Blogs

Archivo de la categoría ‘LTE’

Lo que pienso del MWC 2011

Mircoles, 16 Febrero 2011

mwc2011.jpg 

(Reproduzco el análisis que aparece publicado en elEconomista del jueves 17-Feb)  

El Mobile World Congress (MWC), la mayor feria mundial de las telecomunicaciones, cierra sus puertas con la percepción de que la crisis empieza a ser cosa del pasado. Quizá sea porque a nadie le gusta exhibir sus flaquezas o porque en este tipo de ferias sólo se mira al futuro, los fabricantes y los operadores recogen sus trastos de la Fira de Barcelona con el regusto de que la industria tradicional del móvil vuelve a sentirse fuerte. Especialmente satisfechos deben sentirse los grandes operadores europeos, que estos días han estrechado alianzas para recuperar el terreno perdido frente a la pujanza de Google y Apple.

Las telecos han tomado conciencia de su fortaleza al remar unidos hacia la misma dirección. La amenaza de los ecosistemas de Google y Apple asustan menos gracias a iniciativas como WAC (Whosale Applications Community), plataforma que en breve contará con 12.000 aplicaciones y herramientas, todo ello bajo la tutela de un poderoso consorcio formado por las telecos líderes del mundo.

La iniciativa RCSe (Rich Communication Suite) merece considerarse uno de los grandes acontecimientos del MWC 2011. A través de esta tecnología, los operadores de telefonía podrán prescindir de los servicios más populares de Google, Microsoft, Yahoo. A finales de año, un puñado de fabricantes (Samsung, HTC, LG y Sony Ericsson, entre ellos) incorporarán RCSe en sus lanzamientos para que los usuarios de móviles puedan enviar emails, compartir ficheros digitales o chatear sin necesidad de entrar en herramientas como Gmail, Hotmail, MSN Messenger. Basta con acudir a la agenda y pulsar el icono que corresponda para utilizar servicios suministrados directamente por el propio operador, sin recurrir a terceros.

Visto lo visto, los fabricantes de terminales Samsung, HTC, BlackBerry, LG, Qualcomm, RIM, Alcatel, Sony Ericsson y Toshiba también pueden considerarse más apuestos que antes de aterrizar en la capital catalana. Algunos han desvelado audaces propuestas, como la incorporación de las 3D sin necesidad de gafas especiales, y todos han irrumpido en el negocio de las tabletas con absoluta naturalidad. No se puede decir lo mismo Nokia, que sólo estuvo en el MWC a la sombra de Microsoft, condición a la que ahora cuesta acostumbrarse. Para variar, este año se ha pronunciado menos el nombre de Apple que en anteriores ocasiones, algo de agradecer al tratarse de un ausente. Pese a ello, el conjunto del sector (representado en la asociación GSMA) no le han dolido prendas para reconocer que el mejor dispositivo móvil de 2010 fue el iPhone 4.
Hemos aprendido estos días que los nuevos teléfonos ya son todos inteligentes (y no sólo los smartphones). También que conectividad es sinónimo de banda ancha, por lo que ya sobra el último adjetivo. La diversidad de aplicaciones para el móvil es de obligado cumplimiento, al igual que el acceso inmediato a Internet a precios populares. El M2M (machine to machine) es un prodigio que crecerá hasta conviertirse en la nueva locomotora del crecimiento de los operadores. El monedero electrónico tardará muy poco en meterse en nuestros bolsillos, gracias al consenso de los fabricantes por introducir la tecnología NFC (Near Field Communication) en sus nuevos terminales.

Los operadores apenas exhiben móviles en sus stands; la superbanda celular Long Term Evolution (LTE) habitará muy pronto entre nosotros y su evolución no será tan larga como su nombre presume, tal y como bromeó el CEO de China Mobile el pasado martes. Como el valor al soldado, se presupondrán ciertos valores en todos los modelos de teléfonos: respeto al medio ambiente, duración de la batería, capacidades táctiles y multimedia de las pantallas, calidades de las cámaras, conectividad WiFi, servicios de GPS, integración con otros dispositivos, potencia y rapidez de los microprocesadores y plena integración con todo tipo de redes sociales.

