Blogs

Ponga un asistente virtual en su hogar

18 Octubre 2016 por antonio lorenzo

amazonecho1.jpg

Es lo que nos faltaba. Y lo digo sin acritud. Los asistentes virtuales comienzan a convertirse en moda en los Estados Unidos, por lo que el fenómeno no tardará en llegar a España. Amazon, Google y Sony se han puesto en el asunto y en los próximos meses tendremos noticias de Apple y Microsoft. La tecnología de reconocimiento de voz, junto con las prestaciones de la Inteligencia Artificial ya forman parte de nuestras vidas a través de Siri o Cortana, por lo que pocos se sorprenderán si una cajita con altavoz muestra habilidades como detallar la elaboración de un menú o conocer el camino más corto para llegar a cualquier sitio. También podemos consultar cualquier otra duda cuya respuesta habite en Internet.
Según se explica en la editorial del nuevo número de la revista Digital de elEconomista, “bajo la apariencia de un altavoz omnidireccional para escuchar música, se esconde un gestor de la domótica del hogar, pero también y sobre todo un sabiondo que será capaz de responder a cualquiera de nuestras preguntas”.

El precio de estos nuevos mayordomos virtuales invitará a darse el capricho: 129 dólares el de Google Home que se lanzará en noviembre y 189 euros del Echo de Amazon, ya a la venta en los Estados Unidos. Eso sí, que nadie espere encontrarse a C-3P0, porque el aspecto es como el un humilde altavoz bluetooth.

Si quieres saber mucho más sobre los nuevos asistentes virtuales puedes descargarte gratuitamente aquí la revista Digital de elEconomista. Su reportaje de portada del número de noviembre trata sobre el asunto y estará disponible a medianoche del 18 de octubre.

El atraso de guardar las tarjetas de visita

18 Octubre 2016 por antonio lorenzo

img_0590.JPG

Esta mañana me sorprendió ver a una compañera del periódico coleccionar decenas de tarjetas de visita en un tarjetero. Su agenda de teléfonos (manuscrita) y su archivador de tarjetas dice que son su vida profesional. De tarde en tarde, dedica media hora para guardar cuidadosamente cada ejemplar y así disponer físicamente de las tarjetas cuando las necesite. Es verdad que eso sólo puede ocurrir cuando se encuentre en su mesa de la redacción, en cuyo cajón atesora celosamente uno de sus grandes activos. Hace mucho tiempo que decidió no almacenar cada cartoncillo por orden alfabético, ya que eso prolongaría su rutina muchas horas. Ahora lo hace de forma cronológica, es decir… según llegan a su bolso o bolsillo. Eso conlleva a revisar una a una cada tarjeta de su nutrida colección para encontrar la pieza que necesite. Con las tarjetas de visita ocurre como con las llaves, que siempre abre la cerradura la última que se prueba.

Fue observar su comportamiento, recriminarle su atraso y proponer que se aplicara el cuento de la digitalización de la que ahora tanto hablan las empresas. Le sugerí utilizar cualquiera de las aplicaciones especializadas en esos menesteres. Yo utilizo con plena satisfacción la aplicación SamCard, disponible en las tiendas de aplicaciones de iOS y Android. Cuesta 5,99 euros la versión que admite acentos y eñes (3,99 euros la edición inglesa). También hay una versión gratuita, pero olvídese de ella porque sólo sirve para tres o cuatro tarjetas.

La operativa es sencilla. Se trata de tomar una foto de la tarjeta de visita con el smartphone y dejar que el programa funcione. Es decir, el software se encarga de escanear los datos y clasificarlos en los campos de la agenda: nombre, apellido, empresa, teléfono fijo, teléfono móvil, correo electrónico, dirección postal completa… En dos segundos, todo queda perfectamente guardado en los contactos del móvil. Si alguna vez se pierde o renueva el teléfono, los contenidos de la agenda quedarán siempre a salvo en la nube. Es otra ventaja de la digitalización ya aludida. Eso sí, tenga en cuenta que el programa solicita acceso a las fotografías y a la agenda de contactos, porque son requisitos básicos para su funcionamiento.

La sugerencia fue recibida con entusiasmo y poco después se hizo viral en la redacción. Por ese motivo, me he atrevido a escribir esta entrada por si sirve a más gente de ayuda. ¿Usted también es de esos aún colecciona decenas de tarjetas de visita en un archivador?

