¿Usuario de elEconomista?
Destacamos
El 'Pequeño Nicolás': "Tengo grabaciones porque en el CNI me quedan amigos que ahora me ayudan"
Deportes
imagen

Efes indisociables

Futbol y forofo son efes indisociables. El solomillo del fútbol es el gol; su sustancia, el forofo. El papanatismo de la demagogia no va conmigo y desde el pasado N-20 (nefasto día por el enfrentamiento ideológico de ultras fuera del estadio del Atlético de Madrid, con muerto y heridos), sigue hablándose, de hecho todos los días, de medidas severísimas, de medidas coercitivas, de medidas punitivas, de medidas policiales. -¡Qué barbaridad! Eso piensa uno, máxime desde que los memoriones han desempolvado la Ley de 2007. -Ahí, en esa Ley, se preveía lo que ha pasado, y se preveían sanciones. Ni caso, sin embargo, a esa a la ley. Casi nadie sabía que existía. Cosa muy española El fútbol es un ocio gozosamente prosaico, reglamentado por los ingleses para que el ciudadano se desgañite a gusto gritando o cantando por lo menos una vez a la semana. -¿Cómo ir a misa los domingos? -Algo así. El otro día, en los aledaños del Calderón, había tantos vehículos de ángeles del orden urbano, que la cosa sorprendía y encogía a la vez. -¿Hay, acaso, algún presido o cárcel por aquí? -Hay, señor inglés, un estadio de fútbol -le informaron. Fútbol y policías, No, por favor. La ideologización del fútbol, veneno de serpiente boa, envenenado encima con la desmesura policial. No exactamente por la desmesura policial, sino exactamente por la desmesura de quienes vestidos de paisano y con cargos políticos o institucionales recurren a las fuerzas del orden por dejadez, pasividad o ignorancia de la Ley de 2007. -Los enemigos del hombre, según nuestra ortodoxa religión, son mundo, demonio y carne - me recuerda un delicioso tonsurado forofo del Atlético- . Los enemigos del fútbol -agrega- son el telefútbol (vacía cada día más los estadios, salvo cuatro o cinco), los precios de los abonos y de las entradas, los salarios alpinos de los jugadores ricos y las ideologías. Como “fútbol es fútbol”, que decía Boskov, hay que podar al fútbol de las malas y venenosas hierbas que lo ensucian y denigran -¿Cómo? -No con el mazo de medidas policiacas acollonadoras o totalitaristas. Hay que pensar y dialogar. La democracia es eso, eso es también el deseado y honorable civismo. Un estadio silente es como un huevo sin yema. Al estadio se va a disfrutar y a gritar, y a insultar con gracia y salero, y con canciones escritas con ingenio (como las ingleses) -¿Y cómo se insulta con gracia? - Recuerdo el insulto de un andaluz a Reyes: “Majo, corres menos que un galgo cojo”. El insulto también es un arte. Si yo fuese Villar, reuniría en asamblea a los presidentes de los clubes de fútbol y les diría:” Queremos “ultras” con una sola bandera, la del club, y con espíritu deportivo de matrícula de honor. “El espíritu deportivo -dejó escrito Camilo José Cela (tomo 12 de sus Obras Completas), desde su origen, es sinónimo de elegancia Hay que aprender a perder, que no es fácil, y a ganar, que es todavía más difícil. En el tenis, el tenista, cuando pierde, no le echa la culpa a la raqueta.” Hay que gozar, pues, del fútbol sin ideologías, sin policías, sin racismo y sin insultos zafios. Educación, como dije el otro día. Y no caer en la zafiedad totalitarista de querer resolver con medios “conminatoriamente agresivos” la violencia de los violentos. La fuerza es menos poderosa que el dialogo y la educación. Un estadio sin “ultras” educados es triste como un Crusoe en isla sin mujer. Soy un demócrata singularmente raro: creo en el poder del dialogo y en que las leyes se hacen para ser cumplidas, no para ser olvidadas s en el baúl de los recuerdos de Karina.

