Blogs

Archivo de Marzo, 2009

Una caja de joyas india

Lunes, 30 Marzo 2009

manjujasty.JPG

Nunca me han atraído las grandes colecciones de joyas. Y que me perdonen Cartier, Bvlgari, Chaumet… Pero a pesar de lo exclusivas que son sus piezas (por el precio), no dejan de tener ese halo de prêt-à-porter aunque sea a nivel de popularidad. Todo el mundo conoce los típicos felinos de Cartier, y aunque son exquisitos, no me causan asombro. En joyas siempre me excita encontrar diseñadores que son casi artesanos, pero que poseen ese toque ‘especial’ que hace de sus piezas verdaderos fetiches. 

También pienso que el minimalismo está sobrevalorado en joyería. Un buen joyón debe causar al menos espanto, que te haga exclamar “ay, Dios, qué barbaridad, ¿cuántos quilates llevas encima?” Por eso me entusiasma Manju Jasty, porque sus joyas son un deleite para los sentidos y hay que mirarlas y requetemirarlas para entenderlas y apreciarlas. No se pueden ponderar de una simple mirada. 

Esta belleza (Manju Jasty) que podría ser la favorita de un maharajá de fábula llegó a Nueva York desde su India natal para estudiar business y desarrolló una exitosa carrera en el mundo financiero durante una década en el sector de  las inversiones bancarias. Su interés en las joyas comenzó como un juego, deconstruyendo y volviendo a elaborar piezas que ella había heredado, ya que su estilo personal es mucho más simple que el intrincado gusto indio en joyas. El veneno de la joyería corría por sus venas ya que es parte de su cultura, así que cada año procuraba crearse una joya especial buscando materiales y artesanos en la India. 

No pasaron desapercibidas, y del reconocimiento entre la familia empezó a funcionar un virulento boca a boca que le granjeo cierto prestigio. Cuando dejó el sector financiero lo tenía claro. ¿Y como renunciar a esa vocación, cuando su propio nombre ‘Manju’ viene del sánscrito y significa “caja de joyas”?

EL CRACK (el serial) - Capítulo XXIII

Viernes, 27 Marzo 2009

El fin del paraiso 

 cuandolosdinosauriosdominabanlatierra.JPG

¡Qué maravilla es no ser más un fugitivo de la ley! Mentiría si dijera que no echo de menos las playas salvajes de Sibaúma, los masajes tailandeses, las maravillosas ostras, la espléndida carta de almohadas del resort… pero el ser un fugitivo estresa. Sobre todo cuando Puppy está alrededor y decide montar una fiesta. ¿Qué diferencia hay entre una fiesta para millonarios de Puppy y la más salvaje y descontrolada fiesta universitaria en casa de los ausentes padres de un novato de la fraternidad? Que en la fiesta de Puppy los invitados llegan en helicóptero, por lo demás es exactamente igual. Al principio planeaba celebrarla en la piscina pero los no-invitados, y sin embargo asistentes, se habían multiplicado exponencialmente, así que la idea se trasladó a la playa. 

Intenté convencer a Warren para que se uniera a la fiesta: 

–¡Pero estás loco! ¡Mira toda esa gente! ¡Todos me conocen! –me gritaba histérico– ¿Cuánto crees que tardarían en delatarme? La mitad de ellos son financieros con potenciales escándalos que están deseando tener algo con lo que negociar con la justicia cuando los pillen. Delatar a un fugitivo sería perfecto para rebajar sus condenas y no entrar en la cárcel.

–No seas paranoico –está al borde de la locura, creo que es el momento de decirle que la justicia americana no lo busca.

–¡Qué no sea paranoico, dice!

–Waren…

–¡¿Qué?! ¡¡¿Qué?!! ¡¡¡¡¿Qué?!!!!

–Nada. 