¿Ha probado el app SamCard?
Si le ha parecido útil es te texto, le recomiendo algo más que compartirlo… que se suscriba a la revista Digital de elEconomista, donde analizamos cada número decenas de aplicaciones interesantes, además de informar sobre las tendencias tecnológicas del momento. Es gratis. Basta con pinchar aquí para descargarse la revista con la posibilidad (mucho mejor) de incluir su correo electrónico para recibir cada mes la publicación en PDF o en formato visor.

Te asustaría saber lo que pueden conocer de ti

16 Noviembre 2015 por antonio lorenzo

portada1-teclogia.jpg

En el próximo número de la revista Tecnología de elEconomista, que desde la medianoche del próximo martes al miércoles 18 de noviembre podrás descargar gratuitamente desde aquí, ponemos el grito en el cielo ante los riesgos de privacidad que amenazan al Primer Mundo. A grandes rasgos, percibimos que ya vamos muy tarde para rebelarnos ante el Gran Hermano tecnológico que se empeña en fisgar cada movimiento que hacemos. Da miedo pensar que un puñado de grandes compañías y otros tantos grandes estados son capaces de conocer los hábitos, conductas y gustos y disgustos de cada uno de nosotros.  Te asustaría saber lo que pueden llegar a conocer de cada uno.

Esas grandes empresas del Nasdaq que tienes en la mente pueden ser conminadas a desvelar lo que hablamos por el móvil, lo que escribimos en el Whatsapp, los chistes que nos hacen reír, dónde estamos en cada segundo del día, con qué frecuencia tiramos de la cadena y a qué hora solemos apagar la luz para dormir. Ni qué decir tiene que lo que navegas es un clamor, incluso aunque lo hagas de forma anónima y borres tu historial. Puedes estar seguro de que las cámaras no solo te graban cuando visitas una sucursal bancaria o un supermercado, sino también al caminar por infinidad de espacios públicos. La gran mayoría de los smartphones disponen del sistema operativo Android (propiedad de Google), por lo que no resultaría imposible al gigante de Mountain View realizar un perfil detallado de cada usuario de Gmail, Maps, Youtube, Play Store, Hangouts, Play Music. También podría hacer acopio de los textos que traduces online, los selfies que prodigas, los kilómetros que caminas y las calorías que consumes. El paso inmediato, en cuanto te atrevas a pagar con el móvil, permitirá a las grandes plataformas saber cuándo, cuánto, dónde y en qué te gastas el dinero.

Alguien con ciertas herramientas podría molestarse en cruzar datos y preguntarse por qué deambulas en horario de oficina por una calle que nunca habías antes pisado. Puedes taparte los oídos, mirar hacia otra parte o pensar que en estas páginas abunda el periodismo sensacionalista, pero ni por esas te librarás de una realidad que debería preocupar a la gente mucho más de lo que lo hace. Lo peor es que apenas hay forma de escapar. Sería complicado renunciar al móvil, a la tarjeta de crédito o a Internet. No me merece la pena complicarse tanto la existencia. Las miradas que acechan detrás de las cortinas y pantallas son insaciables. La gran nube almacena datos que en algún momento podrían pasar por un tamiz para transformarse en conocimiento.

Nos daría pánico sentir aireada tanta privacidad. Pero porque ya vamos tarde para preservar la intimidad, recomiendo engañar al Gran Hermano con información premeditadamente errónea. Entran ganas de buscar con insistencia en Google términos sobre cetrería, por ejemplo, o indagar sobre otros asuntos que realmente pueden interesarte un comino. La mentira nos hará libres. Sólo de esa forma se podría burlar a ese vigía universal con engañifas disfrazadas de verdad. Ahora que lo pienso, no debería haber desvelado mis intenciones por escrito y mucho menos compartirlo en este blog. ¡Glups!