Sin pleitesías

imagen

Un estorbo de Mundialito

Mundialito de clin, clin, caja o quizá no tanto. Hace unas semanas el programa Fiebre Maldini emitió un resumen de la final de la Intercontinental Boca - Real Madrid del año 2000. Campeón de Libertadores contra campeón de Champions y un desfile de estrellas que vendía el partido como rosquillas. Aquella exhibición de Riquelme ante el flamante Madrid de Figo evidenció que el ombligo del fútbol no era todo europeo. En apenas un puñado de minutos Martín Palermo reventó las quinielas y sepultó al favorito. Años antes, el Sao Paulo de Raí y Cafú tumbó consecutivamente a los equipos más perfectos del viejo continente: primero, el Dream Team de Cruyff y, a continuación, la maquina aniquiladora del Milan de Fabio Capello. Entonces, Sudamérica no sólo era un filón de jóvenes con ínfulas maradonianas, también el rancho de grandes jugadores de siempre, como el propio Raí, el histriónico Chilavert (campeón con Vélez Sarsfield ante el Milan) o, pónganse en pie, el mismísimo Edson Arantes do Nascimento 'Pelé'. Pero los estragos de las convulsas economías sudamericanas, sobre todo de los 'corralitos' argentinos, han destrozado el poco atractivo que le quedaban a estas ligas, hasta el punto de que el fútbol español sólo estuvo pendiente del Mundialito de Guardiola por el impacto marketiniano de Neymar, jugador del Santos. En el primero, la FIFA, en su afán de ser samaritana con el mapamundi entero, acogió a los campeones de todos los continentes para montar un torneo que debía esconder la ansiada final Europa-Sudamerica. Dos ediciones antes, la gracia del Mundialito consistía en averiguar si el prodigioso Barça del novato Pep lograba la cuadratura del círculo con seis títulos en un año natural. Pocas páginas más que escribir. Al Madrid le toca lidiar con San Lorenzo de Almagro, el equipo del Papa Francisco. Ése es su cartel para ignorantes como yo del fútbol argentino. Para alguien que apenas ojea el campeonato argentino cuando el país se detiene por un Boca-River, la plantilla de San Lorenzo le sonará poco. El conocido por la afición española es el portero Leo Franco, suplente ahora mismo, y el experto en ligas europeas es el central colombiano Yepes. El resto se los detallará Fernando Evangelio, experto en fútbol internacional de la Cadena COPE. El Mundialito de Marruecos (con caos organizativo incluido) no se ha comercializado como la enésima batalla Europa- América; es sólo una consecuencia más de la 'Décima' para engordar palmarés y hacer otro hueco en las vitrinas del Bernabéu. “Mucho que perder y algo que ganar”, Manolo Sanchís levantó la Toyota Cup (no se asusten, también llamada Intercontinental) la noche del 'Aguanís' de Raúl. Entonces, el Madrid necesitaba esculpir su nombre en trofeos que había tardado décadas en desempolvar. Pero para un tipo tan folclórico y amante del fútbol añejo, este formato atrofiado hay que ganarlo sin presumir. No en vano, fue Sanchís quien dijo una vez que las Supercopas “sólo se valoraban con una Champions o Liga por delante”. Sucede lo mismo con el Mundialito. 

