¿Usuario de elEconomista?
Deportes
imagen

El quinteto de Laso

Tenía mucha curiosidad por ver cómo se manejaba Pablo Laso en sus primeros partidos oficiales después de la Final de la Liga Endesa y de varias semanas dónde su figura fue cuestionada y ninguneada desde su propio club. Poco tenía que ganar en esta Súpercopa el técnico madridista al que sólo se le ve a medir en los grandes trofeos (y eso que antes de su llegada el Real Madrid no había ganado esta competición), pero la solvencia demostrada especialmente en la final contra el Barcelona es un buen punto de partida en la temporada y un recordatorio a los desmemoriados de que con él al frente, el equipo ha competido hasta el final prácticamente todos los títulos en juego. Me pregunto también si el quinteto presentado por Pablo Laso en la final contra el Barcelona significa una especie de reconocimiento y un punto de partida para romper con esa rigidez mostrada la pasada temporada donde era fácil adivinar no sólo el quinteto inicial del equipo sino hasta las rotaciones que se iban a emplear. Es absolutamente necesario que los jugadores reconozcan sus roles y tengan claro lo que se espera de ellos, pero la inmovilidad conduce peligrosamente a la rutina, a la relajación y a convertir al equipo en algo más previsible. El tiempo dirá si esa apuesta por Llull- Carroll-Rudy Fernández-Ayón y Mejri  será el quinteto base del equipo en la parte inicial de la temporada  o fue una elección circunstancial (como creo) para intentar emparejar a Ayón con Doellman, gastar con Mejri las primeras faltas contra Tomic e intentar meter a Jayce Carroll en dinámica del partido desde el comienzo. Lo cierto es que la apuesta de Laso tuvo un resultado espléndido porque logró dominar el encuentro desde la defensa y el rebote y la renta alcanzada en los primeros minutos fue decisiva para el resultado final. Destacó por encima de todos un acertadísimo Sergi Llull, sobre el que Laso no ha modificado su planteamiento de que la mayoría de los minutos los juegue en la posición de base. Por encima de todo, el Real Madrid dio la sensación de ser un equipo con un potencial enorme que tendrá su principal enemigo en cómo manejan sus egos todos los jugadores (muchos de ellos necesitan demasiado tiempo el balón en las manos). Especialmente en la semifinal contra Valencia hubo varios tiros que sonaron a aquello de "ahora me toca a mí que llevo varios ataques sin olerla". El Barcelona se vio superado por la intensidad del Real Madrid y no logró engancharse al partido en ningún momento. Me detengo en la figura de Alex Abrines, absolutamente consolidado como jugador importante en su equipo. Abrines tiene personalidad y ofrece un buen rendimiento en defensa apoyado en sus buenas piernas pero en ataque se está especializando demasiado en el lanzamiento de tres puntos. El jugador balear tiene condiciones para ser algo más que un buen tirador. Puede poner el balón en el suelo, ayudar en el rebote y ser más vertical para conseguir acudir más veces a la línea de tiros libres. Limitarse exclusivamente a tirar le reducirá como jugador, seguro que es capaz de corregirlo. Los bases. En los partidos que enfrentan a Real Madrid y Barcelona hay una gran relación entre el rendimiento de los bases y el resultado final. Sólo cuando Marcelinho Huertas ha estado a un nivel excepcional el equipo de Xavi Pascual se ha impuesto a los blancos. El refuerzo de Satoransky permite al Barça mayor descanso para Huertas y contar con mayor capacidad física en el puesto de base. El jugador checo es un fichaje excepcional pero aun no tiene la experiencia del brasileño en este tipo de encuentros. Sus primeros minutos mostraron un jugador contenido, con demasiado miedo a fallar e incapaz de generar muchos problemas al elemento defensivo más débil del Real Madrid, Jaycee Carroll.

