forofo. -Yo soy árbitro -me dijo una vez un perito del pito ya jubilado- porque lo que más divierte en este mundo es que me lleven la contraria. Vive todavía y opina, como experto en fútbol, en una cadena de televisión. Debe de pasarlo bastante bien, pues los comentaristas que le acompañan discrepan bastante de sus doctos juicios. -Es lógico que discrepen -dice-. Ellos sólo saben de fútbol; yo, de fútbol y de faltas. El Real Madrid y el Atlético de Madrid -"viva Madrid, que es mi tierra"- van a ofrecer al mundo entero, nada menos que en Milán, el espectáculo de su millonario (en espectadores) enfrentamiento. -Será, seguro, más ético y divertido que el enfrentamiento, si se produce, entre Pedro Sánchez, cuyo alias es 'Don No', y Mariano Rajoy, cuyo remoquete es 'El Pasivo'. Como el fútbol, amén de más divertido, es también más ético, nadie del Real Madrid desmerece la roqueña y pugnaz calidad del Atlético, ni nadie del Atlético rebaja los potenciales y costosos valores del Real Madrid. -A un solo partido, el Atlético es tan temible como el Real Madrid -opina Rexach. -A un solo partido, el Real Madrid hace bien en respetar al Atlético - reflexionaba el otro día no sé quién. En lo que también están de acuerdo casi todos es en que el Atlético, colectivamente, es más equipo que el Real Madrid, y en que el Real Madrid, individualmente, es más poderoso que el Atlético. -Cuando en un equipo funciona más la individualidad que la colectividad, malo -conjetura Bojan, ayer jugador del Barcelona y hoy estrellita en el equipo británico Stoke City. Vi ayer en la televisión, hablando de política, a Ángel Gabilondo. Este señor tiene la virtud -política, metafísica y liberal- de amar la educación, la cultura y la palabra. Pensé: -Qué pena que en la política y en el deporte -sobre todo en la política- el espécimen Ángel Gabilondo sea tan escaso. ¿Quién va a ganar en San Siro? ¿El Real o el Atlético? Los dos, si hablan con los pies como habla Ángel Gabilondo con las cuerdas vocales. Barra libre al estilo.

Sin pleitesías

imagen

De magos, olas gigantes y canastas milagrosas

No recuerdo una última jornada de la Liga Regular con tantas cosas en juego como la disputada el pasado fin de semana. Desde el primer puesto que confirmó el Barcelona y la consiguiente ventaja campo en todos los cruces de Play Off (me sigue pareciendo poco premio para un equipo que gana una competición de 34 jornadas), pasando por las últimas plazas entre los ocho primeros  y terminando por el nombre del segundo equipo abocado a un supuesto descenso. Empiezo por esto último porque la sangre manda y aun ando un poco en shock. El descenso de Movistar Estudiantes es justo, mucho, en el fondo y cruel en la forma, en tanto en cuanto perdió un partido que nunca debió dejar marchar. Ese parcial final de 15-0 con el que el Retabet GBC derrotó a los madrileños es un fiel reflejo de muchos de los males que han acompañado a la plantilla durante toda la temporada. Un equipo huérfano de líderes, incapaz de dominar ningún partido por la fragilidad de sus jugadores de referencia y la inmadurez de jóvenes prometedores. El Estu se bloqueó cuando lo tenía todo a favor, fue víctima de sus errores,  decisiones desacertadas  y la falta de autoestima generada durante toda la temporada.  La ola gigante de la que habló Juancho Hernangómez viene gestándose desde hace mucho tiempo. No debería temer Estudiantes tanto la LEB si la permanencia en la ACB vuelve a convertirse en una especie de anestesia para aplicar aquello de “cambiar para que nada cambie”. Es comprensible el deseo de muchos aficionados de que ese paso atrás en la gestión se refleje también en la categoría deportiva en la que juega el equipo.  No llega  un club a esta situación por responsabilidad de una persona en concreto entre otras cosas porque hace mucho tiempo que no se tiene clara la firma de determinadas decisiones. Me pareció acertado el diseño original de la plantilla en cuanto permitía espacio a jugadores jóvenes con condiciones para desarrollar varios años de su carrera en la máxima categoría. Falló estrepitosamente la elección de los jugadores destinados a proteger a estos chicos y la dinámica perdedora no sólo provocó un cambio de entrenador sino un interminable goteo de fichajes que mejoraron los resultados del equipo aunque no llegaron a consolidar  un rendimiento positivo constante. Algunas incorporaciones resultaron útiles como Simpson y Laprovittola (aunque su exceso de protagonismo ha podido restar en cuanto al ritmo que obligaba a jugar al equipo), otras más intrascendentes (Rey, Pumprla) y alguna extraña (fichar a Kendall para que apenas participe). Su entregada afición y el apoyo de los patrocinadores  son los pilares más sólidos que tiene Movistar Estudiantes para afrontar modificaciones necesarias. Falta lo más importante, tener la decisión de afrontarlas. No llega a ser tan cruel por lo que supone un “descenso” pero la derrota de Dominion Bilbao Basket frente al Cai Zaragoza por un triple lejanísimo de Joan Sastre tiene su miga porque supone que los de Sito Alonso no disputarán el Play off por el título al que sí optarán UCAM Murcia y Montakit Fuenlabrada (probablemente libra por libra, el mejor equipo de la Fase Regular). En una última jornada llena de emociones y de acciones que se recordarán con el paso del tiempo, Raúl López se merece cada línea y espacio que ha ocupado en los medios estos días y el unánime reconocimiento que ha recibido de todo el baloncesto español. Me alegra que se haya abandonado por fin la coletilla de lo que pudo ser y valoremos de manera extraordinaria todo lo que ha sido y su humildad para afrontar los éxitos y obstáculos en su trayectoria. Un ejemplo, se le echará de menos en las pistas.

