Blogs

Siempre perfecto… ¿como un astronaúta?

25 Julio 2014 por Agustin Velasco

mos-1.jpg

La tecnología llega a nuestras vidas de forma casi inadvertida. Todo comienza en un laboratorio de investigación base que patenta un desarrollo o material que emplearán los sesudos científicos de alguna misión espacial para fabricar, quizás, un traje de astronauta de mejores prestaciones. Finalmente alguien se fijará en esa nueva tecnología y pensará “¡ey, eso podríamos aplicarlo a…!“ Y un buen día te das cuenta que no se te ocurriría salir a hacer ciclismo sin tu cascos de foam o no puedes  vivir sin tus cómodas zapatillas de deporte que te vendieron explicándote que absorben los impactos (pero lo que no te contaron es que integran una tecnología basada en las botas del famoso paseo lunar de Neil Armstrong).

Por lo general entre que se desarrolla una tecnología y esta pasa a ser de uso común hay un gran intervalo de tiempo, como es el caso de los materiales de cambio de fase PCMs que se estudiaron hace más de dos décadas en el Centro Espacial Johnson de la NASA. Su primera aplicación estuvo destinada a los guantes de los astronautas que necesitaban tener las manos en temperatura óptima para trabajar fuera de la ISS. Se demostró su éxito y se siguió explorando sus posibilidades hasta que unos tipos del Instituto Tecnológico de Massachusetts pensaron que podían producir un bien de consumo novedoso y fundaron una empresa de ropa llamada Ministry of Supply.

En verdad los PCM ya se venían aplicando a la ropa deportiva performance (prendas que eliminan la humedad, neutralizan olores e inhiben el crecimiento de bacterias, a la vez que regulan la temperatura del cuerpo durante la práctica del deporte). Lo que ha hecho Ministry of Supply ha sido desarrollar prendas de uso común, especialmente camisas. Entre las tecnologías que han integrado a sus productos destacan la de regulación de temperatura, adaptabilidad, absorción de olores, durabilidad, secado rápido o ventilación. Toda una revolución que implica que en un futuro-presente podremos estar impecables durante todo el día aunque este haya sido duro y los elementos adversos: sin manchas de sudor en las axilas, arrugas inconvenientes, tiranteces… No tendrás que presentarte a tu última reunión de la jornada con ese aspecto de haberte pasado un autobús por encima con el que llegas a casa.

mos-2.jpg

!Solid nos da las claves para tener los jeans perfectos

23 Julio 2014 por Agustin Velasco

solid-2.jpg

Colección Pre Fall 2014 de !Solid 

Algo curioso con lo que me he encontrado repasando colecciones de otoño/invierno 2014/15 (sí, ya, en lo que refiere a primavera/verano ya está todo el pescado vendido). Estaba en la web de !Solid, una firma de streetwear y denim danesa que me gusta bastante y me encuentro con que ofrecen al usuario un decálogo de cómo lavar (o tratar) tus vaqueros para que sean ‘perfectos’. Yo es que nunca he sido muy paranoico con el tema de cómo lavar los jeans, pero siempre me he preguntado cómo hay gente que siempre los lleva en su justa medida de suciedad, desgaste, arruga y desgarro…

Bien, pues !Solid te da cinco reglas básicas que paso a enumeraros.

1º. Cuando adquieras tus jeans debes llevarlos hasta que alcancen el nivel perfecto de suciedad [por favor, no le tratéis de explicar el concepto de “nivel perfecto de suciedad” a vuestras madres, ni lo entenderán ni os salvareis de una reprimenda por guarros, os quitarán los vaqueros y lo meterán en la lavadora ipso facto].

2º. El primer lavado hacedlo en seco. A ver, hay métodos para lavar en seco en casa, pero creedme, llevar el vaquero a la tintorería os compensará.