Poste bajo

imagen

Xavi, Giggs...mitos que se sacrifican

Ryan Giggs pidió consejo a Sir Alex Ferguson sobre una oferta millonaria de Estados Unidos. El Cosmos de Nueva York quería relanzar la fama que le dio Pelé en la década de los setenta y propuso a Giggs, de entonces 36 años, finiquitar su carrera en una liga de fogueo. En el verano de 2010 Giggs ya no era titular indiscutible para Ferguson, pero seguía ejerciendo de consejero espiritual en el vestuario de Old Trafford. “Eres como un mito en este club y la decisión es tuya. Pero si te quedas, seguirás siendo referente”; ésa fue la respuesta textual del técnico escocés, según el Daily Mail.  Giggs ya era todo un veterano de guerra y su frescura no era la misma que la del pipiolo que reclutó Fergie para su bautismo de fuego contra el Everton en marzo de 1991. Aceptara o no la oferta del Cosmos, la afición le seguiría rindiendo pleitesía por sus casi veinte años de incombustible servicio. Su competidor natural, el coreano Park, tenía más velocidad y, sobre todo, rapidez de piernas en aquel inolvidable zigzag que patentó Giggs en la banda de Old Trafford; sin embargo, Ferguson apostilló su charla con el galés  (siempre según el Mail) recordándole que “cerebros como el suyo no los tenía en la plantilla”. Nunca hemos sabido si aquella conversación motivó a Giggs para seguir renovando año a año con el club de sus amores. Lo que sí comprobó todo el mundo fue la conversión del extremo galés en centrocampista organizador: velocidad por cerebro, la nueva virtud del casi cuarentón. Xavi Hernández ha reconocido delante del micrófono que le bastó una conversación con Luis Enrique para pensárselo dos veces. Catar le había  seducido con petrodólares y Estados Unidos con una liga de genios medio retirados. Incluso, él había mandado sms a su gente anunciando su despedida, pero ofertas insuficientes o la persuasión definitiva de Luis Enrique le retuvieron en Can Barça. En una entrevista reciente con Fiebre Maldini, Xavi reconoció que su nuevo entrenador le da el mismo feeling que Guardiola al principio de su primer año. Callado sin armar follón, Xavi siente que su segunda juventud pasa por competir tanto como decida el técnico. Esta temporada no sentirá las piernas pesadas como si arrastrara grilletes ni se le nublarán las ideas porque, a priori, va a jugar con cuentagotas. De momento, el mito calienta banquillo sin rechistar y, por eso, el barcelonismo le aplaude su sacrificio a la mínima que Luis Enrique le ha colocado en el expositor. El Barça echó de menos a Xavi en Málaga a pesar de la tozudez de Luis Enrique, del que huelga decir que morirá con sus ideas. Y ese mismo equipo bailó al Granada al son del que ha sido (y lo será por décadas) mejor centrocampista de nuestra historia. Quizá vuelva al banquillo en Paris para ejercer de revulsivo o como mera comparsa, pero el lujo de tenerle en la banda esperando rascar minutos como cualquier canterano se sale del estereotipo de estrella mimada. Bien por Xavi, al que algunos seguidores de 'La Roja' le tomen ya por una reliquia. Juegue o no, el cerebro del gran Barça sigue maquinando jugadas por amor propio o al servicio de su majestad: el Barça, su club. “Jugar otra vez noventa minutos. Me quedo con eso”, parece que el capitán se exige a sí mismo muy poco: error. Es el punto de partida de una leyenda reciclada que pelea a contrarreloj contra el mismísimo tiempo. Y al igual que la afición del Manchester United, la azulgrana también entiende de mitos que se sacrifican y no sacrificados con permanentes juicios públicos. Pero eso es otra historia.