Así podría ser el Tour de Francia de 2020

23 Septiembre 2015 por antonio lorenzo

gafa.jpg

Ya lo estoy imaginando y me echo a temblar. En unos años, posiblemente más pronto que tarde, los organizadores de las grandes vueltas ciclistas deberán tomar una decisión que podría afectar a la competición y al transcurso de las pruebas. La incorporación de las gafas inteligentes. Ríanse de los controvertidos pinganillos que actualmente generan controversia y suspicacias en el Tour, Giro y Vuelta. Lo que está a la vuelta de la esquina serán una revolución en el deporte de las dos ruedas superior al uso del carbono en los cuadros de las bicicletas o de pedales automáticos, por ejemplo. Nadie discute que los avances tecnológicos aplicados a los materiales de ciclismo han sido vertiginosos en los últimos años, pero el panorama que se avecina a través de los próximos wereables podría cambiar la concepción romántica del propio deporte.

Las miradas más desconfiadas apuntan al fabricante Kopin, que se ha adelantado al resto de sus competidores con un modelo de gafas conectada, bautizado Solos, y que recuerda a las Google Glass. A grandes rasgos, el deportista podrá ver proyectado en la lente una conjunto de datos de extraordinaria relevancia para dosificar el esfuerzo y desarrollar las estrategias más aventajadas: Los kilómetros recorridos, la distancia que resta hasta la meta, el ritmo cardíaco, los datos del potenciómetro con los vatios empleados en cada momento, así como el cronómetro, indicaciones sobre mapas virtuales, mensajería instantánea, velocidad media, consumo de calorías, el nivel de glucosa en la sangre, el porcentaje de desnivel en los puertos de montaña.

Junto a todo lo anterior, también sería posible incorporar comunicaciones de los jefes de equipo o de otros ciclistas o aplicaciones que incorporen la localización o velocidad media de otros competidores y la distancia que existe entre el ciclista escapado o el pelotón. Basta con pertrechar al ciclista de mini sensores para que el propio interesado (o el equipo técnico) conozca esta información en tiempo real para hacer uso de ella en función de sus intereses y condiciones. Salvando las distancias, la monitorización de los llamados esforzados de la ruta será similar a la de los vehículos de la Formula 1.

No es ciencia ficción. Las gafas Solo, de apareciencia similar a las que ya utilizan los ciclistas de élite, se pueden comprar a cambio de 1.000 euros. La autonomía de la batería del gadget ronda las seis horas, suficiente para la mayoría de las etapas profesionales. Dicho lo dicho, me temo que algún día todos los ciclistas, profesionales y amateurs, llevarán gafas inteligentes inspiradas en las de Kopin.

solos.jpg

El próximo 8 de julio será el ‘día sin móvil’

26 Junio 2015 por antonio lorenzo

img_0500.JPG

El Día sin Móvil se celebrará el próximo 8 de julio, la misma fecha que el año pasado movilizó a cientos de usuarios para tomar conciencia de los riesgos sociales de los smartphones. En esta ocasión, las redes sociales alimentan un movimiento que pretende alertar ante el exceso de atención que a diario acaparan las pantallas. El reto de esta campaña consiste en dejar el teléfono apagado durante 24 horas seguidas, para así reflexionar sobre el poder que este tipo de dispositivos ejercen sobre la vida de las personas. Los testimonios en formato tuit de los voluntarios, agrupados bajo la etiqueta #DiaSinMóvil, serán posteriormente seleccionados y reproducidos en la revista de Tecnología de elEconomista.  Esta misma publicación digital y gratuita ya abordó este asunto en un reportaje titulado Atontados con el móvil, recientemente reconocido con el XVI Premio Accenture de Periodismo.

La generación de cabezas bajadas se extiende sin distinción de edades, con personas que sucumben ante el poder de atracción de las pantallas incluso cuando no hay motivo para ello. El smartphone acapara la mayor parte de atención de las personas durante la mayor parte del día. Un trabajo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) asegura que un tercio de los españoles se reconoce enganchado a Whatsapp. Otro estudio sociológico apunta que el 87 por ciento de los jóvenes prefiere comunicarse a través de mensajes antes que cara a cara. Una investigación de la Universidad de Baylor desvela que las personas que pasan más tiempo con el móvil que la media son más propensas a la depresión y mal humor.

El Instituto Forsa concluyó que el 60% de los jóvenes alemanes, entre 14 y 19 años, elegiría prescindir de pareja antes que de móvil, porcentaje que se eleva al 70% entre las mujeres. Las clínicas de desintoxicación de las nuevas tecnologías proliferan en los Estados Unidos, Reino Unido, Japón y China. Los anglosajones han bautizado como phubbing el fenómeno de ignorar al prójimo por atender al móvil y el Ayuntamiento de Murcia ha distribuido 300 nuevas señales urbanas para advertir del grave riesgo que supone cruzar la calle abducidos por el smartphone.

