En directo
Tenis | Masters 1000 Mutua Madrid Open: Rafa Nadal - Joao Sousa
Deportes
imagen

El portero de los noventa

“En la primera Champions el balón de Iniesta entró por la escuadra. Hoy hemos disparado treinta veces y nada”. Con ese “nada” Guardiola quería decir Oblak, el gigante esloveno que costó 16 millones de euros hace dos temporadas. Un P.V.P. para llevarse las manos a la cabeza de no ser porque sólo se le puede batir de un trallazo a bocajarro o con un balón rebotado como la falta de Xabi Alonso. Las estrategias espartanas de Simeone empiezan por un muro de contención delante de la portería, y resulta que el Atleti ha construido el más sólido del mercado. Lo saben el entrenador y Gil Marín, quien ha blindado al esloveno con una cláusula de cien millones. por si algún día le tientan los petrodólares del City o el PSG. Pablo Vercellone es el preparador de porteros del 'Cholo' y en privado alucina con Oblak, no sólo porque “controla el espacio aéreo” sino porque también saca agilidad felina en balones rasos, de esos que, como dice Vercellone, “lamen la cepa del palo”. Todo se reduce al entrenamiento del Cerro del Espino, no existe más universo que ése para el guardameta de 23 años que repele cualquier pelota por tierra, mar y aire. En el fútbol moderno apenas quedan porteros que bloquen balones sin recurrir al despeje fácil; por eso el estilo de Oblak casi es contracultural, de vieja escuela. Precisamente, Jan tiene dos ídolos de antiguas promociones a los que se ha hartado de ver en vídeos: Bodo Illgner y Francesco Toldo. Oblak habría sido el paradigma de portero alemán de los noventa. Su gran envergadura empequeñece la portería a los delanteros (que se lo digan a Lewandowski); los córners son su jardín, sobre todo en el área pequeña desde donde otea cualquier amago de peligro. Como dice el propio Illlgner, es un híbrido entre los explosivos reflejos de Oliver Kahn debajo de los palos y los mano a mano de Neuer. Quizá no brille en salidas con los pies ni en jugar de líbero como el gran José Antonio Molina, pero un portero tiene que parar al fin y al cabo, y salvo raras excepciones 'guardiolistas', suele ser el más tarugo del once titular. A diferencia de Luis Enrique con Ter Stegen, Simeone no le ha pedido a Oblak que sea portero jugador. No reza como mandamiento de ese flamante estilo de vida llamado cholismo. El Atleti ganó la Liga hace dos temporadas con un Courtois fabricado por la guardia pretoriana del entrenador. Sólo le exigían detener lo parable y lo imposible. Casi nada para un chaval imberbe que sueña con salir del Chelsea, tal vez al Real Madrid. Colchoneros con solera como Kiko o Abel Resino coinciden en que la presencia de Oblak intimida tanto como la del mítico David Barrufet delante de una portería de balonmano. Sus brazos son tentáculos que apenas dejan ángulos libres para colocar el balón con escuadra y cartabón. Porque marcarle un gol al esloveno exige la precisión de un golfistas de alto nivel, no vale chutar adonde salga. Anoche, después del partido, Oblak ni siquiera se sentía héroe de la eliminatoria; su exagerada humildad no le permiten levitar sobre el suelo ni un instante. Tanto es así que Gabi le vaciló porque no había conseguido atajar el penalti de Müller. Si romper el hormigón de Godín es misión imposible; talar a Oblak es un acto suicida. Por eso el Atleti no pierde nunca y por eso disfruta sufriendo con esa sensación de estar recibiendo puñetazos con anestesia permanente.    

Parada y Gol

imagen

Y si los Thunder....

