Blogs

Camisas extra-long

26 Febrero 2015 por Agustin Velasco

camisas-fuera.jpg

De izquierda a derecha: Mark McNairy New Amsterdam, Public School y Ann Demeulemeester.

¿Recuerdas cuando las camisas se llevaban extragrandes y sus faldones caían por medio muslo? Sí, eran aquellos tiempos en que el hip-hop tenía una influencia transversal en toda la moda. Principios de los 90s: camisas de leñador que se usaban como cubrelotodo (especialmente sobre camisetas), caían por debajo del medio muslo y se emparejaban con baggy pants. Aquello era el aquelarre de las superposiciones. Una década después se moderaría la cosa y las superposiciones pasaron a llamarse ‘tendencia multi-layered‘, un estúpido anglicismo más tan propio de la moda. Las camisas volverían a verse, pero esta vez se ajustarían al cuerpo y sólo asomarían por debajo de los jerséis en un creativo ejercicio de desdramatización del formalismo imperante. Era como decir “mira, soy pijo pero informal, me dejo la camisa por fuera y no me importa que se vea. ¿a que soy bohemio?”. Aún hoy sigue siendo seña de identidad de cierto sector rancio del pijismo renovado. Y llegó 2015:

Esta primavera la camisa vuelve a ser protagonista volviendo a salir del pantalón, pero esta vez puede detectarse cierta influencia islamizante, o mejor dicho, una adaptación del la kurta, camisola tan común en el este asiático, en países como Afganistán, India o Sri Lanka. Lo hemos visto en colecciones como las de Mark McNairy New Amsterdam, con un espíritu más grounge; en la de Public School, con influencias más africanas; o en la apuesta de Ann Demeulemeester, que opta por una estética más futurista.

No caigas en la (mala) tentación de comprarte una camisa tres tallas más grandes que la tuya habitual. La tendencia que impera va de camisas entalladas a tu cuerpo pero más larga de lo habitual, pensadas para ser llevadas con chaqueta o traje, con un aire más zen. Practica el multi-layering este verano, perdón, quise decir ‘las superposiciones’, y busca contrastes insólitos entre trajes de corte formal y camisas de vocación más creativa.

Withings Activité: Un reloj inteligente a la antigua

18 Febrero 2015 por Agustin Velasco

tracker.jpg

Últimamente estoy abducido por los wearables, siempre hay que estar abierto al futuro, sobre todo cuando es ya presente. En concreto me fascinan los dispositivos vinculados al deporte y el ejercicio. No me duelen prendas al reconocer que no soy un tipo muy ‘sporty’, pero igualmente no soy muy de usar cosmética y sin embargo me gusta estar al día de los productos que el mercado ofrece para el bienestar y la belleza masculina. Si algo me contraria de los wearables deportivos que algunas firmas lanzan al mercado es que resultan tan complejos que casi hay que hacer un curso de posgrado para usarlos. Muchas veces terminan siendo un bonito complemento que lucir en el gimnasio y nada más. Son tantas las características que tratan de meter en el dispositivo que al final te pierdes.

Sin embargo he descubierto un reloj inteligente que me parece realmente ideal. No sólo tiene un diseño elegante, con un sesgo clásico evidente, sino que los usuarios lo describen de fácil manejo. Se trata del Withings Activité, un smart watch de delicada manufactura suiza y de depurado diseño francés. Caja de acero inoxidable y correa de piel de la curtiduría Haas Tanneries, suministradora de casas de Alta costura parisinas, aunque también tiene una correa de silicona para intercambiar cuando se hace ejercicio.

Vale, ¿pero qué prestaciones tiene? Pues se sincroniza con el teléfono inteligente de turno mediante Bluetooth y hace un seguimiento de constantes y movimiento cuando corres, andas, o incluso cuando nadas; supervisa la calidad del sueño; controla las calorías… Lo justo y necesario, lo que cotidianamente pues necesitar de un dispositivo como este. ¿Dónde está la ventaja? Pues que mientras que la mayoría de los relojes inteligentes necesitan ser recargados una vez al día (o más, porque ese es uno de los caballos de batalla de los desarrolladores de estos dispositivos), el Withings Activité se asemeja más a un reloj convencional y funciona con una batería de botón estándar que puede durar de ocho a doce meses.