Frente a todo lo anterior, el Día sin Móvil pretende promover la reflexión ante la inmensa mayoría de los usuarios de móviles, muchos de ellos adictos al terminal sin ser consciente de ello. Sobre esa misma problemática incide una campaña de publicidad recientemente galardonada en el Festival de Cannes. Se trata de una serie de anuncios encargados a la agencia Ogilvy Beijing por parte del Center For Psychological Research, para denunciar el dramatismo de las aparentemente inofensivas escenas sociales que con silenciosa frecuencia se repite en los hogares de millones de personas en todo el mundo. En la misma dirección apunta la asociación stopphubbing.com considera que el uso irresponsable del móvil supone “el principio del fin de la Humanidad”, llenando las ciudades de seres asociales en las distancias cortas.

img_0502.JPG

Twitter eliminará el límite de 140 caracteres en los mensajes directos

12 Junio 2015 por antonio lorenzo

images-twitter.jpg

Los usuarios de Twitter tienen motivos para celebrar la pequeña revolución que el gigante del microblogging pondrá en marcha el próximo julio: suprimir el límite de 140 caracteres en sus mensajes directos. De esa forma, se podrá escribir sin cortapisas, sin tener que contar ni descontar letras ni espacios, en los DMs que se intercambian los usuarios que se siguen mutuamente. Esa concesión, cuya fecha concreta aún está por decidir, sólo afectará al chat privado de la plataforma y, en ningún caso, a los tuits públicos. Eso ultimo es una de las ‘líneas rojas’ que nunca sobrepasará la compañía estadounidenses, y lo mismo sucederá con el resto de las reglas básicas de la herramienta, que seguirán como siempre, fieles al espíritu fundacional.
El anuncio lo ha realizado Sachin Agarwal casi de tapadillo, en el foro para desarrolladores de la compañía, donde también recomienda a los programadores una serie de sugerencias técnicas para hacer posible la modificación del formato en las aplicaciones y servicios antes de poner en marcha la iniciativa. En los próximos días, el mismo directivo de Twitter se compromete a dar más detalles sobre el asunto, así como recibir comentarios de los desarrolladores a través de la cuenta @twitterDev24.

¿Cuántos años me echas?

5 Mayo 2015 por antonio lorenzo

howold22.jpg

¿Qué edad dices que tengo? Tan incómoda pregunta circula estos días por Internet gracias a la ocurrencia de los ingenieros de Microsoft responsables de la web How- Old.net.

A grandes rasgos la propuesta descubierta mediáticamente por el Huffington Post consiste en subir una fotografía y en cuestión de segundos el programa sugiere una edad aproximada. Los algoritmos que utilizan el software de reconocimiento facial no son un juego. Ni mucho menos. Lo que parece un juego de niños en realidad en el fruto de sesudas investigaciones, como describen sus responsables en su propio blog. Tanto esfuerzo para conocer el número de primaveras que acumula cada cual no está al alcance de cualquiera. El sistema, que pronto tendrá su versión app, pondera el tamaño y profundidad de las arrugas, ya sean sutiles o evidentes, así como el hundimiento de los ojos, el color del pelo y de la piel. Distinguir el género, raza y edad de las personas no es una tarea tan sencilla como parece. Obviamente, los usuarios pueden hacer trampas y subir sus fotografías pasadas por los filtros de Photoshop. El robot dictaminará una edad que, según los casos, afectará a la autoestima de los usuarios que se lo tomen más en serio.

De hecho, algún día, las versiones mejoradas del programa How-Old.net aportarán información sobre los usuarios tras analizar los rasgos del rostro. Asusta pensar en las posibilidades del big data y en los usos perversos del mismo. Algún ser perverso estará convencido de que la cara es el espejo del alma y apuesto a que ya estará trabajando en el asunto.

Guía del Maratón de Madrid

21 Abril 2015 por antonio lorenzo

altimetria_maraton_web.jpg

recorrido_madrid_2015_completo_01web.jpg

Km –3. Estás advertido: el guardarropa del R&R Maratón de Madrid se encuentra en el Parque del Retiro, a tres de kilómetros de la línea de salida del Paseo de Recoletos. Mide bien los tiempos para no estresarte. Los que vayan con el horario justo probablemente tendrán que propinarse un recalentón tempranero para situarse a su gusto en los cajones.