Parada y Gol

imagen

Nada que perder

Uno de los mayores placeres de la NBA actual es ver jugar a los Golden State Warriors. Pocos equipos ofrecen tantos atractivos y estímulos para acercarse a presenciar un partido de baloncesto. Al final, hay mucho de este negocio que se trata sólo de eso y la apuesta del equipo dirigido por Steve Kerr engancha y obliga a dirigir las miradas hacia esta franquicia. Evidentemente la presencia de dos talentos como Curry y Thompson ayuda a identificarse con este equipo, pero hay algo más, como esa manera de relativizar cada acción y de competir con ese ánimo lúdico pero a la vez reivindicativo  de esas pachangas de patio contra la clase rival (cuando se jugaba en los patios...). Sería absurdo no pensar en los Warriors, el equipo con el mejor récord de la NBA en este momento, como un candidato al título aunque sobre ellos siempre pese cierto aire sospechoso. Al grupo se le caen los puntos de las manos, tiene muchas amenazas en el lanzamiento exterior, gente que aporta desde el banquillo y sus jugadores-franquicia tienen algo más de experiencia. La incertidumbre viene determinada porque es un equipo en el que el juego interior tiene poco peso  (en espera del regreso de Lee)  que carece, por momentos, de solidez en defensa y que parece creer  en los beneficios del pase de más sólo en dinámicas de juego muy positivas. El estilo de los Warriors recuerda en parte al del Real Madrid de Pablo Laso, aunque ahora mismo comparten pocas cosas más. Es cierto que se puede afirmar con mucha más rotundidad que el Real Madrid es más candidato a todos los títulos que disputa pero el aire que rodea a los equipos parece tener poco en común. Los dirigentes de los Warriors no creían en su entrenador (Mark Jackson) y le despidieron para sorpresa, casi general. Los dirigentes del Real Madrid no creían en su entrenador y le aplicaron un ERTE en verano privándole de sus ayudantes de confianza y configurando una plantilla con la que no parece encontrarse muy a gusto a tenor de la dificultad que está teniendo para consolidar unos roles. Claro que el final de temporada del Real Madrid fue decepcionante y seguro que Pablo Laso es responsable, en parte, de las últimas derrotas y del escaso eco que está provocando el juego del Real Madrid estas semanas. Dicho esto, cuesta encontrar un ejemplo similar de un club que pusiera tantas zancadillas a la labor de un técnico que, solo por la manera en la que revitalizó la sección, merecería un mayor apoyo. Si estuviera cerca de Pablo Laso le diría que tiene que vivir la situación sabiendo que tiene poco que perder, porque ya lo perdió. Hace tiempo que fue sentenciado por lo que no le queda otra que aprovechar cada minuto para intentar destapar a sus verdugos. La mejor manera de hacerlo es volver a sus orígenes, a cuando se hizo cargo del equipo e impactó por su valentía. Desde ahí, quizás podría apostar por los jugadores en los que cree en vez de intentar implicar a todos ellos en una dinámica que ahora está perjudicando a tipos que necesitan algo más de continuidad en sus minutos en pista. Tengo la sensación de que esta temporada Laso está dirigiendo intentando convencer de algo a personas que ya le han demostrado su falta de confianza. Es tiempo de cambiar el paso y recuperar aquellas sensaciones de cuándo se hizo cargo del equipo. ¿No dicen que el Real Madrid busca un entrenador? Hay uno muy bueno, y libre,  el Pablo Laso que se hizo cargo del equipo en el verano de 2011.

Poste bajo

Gente y Estilo
imagen

Pregunta: ¿Qué #@*$ hago con los %@#*$ guantes para no perderlos?

Hola. Dame una solución para no perder los guantes continuamente. Si me los meto en el bolsillo del traje me lo deforma porque abultan mucho. Querido amigo, Feliz Navidad. Perdona que edite tu pregunta y adecue el contenido para una franja de emisión especialmente protegida, no vaya a venir la CNMC y me amenace con cerrarme el chiringuito como a Sálvame. Tu pregunta, lejos de tener una obvia respuesta en que te aconseje comer rabitos de pasa para mejorar la memoria, me das pie para demostrar la importancia de los pequeños elementos de estilo. No te sientas solo en tu tribulación, a mí me pasaba justo lo que a ti. Salía a la calle pertrechado a conciencia para el frío y el problema surgía cuando cambiaba a un ambiente más cálido, tipo sofocante sucursal bancaria donde siempre hay un empleado al que le parece que el infierno es más frio que el Polo Norte. Nunca sabía qué hacer con bufandas y guantes. Los guantes en particular son un especial incordio. Llegas a tu destino, te los quitas y ahora te pasas todo el rato con ellos a cuestas por todas partes: ya te los dejas olvidados encima de una barra de bar, ya lo metes en el bolsillo del abrigo que llevas doblado en el brazo y terminan desapareciendo misteriosamente… En fin, que junto con el móvil los guantes son de lo que más solemos perder. Además tienes razón con lo de meterlos en el bolsillo. Si te los guardas liados se hace un bulto horrible que termina deformando, como bien dices, la prenda. La solución me llegó de la mano de (si no recuerdo mal) una foto de Jim Gold, donde lucía en el bolsillo superior de un abrigo los guantes (dedos para arriba) a modo de 'pañuelo'. Me pareció muy elegante y desde entonces es cómo lo hago yo: me quito los guantes, uno lo guardo doblado en un bolsillo interno y el otro, lo doblo primorosamente, y lo meto en un bolsillo externo con los dedos asomando fuera. El ejemplo te lo muestro a continuación en un estilismo de Duchamp que usa el mismo método. Espero que te sirva de utilidad. Y proponte como reto para 2015 eliminar las palabras tipo “#@*$” y “%@#*$”, y mucho más “#@*$%@#*$”, de tu vocabulario habitual. Estilismo de la colección otoño/invierno 2014/2015 de Duchamp 