3º. En el segunda lavado llena el lavabo con agua jabonosa (no mucho detergente), sumerge y deja que se empapen bien, y a tenderlos tal cual sin escurrir ni frotar ni nada de nada. Dos consejos prácticos que añado yo: Ten preparado un cubo o barreño para trasladar el vaquero del lavabo al tendedero porque pasear por la casa con unos vaqueros empapados en las manos no es buena idea, creedme. Y antes de tender, en caso que lo hagas en un patio de vecindad, asegúrate que las vecinas de abajo no tienen la colada tendida y ya seca porque puede que te nombren a toda la familia.

4º. Los lavados sucesivos se hacen en la lavadora a 30 grados (Celsius) con detergente, con el ciclo delicado (si lo tenéis, porque en algunas lavadoras solo hay ciclo largo y corto, y da las gracias), y no centrifugues.

5º. [Para EXTREMISTAS según !Solid] Aprovechando las vacaciones playeras te va a la playa, y ante el estupor de todos los presentes, usas tus vaqueros como traje de baño, es decir, que te metas en el agua con los jeans puestos. Una vez fuera del agua coge arena y frótalos con ella. Repite varias veces esta operación, los enjuagas y dejas que seque al sol.

¡¡Y pensar que mi madre siempre ha pensado que tratar correctamente unos vaqueros consistía en lavarlos profundamente en la lavadora y plancharlos sacándole la raya (amén de coser los bajos deshilachados que me costaba tanto destrozar a base de andar pisándolos y zurcir los agujeros que me hacía con el compás de las clases de geometría)!!

Colección Tower de El Naturalista

11 Julio 2014 por Agustin Velasco

La evolución de la firma de calzado El Naturalista es una de las más interesantes que me he encontrado. De sus colecciones centradas en los procesos y materiales ecológicos y socialmente responsable ha ido incorporando el componente ‘diseño’ progresivamente hasta ofrecer piezas realmente de vanguardia.

elnaturalista-3.jpg

Hearst Tower de Nueva York

Pongamos por ejemplo la línea masculina ‘TOWER’ de otoño/invierno 2014 que os avanzamos. Estos modelos se inspiran en el trabajo Norman Foster, y en concreto en la Hearst Tower, el primer rascacielos ‘verde’ construido en Manhattan, cuarenta y dos pisos construidos sobre el viejo edificio bajo la dirección del veterano arquitecto, usando un 80% de acero reciclado, y que gracias a su forma acristalada y transparente deja que la luz natural inunde los espacios.

elnaturalista.jpg

Colección Tower de El Naturalista O/I 2014/15 

Buscábamos un tipo de zapato en el que destacara la suela” Nos cuenta José María de la Peña, director de marketing y comunicación de El Naturalista. “La estructura de la Hearst Tower, limpia, simple y sencilla,  resultó perfecta para trasladar formas orgánicas y naturales a una suela geométrica abstracta y contemporánea. Es una inspiración sostenible, híbrida y tecnológicamente perfecta para El Naturalista. Naturaleza urbana“.

elnaturalista-2.jpg

La innovación está en la suela geométrica y la tecnología adaptativa de la plantilla 

Tower es un zapato que se adapta perfectamente a los pies y con él se introduce un nuevo desarrollo de productos, NAT-FIT, una nueva plantilla que se moldea por medio del calor para crear un ajuste personalizado para el pie, sin perder su forma de apoyo. En la línea encontramos tanto zapatos como botines que maridan las pieles con las suelas de colores brillantes o en tonos más discretos para los menos arriesgados.

Hombres FdA: Fabio Novembre

7 Julio 2014 por Agustin Velasco

fabio-novembre-1.jpg

En Fondo de Armario nos gustan los hombres con personalidad propia vistiendo, que no se conforman con el uniforme que les impone la sociedad. Pero también nos gustan los hombres que no se disfrazan, que hacen de la naturalidad su bandera. Un buen ejemplo de ese tipo de hombres es el diseñador industrial e interiorista italiano Fabio Novembre. Quizás su imagen sea una respuesta a su filosofía creativa que pivota en un evidente hedonismo que hace del cuerpo y la persona el ser de todo su universo.

Vehemente en sus formas y modos de presentación no ha dudado en desnudarse para mostrar su trabajo, y eso demuestra la naturalidad que para él tiene el cuerpo, quizás porque a pesar de vivir desde hace décadas en Milán sus orígenes se hayan en pleno corazón del barroco italiano, en Lecce.