Eran las cinco de la mañana cuando volví a la habitación. Era el vivo retrato de un desquiciado, con los ojos inyectados en sangre, mirando tras las persianas, con un cenicero lleno de colillas a sus pies. Aquello no era sano. Lo convencí para bajar un rato, respirar aire fresco y sentir el contacto humano. El argumento que lo convenció es que era de madrugada y todos los gatos eran pardos a esas horas, y aunque estuviera el sol en su plenitud, ya todos estaban tan borrachos que les costaba distinguir entre Scarlett Johansson y Mick Jagger (ambos asistentes a la fiesta). 

*** 

–¿No ves cómo yo tenía razón? 

Estábamos sentados en la playa con el suave aroma del mar azotando nuestros rostros y observando el plácido vaivén de las olas que se extendía tras un chaco de vómitos etílicos que había a nuestros pies. Warren parecía más humano, más relajado, nadie lo iba a recono… 

–¡Ey, Warren! ¿Dónde te has metido esta última semana? –¡Oh, Dios!, ¿quién es este ahora? A Warren le estaba empezando a dar un ataque de ansiedad al encontrarte con alguien conocido–. Jo, tío, vaya la que tenéis liada en tu empresa. Seguro que os quitan las primas de este año por culpa del cabrón ese que ha defraudado…

–Lo siento, tío –le digo al desconocido (para mí)–, pero ya nos íbamos.

–¿Quién ha defraudado? –le pregunta Warren deteniéndome en mi intento de ponerme de pie.

–¿Quién a va a ser? El tío ese que ha aparecido en todos los periódicos, el jefe contable, ¿cómo se llama? No pongas esa cara, tío, con la movida que habéis tenido en la empresa. Menos mal que se ha recuperado casi todo el dinero. Venga, confiesa, cabroncete, seguro que había algún otro jefazo implicado y le han cargado todo el muerto al de contabilidad.

–No tengo ni idea de lo que me hablas –le dice muy despacito mientras me mira a mí pidiendo una explicación.

–Vale, vale, ya veo. Pacto de silencio en la empresa. Pero, tío, yo soy colega, y de aquí no va a salir. Además ya se ha cerrado la investigación, ¿qué más da?

–¿Qué se ha cerrado la investigación? ¿Y dices que ha salido en todos los periódicos? Rafe, amigo mío, ¿es posible que a los periódicos que me subías a la habitación le faltaran páginas por casualidad?

–Bueno… esto… es que no quería amargarte las vacaciones con noticias del trabajo. Pero mañana nos volvíamos a Nueva York, ¿no te lo había dicho?, tengo los billetes, y te lo iba a contar todo…

–¿Concretamente cuándo me lo ibas a contar? ¿Cuándo estuviera subido en el avión o cuando estuviese ingresado en el manicomio? 

‘Ironía’, eso está bien, la ironía es un arma inteligente de gente no agresiva. 

*** 

Reunión en la sede Capital Investors, antes Riado-Blackman, actual feudo de mi archi-traidor-ex-asistente Robert. 

–Señor Ridao, lo esperan en… –la secretaria está entrenada para no decir nada, pero en su mirada le veo las ganas de preguntar–. Le esperan en la sala de reuniones. 

Las miradas me siguen mientras atravieso la oficina. “Debe mirarse eso” me dice un gilipollas que se me cruza, ¡como si no me lo hubiera visto ya en el espejo esta mañana! Entro sin llamar a la sala de reuniones, me niego a pedirle permiso al sátrapa traidor de Robert. 

De todas formas no estaba. Mientras llega me sirvo una taza de café. 

–Buenos días, Rafael, perdo… ¡Vaya ojo! ¿Te lo ha mirado el médico?

–Uno, no me caes bien, por lo que cíñete a lo profesional, traidor. Dos, al próximo que haga un comentario sobre mi ojo morado le arranco la cabeza. Y tres, el café de esta empresa es una mierda –digo escupiéndolo en el suelo, así marco el territorio y dejo claro que no estoy allí por placer. 