Parada y Gol

imagen

Independencia, España y Barça

Vengo de pasar unos días en la ciudad condal, mi cuna de nacimiento y bautismo. Me defino como un español que nació en Barcelona. -¿Ama usted a Barcelona? -Igual o más que Jordi Pujol y su clan. La diferencia entre ellos y yo es que ellos tienen más dinero que un jeque árabe y uno no tiene ya ninguna hipoteca; uno, simplemente, es un español nacido en Barcelona que gana las pelas justas para no pasarlas canutas: mi decencia no me ha permitido el “popular” título de imputado, que en España, como se sabe, hoy, para no ser un Don Nadie, hay que ser imputado. Barcelona, suene o no suene la bolsa, sigue siendo una gran ciudad española. -¿A pesar del señor Artur Mas? A eso voy. Mi oficina de trabajo es la calle. Ver, hablar, observar, preguntar. -¿Y usted qué opina del señor Mas?- le pregunto a un barcelonés en paro. - Que en lugar de perder el tiempo con el coñazo de la independencia, lo que tendría que hacer es invertirlo en liberarnos de la dependencia del paro y de la angustia laboral. Hay, según mis conclusiones, tras lo visto, dos clases de catalanes: los que sin saber lo que se hacen se han hecho de Artur Mas y los que, sabiendo lo que se hacen, se niegan a que el Barça deje de jugar la Liga. -¿Por qué ser sólo catalanes -me argumenta uno- si podemos ser políticamente “bilingües”, esto es, catalanes y españoles? Otro catalán, éste universitario colocado, me confiesa que no tiene más ocio, risa y gozo que la Liga: -El fútbol, después del trabajo, es lo más importante para mí. Barcelona - y de pronto se me va por los cerros de Monserrat- no es la capital de España, y eso sí que no es justo. Lo justo sería que Barcelona y Madrid alternaran la capitalidad cada diez años, por ejemplo, algo así, pues tanto monta, monta tanto, Barcelona como Madrid. ¿Independencia para qué? ¡Caña, caña al Real Madrid en la Liga! Esto es lo que me hace disfrutar a mí. Escucho. Tomo nota. Y respeto, como debe ser, todas las opiniones. “La democracia -tengo leído- se sustenta sobre las columnas de la educación, el cumplimiento de las leyes, la libertad y el sentido común de la tolerancia”. ¿Tiene sentido común la tolerancia? Otro catalán, éste feligrés del Barcelona y de Artur Mas, por este orden de prioridad: -Si el Barça y el Real Madrid llevan años y años conviviendo deportiva y honorablemente su rivalidad, ¿por qué no intentan resolver también honorablemente su desentendimiento constitucional el señor Mas y el señor Rajoy? No, no veo a Cataluña fuera de España, ni a España divorciada de Cataluña. ¡Coño, que no hagan tonterías! Le susurro: -Es que el señor Mas, en plan Luis Suárez (el jugador) no hace más que darle mordiscones ilegales a la Constitución. Y eso, ni en fútbol ni en política, es “juego limpio”. Amo a España con Cataluña

Sin pleitesías

Gente y Estilo
imagen

No sin mi mochila

Cualquiera que haya estado en Nueva York y se haya acercado a la mítica Wall Street llevado por la curiosidad de constatar qué aire respiran aquellos que mueven las finanzas del mundo se habrá percatado que los maletines no abundan en contra del mito popular. Allí hay dos tipos de financieros: los de la cumbre (unos pocos) y los currantes (una gran masa). Pues bien, los primeros no llevan maletín porque simplemente no portan nada, de eso ya se ocupan sus asistentes. Y los segundos no encuentran nada práctico un maletín para su ajetreado estilo de vida. Ellos prefieren las mochilas donde embutir informes, portátiles, zapatillas de deporte, botellas de agua mineral, etc… La imagen que veis arriba es un perfecto ejemplo del working man neoyorquino. Esta temporada, lo que al caballero respecta, la mochila es el nuevo bolso messenger. Podríamos decir que el lema de este otoño es “no sin mi mochila”, pero no hay que olvidar que no hay que perder un ápice de estilo, por ello es mejor recurrir a valores seguros del diseño a la hora de elegir tu compañera de fatigas (no estamos refiriendo a la mochila, claro está, que en una de estas os despistáis y pensáis que hablamos de otra cosa). ¿Claves para elegir una buena mochila para esta temporada? Que sea cómoda y versátil, que las hay muy chulas pero impracticables; de buenos materiales; de diseño minimal y urbano; y que mantengan la clásica estructura de las mochilas escolares. No temas de llevarla con traje, eso te hará tener más actitud y te hará parecer más enrollado y cosmopolita. Cuatro propuestas de temporada: [En el sentido horario] Dior, Bally, Vuitton y Piquadro.