Km 0. Cuenta atrás, pistoletazo y empieza la aventura. El camino es largo como dijo el poeta. Hay que tomárselo con calma y dejarse llevar por el pelotón. ¡Buena suerte!

Km 1. La Plaza de Colón quedó atrás. Hay mucha gente dentro y fuera de la carrera. Ya habrá tiempo de coger el ritmo de crucero, ahora basta con dejar que todo fluya hasta que se desahogue la aglomeración y cada cual se acomode a su ritmo. Ya sabes, los cinco primeros kilómetros son en cuesta, por el Paseo de la Castellana.

Km 2. Nada de euforias. Algunos bromean y la mayoría chequea sobre la marcha que todo esté en su sitio. Algunos notarán que llevan una zapatilla más apretada que la otra y otros buscarán cobijo en alguna farola para soltar la “meadita” del miedo que tenían pendiente desde la salida. No habrán leído que cuando el cuerpo rompa a sudar desaparecerán las ganas de aliviar la vejiga.

Km 3. Más de lo mismo. No hay que tener prisas para sentirse a gusto. Posiblemente las sensaciones no sean las óptimas y los cuerpos se sientan pesados tras la semana de escaso entrenamiento. Estamos rebosantes de hidratos y temerosos de la distancia. Hay que interpretar esos mensajes de forma positiva.

Km 4. Se empieza a sudar y uno puede pensar en el km 7, lo que será la primera etapa del maratón. Hay que llegar sin haber quemado ningún recurso. El calentamiento sobre la marcha se puede dar por terminado.

Km 5. Plaza Castilla. Primer avituallamiento. Obligado hidratarse aunque no se tenga sed y aunque haga fresquito. Y así siempre. Mejor beber de la botella por una comisura del labio, porque así hay menos riesgo de atragantarse. Tres o cuatro sorbitos bastan. Mejor hidratarse una vez alejado de la zona del reparto de bebidas: hay menos riesgo de resbalarse o pisar algún tapón o botella. Algunos corredores se cruzan sin mirar ni avisar.

Km 6. Esto es muy largo y lo menos conveniente es pensar que aún faltan 37 kilómetros. Acaba de terminar el primer tramo en cuesta de la carrera, pero todavía seguimos en el Paseo de la Castellana.

Km 7. Primera etapa. Aconsejo que los corredores se marquen seis etapas, cada una de ellas de 7 km. De esa forma se divide el gran problema del maratón en pequeños y asumibles problemillas de 7 km cada uno. Se hace más digerible todo.

Km 8–9. Buenas noticias: hasta el kilómetro 14 (siguiente meta parcial) el perfil es de ligero descenso. Abandonamos el Paseo de la Castellana para transitar por Bravo Murillo hasta el kilómetro 10.

Km 10. Momento de volver a hidratarse, no sólo con agua sino también con bebidas isotónicas (Powerade, vamos). En la Glorieta de Cuatro Caminos giraremos a la izquierda para afrontar un tramo ‘rompe piernas’ por los puentes de Raimundo Fernández Villaverde.

Km 11. Raimundo Fernández-Villaverde. Ya se ha completado más de la cuarta parte de la carrera. Merece la pena echar un vistazo al Paseo de la Castellana desde lo más alto y disfrutar del trazado ligeramente en descenso. Empiezan a caer los kilómetros sin darnos mucha cuenta.

Km 12–13. En la Plaza de la República Argentina, la de la fuente de los Delfines, hacia Francisco Silvela, calle ancha y seguramente poco animosa, para bajar por la Calle Serrano, por uno de los tramos de la San Silvestre Vallecana. Podemos auto evaluarnos sobre la marcha y verificar que no hemos quemado todavía ningún cartucho. ¿Verdad que nos sentirnos bastante enteros y que avanzamos cómodos a nuestro ritmo de crucero?

Km 14. Volvemos, ya por última vez, a cruzar el Paseo de la Castellana, ahora por el Puente de Eduardo Dato. La próxima vez que pasemos por esta arteria madrileña ya será para acabar, allá por el km 39. Pero eso ahora no conviene pensarlo. En este punto de la carrera culminaremos la segunda etapa del maratón. La primera ingesta de geles estará al caer mientras afrontamos dos kilómetros de leve subida.