Poste bajo

Gente y Estilo
imagen

Aloha! Baños de color

Quizás este fin de semana pises la playa. Ya apetece, ¿verdad? Y como cada año, cuando buscamos los bañadores, nos encontramos que nos da un poco de pereza llevar el del año pasado, bien porque se note que ya está 'vivido' o bien porque simplemente quedaste un poco saturado de él el año pasado. No lo te pienses, date una alegría al cuerpo, y estrena modelito y ponte al día en tendencias. Para este año deja el conservadurismo y apuesta por el color. Mirate en el espejo y di “¡aloha!”, porque los estampados tropicales, llenos de elementos vegetales y colores explosivos es lo que más fuerte pega. Y en esta línea os propongo una de las creaciones de la firma Gerry St. Tropez, que seguro hará las delicias de los caballeros con buen gusto y estilo propio. Sí, he dicho Gerry St. Tropez. ¿Pero este blog no iba de moda masculina 'made in Spain'? ¡Pues claro! Es que Gerry St.Tropez es una empresa de Sabadell que nace en 1968 fruto de la amistad entre el periodista deportivo Fred Prysquel (fundador de Vilebrequin, Saint Tropez, Francia) y el empresario textil Santiago Sauquet (Sabadell, España), cuando el primero tuvo la idea de empezar a producir trajes de baño y diseñó sus primeros modelos reciclando “spinnakers” de las embarcaciones de vela. Los trajes de baño de Gerry St. Tropez están fabricados en España y su filosofía es ofrecer un perfecto equilibrio entre la moda, el precio y la calidad. Y para los amantes de los 'básicos' tened en cuenta que la firma ofrece una colección de lisos compuesta de 25 colores en 4 largos. Modelo con estampado tropical de Gerry St. Tropez (80 euros aprox.)