Evidentemente Warren no se conformó con la ironía a la hora de constatar que no le había sentado bien que lo tuviera engañado una semana pensando que la espada de Damocles de la justicia pendía sobre su cabeza sólo porque yo quería pasar unas vacaciones de lujo a costa de Puppy. Después de que el médico del complejo turístico me atendiera, trate de explicarle a Warren que no era mi intención torturarlo, que lo llevé allí con toda mi buena intención, para ayudarlo, aunque después se complicaran las cosas. A lo que respondió: 

–Claro que sé que lo hiciste con buena intención, ¿por qué crees que sólo tienes un ojo morado, una patada en los testículos y sólo una costilla rota? 

*** 

A Robert no le agradó la idea que le presenté para la presentación del fondo de inversión de valores ecológicos. Mi idea era fletar un avión y llevarnos a los posibles suscriptores a una aldea de aborígenes en medio del Amazonas. 

–Eso dispara el presupuesto, Rafael.

–La idea es que conozcan esas comunidades que viven en el primitivismo, los que más se benefician por las actuaciones ecologistas.

–Pero fletar aviones no es viable. ¿No tienes algo más… cercano?

–¿Aborígenes más cercanos? Claro –dije irónico– siempre podemos hacer la presentación en una comunidad Amish, allí no conocen ni el Internet.

–Me refiero a otro enfoque. Algo más convencional. Fiesta elegante, con clase, con el presidente dando su discurso de presentación. Ya sabes, lo normal.

–Para montar “lo normal” no me necesitáis. Está bien, a ver esto: una fiesta en el Museo de Historia Natural. El mensaje sería, si el hombre primitivo hubiera invertido en este fondo ecológico los dinosaurios no hubieran desaparecido.

–A parte de que el homo sapiens no coincidió con los dinosaurios y que el hombre primitivo no tenía sistema financiero ni fondos de inversión, no creo que sea mala idea. Adelante.

–Está bien, me pongo en marcha y hago un presupuesto. Y por favor, Robert –le digo en plan condescendiente–, no vayas por ahí diciendo memeces porque te pones en evidencia, claro que el hombre prehistórico coincidió con los dinosaurios, ¿no has visto las películas? 

¡Bien, mi primera fiesta profesional para seres humanos vivos!

Victorinox no solo hace navajas

Mircoles, 25 Marzo 2009

vitorinox1909.JPG

Durante la semana de la Moda de Nueva York debutó una nueva línea de moda que está avocada a atraer todas las miradas. Se trata de Victorinox 1909, traducción en términos de moda masculina del estilo más característico de los fabricantes de las más famosas navajas suizas (Swiss Army Knife). Quien ha cogido las riendas de este reto es Pierre-Henri Mattout, que fue nombrado director creativo de la firma el año pasado y que por fin ha mostrado sobre la pasarela lo que podía dar de si el look ‘boyscout deluxe’. 

Mattout tiene un importante bagaje a sus espaldas con su propia línea y cuatro años como director creativo de Dormeuil, y su fichaje no es casual, sino que ya estaba en el punto de mira de los principales cazatalentos del mundo de la moda, como demuestra que en su desfile-debut tuviera en primera fila, con la mirada bien atenta, a Marc Jacobs y a Daniel Silver y Steven Cox, ambos de Duckie Brown. Mattout ha sabido traducir en esta colección toda la extensa herencia de la firma en el sector de la ‘aventura’, impregnando a su propuesta para el próximo otoño de toques militares y de exploradores, en tonalidades grises y verdosas, muy de carácter marcial. La magia del diseñador reside en saber traducir todas esas referencias a una propuesta pensada para el asfalto. 

2009 es el año de la confluencia astral para Victorinox. Es el año de su 125 Aniversario, por lo que este nuevo lanzamiento se podría decir que forma parte de los actos de celebración. No sería extraño que en poco tiempo su línea de moda eclipsara a sus populares navajas, relojes y equipajes.

Mayo florido… hasta en la moda

Lunes, 23 Marzo 2009

mayoflores.JPG

Ya tenemos encima Mayo, el mes de las flores, y la primavera ya ha irrumpido, y no hace falta que diluvie en abril para que se haga cierto lo que el refranero dice: “abril lluvioso, mayo florido y hermoso”. Porque ¿dónde se ha adelantado la primavera? ¡En los armarios! 