En lo que afecta a España, el MWC cierra su edición con un asunto interno que debería valorarse como se merece antes de que sea demasiado tarde: la renovación de Barcelona como capital mundial del móvil requiere una mayor esfuerzo institucional, social, empresarial y mediático. De lo contrario, el evento podría cambiar de sede en 2013, con Munich, Milán y París como posibles destinos.
Incluso el Ministerio de Industria estuvo a la altura de las circunstancias al reservarse el anuncio de la licitación de frecuencias de móviles en pleno MWC. El 90 por ciento del espectro tendrá como dueños a los que más dinero pongan sobre la mesa (el Gobierno espera recaudar entre 1.500 y 2.000 millones de euros), mientras que apenas el 10 por ciento de los recursos radioeléctricos se repartirán a través de concurso de méritos y compromisos de inversión. Vistas las reacciones operadores, todos están encantados con la oferta. Tanta unanimidad parece sospechosa, como si el asunto hubiera estado felizmente concertado entre el Ejecutivo y los destinatarios de las frecuencias.

Dicho todo lo anterior, creo que el MWC de este año nos deja muy buenas noticias para un industria que por fin ha digerido la crisis para afrontar el nuevo curso con las baterías rebosantes de energía.
En esta ventana podréis seguir en tiempo real buena parte de lo que acontece en el MWC 2011

El concurso de 2,6 Ghz animará el sector en el nuevo año

Martes, 24 Noviembre 2009

lte_logo.jpgEl próximo año arrancará con fuerza en el negocio de las telecomunicaciones. Todavía con la resaca de los polvorones, el Ministerio de Industria tiene previsto sacar a concurso las licencias de la banda de 2,6 Ghz. Será la primera licitación del sector desde 2005, cuando Amena (ahora Orange) y Movistar hicieron suyos 9 Mhz de la banda de GSM 900. Estoy seguro de que Vodafone minusvaloró aquella oportunidad y su arrepentimiento aumentará a medio y largo plazo. En aquella época ya se conocían las virtudes del refarming, es decir, la facultad de convertir las frecuencias de 2G en 3G por el módico precio de … gratis.

La guasa de esta licitación de 2,6 Ghz es que los operadores principales no tienen ni pizca de ganas de que eso ocurra. Movistar, Vodafone y Orange prefieren que el Gobierno despeje la ecuación del refarming para, una vez conocido sus fortalezas, pujar con mayor o menor intensidad por las frecuencias que servirán para el LTE (Long Term Evolution).

Bernardo Lorenzo, director General de Telecomunicaciones, confirmó ayer en Barcelona que las licencias de 2,6 Ghz buscarán mejor postor en 2010, bien temprano, y dejó entrever que no será el fisco el principal beneficiado, sino los propios usuarios, a través de compromisos de inversión que mejoren la calidad de la cobertura.

85 millones de personas disfrutarán del LTE en 2013

Lunes, 22 Diciembre 2008

Lo arriesgado de adelantar datos de mercado con cinco años de antelación es que, a partir de esa fecha, la prospectiva puede quedar en evidencia a poco que alguien tire de hemeroteca… o busque en Google datos viejos sobre el asunto. En esa aventura se acaba de embarcar la firma Cantab Wireless que apunta que la futura banda ancha inalámbrica LTE (Long Term Evolution o evolución a largo plazo) alcanzará los 85 millones de usuarios en 2013 en todo el mundo. El mismo informe asegura que Japón, China y Estados Unidos serán los primeros países en incorporar un estándar cuyos últimos retoques se completarán a lo largo de la primera mitad de 2009. Entre las compañías que tirarán del carro se encuentran Vodafone, Verizon, AT&T, DoCoMo, Motorola, Sprint, T-Mobile, LG, China Mobile, Intel, Alcatel-Lucent, Sony-Ericsson y Nokia, entre otros.docomolte.jpgEl LTE, también identificado como la Cuarta Generación de Telefonía Móvil,  permitirá velocidades de transmisión de datos superiores a 100 megas pos segundo, lo que permitirá a los proveedores de acceso de esta tecnología competir con la fibra óptica en cuanto a velocidad. Para hacernos una idea, actualmente, el récord de velocidad comercial en España lo atesora la tecnología HSDPA, con velocidades de 7,2 megas por segundo.