Blogs

La jugarreta

1 Septiembre 2015 por paradaygol

degea-aplaude-2015-reuters.jpg

David De Gea estuvo a punto de descorchar el champán con sus asesores de imagen. Sin rajadas mediáticas, sin rebeldías en el vestuario, sin pelear cuerpo a cuerpo con Van Gaal. El reloj parecía su aliado, el silencio su arma. Negó al United una renovación insistente porque el Real Madrid había elegido su futuro en la portería. El sensacionalismo británico, ansioso de publicar tabloides con titulares morbosos y fotografías descaradas, no ha encontrado ni un gesto torcido, ni un amago de mueca repulsiva desde la grada de Old Trafford, donde impecablemente trajeado ha contemplado los últimos partidos. “Es un tipo calmado, muy calmado”, justificó su ya ex compañero Juan Mata en COPE para responder al marrón De Gea. Una declaración de intenciones delante de una cámara o firmada en una servilleta (ambas le valen a Florentino Pérez) habría agilizado el culebrón porque entonces el club blanco no habría esperado a la tasación precipitada. El United puso precio a su portero a mediodía de ayer, sin tiempo para revisar y ejecutar la infinita letra pequeña de este tipo de contratos. Sin embargo, la jugarreta de los ingleses ya estaba perpetrada. 

El entorno de De Gea piensa que la cabezonería de ‘Cara ladrillo’ Van Gaal jamás habría trascendido en un United con David Gill y Martin Ferguson, hermano de Alex y un auténtico tiburón en los despachos. El fichaje siempre fue a contrarreloj y eso inquietó a este atlético confeso, a pesar de que Jorge Mendes le ha intentado tranquilizar durante toda la gestación. Un año más en Manchester suena funesto, encarcelado en club que repudió y con el sueño de la Eurocopa despedazado. Un reputado periodista inglés que conoce a fondo los trapos sucios palaciegos de Old Trafford insinuó que Van Gaal le impondrá una renovación como cláusula a la titularidad. El resquemor del técnico holandés supera su manía personal y eterna obsesión con el Madrid: sabe de primera mano que el Manchester no tiene un recambio convincente. Neuer y Courtois son inaccesibles, y Van  Gaal teme (y va teniendo la certeza) que el argentino Romero sea un portero de cartón piedra.

El mejor red devil de la temporada pasada había sobrevivido al tsunami de la opinión pública; incluso, ‘The Sun’ intentó provocarle con artículos que rememoraban sus inicios tortuosos, cuando le apodaron ‘Calamity De Gea’ por su tibio juego aéreo en una liga en la que un saque de banda es medio córner. Aquel David era un tímido adolescente obcecado en no defraudar a su padrino Sir Ferguson; calló y aprendió mientras mitos vivientes como Peter Schmeichel o Van der Sar sospechaban del ojo clínico del manager legendario.

Iker Casillas aún no tiene sustituto. Demasiado sudor y dinero para la cotización de cualquier portería. De Gea acabará siendo el portero más caro de la historia del fútbol; suena heavy, ¿verdad? Y ese P.V.P. será la coartada perfecta para la noche de la primera cantada. También Gareth Bale juega cada partido arrastrando una bola con grilletes que pesa 91 millones (o 100 según el Tottenham). Es el periodismo cainita que crece y se reproduce. De Gea lo entenderá tarde o temprano (el Madrid no hará de Judas) y su buena suerte es que tardará en oxidarse para esa minoría madridista que atiza leyendas. Florentino le ha elegido a dedo porque es el nuevo Buffon del mercado. De Old Trafford sale un hombre curtido con curriculum de las mejores universidades, pero el Bernabéu exige un máster MBA difícil de aprobar. A vuelapluma, en los últimos 30 años sólo Paco Buyo, Bodo Illgner (llegó veterano) e Iker tienen el diploma; este último, cum laude. De Gea aún no es presente  porque la Liga no le tiene fichado, pero el caprichoso futuro está escrito. Y más entre sus guantes.