Anna Molinari confió en él al principio de su carrera para diseñar las boutiques de Blumarine en Hong Kong y Londres, encargos que lo posicionaron en el punto de vista de la moda. Su personalidad como interiorista empieza entonces a cobrar forma y empezamos a evidenciar su gusto por las lámparas excesivas, los muebles rococó, los grandes cortinajes, todo ello en sincronía con piezas sencillas y una iluminación con voz narrativa propia. Quizás muchos lo recuerden mejor por ostentar la dirección creativa de Bisazza entre 2000 y 2003.

fabio-novembre-3.jpg

Cierto gusto exhibicionista, que hace que él mismo sea un producto a vender, mostrando incluso su vida privada en diversos reportajes en los que no duda presentar a su mujer y sus hijas, quizás sea lo que lo hace vestir como lo hace. Su estilo busca piezas singulares que lo diferencia de la multitud y no teme en absoluto al color. Se nota a la legua que le vestir es algo lúdico para él pero sin alejarse nunca de lo funcional… reflejo de su filosofía creativa.

fabio-novembre-2.jpg

Pasión a primera vista

30 Junio 2014 por Agustin Velasco

Esta es la historia de un amor. Cierto aparejador amigo de Valencia capital cuyas iniciales son M.V., y no puedo dar más pistas porque me mata… iba paseando por la ciudad un domingo con su esposa cuando vio en una recoleta calle que un negocio de los de toda la vida, casi centenario, echaba el cierre. Un cartel anunciaba su defunción empresarial. Se acercó a su clásica reja de ballesta, esas que se abren y cierra como un acordeón, y atisbó en su interior. Realmente era un lugar con encanto, lleno de estantes y cajoneras de los años 40, y con un mostrador sólido de los de toda la vida, todo cuidado con esmero.

Mi amigo no dejó de pensar en algo que había visto allí y al día siguiente, a las 9:15 h, después de dejar al pequeño en el colegio, estaba apostado en la terraza de una cafetería cercana esperando que alguien apareciera por aquella antigua tienda de ultramarinos. No aparecía nadie, el cerrojazo estaba echado ya definitivamente. Preguntó por la zona hasta que dio con otro comercial de toda la vida que le proporcionó un número de teléfono… que resultó ser el de la tienda que estaba cerrada. Mi amigó ya estaba obsesionado en ese punto y a través de los registros público averiguó el nombre del propietario. Googleo y nada, en la guía telefónica on-line no encontró nada. Así que fue a la biblioteca pública para ver si tenían guías telefónicas antiguas, y nada. Llamó a su madre, que es de las que lo guardan todo, y esta le indicó que probara con un tío paterno solterón con un nivel de Síndrome de Diógenes socialmente admisible. ¡Eureka! Tenía unas Páginas Blancas de mediados de los 80. Encontró varios teléfonos que podían corresponder al dueño de aquel negocio y comenzó la tarea de llamar uno por uno. El primero era un número fuera de servicio y eso lo desalentó un poco, ¿y si ya no tenía el mismo teléfono después de casi 30 años? Eras algo muy plausible. Pero no se desanimó y marcó otro número. ¡¡¡Dio con él!!! Le explicó su propósito, y este señor lo derivó a su hijo, que es el que llevaba el negocio desde hacía más de 15 años tras jubilarse él. Lo llamó y…

Una semana después llegaba un camión de mudanzas a las puertas del edificio donde él tenía su estudio de aparejador. Los operarios evaluaron la situación y vieron que la única opción era usar la terraza del piso para introducir lo que llevaban en el inmueble. Sudor a raudales costó subir aquello. Cuando lo tenían en la zona principal se percataron de un nuevo problema. ¡No pasaba por la puerta para poder introducirlo en el despacho de mi amigo! Así que le dijeron “eso ya no es nuestro problema” y se fueron. Mi amigo pensó y pensó y no le quedó otro remedio que contratar unos albañiles para que tiraran un tabique, entraran aquella mole a su despacho y reconstruyeran el tabique de nuevo.