Una de las grandes tendencias de esta temporada son los estampados florales, que llegan para convertir los armarios en verdaderos jardines. Se verán en todas las versiones, desde macro estampados como los de Blumarine a los tapices de mini flores de Cacharel. Aunque lo más usual es ese tamaño medio tan propio de los años 80 que puede resultar peligroso si no se combina con cuidado. 

Vergeles, en cualquier caso, multicolores o bicromáticos, ambos extremos vistos en la magistral colección de Oscar de la Renta, pero que en muchos casos adoptan tonos empolvado, como difuminados, en lo que se han puesto de acuerdo diseñadores como Carolina Herrera o el dúo catalán El Delgado Buil

A los que tengan fobia a los flores, por inseguridad a la hora de llevarlas puestas, siempre les queda el interesante reducto de los complementos, que pueden aportar una nota primaveral a los estilismos. El secreto en todo caso está en la mesura: si llevas un vestido de flores sé sobria en todo lo demás, si llevas un pantalón o falda de flores evita los estampados, rayas o cualquier otro motivo en la mitad superior del cuerpo (y viceversa), y si llevas algún complemento florido, por favor, que no vaya a juego con nada más, no hay que correr el riesgo de la saturación. 

Tendencia apta para las alérgicas al polen.

EL CRACK (el serial) - Capítulo XXII

Viernes, 20 Marzo 2009

Prófugos desprofugados 

001898_ph2.jpg 

Puppy se ha montado una corte en toda regla. No creo que ni Maria Antonieta ni Catalina de Aragón tuvieran nunca tanto séquito a su alrededor como esta pobre niña rica de Park Avenue: masajista, monitor de fitness, pedicura, manicura, dermatólogo, asistente personal, gigoló… bueno, en verdad son relaciones públicas del hotel, dos, que se van turnando para tenerla entretenida y que gaste, gaste y gaste… en España teníamos algo parecido en las pelis de Alfredo Landa y Lina Morgan, las chicas de whiskería que iban al descorche pero que después eran muy decentes como para acostarse con los clientes. Pero aquí en Brasil no sé qué palabra hay en portugués para ‘decencia’, ni creo que los ‘relaciones públicas’ encomendados a Puppy conozcan el concepto, porque van en micro speedo, totalmente bronceados, con dientes que parecen blanqueados mediante láser y no creo que estén programados para negarle NADA a una clienta tipo “Ms. Manirrota”. 

–Esto no es ser discreto –me dice Warren mirando a Puppy en la piscina desde la ventana de su habitación. 

Lleva encerrado en su suite desde que llegamos y me preocupa. Tiene manía persecutoria. Sí, vale, seguramente le busque el Gobierno de los Estados Unidos para enchironarlo, pero no es para que te obsesiones con una cosa así. ¡Por Dios, que estamos en un paraíso paradisíaco! (Espera, eso es redundante). Ya sé que Puppy ha convertido el resort en su harén particular, pero llamar la atención tampoco es tan malo. ¿No dicen que el mejor sitio para ocultar algo es a simple vista? ¿Quién se va a imaginas que hay un prófugo de la justicia en medio de este aquelarre de lujo, masajes y baños de sol? 

–Tío, deberías bajar a la piscina, tomar un poco el sol, no es sano enclaustrarte en la habitación, por muy de lujo que sea, y pasarte el día oteando por la ventana como Steve McQueen en la Ventana Indiscreta de Kubrick.

–James Stewart.

–¿Qué?

–Que la Ventana Indiscreta es de James Stewart.

–¿James Stewart dirigía películas?

–No, el director era Hitchcock, Stewart la protagonizó.

–¡Ah, sí, de Kubrick era la Ventana Mecánica!

–¡¡La Naranja Mecánica, memo!!

–Pues a mí me gustó más la versión de McQueen que la de James Stewart. 