Su guerra, nuestros muertos, el silencio

7 Abril 2011 por Rodrigo Hernández

En una época en la que el mundo occidental ve con asombro y tranquilidad como se suceden las guerras en distintos países, el pueblo mexicano muestra de manera cada vez más enérgica su indignación frente al terror que se vive en sus calles. Descabezados, fosas comunes, tiroteos o asesinatos abren cada día los periódicos del país desde la llegada a la presidencia de Felipe Calderón. Cabe preguntarse como es posible que siendo aún candidato a este cargo, la lucha contra el narcotráfico apenas supusiera interés en su campaña y sus propuestas pero el día a día de su mandato se desgasta al ver como crece el número de muertos sigue aumentando,  pronto serán treinta y cinco mil, un número muy superior a lo que se registra en Irak, Afganistán, Libia o Costa de Marfil.

En las pocas entrevistas que concede Calderón se justifica diciendo que no pudo darse cuenta de lo introducido que estaba el crimen organizado en los organismos gubernamentales hasta que llegó a la presindencia, pero cada vez un mayor número de analistas entiende esta lucha como una forma de legitimar a Calderón en el poder, después de unas elecciones donde todos los partidos de la oposición han reconocido que existieron graves fraudes. Pero de momento ni las críticas de su país vecino en la forma de llevar a cabo esta guerra que se desprenden de múltiples cables de wikileaks, ni las informaciones acerca del aumento de policías y militares coludidos por el narcotráfico ni las voces en todo el mundo (incluídos muchos capos de estos grupos de delincuencia organizada) que explican la imposibilidad de acabar con la generación y transporte de una droga sin limitar su consumo y compra en distintos países, parecen hacer cambiar de opinión a un presidente que parece más preocupado en acabar con las opiniones acerca de su supuesto alcoholismo que de reducir las muertes de inocentes.

La última gran muestra de rechazo recibida por Calderón se ha producido en las manifestaciones repetidas por todo el país tras el asesinato de uno de los hijos de Javier Sicilia, un reconocido poeta y periodista radicado en la ciudad de Cuernavaca. Ésta, que hasta hace poco era considerada como una de las urbes más tranquilas y con mejor situación económica del país, ha visto como sus calles se llenaban de sangre en los últimos años. Por eso, una de las marchas más grandes recordadas en la historia de la ciudad provocó que ciudadanos de todas las clases sociales en este país salieran a protestar en contra de la violencia que la guerra contra el narcotráfico ha generado.

El mundo ya no es mundo de la palabra
Nos la ahogaron adentro
Como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones
Y el dolor no se me aparta, sólo tengo al mundo
Por el silencio de los justos
Sólo por tu silencio y por silencio.

Son los versos del que según Sicilia, será su último poema. Aunque muchos gritos se escuchaban estos días pidiéndole que el miedo y la rabia no silenciasen su voz, lo cierto es que México parece condenado al silencio o al grito que ya nadie escucha. Con un gobierno que intenta pactar con los medios de comunicación el tipo de información que deben transmitir acerca de su guerra, con un presidente que se aferra a ser recordado por las muertes que ha dejado SU lucha y con una comunidad internacional que se estremece al intuir lo que pasa sin quererse ver como un partícipe principal en toda esta pesadilla.

Su guerra, nuestros muertos, el silencio

7 Abril 2011 por Rodrigo Hernández

En una época en la que el mundo occidental ve con asombro y tranquilidad como se suceden las guerras en distintos países, el pueblo mexicano muestra de manera cada vez más enérgica su indignación frente al terror que se vive en sus calles. Descabezados, fosas comunes, tiroteos o asesinatos abren cada día los periódicos del país desde la llegada a la presidencia de Felipe Calderón. Cabe preguntarse como es posible que siendo aún candidato a este cargo, la lucha contra el narcotráfico apenas supusiera interés en su campaña y sus propuestas pero el día a día de su mandato se desgasta al ver como crece el número de muertos sigue aumentando,  pronto serán treinta y cinco mil, un número muy superior a lo que se registra en Irak, Afganistán, Libia o Costa de Marfil.