Fondo de armario

España
imagen

Al borde de un error histórico

Cuando se escriben estas líneas ya se conoce que Rajoy responderá a la misiva de Artur Mas en la que éste solicita un plebiscito autodeterminista con la oferta de una negociación económica que revise el actual modelo de financiación de Cataluña. No hace falta ser un avezado analista para entender que, llegados a la situación actual, esta respuesta no sólo es insuficiente: también encrespará  a los catalanes y fomentará la perversa escalada del independentismo, como reacción directa a la sistemática insensibilidad de Madrid.  A las pruebas me remito: el CIS realizó en el año 2001 una encuesta en Cataluña que preguntaba explícitamente a los individuos de la muestra si eran favorables o no a la independencia de Cataluña; los resultados fueron: un 35,9% de los encuestados estaba a favor, un 48,1% en contra, el 13,3% estaba indeciso, y un 2,8% no contestó a la pregunta. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat empezó a plantear la respuesta ante un hipotético referéndum independentista en la segunda oleada de 2011, y los resultados fueron el 42,9% a favor de la independencia, el 28,2% en contra, el 23,3% se inclinaba por la abstención. La tercera oleada de 2012, última realizada, arroja los siguientes porcentajes, en el mismo orden: 57,0%, 29,5% y 14,3%. El avance de los partidarios de la ruptura es espectacular, y hoy el independentismo ha alcanzado una masa crítica que lo hace francamente posible. Hoy, Cataluña no sólo quiere un modelo de financiación más justo, que podría asimilarse al concierto económico con una cuota de solidaridad significativa: también aspira a más autogobierno, en una clara dirección confederal. Y semejante aspiración, que no es fruto circunstancial de un calentón colectivo sino una evidencia acumulativa que se ha reflejado con claridad en las urnas y que tiene su traducción periódica en la calle, no puede resolverse mediante una negativa sistemática basada en la intangibilidad de la Constitución. En virtud del principio democrático, una exigencia masiva de cambio de marco institucional no puede ser indefinidamente postergada, como reconocen todos los constitucionalistas.  La negociación política puede ser orientada de muchas maneras. El PSOE y el PSC apuestan por la reforma constitucional de corte federal (el 'salto federal' es asimismo apoyado por propuestas académicas dignas de ser tenidas en cuenta); cabe asimismo una nueva reforma del Estatuto de Autonomía, quizá apoyada por una reforma limitada de la propia Constitución, que podría dar lugar a un nuevo referéndum… como el que exige hoy el nacionalismo catalán… La solución es optativa, pero el encastillamiento en la negativa a negociar políticamente una reivindicación tan manifiesta y tan explícitamente apoyada sería un gravísimo error histórico que podría desembocar en la definitiva pérdida de Cataluña, algo que sería una mutilación insoportable para el Estado español.  

Papeles de Westfalia

Cultura
imagen

A pocos días de Anne Hidalgo en la Alcaldía de París

Tengo ante mí a una mujer de una lúcida transparencia: Anne Hidalgo. Nos conocemos desde que yo la escogiera para uno de mis personajes en Café Nostalgia, o sea que nos conocimos primero en mi imaginación, y luego en la realidad. Su presencia natural no traicionó jamás la idea que me hice de ella. Como mismo me hice la idea de Bertrand Delanöe, un alcalde inolvidable, un lector, un amigo. --- Anne Hidalgo está allí donde los parisinos la necesitan, siempre donde la ciudad la reclama, Anne Hidalgo, discreta, serena, dulce y al mismo tiempo firme, afable, cultivada, con las ideas muy claras y decenas de proyectos sobre una ciudad literaria y funcional. --- Anne Hidalgo por los derechos humanos, vestida de blanco en solidaridad con las Damas de Blanco cubanas, sonriente y animándome sin siquiera saberlo en los momentos más tristes de mi exilio. --- Anne Hidalgo nos brinda cada día una lección de libertad y de democracia, en ella veo a mi hija, su futuro, o a una hermana que pudo llegar, que pudo cumplir su sueño de hija de exiliados. --- En ella adivino el futuro de una nueva generación vital, con su fuerza femenina y su delicadeza de mujer inteligente. --- En ella intuyo el triunfo, imagino a la blanca paloma, aprecio a una bella andaluza de Cádiz, a una parisina de alma, corazón y vida, en la Alcaldía no como heredera únicamente sino como continuadora. --- La veo ya como la primera alcaldesa de una ciudad que la ama, la respeta, y la elegirá. Yo la elegí antes como personaje literario, el domingo la elegiré como la mujer política a la que le queda mucho por entregar, ¡y miren que ya ha entregado!