Fondo de armario

Tecnología
imagen

Te asustaría saber lo que pueden conocer de ti

En el próximo número de la revista Tecnología de elEconomista, que desde la medianoche del próximo martes al miércoles 18 de noviembre podrás descargar gratuitamente desde aquí, ponemos el grito en el cielo ante los riesgos de privacidad que amenazan al Primer Mundo. A grandes rasgos, percibimos que ya vamos muy tarde para rebelarnos ante el Gran Hermano tecnológico que se empeña en fisgar cada movimiento que hacemos. Da miedo pensar que un puñado de grandes compañías y otros tantos grandes estados son capaces de conocer los hábitos, conductas y gustos y disgustos de cada uno de nosotros.  Te asustaría saber lo que pueden llegar a conocer de cada uno. Esas grandes empresas del Nasdaq que tienes en la mente pueden ser conminadas a desvelar lo que hablamos por el móvil, lo que escribimos en el Whatsapp, los chistes que nos hacen reír, dónde estamos en cada segundo del día, con qué frecuencia tiramos de la cadena y a qué hora solemos apagar la luz para dormir. Ni qué decir tiene que lo que navegas es un clamor, incluso aunque lo hagas de forma anónima y borres tu historial. Puedes estar seguro de que las cámaras no solo te graban cuando visitas una sucursal bancaria o un supermercado, sino también al caminar por infinidad de espacios públicos. La gran mayoría de los smartphones disponen del sistema operativo Android (propiedad de Google), por lo que no resultaría imposible al gigante de Mountain View realizar un perfil detallado de cada usuario de Gmail, Maps, Youtube, Play Store, Hangouts, Play Music. También podría hacer acopio de los textos que traduces online, los selfies que prodigas, los kilómetros que caminas y las calorías que consumes. El paso inmediato, en cuanto te atrevas a pagar con el móvil, permitirá a las grandes plataformas saber cuándo, cuánto, dónde y en qué te gastas el dinero. Alguien con ciertas herramientas podría molestarse en cruzar datos y preguntarse por qué deambulas en horario de oficina por una calle que nunca habías antes pisado. Puedes taparte los oídos, mirar hacia otra parte o pensar que en estas páginas abunda el periodismo sensacionalista, pero ni por esas te librarás de una realidad que debería preocupar a la gente mucho más de lo que lo hace. Lo peor es que apenas hay forma de escapar. Sería complicado renunciar al móvil, a la tarjeta de crédito o a Internet. No me merece la pena complicarse tanto la existencia. Las miradas que acechan detrás de las cortinas y pantallas son insaciables. La gran nube almacena datos que en algún momento podrían pasar por un tamiz para transformarse en conocimiento. Nos daría pánico sentir aireada tanta privacidad. Pero porque ya vamos tarde para preservar la intimidad, recomiendo engañar al Gran Hermano con información premeditadamente errónea. Entran ganas de buscar con insistencia en Google términos sobre cetrería, por ejemplo, o indagar sobre otros asuntos que realmente pueden interesarte un comino. La mentira nos hará libres. Sólo de esa forma se podría burlar a ese vigía universal con engañifas disfrazadas de verdad. Ahora que lo pienso, no debería haber desvelado mis intenciones por escrito y mucho menos compartirlo en este blog. ¡Glups!

Dr. Puk


Blogs de elEconomista.es
Desde el burladero - 300x150

Desde el burladero

Amador G. Ayora, director de diario elEconomista nos cuenta el día a día de un periódico.

Viñeta del día - 300x150

Viñeta del día

La tira ilustrada más cómica del diario elEconomista

La columna de Ansón - 300x150

La columna de Ansón

Rafael Ansón es presidente de la Real Academia Española de Gastronomía.

Andanomiks - 300x150

Andanomiks

Quiero compartir con vosotros información, interpretación y análisis económico

Emprendedores - 300x150

Emprendedores

Un blog para todas las ideas emprendedoras

Naranjazos - 300x150

Naranjazos

Algunas claves para seguir y entender la realidad económica de la Comunidad Valenciana.

La calle del muro - 300x150

La calle del muro

Crear un contenido diferente al tradicional sobre los mercados financieros americanos

Solo para ricos - 300x150

Solo para ricos

Un blog simpático sobre las últimas tendencias en lo más vario pinto que se pueda encontrar.

Las firmas de elEconomista - 300x150

Las firmas de elEconomista

Interesantes reflexiones de los colaboradores del diario elEconomista

Blogságora - 300x150

Blogságora

El analista Carlos Doblado habla de Bolsa.

A la catalana - 300x150

A la catalana

Adaptación de la columna semanal sobre el mundo socio económico catalán

Coaching todos - 300x150

Coaching todos

Cada día lo importante que es no perder la curiosidad por el ser humano y sus historias.

La conciencia del directivo - 300x150

La conciencia del directivo

Un área de debate sobre decisiones directivas, importantes para equipos y directivos

Entre Munich y Detroit - 300x150

Entre Munich y Detroit

Análisis, estrategias, noticias, novedades y curiosidades del sector automovilístico