Fondo de armario

España
imagen

Al borde de un error histórico

Cuando se escriben estas líneas ya se conoce que Rajoy responderá a la misiva de Artur Mas en la que éste solicita un plebiscito autodeterminista con la oferta de una negociación económica que revise el actual modelo de financiación de Cataluña. No hace falta ser un avezado analista para entender que, llegados a la situación actual, esta respuesta no sólo es insuficiente: también encrespará  a los catalanes y fomentará la perversa escalada del independentismo, como reacción directa a la sistemática insensibilidad de Madrid.  A las pruebas me remito: el CIS realizó en el año 2001 una encuesta en Cataluña que preguntaba explícitamente a los individuos de la muestra si eran favorables o no a la independencia de Cataluña; los resultados fueron: un 35,9% de los encuestados estaba a favor, un 48,1% en contra, el 13,3% estaba indeciso, y un 2,8% no contestó a la pregunta. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat empezó a plantear la respuesta ante un hipotético referéndum independentista en la segunda oleada de 2011, y los resultados fueron el 42,9% a favor de la independencia, el 28,2% en contra, el 23,3% se inclinaba por la abstención. La tercera oleada de 2012, última realizada, arroja los siguientes porcentajes, en el mismo orden: 57,0%, 29,5% y 14,3%. El avance de los partidarios de la ruptura es espectacular, y hoy el independentismo ha alcanzado una masa crítica que lo hace francamente posible. Hoy, Cataluña no sólo quiere un modelo de financiación más justo, que podría asimilarse al concierto económico con una cuota de solidaridad significativa: también aspira a más autogobierno, en una clara dirección confederal. Y semejante aspiración, que no es fruto circunstancial de un calentón colectivo sino una evidencia acumulativa que se ha reflejado con claridad en las urnas y que tiene su traducción periódica en la calle, no puede resolverse mediante una negativa sistemática basada en la intangibilidad de la Constitución. En virtud del principio democrático, una exigencia masiva de cambio de marco institucional no puede ser indefinidamente postergada, como reconocen todos los constitucionalistas.  La negociación política puede ser orientada de muchas maneras. El PSOE y el PSC apuestan por la reforma constitucional de corte federal (el 'salto federal' es asimismo apoyado por propuestas académicas dignas de ser tenidas en cuenta); cabe asimismo una nueva reforma del Estatuto de Autonomía, quizá apoyada por una reforma limitada de la propia Constitución, que podría dar lugar a un nuevo referéndum… como el que exige hoy el nacionalismo catalán… La solución es optativa, pero el encastillamiento en la negativa a negociar políticamente una reivindicación tan manifiesta y tan explícitamente apoyada sería un gravísimo error histórico que podría desembocar en la definitiva pérdida de Cataluña, algo que sería una mutilación insoportable para el Estado español.  

Papeles de Westfalia

Cultura
imagen

A pocos días de Anne Hidalgo en la Alcaldía de París

Tengo ante mí a una mujer de una lúcida transparencia: Anne Hidalgo. Nos conocemos desde que yo la escogiera para uno de mis personajes en Café Nostalgia, o sea que nos conocimos primero en mi imaginación, y luego en la realidad. Su presencia natural no traicionó jamás la idea que me hice de ella. Como mismo me hice la idea de Bertrand Delanöe, un alcalde inolvidable, un lector, un amigo. --- Anne Hidalgo está allí donde los parisinos la necesitan, siempre donde la ciudad la reclama, Anne Hidalgo, discreta, serena, dulce y al mismo tiempo firme, afable, cultivada, con las ideas muy claras y decenas de proyectos sobre una ciudad literaria y funcional. --- Anne Hidalgo por los derechos humanos, vestida de blanco en solidaridad con las Damas de Blanco cubanas, sonriente y animándome sin siquiera saberlo en los momentos más tristes de mi exilio. --- Anne Hidalgo nos brinda cada día una lección de libertad y de democracia, en ella veo a mi hija, su futuro, o a una hermana que pudo llegar, que pudo cumplir su sueño de hija de exiliados. --- En ella adivino el futuro de una nueva generación vital, con su fuerza femenina y su delicadeza de mujer inteligente. --- En ella intuyo el triunfo, imagino a la blanca paloma, aprecio a una bella andaluza de Cádiz, a una parisina de alma, corazón y vida, en la Alcaldía no como heredera únicamente sino como continuadora. --- La veo ya como la primera alcaldesa de una ciudad que la ama, la respeta, y la elegirá. Yo la elegí antes como personaje literario, el domingo la elegiré como la mujer política a la que le queda mucho por entregar, ¡y miren que ya ha entregado!