Veo los Play Offs de la NBA y me sobra que la primera ronda sea al mejor de 7 partidos. Entiendo que limita la opción a las sorpresas y en algunos casos genera un desgaste que merma la calidad de partidos posteriores. En cualquier caso no me pongo muy tiquismiquis porque me apasiona la manera en que la competición se muta respecto a la Fase Regular y los aficionados adaptan su rol y la manera de vivir los partidos a la trascendencia de los mismos. Además, los Play Offs son el mejor termómetro para confirmar sensaciones o tendencias que se han ido apuntando durante los meses anteriores. Los Warriors están afrontando varios encuentros sin Stephen Curry. Es evidente que pierden puntos y talento pero siguen siendo un colectivo maravilloso que ocupa los espacios como nadie en la liga. El equipo californiano juega con la confianza de quién ya conoce lo que es ganar el campeonato, sabe perfectamente los momentos en los que tiene que elevar el nivel y exhibe un grupo de secundarios muy adaptados a los roles que se les piden. En el Oeste, sin embargo, la eliminatoria estrella es la que enfrenta a los Spurs de San Antonio y los Oklahoma City Thunder o lo que es lo mismo el máximo representante del Juego colectivo frente a Durant, Westbrook (he dudado el orden..) y compañía. Los Thunder tienen argumentos de sobra para sorprender a los Spurs. De momento ya han “robado” el factor cancha a los tejanos pero lo perderán rápidamente si no muestran algo más de consistencia y la ansiedad les juega malas pasadas que les lleva a limitarse y abusar del dribling y a olvidarse de los pases. Con toda mi admiración por los Spurs pienso que el destino de la Serie está en manos de los Thunder y en la posibilidad de ver qué compañeros se pueden sumar a sus dos estrellas. Es aquí cuando me acuerdo de los Warriors y la manera en que la explosión de Curry no ha ido en detrimento del crecimiento de otros jugadores, todo lo contrario. A veces viendo a los Thunder, creo que Westbrook y Durant cada vez son mejores jugadores pero que el resto de compañeros no crece en ningún otro aspecto más que en sus dudas. Los  Cavaliers de Lebron James están consolidando su condición de favoritos para alzarse con el título en el Este. No acaban de engancharme estos Cavs de Tyron Lue con tendencia a la dispersión y a generar pocas canastas fruto de unos buenos conceptos de juego colectivo. Aun así, James está en gran forma y Love e Irving por fin sanos por lo que sólo por el peso del talento parecen muy poco accesibles para los Hawks. Mi apuesta por su rival en la final de conferencia apunta a los Miami Heat. Los de Florida cuentan con un quinteto titular excelente y Wade está mostrándose muy certero en los momentos decisivos de los encuentros.  Alguna vez tuve la sensación con Wade de que  no lograba asimilar el declive de sus piernas y se empeñaba en intentar acciones para las que su cuerpo ya no estaba preparado (ver Derrick Rose..). Estos Play offs están mostrando una reinvención de Wade muy positiva, más pausada, seleccionando mejor qué hacer y cuándo hacerlo. Ya no es aquel jovencito que guió a los Heat a su primer título pero aún es un tipo muy útil, con mucha pasión por competir y que es capaz de liderar a su equipo en la búsqueda de su máximo nivel.

Poste bajo

imagen

Poderoso caballero

El Leicester, un club humilde y viejo (centenario, 132 años de existencia), ha ganado la Premier. Todavía no se lo creen los archimillonarios del fútbol británico. -Y, oiga, viejo también su entrenador, Ranieri, 64 años. Viva la vejez, tan fea, tan incómoda y tan antipática, que se dice, que dicen. -La vejez -dijo, no obstante, un sabio- endurece el corazón y hace sabia la mente. No digo que no. Pero, según mi experiencia, ser joven es mejor, también más saludable y divertido, que presumir de corazón endurecido y mente sabia. La hazaña del Leicester da que pensar, sin embargo. ¿Cómo se explica que un club con una plantilla cuyo coste no supera los sesenta millones de euros haya ridiculizado a los super-millonarios Manchester United (450 millones) o al Chelsea (541 millones), entre otros? -El fútbol es un juego de razones que no siempre alcanza a entender la razón. Pues sí, afortunadamente. Porque la razón es como el fútbol: poco o nada razonable, también, a veces. Ranieri lleva en el fútbol, entrenando, más de treinta años. Nunca había ganado una liga: ni en Italia ni en España. -He ligado otros triunfos y títulos -bromea-, pero jamás una liga. No se ve ni se considera viejo, por cierto: -Cuando se tienen ilusiones, no se es viejo. Yo tengo ilusiones. La receta de su exitazo con el Leicester: -Conversar, correr y creer. Correr con ganas e ilusión - subraya. Conversar. Me ha recordado a Miguel Muñoz. Miguel Muñoz es el único entrenador español que duró una tira de años -más de doce: algo así-en el Real Madrid. -¿Cuál es tu secreto, Miguel? -le pregunté una vez. -Conversar. Yo no mando en el vestuario. En el vestuario mandan los jugadores. Yo pregunto, les pregunto. Les escucho. Y aprendo. Y, conversando, acertamos ellos y yo. Por eso, tal vez, duró tanto en el Real Madrid de don Santiago Bernabéu. Conversar y correr. Sin embargo, para que vean qué "raro y anormal" es el fútbol, "correr es de cobardes", según Carlos Rexach, otro grande del fútbol. Es bueno, muy bueno, bonísimo de todos modos, que un David, de vez en cuando, se burle de los talonarios. Y, por lo tanto, del "poderoso caballero".