Warren me ha echado de su habitación. Esto no está resultando tan divertido como cuando me imaginé fugándome de la justicia con él. Yo esperaba algo más como dos solteros atractivos en una playa de Rio tomando el sol, con bigotes falsos para despistar, y rodeado de brasileñas de culitos prietos. Tener a un paranoico parapetado en una habitación de un resort de lujo y una ninfomaníaca millonaria acaparando a todo el servicio del hotel no es mi idea de un entorno ideal.  

Llamo a Belinda por teléfono pero no hay nadie en su apartamento. Me siento triste. Llamo a Ayako a ver cómo se la maneja sin mí y me contesta un tal Clive que afirma ser su asistente. ¿Para qué necesitará mi asistente un asisten…? ¡Un momento! ¡Pequeña bruja traidora! Le ha faltado poco tiempo a la pérfida asiática para hacerse con mi puesto. Empiezo a pensar que me precipité en mi fuga del país. Debería haberme quedado a defender el fuerte. ¡Ay, Dios, cómo me jode! No, no puedo decirlo…. Pero “mamá tenía razón”. Le dedico una llamada a Ron Akran para saber si sigue en pie mi colaboración como freelance en su firma de organización de eventos. 

–¡Hombre, Ron! ¿Qué tal?… Yo muy bien, pasando unos días de relax fuera del país. Precisamente te llamaba para saber qué día tenía que reunirme con los de Capital Investors para planifi… ¿Cómo? ¿Qué te hizo pensar que no estaba interesado?… No, no, creo que ha habido un error, Ron, en España, de donde yo soy, “que se metan su puto encargo por el culo” es una expresión de júbilo, de estar muy contento… Sí, ha sido un error, a veces mis raíces latinas me juegan malas pasadas con el lenguaje… Que sí, que sí, estoy interesadísimo, me tienes a tu disposición… Ya me ocupo yo de cerrarlo, no te preocupes. 

Trabajar codo con codo con Robert (mi ex-asistente) está en mi lista de prioridades justo debajo de que me extirpen un testículo usando un boli BIC como bisturí, y por encima de verme otra vez en la indigencia más absoluta. Como no puedo soltar este tren laboral que he cogido, y puesto que si vuelvo al negocio mortuorio tendré primero que matar a Ayako, no me queda otra que apechugar y ser profesional y tragar con Robert. ¿Por qué tengo tan mala suerte con mis asistentes? ¡Todos me traicionan! ¡Con lo bien que los trato! Les doy trabajo, una identidad… estamos de acuerdo, no les pago y les exijo demasiado, pero es por su bien. (Nota: A Ayako la mataré de todas formas, por simple placer, no puedo con las traidoras, dejé vivo a Robert y he sentado un mal precedente.) 

Llamo a Robert (con desdén) y cierro una cita para empezar a planificar el evento de Capital Investors y quedamos en vernos a principio de la próxima semana. Me duele mucho tener que abandonar a Warren en su desgracia, pero la vida real continúa y yo tengo que volver a Nueva York, mientras tanto disfrutaré de la maravillosa vida de prófugo que nos está brindando el fondo fiduciario de Puppy.  

Puppy ha montado una pequeña fiesta para la que va a venir un selecto grupo de gente desde Nueva York este fin de semana, unos cien invitados. En la cara del director del resort se ve el símbolo del dólar marcado, está encantado con Puppy, así que le ha puesto otro PR/gigoló más a su disposición. Compro algunas revistas y periódicos, porque no todo va a ser tomar el sol y beber cóctel tras cóctel. Las revistas me las quedo, los periódicos se los voy a subir a Warren, pero se me caen al suelo y el destino quiere que se desprenda la página en la que hablan del escándalo de la compañía de Warren. Lo ojeo por encima. ¡Oh, Dios mío! 

*** 

Por fin logro hablar con Belinda: le digo que la quiero, que la quiero, que lo estoy pasando muy mal (mientras una guapa mulata me sirve otra copa) y que la echo de menos. Pero vayamos al grano: ¿qué está pasando con el caso Warren?, el periódico era muy escueto. 

–Han detenido al director de la firma, que era el que estaba desviando fondos y maquillándolo con la contabilidad.

–¿Entonces Warren no está siendo buscado?