¿Qué es lo que le había costado tanto esfuerzo y dinero a mi amigo? Tened en cuenta que pagó por ello 200 euros, toda una manga, pero había que sumar el transporte, una pequeña ‘adaptación’ encargada a un carpintero ebanista para adecuar aquello a sus necesidades y la pequeña obra realizada en el inmueble para que pudiera ocupar el lugar al que estaba destinado. Era una preciosidad de mueble cajonera industrial de oficio vintage cuya función original era guardar tarros de especias, según sospechaba mi amigo, a decir por el aroma a comino, orégano y canela que se mezclaba en el interior de sus cajones.

cajonera.jpg

En cuanto lo vio en una esquina de aquel antiguo ultramarinos supo que tenía que ser suyo. Que era justo lo que necesitaba para su despacho. No me ha autorizado a mostrar las fotos que me envió por Whatsapp así que me he encargado de buscar uno parecido entre las tiendas de muebles vintage que mejor conozco y he hallado una pieza similar en Va de Retro (Alejandro Villegas, 42) que datan de los años 40 o 50 y que vendieron por 600 €. Personalmente pienso que los viejos muebles industriales y de oficio dan un toque muy singular a cualquier despacho. Harto estoy del mueble de oficina contemporáneo que no aporta nada, cuando no del fácil recurso que es una incursión a Ikea. Un despacho es una extensión de la personalidad del que la ocupa y bien merece un pequeño (o gran) esfuerzo a la hora de decorarlo.

En el tejido está la diferencia

27 Junio 2014 por Agustin Velasco

ports-2.jpg

Desde que en junio de 2011 Ports 1961 lanzara su línea masculina bajo la dirección creativa del canadiense Ian Hylton la propuesta de esta firma no ha hecho más que sorprenderme por su inteligente mezcla entre clasicismo y conceptualidad, entre ortodoxia y vanguardia. Hoy traigo a colación la colección veraniega de Ports a cuestión del uso de los tejidos. Fijaos en el tejido elegido para este traje, es un excelente ejemplo de cómo un clásico traje de cuadros se puede convertir en algo totalmente nuevo. Qué fácil es hacer la moda masculina algo más interesante con solo realizar una apuesta más arriesgada por los tejidos, sin necesidad de sacar los pies del plato.

ports-1.jpg

Sonría, por favor

25 Junio 2014 por Agustin Velasco

sonria.jpg

Tu imagen mejora ostensiblemente con una sonrisa. Muchos hombres parecen pensar que sonreír debe restarle autoridad o menoscabar su imagen, sobre todo cuando ostentan una posición de liderazgo o están en la cúspide del mundo de los negocios. ¡Qué errados están! Un gesto serio perpetuo pierde todo sentido y efecto, mientras que si muestras una sonrisa habitual y de pronto adoptas un rictus serio el efecto de este es multiplicador. Además la sonrisa en un arma socializador y de negocios muy proactiva. Yo llevo mucho tiempo practicándola, sobre todo cuando quiero conseguir algo en ambientes hostiles. Ejemplo: el trato con la administración, con funcionarios saturados de usuarios maleducados y exigentes que les invitan a practicar el muy sano hábito del “vuelva usted cuando lo tenga todo”. Una sonrisa abierta y franca cuando te acercas a la ventanilla o mesa de turno predispone al trabajador público a solucionar tu problema en la medida de sus capacidades y más allá. El gesto Victoria Beckham, entiéndase ‘cara de asco’, o el modo de cabreo permanente enrarece los ambientes de trabajo y menoscaba la imagen profesional de quien se rinde a ello. Recuerdo particularmente una larga estancia en el hospital con un familiar que me dio la oportunidad de practicar la sociología organizacional con el mundo de la medicina. Recuerdo dos casos muy concreto: 1) un internista afable, empático y que siempre regalaba una sonrisa a sus paciente, incluso en las peores situaciones, y 2) un cirujano que tenía aterrorizadas a las enfermeras que no se atrevían a dirigirle la palabra ni a mirarle a los ojos. El primero desprendía un halo de competencia y de implicarse al mil por cien en su trabajo, el otro, que no dudo sería un excelente médico, daba la impresión de uno de esos profesionales mediocres que necesitan aterrorizar a su entorno para encubrir su falta de aptitudes (cosa muy común en cualquier organigrama empresaria, especialmente en la parte alta de este).