Muchas veces buscamos la tecnología más avanzada, lo último de lo último, sin darnos cuenta que adquirimos productos con prestaciones totalmente superfluas para nuestras necesidades, que sí, que son impresionantes, pero que conllevan molestias que podemos soslayar si rebajamos nuestras pretensiones.

Burberry xo Barneys New York

11 Febrero 2015 por Agustin Velasco

burberry-1.jpg

Lo he dicho por activa y por pasiva hasta la saciedad. En el sistema de la moda española lo que la lastra es la falta es el eslabón esencial que constituyen los grandes almacenes en la cadena comercializadora. Las iniciativas de los grandes almacenes o cadenas de moda ‘popular’ por las que se asocian con nombres emergentes o consagrados para sacar pequeñas colecciones en exclusiva son esenciales para la difusión popular de la moda y el desarrollo de las marcas. La última iniciativa que hemos conocido es la de Barneys New York, que se ha aliado con Burberry para el lanzamiento de la colección masculina Burberry xo Barneys New York.

burberry-2.jpg

Así que el equipo de Burberry ha puesto todo su empeño en traducir las señas de identidad de la casa, y más concretamente la herencia clásica del vintage inglés, para desarrollar esta propuesta que hace accesible el estilo de Burberry para un público de más amplio espectro y con aspiraciones.

El modelo elegido para poner cara a esta iniciativa es el músico George Barnett, que representa como nadie los valores de la casa británica, y que ya ha sido imagen de la firma en campañas anteriores.

Aquí os dejo una pequeña muestra de esta singular colaboración.

burberry-3.jpg

PD. Ahora off de record. ¿Qué pasa cuando las firmas que hacen este tipo de colaboraciones simplifican tanto sus señas de identidad que da como resultado prendas que pudieran estar firmadas por cualquiera? ¿Estás vendiendo un estilo o simplemente una etiqueta?

Chaquetas de corte camisero

6 Febrero 2015 por Agustin Velasco

facionnable-1.jpg

Me gusta, me parece estiloso, me seduce. La chaqueta de corte camisero Façonnable es una prenda realmente primaveral. Cuando veo las chaquetas que se proponen para primavera-verano que dan sudores de muerte de imaginarte el calor que pueden dar no puedo menos que congratularme de que alguna firma como esta tenga la sensatez de pensar en clave mediterránea. 

In ‘The Wave’ con El Naturalista

26 Enero 2015 por Agustin Velasco

naturalista-1.jpg

Definitivamente me gusta… me gusta mucho mucho. El trabajo que ha venido realizando la firma El Naturalista en cuanto a depurar su diseño e innovar en materiales es realmente sorprendente. En esta ocasión os quiero acercar la nueva Línea WAVE , una propuesta sencilla y elegante, con un toque high tech que convive con el empeño por sostenibilidad que enarbola la firma.

“El mar es fuente de inspiración inagotable. Siempre hemos querido representar el agua pero nos hemos encontrado con dificultades a la hora de interpretar y representar su textura. El concepto de producto que teníamos en la línea WAVE con dos olas subiendo por el lateral del zapato nos han permitido representar la ola de una forma sencilla pero de muy fácil interpretación” explican desde El Naturalista.

naturalista-2.jpg

Este modelo está disponible en piel o en versión ‘vegan’ con fibra de bambú, ya que la incorporación de materiales ecológicos y sostenibles es parte del compromiso de El Naturalista con el medio ambiente inherente en su nombre. “Apostamos por la innovación constante y por materiales y procesos de producción respetuosos con el medioambiente. Desde el año 2003 nuestro objetivo no ha variado, diseñamos y creamos en nuestras propias fábricas zapatos de calidad con conciencia social y medioambiental. Nuestra propuesta de innovación sostenible es el bambú, material que empleamos en forros interiores y tejidos exteriores. En un proceso que mezcla innovación y sostenibilidad hemos sido capaces de tejer el bambú obteniendo una fibra agradable pero resistente que podemos utilizar en procesos productivos, cosidos y montajes diferentes. Podemos darle color y diferente textura dependiendo de donde y como lo que utilizar. Cuando lo utilizamos en forros este material ofrece mayor transpirabilidad y absorción, es hipo alérgico y tiene propiedades anti bacterianas naturales. Pero cuando también lo empleamos como material exterior nos permite crear productos veganos con un componente medioambiental muy alto, ya que el zapato está compuesto por un 75% de bambú. Para su fabricación necesitamos menor cantidad de agua que otras fibras convencionales lo que le convierte en un material y modelo de producción eco-sostenible. Comparado con otras plantas de similar tamaño el bambú produce un 35% más de oxígeno y absorbe 4 veces más de carbono. Gracias a su rápido crecimiento, el uso de bambú ayuda a frenar la deforestación y a reducir la desertización”