Km 15. La calle Santa Engracia apunta hacia arriba. Será un tramo que conviene negociar con respeto. De nuevo puesto de avituallamiento y mucho cuidado para no atragantarse, ni resbalar. Si el parcial sale más lento se debería tener presupuestado.

Km 16. Junto a la calle de Cea Bermúdez. Nos aguarda 10 km seguidos de desnivel favorable, en bajada, hasta el km 26, en la puerta de la Casa de Campo. Pero hasta ese sitio todavía falta un mundo.

Km 17. Glorieta de Quevedo. Las piernas comienzan a pesar y los maratonianos inician sus cábalas. Es mejor evitarlo. Ni sumas ni restas. Como dice el gran Chema Martínez, “no pienses, corre”.

Km 18. Calle San Bernardo. Los viejos del lugar echarán en falta la música de Carros de Fuego que tradicionalmente regalaba algún vecino de ese barrio a los corredores que por allí dejaban el resuello cuando el R&R Maratón de Madrid se conocía como Mapoma. Era doping del bueno. Tras dejar atrás la Plaza de Callao bajamos por Preciados, una de las calles más transitadas de Europa. Al final se atisba la Puerta del Sol. Radiante.

Km 19. Puerta del Sol y piel de gallina. Señores y señoras, este maratón es precioso. Suena una banda en la esquina con la Calle Mayor, pero no es momento de euforias. De hecho, nunca lo es hasta que lleguemos al Retiro. ¡y qué lejos queda todavía!

maraton_madrid_fue.jpg

Km 20. Venimos lanzados cuesta abajo y ahora toca llanear y sortear toboganes. Dejamos el Palacio Real a la izquierda y apuntamos hacia el medio maratón, con una pendiente hacia la calle Ferraz que podría limar la moral. Seguimos.

Km 21. Medio maratón. Tercera etapa culminada. Tomamos referencias, las multiplicamos por dos, añadimos una propina y que sea lo que las piernas quieran. Hay avituallamiento de agua, isotónicas y fruta. Pero esto último como si no existiera. No aconsejo comer nada para así evitar problemas digestivos.

Km 22–24. Al final de la calle Ferraz nos espera la bajada al paseo Moret. ¿Has soltado brazos?, ¿verdad que no?, pues ahora es buen momento. Agradable bajada hasta el Puente de los Franceses por el Parque del Moro. Debes proteger muscularmente las piernas en la bajada. El cuerpo estará levemente inclinado hacia delante, como si tuviera rodillos en los pies, sin frenar la caída con los talones.

Km 24–26. Avenida de Valladolid. Aquí realmente empieza lo severo del maratón de Madrid. Nos espera una recta de dos kilómetros que a muchos se les hace eternos. Los pensamientos negativos afloran y conviene domeñarlos con mensajes positivos. Casa Mingo (km 25) acaba de abrir, pero no son horas de sidra ni de pollos. ¡A gastar suela!

Km 26. Cruzamos el Manzanares y entramos en la Casa de Campo, que no abandonaremos en cuatro kilómetros, hasta el km 30. Condura tus energías, que ya flaquean.

art_173_01.jpg

Km 27. Junto al lago de la Casa de Campo. Escenario cargado de recuerdos para los triatletas y para los cientos de runners que entrenan por el pulmón madrileño. Se apaga el bullicio de la ciudad y los aplausos para dejarse oír el golpeo de la zapatilla sobre el asfalto. Toca sufrir. Tomaremos otro gel para hacer el trago más llevadero. Y qué majos son los voluntarios.

Km 28–30. Paseo de los Plátanos. Es cuesta abajo pero no lo parece. Hemos dejado atrás la cuarta etapa. Ya me dijeron que el maratón es duro. Pueden ocurrir dos cosas, que adelantemos a muchos corredores (recoger cadáveres, que dicen) o que nos adelanten. Viene a ser como la noche y el día. Concéntrate porque queda mucha carrera y las señales de debilidad hace tiempo que se hicieron notar.

almudena.jpg

Km 30. Avenida de Portugal. El último repecho para salir de la Casa de Campo es matador. Hay que afrontarlo con determinación y no pararse por nada del mundo. Si alzas la vista verás la Catedral de la Almudena. Sí, muy bonita. Vamos buscando el río mientras volvemos a la maldita aritmética. El avituallamiento se agradece.