¿Pero cualquier sonrisa vale? No. Una cosa es sonreír y otra parecer un simple que vive en un mundo feliz. Mírate en el espejo. Analiza las diferentes sonrisas que proyectas: amplia, recatada, cínica, ladeada… Elige la que mejor le vaya a tu rostro y practícala hasta convertirla en un tic. Será tu mejor arma. Con ella conseguirás que la gente haga lo que pides e irritarás a aquellos que tratan de sacarte de tus casillas. ¿Cómo decía Anne Bancroft en La asesina, film de John Badham (remake de una película de Luc Besson), tratando de educar a una desarrapada Bridget Fonda? Sí, decía algo como que cuando estuviera en una situación que la sobrepasara se limitara a sonreír y dijera algo como “nunca me importaron las pequeñas cosas”… Bueno, eso de la frase no lo comprendí muy bien en su momento, pero sí es cierto que el esbozar una sonrisa y repetir un mantra (el mío es “realmente encantador”, que puede ser textual o irónico) ayuda a mantenerse siempre bajo control y no cometer locuras pasionales ni estallar en exabruptos.

Además la sonrisa es terapéutica. Si te levantas encabronado con la vida en posible que la vida se encabrone contigo, pero si afrontas el día con una sonrisa todo se trivializa. La risa no es sólo buena para tu estado de ánimo sino que tiene un efecto muy positivo en la materia gris de tu cerebro, tal y como dice un reciente estudio realizado por Loma Linda University, una institución académica Adventista del Séptimo Día del sur de California dedicada a las ciencias de la salud. Allí al investigador Gurinder S. Bains se le ocurrió someter a un grupo de adultos al visionado de vídeos divertidos durante 30 minutos y se comparó sus resultados en unos test de memoria con los de otro grupo que durante ese tiempo había estado simplemente sentado de brazos cruzados. La conclusión es que la risa puede reducir el estrés (¡qué listos!) al disminuir las hormonas relacionadas con este, como el cortisol y las catecolaminas, y esto equivale a un mejor funcionamiento de la memoria. ¿No es un buen motivo para sonreír al menos?

El no-nuevo uniforme del Rey

23 Junio 2014 por Agustin Velasco

felipe-vi.jpg

Ya ha pasado la resaca y parece que todo va cobrando cariz de normalidad. Sí, me refiero al relevo en la Corona. Quizás aún no nos habremos acostumbrado a llamar a Felipe de Borbón y Grecia por su nuevo título de Rey Felipe VI (a más de un locutor de radio y tertuliano se le ha escapado aquello de Felipe II o Felipe IV). A Felipe hay que reconocerle algo, y es que tiene buena percha… Sobre todo de uniforme. ¿Qué hombre no está imponente en un uniforme de gala? De hecho el uniforme de gala, sea cuál sea, tiene como objetivo estar espectacular. Claro está, hace falta un buen sastre que te lo confeccione como un guante.

Son muchos los artículos que llevo escritos en distintos medios sobre el (en su momento) Príncipe, he hablado con sus proveedores off the record, conozco sus gustos hasta donde te permite hacerlo esta profesión periodística, y creo que puedo sintetizar su universo estilístico en dos palabras: normalidad y calidad. Cuando hablamos de ‘calidad’ esto no se traduce en precios prohibitivos, sino en productos hechos a medida.

Si nos centramos en su porte uniformado debemos reconocer la gran labor que durante todos estos años ha hecho el gran sastre Cecilio Serna, que ha sido el sastre de cabecera del actual rey. Desgraciadamente Don Cecilio ya no está al frente de su sastrería de la calle Miguel Ángel, felizmente jubilado como se encuentra, pero afortunadamente perpetúa este importante establecimiento el que fuera su mano derecha Agustín García.