naturalista-3.jpg

‘Aftersun’, la propuesta p/v 2015 de Ion Fiz

22 Enero 2015 por Agustin Velasco

ion-fiz-1.jpg

Ion Fiz siempre ha sido de mis diseñadores fetiche, por múltiples y cualitativas razones. Una de las cosas que más me gustan de él, además de que sea un superviviente nato, es que siempre reserva un espacio en sus colecciones al universo masculino. Al contrario de lo que pasa con otros diseñadores de moda femenina españoles que tratan de hacer ‘hombre’, los patrones de este diseñador vasco sientan a la perfección a la anatomía masculina. Por eso quiero recopilar los looks de caballero de su colección primavera/verano 2015 titulada ‘Aftersun’, “inspirada en los cruceros y la primera vez que su pequeña sobrina descubrió el Océano”. De entre los ricos detalles de esta propuesta quisiera reseñar las estampaciones que para ella creó el artista e ilustrador Gabriel Moreno, que ha usado las prendas como si de un lienzo se tratase para crear obras de arte.

ion-fiz-2.jpg

Empecemos a montar el armario de primavera: el traje de mil rayas

19 Enero 2015 por Agustin Velasco

Hoy, en plena ola de frío, parece  que no tenemos nuestras mentes preparadas para pensar en términos de ‘cálido’, pero si por algo se caracteriza la moda es por su falta de improvisación. Si la industria hace el titánico esfuerzo de dar a conocer las colecciones con seis meses de antelación, que menos que nosotros, simples mortales consumidores, nos tomemos la molestia de planificar nuestro armario de temporada con un poco de antelación. No es complicado, a estas alturas las tendencias ya están masticadas, digeridas y presentadas con amor didáctico por los medios de comunicación y las tiendas, que tan sabiamente saben dar las claves esenciales de la temporada en sus escaparates.

Por mi parte iré dejándoos pistas de estilo y una serie de  prendas y accesorios que todo caballero debería tener en su armario a cualquier precio. Me apetece empezar rescatando algo que os hará pensar ya en verano, pero que no tiene que reservarse para el calor más sofocante: el traje de mil rayas.

Personalmente me encanta el tejido de mil rayas, o ‘seersucker’ como dirían los anglosajones, a pesar de que las personas con sobrepeso deberían solo usar este tejido en trajes con cierto aire sastre. Este tipo de rayas han sido reinventadas una y otra vez en diversos colores, pero el motivo celeste/blanco clásico es el único que puede considerarse digno de fondo de armario. Eso sí, mucho cuidado al combinar este tipo de trajes, siempre lo mejor es tirar a lo seguro: camisa blanca. Los complementos permiten más versatilidad: zapatos o mocasines; con cinturón o sin él; complementos en piel marrón, negro o azul; corbata o sin ella… Todo depende en qué quieras convertir tu traje de mil rayas, en algo más o menos formal, pero en todo caso evítalo en situaciones plenamente formales, como en el entorno laboral. Además este traje se puede despiezar, es decir, puedes llevar el pantalón con un blazer azul, o la chaqueta con unos chinos azules o blancos.

¿Sabéis de donde viene el término ‘seersucker’? Se cree que originalmente viene de la fusión de los términos persas shir y shakar, que significa “leche y azúcar”, en referencia a su textura, mientras que hay quien mantiene que viene de la palabra india shirushaker que quiere decir apergaminado. Sea como fuere, el caso es que este tejido que en origen fue pensado para realizar sufridas prendas de trabajo, como el denim, ha llegado a convertirse en una exquisitez solo apta para hombres con un concepto de la elegancia muy acentuado. ¡Debes tenerlo en tu armario!

emidio.jpg

Traje de mil rayas de la colección de primavera/veerano 2015 de Emidio Tucci Black 

¿Empezamos el carrusel?