–¿Por qué?

–Por desfalco.

–Que yo sepa, no, la estafa está en la cúpula de la organización. 

¡Uy, empiezo a pensar que me precipité al sugerir una fuga del país! La culpa es de Warren por dejarse llevar por el pánico y hacerme caso, sabiendo que mis ideas no suelen ser muy sensatas. Pero me alegro mucho, cuando sepa que no está acusado ni buscado dejará de ser el zombi que es ahora. El miedo lo está consumiendo, es una sombra del hombre que era. ¡¡Quién iba a imaginar que decía la verdad cuando afirmaba su inocencia!! De todas formas no se lo diré hasta después de la fiesta de Puppy porque seguro que se quiere volver enseguida a los EEUU y me chafaría la diversión. 

¡Jil Sander (la original) ha vuelto!

Mircoles, 18 Marzo 2009

jilsandernewlive.JPG

Siempre me ha fascinado el fenómeno de los sin-nombre. Creo que los diseñadores no valoran demasiado el principal activo que tienen: su propio nombre. No es raro que cuando sus empresas cobran dimensiones importantes entren a formar parte de ellas socios capitalistas que terminan por hacerse con el control de estas, defenestrar al diseñador de turno y quedarse (o vender) una compañía con nombre pero sin persona. Le pasó a Roland Mouret (que ahora trabaja bajo la marca RM by Roland Mouret) y le paso a Ion Fiz (que por el tira y afloja por quedarse con su nombre terminó saliendo de Cibeles). El caso más sonado es el de la diseñadora alemana Jil Sander, que perdió su nombre no sólo una, sino dos veces, ya que cuando su firma pasó a manos del grupo Prada la confrontación con el CEO Patrizio Bertelli la hizo tirar la toalla en 2000. En 2003 volvió a la firma para sorpresa de todos, pero la ruptura era irrecuperable y lo volvió a dejar en 2004. Que terrible pérdida para el mundo de la moda… 

…hasta ahora. 

Jil Sander vuelve de la mano de Uniqlo, la firma de fase fashion nipona que en los últimos tiempos ha intensificado su expansión internacional, concretamente en los USA. Ayer se dio una rueda de prensa en la que se presentaba a la alemana como quien va a supervisar todas las líneas de producto de la firma excepto los complementos y la infantil. Sander no tendrá un título concreto dentro del organigrama ni se ha precisado cuánto cobrará, aunque ya ha advertido Tadashi Yanai, presidente de Fast Retailing (compañía matriz de Uniqlo) que el caché de la diseñadora justifica una pequeña subida de los precios de los productos. Lo que sí ha subido ya ha sido la valoración de las acciones de la compañía en bolsa tras el anuncio, un 8’6%. La magia de Sander no sólo sobrevolará la línea general de Uniqlo, sino que además se lanzará una colección especial con su nombre.

Idas y venidas

Lunes, 16 Marzo 2009

idasyvenidas.JPG

¿Recuerdan aquel rumor del que me hice eco sobre que un tal Peter Copping sustituiría a Olivier Theyskens al frente de Nina Ricci? Pues se ha confirmado que Theyskens deja la casa francesa el 10 de marzo al finalizar su contrato. En el comunicado aducen que quieren reformular la estrategia de desarrollo de la firma que a pesar del éxito editorial de sus colecciones (todos los medios adoramos el trabajo de Theyskens) no ha tenido un despegue comercial considerable.  

A renglón seguido apostaré por otro rumor que ha empezado a pasar de boca en boca en París sobre el destino final de Theyskens. Se dice… se comenta… que este terminará fichado por Diego Della Valle que prevé relanzar la firma de Elsa Schiaparelli para 2010 y necesita un creativo a la altura de la mítica rival de Coco Chanel y musa del surrealismo. Aunque Della Valle dice que no está buscando a nadie en este momento (puede ser cierto, estas cosas no se buscan directamente, sino que se encargan a cazatalentos) y Theyskens se plantea relanzar su propia firma, de la que conserva los derechos (inteligente de su parte no venderlos como otros). 