Aún así, Felipe, ha vivido su proclamación vestido de Cecilio Serna ya que no se ha confeccionado un uniforme nuevo para la ocasión, sino que ha adaptado el uniforme de gala de Teniente Coronel del Ejército de la Tierra con que se casó y con una pequeña customización lo ha convertido en el de Capitán General. Unas insignias por aquí, unas divisas por allá… Vamos, que suponemos que es más una cuestión emotiva y simbólica que un ejercicio de austeridad.

principe.jpg

Volviendo a Cecilio Serna hay que recordar que ha vestido a SM Felipe VI desde que se calzara el uniforme caqui en 1985 para ingresar en la Academia Militar de Zaragoza. El uniforme que nos ocupa, el de Capitán General, se realizó por primera vez en 1972 para Juan Carlos I en 1972. En el de Felipe VI se emplearon cuatro metros de tela y trabajaron ocho personas realizándolo completamente a mano. Pero alguien más lo ha vestido en este tiempo…

¿Imposible? ¡Ay, qué poca memoria! Si incluso fue motivo para piezas en los informativos. En 2005 cuando la editorial Marvel lanzó su saga House of M al dibujante Mike Mayhew no se le ocurrió utilizar como base para la portada de The Pulse: House of M Special el retrato de Juan Carlos I para caracterizar al villano más villano de los X-Men: ¡Magneto! Aquello levantó ampollas y la Casa real amenazó con emprender medidas legales y se montó un buen pitote. Sea como sea… ¡Qué bien le sentaba el uniforme también a Magneto!

magneto-mayhew.jpg

Presentando a… Jimi Roos

17 Junio 2014 por Agustin Velasco

jimi-1.jpg

El tema de las camisetas es un tema espinoso. Es obvio que es fondo de armario puro y duros para cualquier ser humano, ¡PERO!, no me gusta de tildar de ‘moda’ cualquier camiseta que se produzca. Es muy fácil que cualquier diseñador gráfico mínimamente ingenioso idee divertidos o interesantes diseños, compre una tonelada de camisetas blancas en China, y las lleve a serigrafiar. Voilà! ¡Ya tenemos un nuevo diseñador de moda! Pues no, yo exijo un poquito más, por eso no hablo con asiduidad del interesante (eso sí) mundo del t-shirt.

Hoy os presento a Jimi Roos, que es uno de los finalistas del Who is on Next! (Uomo) que es estos días se fallará dentro de la feria florentina Pitti Immagine Uomo. Nacido en suiza, Jimi debutó en junio pasado presentando Pitti Uomo su primera colección, la de primavera/verano 2014, de camisetas totalmente artesanales. Y el concepto artesanal es llevado a su más extremo significado en este caso.

Cada camiseta creada por Jimi Roos es cortada y cosida a mano, y los diseños que las decoran no son serigrafías, no, sino creaciones realizadas con una máquina de coser. Quien haya usado alguna vez una máquina de coser sabe la dificultad de crear un dibujo con este artilugio del diablo que parece a veces tener vida propia. Cada diseño es especialmente creado por Jimi y se produce en cantidades muy limitadas. La técnica, los materiales y la mano artesana hacen de cada pieza una verdadera obra única. Es obvio que su proceso creativo le exige solo atender a clientes privados y a una muy pequeña selección de tiendas.

jimi-2.jpg

www.jimiroos.com

Scott McBee, retratista de yates: “Los planos de los barcos son pura arquitectura marítima”

10 Junio 2014 por Agustin Velasco

mcbee-1.jpg

Es posible que alguien haya reparado en esa magnífica acuarela que cuelga de la pared más íntima y personal del despacho de aquel altísismo ejecutivo. Si te acercas puedes observar un espléndido yate dibujado con todos sus detalles. Pronto queda claro que la nave que representa, la real, pertenece al mismo propietario de aquel despacho en que te encuentras. Es la joya de su corona, su pasión… Tanto que un día contactó con Scott McBee y encargó uno de sus famosos retratos a barcos.