Km 31–32. Suena otra banda. Las piernas duelen. Hasta aquí nunca hemos entrenado. Es el territorio sin explorar de los antiguos. Nos hemos preparado a conciencia para afrontar estos 10 últimos y decisivos kilómetros. Fríamente tampoco es tanto, ya que viene a ser lo mismo que cualquier jornada de entrenamiento. Ufff. El Paseo de la Ermita del Santo, de apenas un kilómetro, se hace interminable.

Km 32. Estadio del Calderón. Los aficionados al Atlético tendrán una motivación especial. Algo es algo. Se cruza el Puente de San Isidro para bordear el Manzanares por la otra ribera. Maldecirás la hora en la que te propusiste correr el maratón. Una y no más.

Km 33. Paseo de la Virgen del Puerto. Nos acercamos a lo que llaman el muro, donde se esconde el tío del mazo, donde las reservas de hidratos dicen que verdes las han segado. Verás a corredores acalambrados, pero no será tu caso. Al menos hasta el momento. Nos esperan 300 metros de subida hasta girar a la derecha.

Km 34–36. Piensa en lo que quieras excepto en que te espera un tramo de 6 km de subida continua, hasta el km 40. El Paseo Imperial viene a ser tu quinta etapa de 7 km. Ya está casi hecho, escucharás, pero no lo creerás. Cuando se inventará el teletransporte.

Km 36. Glorieta de Embajadores. Delante tienes la Ronda de Atocha. La subida te obliga a ceder segundos por kilómetro. Mejor no mires el reloj y piensa en que no hay éxito sin esfuerzo. Los maratonianos de raza llevan esperando este momento desde que marcaron en rojo el último domingo de abril. Tomemos el último gel para aliviar las penas.

Km 37. Museo Reina Sofía y comienza nuestra particular milla de oro. Estamos al lado de la plaza de Atocha y, por tanto, muy cerca del Retiro, pero no nos hagamos ilusiones, porque iremos por el camino más largo. Queda muy feo pararse ante público tan cariñoso. ¿El muro? ¿Qué es eso? Subimos por el paseo del Prado, a la sombra del Jardín Botánico.

madrid-fuente-neptuno.jpg

Km 38. Plaza de Neptuno. Faltan cuatro kilómetros. Hay que darlo todo. Volvemos a pasar por la línea de salida. Parece que ha pasado una eternidad desde entonces. Como dijo aquel, hay que ir partido a partido, o zancada a zancada.

Km 39. Paseo de Recoletos con la mirada clavada en el asfalto. Has saludado a la diosa Cibeles y si alzas la vista verás la Plaza de Colón. En medio de la calle Goya nos espera el último avituallamiento. Esto ya está superado. Toca sufrir y pensar en la cerveza fría que nos vamos a propinar en cuanto acabemos. El Barrio Salamanca se hace muy cansino, especialmente la subida por la calle Velázquez. Esto es un infierno.

Km 40. Giramos a la derecha Ortega y Gasset y se acaba la pendiente. Tras la Plaza del Marqués de Salamanca nos espera una cuesta abajo por Príncipe de Vergara. Cuidado con los calambres y toca pensar en la siesta reconfortante de esa tarde. Un ratito más y esto ahora sí que se acaba.

Km 41. En el horizonte se intuye el Retiro. Nunca llega. Cruzamos la calle de Alcalá y entramos en el bendito parque por la puerta de O’Donnell. El apoyo del público nos lleva en volandas. Tantas renuncias y esfuerzos merecen la pena.

Km 42. Por fin. Solo faltan los 195 metros de la gloria. Rescatemos la mejor sonrisa, que hay fotógrafos. Alcemos los brazos, lancemos besos y demos rienda suelta a las sensaciones. Acaba la aventura del maratón y si no se nos eriza el vello deberíamos mirárnoslo. Enhorabuena a todos, especialmente a mi compay el Zurdo, que se estrena felizmente en la distancia.

retiro-4_o.jpg

Antonio Lorenzo es periodista especializado en Tecnología de elEconomista. También es autor del blog Dr.Puk y de la aplicación Marathon 1000 Tips. Ha completado 20 maratones, el último de ellos el pasado 12 de abril en París (3:12 horas).