Zoé en el metro

Tecnología
imagen

Una veces aciertas y otras aprendes

Equivocarse y rectificar. Meter la pata y enderezar el entuerto. Caer y levantarse. No queda otra. La industria de la telefonía móvil colecciona cicatrices producidas por errores que en su momento no lo parecían. La vida es así. El problema sería que un fiasco no se restañara a tiempo, que los fabricantes y operadores se empeñaran en mantener un error desoyendo al mercado o que los grandes ejecutivos del negocio no tuvieran la humildad de aceptar una pequeña retirada con el objetivo inmediato de emprender una nueva ofensiva. Sobre todo eso trata el nuevo número de la revista de Tecnología de elEconomista, publicación que recibirás en tu correo el miércoles 16 de julio si te suscribes gratuitamente aquí. Puedes hacerlo ahora o cuando quieras. En el reportaje de portada reunimos 10 grandes apuestas de la telefonía móvil que resultaron calamitosas. Tras analizar la decena de disparates se descubre una regla universal: el usuario siempre tiene la razón. Si alguna compañía se empeña en conducir a los consumidores por caminos tortuosos, pronto se encontrará sin más compañía que su sombra. El sentido común, la sencillez y la eficacia también son recetas que suelen acompañar cualquier proyecto de éxito. Como lo demuestra el reportaje de portada de esta revista, sobre los 10 grandes deslices de la historia del móvil, también existen propuestas que tropezaron por llegar un poco antes o un poco después de lo conveniente. Vaya por delante que encontrar ideas de éxito es un empeño complicado y que lo fácil es denostar cualquier aventura empresarial a toro pasado. Eso último es lo que hacemos en una recopilación de disparos al pie de la que no se salva ninguno de los grandes del sector. Telefónica mordió el polvo cuando apostó en su momento por la videollamada en el móvil, por atacar a WhatsApp con Joyn o por competir con Facebook a golpe de Keteke. El estándar de televisión en el móvil DVB-H murió antes de nacer, algo parecido a lo que sucedió con WiMax, una banda ancha que sucumbió ante la pujanza del LTE, también conocido como 4G. El mismo operador ha dado pasos desviados en su trayectoria de éxito, de la misma forma que ha triunfado de forma inapelable en multitud de propuestas que actualmente forman parte de nuestras vidas tecnológicas.

Dr. Puk

Blogs de elEconomista.es
Desde el burladero

Desde el burladero

Amador G. Ayora, director de diario elEconomista nos cuenta el día a día de un periódico.

Viñeta del día

Viñeta del día

La tira ilustrada más cómica del diario elEconomista

La columna de Ansón

La columna de Ansón

Rafael Ansón es presidente de la Real Academia Española de Gastronomía.

Andanomiks

Andanomiks

Quiero compartir con vosotros información, interpretación y análisis económico

Emprendedores

Emprendedores

Un blog para todas las ideas emprendedoras

Naranjazos

Naranjazos

Algunas claves para seguir y entender la realidad económica de la Comunidad Valenciana.

La calle del muro

La calle del muro

Crear un contenido diferente al tradicional sobre los mercados financieros americanos

Solo para ricos

Solo para ricos

Un blog simpático sobre las últimas tendencias en lo más vario pinto que se pueda encontrar.

Las firmas de elEconomista

Las firmas de elEconomista

Interesantes reflexiones de los colaboradores del diario elEconomista

Blogságora

Blogságora

El analista Carlos Doblado habla de Bolsa.

A la catalana

A la catalana

Adaptación de la columna semanal sobre el mundo socio económico catalán

Coaching todos

Coaching todos

Cada día lo importante que es no perder la curiosidad por el ser humano y sus historias.

La conciencia del directivo

La conciencia del directivo

Un área de debate sobre decisiones directivas, importantes para equipos y directivos

Entre Munich y Detroit

Entre Munich y Detroit

Análisis, estrategias, noticias, novedades y curiosidades del sector automovilístico