Los yates y trasatlánticos me han apasionado desde que era un niño. Siempre estaba construyendo maquetas y dibujándolos” me cuenta McBee, el artista residente en Nueva York con una exitosa carrera dentro del sector de la ilustración comercial. “Cuando cumplí cuarenta años tomé la decisión de dirigir mi pintura y mis habilidades artísticas a mi pasión por los trasatlánticos y yates de todos los tiempos. Siempre me ha gustado construir maquetas pero no las hay de todas las naves que me gustaría, así que ahora pinto los barcos que no puedo construir en 3D. Mi inspiración son los planos de los barcos que se le presentan a los propietarios de los barcos antes de su construcción, que son ejecutados con un alto nivel de detalles y normalmente a escala muy grande. Pienso que esos planos son asombrosas obras de arte en si mismos. Yo los llamo arquitectura marítima”.

Cada obra está hecha a medida de su cliente. “Lo primero que pregunto cuando recibo un encargo es en qué tamaño desean la pintura. El precio depende de la escala a la que el cliente quiera el trabajo. Una vez que el tamaño es establecido les mando un presupuesto y el tiempo aproximado que me llevará realizarlo. Si el encargo me lo hace el dueño de un yate le pido los planos de este así como foto para la referencia de los colores. Los pedidos de trasatlánticos de cualquier era dependen de la disponibilidad de los planos de la nave en cuestión. Muchas veces se pueden hallar en internet pero aún así el proceso de documentación es arduo”. Sus clientes, amantes del mar, lucen con orgullo el ‘retrato’ de su mayor orgullo. “Mis clientes van de banqueros en Singapur a recién casados en el Caribe. El denominador común es que todos comparten la misma pasión por el mar, navegar, el diseño marítimo y los yates. Todos son en cierto sentido unos nostálgicos. Algunos han tenido la suficiente suerte de haber podido viajar a Europa a bordo de alguno de los más grandes trasatlánticos del último siglo. Mis clientes son gente que busca recordar un momento de sus vidas, conmemorar un aniversario o evento que ha tenido logar a bordo de un determinado yate o trasatlántico”.

mcbee-3.jpg

En un principio McBee no se planteaba atender encargos, pero la oportunidad surgió tras una exposición que realizó en la Chinese Porcelain Company, en la 58th y Park Avenue de Nueva York. “Mi primer pedido me lo realizó la esposa de un ejecutivo del espectáculo para el cumpleaños de él. Era un retrato de su yate a motor que acababa de ser estrenado ese mismo año. Llegó a mí a través del boca a boca. Un amigo de un amigo había visto mi trabajo expuesto”. Desde entonces no ha dejado de recibir encargos y su agenda está copada. Preguntado por el navío más singular que le han pedido pintar me responde que para él es el encargo del portaaviones HMS Illustrious. “Normalmente no hago navío de guerra, estos son una clase de arquitectura naval completamente distinta. Yo no los tildaría de romántico ni bello, sino que son un reflejo de poder y fuerza. Fue un reto porque jamás había pintado uno, pero al finalizar el HMS Illustrious quedé muy contento con el resultado”.

Su trabajo es minucioso y detallista, que como explicó anteriormente precisa de una base de documentación. “El tiempo invertido en cada obra es normalmente de 30 a 60 días. Puede variar dependiendo de la disponibilidad de los planos del yate. Todos los trabajos son ejecutados en gouache y tinta china en papel archival. Es entregado sin marco y enrollado en un contenedor especial. Los precios pueden ir de los 12.500 a los 40.000 dólares. Por ejemplo, la pintura de un yate a vapor clásico va de los 12.500 a los 15.000 dólares, mientras que un transatlántico clásico como el francés ‘Normandie’ en un tamaño de 8.5 ft x 3 ft (260 cm x 92 cm) podría estar entorno a los 40.000 dólares”.

mcbee-2.jpg

Paradojas del destino, a pesar de su pasión por el mar, no posee una embarcación propia… al menos por ahora. “Me encanta echarme a la mar y disfrutar de navegar cuando tengo la oportunidad. Mi fantasía en navegar por las islas griegas dos semanas en el Talitha”. 

www.scottmcbee.com