Zoé en el metro

Tecnología
imagen

Qué bello es compartir

  La revista digital de elEconomista, que esta medianoche llegará a decenas de miles de bandejas de correo electrónico, luce una de las portadas más especiales de los últimos meses. No fue fácil. Hubo que convencer a varios 'jefazos' del periódico de que la escena final de Qué bello es vivir resumía a la perfección el espíritu de algo tan complicado de ilustrar como el crowfounding y el fenómeno de la economía colaborativa. El proceso tuvo su aquel. Una vez descargada la película de Internet (de forma legal), el equipo de tratamiento de fotos de elEconomista, liderado por Pepo García, se peleó con la cámara lenta para congelar el instante en el que más billetes de dólar aparecieran en pantalla. Además, debido a los condicionantes de diseño de la portada de la revista, con una cabecera intocable, necesitábamos que el corte del fotograma fuera sensiblemente más horizontal de lo que Frank Capra grabó en 1946. No había forma. Ante esa tesitura, los diseñadores Pedro de Vicente y Elena Herrera, resolvieron el problema con la genialidad a la que tienen acostumbrada a toda la redacción. Invirtieron la imagen, pusieron a James Stewart en el lado derecho, y pusieron techo donde no existía. Voilá. El resultado es el que luce en la portada que desde la medianoche del 17 de diciembre se puede descargar desde este enlace. Dicho lo anterior, el reportaje de portada, que firma Carlos Bueno, analiza la economía colaborativa desde todos los puntos de vista posible. He leído mucho sobre el asunto, pero nunca nada tan completo y tan bien contado. En el mismo número recreamos como se intuía el año 2000 en el 1900, y la verdad es que no iban mal encaminados. Entrevistamos al jefazo europeo de PlayStation y analizamos la trayectoria de los gigantes tecnológicos que han sabido reinventarse para no desaparecer. En el bazar ofrecemos decenas de ideas para regalar, junto con las tradicionales pruebas y comparaciones de producto. Esperamos que la revista (siempre gratuita) te resulte interesante. Con eso estamos pagados. Con eso, y con la satisfacción de titular con estas cuatro palabras: qué bello es compartir.

Dr. Puk

Blogs de elEconomista.es
Desde el burladero

Desde el burladero

Amador G. Ayora, director de diario elEconomista nos cuenta el día a día de un periódico.

Viñeta del día

Viñeta del día

La tira ilustrada más cómica del diario elEconomista

La columna de Ansón

La columna de Ansón

Rafael Ansón es presidente de la Real Academia Española de Gastronomía.

Andanomiks

Andanomiks

Quiero compartir con vosotros información, interpretación y análisis económico

Emprendedores

Emprendedores

Un blog para todas las ideas emprendedoras

Naranjazos

Naranjazos

Algunas claves para seguir y entender la realidad económica de la Comunidad Valenciana.

La calle del muro

La calle del muro

Crear un contenido diferente al tradicional sobre los mercados financieros americanos

Solo para ricos

Solo para ricos

Un blog simpático sobre las últimas tendencias en lo más vario pinto que se pueda encontrar.

Las firmas de elEconomista

Las firmas de elEconomista

Interesantes reflexiones de los colaboradores del diario elEconomista

Blogságora

Blogságora

El analista Carlos Doblado habla de Bolsa.

A la catalana

A la catalana

Adaptación de la columna semanal sobre el mundo socio económico catalán

Coaching todos

Coaching todos

Cada día lo importante que es no perder la curiosidad por el ser humano y sus historias.

La conciencia del directivo

La conciencia del directivo

Un área de debate sobre decisiones directivas, importantes para equipos y directivos

Entre Munich y Detroit

Entre Munich y Detroit

Análisis, estrategias, noticias, novedades y curiosidades del sector automovilístico