Cuando presentó la última colección de Ricci creada por Theykens en París hubo un gesto que para los ojos no entrenados quizás pasara desapercibido. El aire romántico propio de la casa francesa fue sustituido por en tono gótico que tanto le gusta al diseñador belga. Es como si dijera: “sí, me voy, y lo hago haciendo lo que me gusta, que os jodan”. 

Otra salida significativa ha sido el de la cabeza creativa de Kilgour, Carlo Brandelli. La historia es la siguiente: Kilgour, la clásica sastrería de Saville Row quiso darle un toque más prêt-à-porter a su línea y contrató a Brandelli a finales de los 90 nombrándolo su director creativo en 2003, en 2007 Brandelli lanza un colección mucho más de tendencia que deja bocas abiertas y todos pensamos que ese es el futuro de la casa, pero en 2008 el Grupo JMH de Dubai compra la firma y le pide al diseñador que se centre en el bespoke (la sastrería clásica a medida) de la casa que es lo que desean fomentar. Ahí nace el desencuentro, y cuando el desfile de Kilgour de este año se canceló todos dijimos “ups, aquí huele mal”. El resultado de todo ello es el abandono de Brandelli. 

Pero no todo son idas, sino que también hay llegadas (que implica una ida, sí, pero era por darle un todo positivo). Las antenas de la rumorología se desplegaron cuando Delphine Arnault, la hijísima del presidente de LVMH Bernard Arnault, ocupó una silla de la primera fila en el desfile de Gareth Pugh. ¿Sustituiría Pugh  a Kris Van Assche al frente de Dior Homme?

EL CRACK (el serial) - Capítulo XXI

Viernes, 13 Marzo 2009

Operación Caipiriña 

playa-brasileira.jpg

No es fácil cantar La Chica de Ipanema al lado de un compañero de viaje que no hace más que vomitar. No sé si es mal de alturas, pánico a volar o terror a cómo tarareo, porque tres veces que me he arrancado con el “Olha que coisa mas linda, mas cheia de graça, é ela menina que vem e que passa”, tres veces que ha vomitado. No creo que los múltiples estómagos de los rumiantes son capaces de albergar tanta comida como para rellenar cuatro de las bolsitas de papel que te dan para estos casos. 

Cuando la azafata se acerca por enésima vez a ver si Warren se encuentra bien le pido que me cambie de asiento. Primero me dice que no es posible, y luego me pregunta si no viajábamos juntos. ¡Pues claro que viajamos juntos! Un desconocido no le hubiera gritado e insultado como yo he hecho cuando una de las bolsas se desfondó dejando caer todo su asqueroso contenido sobre mis flamantes Ferragamos. La azafata no logra comprender por qué, si viajamos juntos, pretendo cambiar de asiento. No me apetece explicarle que una cosa es ayudar a un amigo a fugarse del país y otra bien distinta pasar todo un viaje con un tío al lado vomitando

Yo sé que le pasa. Está cagao. La comisión va a presentar cargos por un agujero contable que ha encontrado en uno de sus hedge funds de dimensiones terrorífica, como los socavones que aparecen en las obras públicas españolas, y a Warren le pasa como a los ingenieros que planifican esas obras públicas: que nunca saben de dónde ha salido el agujero.

–Te prometo que no he cogido ni un centavo que no me pertenecía– me dijo cuando llegué a su apartamento en medio de la noche tras su llamada cargada de pánico. 

No tiendo a creer en la inocencia de nadie, y menos en alguien que está justo delante de una obra suprematista (menor) de Malevich que acaba de adquirir en una subasta de Sotheby’s. “¡Lo compré sólo por cuestiones de impuestos!” me dice, pero él sabe que yo en vez de cuadraditos de colores estoy viendo la traducción de un agujero contable en forma de pintura incomprensible. Pero no importa, un amigo es un amigo, aunque sea un delincuente, y mi deber es sacarlo de ese lío.  