En las pocas entrevistas que concede Calderón se justifica diciendo que no pudo darse cuenta de lo introducido que estaba el crimen organizado en los organismos gubernamentales hasta que llegó a la presindencia, pero cada vez un mayor número de analistas entiende esta lucha como una forma de legitimar a Calderón en el poder, después de unas elecciones donde todos los partidos de la oposición han reconocido que existieron graves fraudes. Pero de momento ni las críticas de su país vecino en la forma de llevar a cabo esta guerra que se desprenden de múltiples cables de wikileaks, ni las informaciones acerca del aumento de policías y militares coludidos por el narcotráfico ni las voces en todo el mundo (incluídos muchos capos de estos grupos de delincuencia organizada) que explican la imposibilidad de acabar con la generación y transporte de una droga sin limitar su consumo y compra en distintos países, parecen hacer cambiar de opinión a un presidente que parece más preocupado en acabar con las opiniones acerca de su supuesto alcoholismo que de reducir las muertes de inocentes.

La última gran muestra de rechazo recibida por Calderón se ha producido en las manifestaciones repetidas por todo el país tras el asesinato de uno de los hijos de Javier Sicilia, un reconocido poeta y periodista radicado en la ciudad de Cuernavaca. Ésta, que hasta hace poco era considerada como una de las urbes más tranquilas y con mejor situación económica del país, ha visto como sus calles se llenaban de sangre en los últimos años. Por eso, una de las marchas más grandes recordadas en la historia de la ciudad provocó que ciudadanos de todas las clases sociales en este país salieran a protestar en contra de la violencia que la guerra contra el narcotráfico ha generado.

El mundo ya no es mundo de la palabra
Nos la ahogaron adentro
Como te asfixiaron, como te desgarraron a ti los pulmones
Y el dolor no se me aparta, sólo tengo al mundo
Por el silencio de los justos
Sólo por tu silencio y por silencio.

Son los versos del que según Sicilia, será su último poema. Aunque muchos gritos se escuchaban estos días pidiéndole que el miedo y la rabia no silenciasen su voz, lo cierto es que México parece condenado al silencio o al grito que ya nadie escucha. Con un gobierno que intenta pactar con los medios de comunicación el tipo de información que deben transmitir acerca de su guerra, con un presidente que se aferra a ser recordado por las muertes que ha dejado SU lucha y con una comunidad internacional que se estremece al intuir lo que pasa sin quererse ver como un partícipe principal en toda esta pesadilla.

LOS MUROS DE ORIENTE

1 Febrero 2011 por Rodrigo Hernández

Justo antes de salir hacia Jordania pude realizar una entrevista en la embajada de Túnez. Lógicamente esperaba pragamatismo y esas respuestas sin contenido tan típicas de muchos políticos. Pero encontre a un hombre que nos dijo desde el corazón que en esta revolución los más beneficiados serían sus hijos, y que para ellos esto es como la caída del muro de Berlín, “pero en lugar de piedra estamos derribando nuestros miedos”, me dijo. Estas agradables sorpresas son las que te hacen sonreir cuando sostienes una cámara o una libreta.

Amman nos recibió con lluvia, frío y bastante gente en la calle. En las primeras cuatro o cinco entrevistas que hicimos todos nos dijeron que el país estaba tranquilo, que la influencia de Egipto estaba muy lejos y que el apoyo al rey era total. Una hora después descubrimos que el monarca Abdalá II había decidido destituir a todo su Gobierno.

Escondiendo sus ojos tras un velo, una mujer intentaba que no le preguntásemos acerca de lo que se vivía en Egipto, pero la rabia, que en estos casos suele tener más fuerza que la cordura, la hizo reflexionar en alto (quizá demasiado) sobre la necesidad de lo que ocurre allí, para asumir lo que dentro de poco terminará pasando en su propio país.

Por más que uno lea, investigue y memorice los acontencimientos informativos de una región, la mayor parte de los estereotipos que se crea no tardan en caerse al pisar su suelo. Jordania es un país curioso, difícil de describir en un artículo o de sintentizar en una foto. La mayoría de su población proviene de otros puntos, especialmente Palestina, pero parece que no han tardado en identificarse con un lugar lo suficientemente abierto para acogerlos a todos. Un buen ejemplo de convivencia entre sociedades, aunque en este caso sean casi todos árabes.

Tambien parece un país valiente, dispuesto a seguir la ola de revoluciones populares surgidas en Túnez en busca no solo de libertad y democracia, sino también de dignidad. Un concepto que a veces parece difícil de comprender para aquellos que detrás de un escritorio deciden que debe leer el público. Esperemos que este movimiento siga derribando muros, sobre todo los que nos construimos todos nosotros para ver un mundo más fácil de digerir.