Levante la vista del móvil y mire a su alrededor

14 Abril 2015 por antonio lorenzo

Hágase ese favor. Levante la vista del móvil y mire a su alrededor. Fíjese hasta dónde llegamos con tanta pantallita a todas horas. Tome conciencia del peligro que representa esta creciente dependencia social del artilugio que tenemos en el bolsillo y que consultamos casi a cada instante. Se está convirtiendo casi en un tic. Una necesidad postiza que pide a gritos cierta mesura. Permítanos semejante confianza por el bien de una sociedad que empieza a asustar. Y lo decimos precisamente desde una publicación que transpira tecnología por sus poros.

Todo surge de una apuesta entre los periodistas que damos vida a esta criatura que posiblemente esté leyendo desde una tableta, un móvil o una pantalla de ordenador. “Os invito a cenar si un día viajáis en un vagón de metro en el que no haya nadie enganchado a su móvil”. Eso sucedió hace un par de meses y todavía no he perdido mi desafío. Creo que lo tengo ganado, incluso cuando el coche transita medio vacío: siempre hay alguien con la vista en el teléfono. El tiempo corre a mi favor. En la revista de Tecnología de elEconomista (puedes descargar y suscribirte desde aquí) nos mostramos críticos ante la evolución de ese homo sapiens que consiguió erguirse después de cientos de miles de años y que ahora vuelve a curvarse para mirar su terminal como si estuviera atraído por una fuerza maligna.
En la primera línea del reportaje principal de este número invitamos a que levante la mano el que haya cambiado algunos de sus hábitos que produce la popularización abusiva de las pantallas. Leer y darse por aludido será inmediato. Titulamos con atontados por las pantallas y denunciamos la gravedad de un asunto aparentemente inofensivo.

Vaya por delante nuestra devoción por las tecnologías y por el bendito poder de Internet. Pero esto no nos frena en el empeño por contribuir a una sociedad más humanista, donde la gente se mire a la cara y deje el móvil tranquilo cuando conversa con los amigos o cena en familia. Los nativos y los inmigrantes digitales -casi todo el mundo, entre unos y otros- deben reconocer el grave sinsentido que supone que la actividad compulsiva en las redes y en el Whatsapp se practica en soledad. Tantos talentos virtuales prometen convertirse en analfabetos sociales. Hágase el favor, levante la vista del smartphone y mire al prójimo.

La ilustración de la portada de la revista de Tecnología es obra de nuestro dibujante preferido, Anthony Garner, que recreó la evolución del hombre, desde el primate hasta el individuo que ahora habita en nuestras calles, con la cerviz agachada de tanto mirar al móvil.

_-tecnologia-_-pagina-1.jpg

Formas de dilapidar la fortuna de Amancio Ortega

13 Abril 2015 por antonio lorenzo

quemar-dinero.jpg

Vaya por delante que Amancio Ortega nunca quemaría su dinero. Pero imagine que lo hace y que sin concederse un respiro decide prender fuego un billete de 500 euros cada minuto. En ese delirio de achicharrar un billete púrpura cada 60 segundos, el cuarto hombre más rico del mundo necesitaría 235 años para convertir en cenizas sus 62.000 millones de euros. Es decir, hubiera tenido que empezar a dilapidar su riqueza en 1780, a poco del nacimiento de Estados Unidos o con la Puerta de Alcalá recién inaugurada, para así quedarse sin blanca al día de hoy.

Además, si pudiera canjear en efectivo su fortuna, distribuido en billetes de 50 euros, su capital pesaría 1.200 toneladas, casi lo mismo que 30 aviones A–320. Los mismos billetes de 50 euros, pegados uno a uno longitudinalmente, formarían una tira de 173.000 kilómetros, como para circunvalar más de cuatro veces la Tierra. En el mismo juego absurdo, si el dueño de Inditex decidiera repartir su dineral entre los 46,5 millones de españoles censados, a cada uno de ellos les correspondería 1.300 euros.

Y ya puestos a especular, sueñe que cada día ingresa el premio Gordo de un décimo de Navidad y remóntese así hasta al año en el que Cervantes empezó a escribir El Quijote. En ese caso también sumaría ahora los 62.000 millones de Ortega. Bastante, ¿verdad?

ortega_amancio.jpg