Sin pleitesías

Gente y Estilo
Tecnología
imagen

Te asustaría saber lo que pueden conocer de ti

En el próximo número de la revista Tecnología de elEconomista, que desde la medianoche del próximo martes al miércoles 18 de noviembre podrás descargar gratuitamente desde aquí, ponemos el grito en el cielo ante los riesgos de privacidad que amenazan al Primer Mundo. A grandes rasgos, percibimos que ya vamos muy tarde para rebelarnos ante el Gran Hermano tecnológico que se empeña en fisgar cada movimiento que hacemos. Da miedo pensar que un puñado de grandes compañías y otros tantos grandes estados son capaces de conocer los hábitos, conductas y gustos y disgustos de cada uno de nosotros.  Te asustaría saber lo que pueden llegar a conocer de cada uno. Esas grandes empresas del Nasdaq que tienes en la mente pueden ser conminadas a desvelar lo que hablamos por el móvil, lo que escribimos en el Whatsapp, los chistes que nos hacen reír, dónde estamos en cada segundo del día, con qué frecuencia tiramos de la cadena y a qué hora solemos apagar la luz para dormir. Ni qué decir tiene que lo que navegas es un clamor, incluso aunque lo hagas de forma anónima y borres tu historial. Puedes estar seguro de que las cámaras no solo te graban cuando visitas una sucursal bancaria o un supermercado, sino también al caminar por infinidad de espacios públicos. La gran mayoría de los smartphones disponen del sistema operativo Android (propiedad de Google), por lo que no resultaría imposible al gigante de Mountain View realizar un perfil detallado de cada usuario de Gmail, Maps, Youtube, Play Store, Hangouts, Play Music. También podría hacer acopio de los textos que traduces online, los selfies que prodigas, los kilómetros que caminas y las calorías que consumes. El paso inmediato, en cuanto te atrevas a pagar con el móvil, permitirá a las grandes plataformas saber cuándo, cuánto, dónde y en qué te gastas el dinero. Alguien con ciertas herramientas podría molestarse en cruzar datos y preguntarse por qué deambulas en horario de oficina por una calle que nunca habías antes pisado. Puedes taparte los oídos, mirar hacia otra parte o pensar que en estas páginas abunda el periodismo sensacionalista, pero ni por esas te librarás de una realidad que debería preocupar a la gente mucho más de lo que lo hace. Lo peor es que apenas hay forma de escapar. Sería complicado renunciar al móvil, a la tarjeta de crédito o a Internet. No me merece la pena complicarse tanto la existencia. Las miradas que acechan detrás de las cortinas y pantallas son insaciables. La gran nube almacena datos que en algún momento podrían pasar por un tamiz para transformarse en conocimiento. Nos daría pánico sentir aireada tanta privacidad. Pero porque ya vamos tarde para preservar la intimidad, recomiendo engañar al Gran Hermano con información premeditadamente errónea. Entran ganas de buscar con insistencia en Google términos sobre cetrería, por ejemplo, o indagar sobre otros asuntos que realmente pueden interesarte un comino. La mentira nos hará libres. Sólo de esa forma se podría burlar a ese vigía universal con engañifas disfrazadas de verdad. Ahora que lo pienso, no debería haber desvelado mis intenciones por escrito y mucho menos compartirlo en este blog. ¡Glups!

Dr. Puk


Blogs de elEconomista.es
Desde el burladero - 300x150

Desde el burladero

Amador G. Ayora, director de diario elEconomista nos cuenta el día a día de un periódico.

Viñeta del día - 300x150

Viñeta del día

La tira ilustrada más cómica del diario elEconomista

La columna de Ansón - 300x150

La columna de Ansón

Rafael Ansón es presidente de la Real Academia Española de Gastronomía.

Andanomiks - 300x150

Andanomiks

Quiero compartir con vosotros información, interpretación y análisis económico

Emprendedores - 300x150

Emprendedores

Un blog para todas las ideas emprendedoras

Naranjazos - 300x150

Naranjazos

Algunas claves para seguir y entender la realidad económica de la Comunidad Valenciana.

La calle del muro - 300x150

La calle del muro

Crear un contenido diferente al tradicional sobre los mercados financieros americanos

Solo para ricos - 300x150

Solo para ricos

Un blog simpático sobre las últimas tendencias en lo más vario pinto que se pueda encontrar.

Las firmas de elEconomista - 300x150

Las firmas de elEconomista

Interesantes reflexiones de los colaboradores del diario elEconomista

Blogságora - 300x150

Blogságora

El analista Carlos Doblado habla de Bolsa.

A la catalana - 300x150

A la catalana

Adaptación de la columna semanal sobre el mundo socio económico catalán

Coaching todos - 300x150

Coaching todos

Cada día lo importante que es no perder la curiosidad por el ser humano y sus historias.

La conciencia del directivo - 300x150

La conciencia del directivo

Un área de debate sobre decisiones directivas, importantes para equipos y directivos

Entre Munich y Detroit - 300x150

Entre Munich y Detroit

Análisis, estrategias, noticias, novedades y curiosidades del sector automovilístico

Copyright 2006-2016,Editorial Ecoprensa, S.A. Queda expresamente prohibido, tanto directa como indirectamente, ceder o transmitir a terceros toda o parte de la información recibida o facilitar su acceso a la misma, sin la correspondiente licencia o autorización. |Política de Privacidad | Aviso Legal | Cloud Hosting en Acens