8 Enero 2015 por Agustin Velasco

pitti.jpg

Imagen de la pasada edición de Pitti Uomo 

Pues ya estamos en el umbral de una nueva y apasionante temporada en la que los engranajes de la moda se pondrán en marcha para desvelarnos cómo vestiremos (o trataremos de hacerlo) en el otoño/invierno de 2015/16. Este es el calendario en que nos tendrá ocupados de aquí a mediados de febrero:

London Collections: Men - del 9 al 12 de enero

Pitti Immagine Uomo (Florencia) – del 13 al 16 de enero

Semana de la moda de Milán (hombre) – del 17 al 20 de enero

Semana de la moda de París (hombre) – del 21 al 25 de enero

MFShow Men (Madrid) – del 27 al 30 de enero

080 Barcelona – del 2 al 5 de febrero

New York Fashion Week – 12 al 19 de febrero

Ya veis, un no parar. Intentaremos disfrutarlo juntos, ¿os parece?

#LookDeFinDeSemana: Black&Yellow

2 Enero 2015 por Agustin Velasco

Propósito de año nuevo: mostrarse un poco más arriesgado al vestir. Bien lo dice el proverbio chino: “Si uno no entra en la guarida del tigre, ¿cómo podrá apoderarse de sus cachorros?”. O lo que es lo mismo, “quien no se arriesga, no pasa la mar”, pero con tigre de por medio, porque los chinos son muy de meter animales exóticos en sus perlas de sabiduría. Si quieres ser singular no puedes atenerte a las normas, debes romper los límites de lo que se puede hacer o no hacer. Hoy os propongo jugar con una combinación imposible: amarillo y negro.

dsquared-1.jpg

dsquared-2.jpg

DSquared2 lo tienen claro, esa es una combinación ganadora, por mucho que haya quien le guste recurrir a la broma fácil y llamarte “platanito”. Y si además el amarillo va estampado con la originalidad que lo presentan los gemelos canadienses, pues mucha más razón para tener claro que no eres un borrego gris, sino un trendsetter. 

dsquared-3.jpg

¿Ya 2015?

1 Enero 2015 por Agustin Velasco

amanecer.jpg

Bueno, pues aquí está el 2015, cargado de promesas y esperanzas. Aunque debo confesar que yo soy más de conceptualizar el principio del año a partir de marzo, como los antiguos romanos, que fijaban el inicio del año el primer día (calendas) de marzo, fecha que marcaba el inicio de las campañas militares con la designación de los cónsules, y que venía con el padrinazgo del dios de la guerra. Y es que si lo piensas la moda es como la guerra, aunque los paralelismos son tan fácilmente constatables que me los voy ahorrar por aquello de no empezar el año en plan facilón.

Pero es cierto que enero, para la moda, es el inicio de la campaña, que no militar, sino la del otoño-invierno siguiente. En unos días comenzaremos el carrusel de presentaciones de colecciones masculinas: Londres, Florencia, Milán, París, Madrid… Iré tomando notas, coleccionando tendencias y guardando ideas. Por mi parte doy el pistoletazo de salida a la temporada primaveral, se acabó el invierno. Las Rebajas son el enterrador que con pala etiquetada con el 20% de descuento echa tierra sobre abrigos, jerséis, tweed, chaquetas de punto grueso… Ahora, aunque sea el momento de más abrigo en la calle, ya toca vestir tu mente con el calor de la primavera que tiene en las perchas de las tiendas sus precursoras, como las violeteras lo eran en la letra de Eduardo Montesinos para el famoso cuplé que José Padilla nos regalara hace un siglo en boca de Raquel Meller.

Hoy, como os presiento un poco dispersos, no profundizo. Con esta entrada sólo os quería dar la bienvenida a este 2015, como profeta en el desierto que desde mi ventana veo luminoso pero desierto al fin y al cabo de almas (ni las de recogida). Mañana ya hablamos, ¿os parece?