Mis cuentas siguen sin estar boyantes, después de todo estoy sólo al principio de una nueva carrera estelar, y tampoco podemos tocar las cuentas de Warren ya que a estas alturas estarán vigiladas y cualquier movimiento extraño precipitaría su detención. Es de los pocos estúpidos que no tienen pasta en paraísos fiscales. Así que tuve que recurrir a mamá, ¿para qué está una madre sino para que te ayude a fugarte del país? Bueno, seamos sinceros, yo no tenía ninguna necesidad de fugarme de ningún sitio, pero a un viaje a Brasil no se le hace ascos. 

Tuve que insistir bastante para que el recepcionista del turno de noche descolgara el teléfono y avisara a mi madre. Mucho cariño materno pero su primera reacción fue pedirle al conserje que me despachara con viento fresco. Mamá nunca ha tenido buenos despertares, y menos a las 5 de la mañana. Mi insistencia y la frade “de vida o muerte” hizo que el conserge se arriesgara a que el basilisco alojado en la Edwardian Park suite bajara y le arrancara el corazón con las manos desnudas por esa segunda llamada. Al final me recibió en el saloncito privado de la suite, en salto de cama rosa, color que sólo usa en la intimidad porque su eterno moreno artificial no va nada con ese color.

–¿Qué situación “de vida o muerte” es esa tan importante como para interrumpir mi sueño reparador de 8 horas tan básico para mi equilibrio epidérmico –¡Dios, me enerva! Ni por un momento piensa que sea lo que sea es más importante que el aspecto de su cutis… cutis de lagarto, por otra parte (eso ha sido gratuito, pero me saca de mis casillas).

–Necesito dinero, mamá.

–Evidentemente de vida o muerte –me reprocha poniendo los ojos en blanco.

–En serio, mamá, necesito dinero.

–Cariño, ya sabes que tengo las cuentas bloqueadas hasta que los abogados resuelvan el maldito divorcio. Lo único que me consuela es que tu padre tiene ciertos negocios tan bloqueados como mis cuentas porque no doy mi aprobación. Ten paciencia, no tardará en resolverse todo.

–No lo entiendes. Necesito dinero, mucho, y urgente –le repetí lentamente.

–¿Para? –me pregunta medio intrigada medio preocupada.

–Warren y yo nos vamos a Brasil, pero no podemos tocar sus cuentas…

–¡Acabáramos! ¡Me sacas de la cama para sablearme para irte de vacaciones!

–No son vacaciones, sino una fuga. Nos vamos del país porque van a  detener a Warren.

–¡Uy, eso lo cambia todo! Por supuesto que estoy encantada de participar en un delito. ¿Dónde está mi chequera?

–Diez mil dólares bastarán por ahora…

–Estaba siendo sarcástica, Rafael, ¡a veces eres tan afásico! Además, ¿tú qué pintas en todo esto? ¿También te persiguen a ti?

–No, es Warren el que está en apuros.

–Y tú te lanzas de cabeza a implicarte para que te detengan por cómplice. Sé inteligente por una vez en tu vida, hijo, y deja que se coma sus problemas solitos.

–No puedo.

–¿Y eso?

–Porque Warren es mi amigo.

–¿Amigo? ¿Y eso qué significa?

–Significa que me dio casa, comida y trabajo cuando mi padre me dejó en la calle sin un centavo y mi madre se perdió con algún chulo durante semanas sin dar señales de vida –calla y otorga mientras que en la puerta de la habitación se dibuja la silueta del chulo aspirante a ‘señor de’ que pregunta qué es todo ese ruido–. Ya veo, las cuentas bloqueadas por el divorcio y viviendo con lo justo para residir en una suite del Plaza y mantener a tu ‘juguetito’. Gracias mamá. 

Me fui dando un portazo que no sonó tan fuerte como yo quisiera porque las puertas tienen sistemas de amortiguación. Tenía que conseguir dinero, ¿pero dónde? Empecé a andar por la calle 58 con los primeros rayos de sol. Si algo me había demostrado mi defenestramiento en la organización Ridao-Blackman es que no tenía a nadie a quien recurrir salvo Warren. Llegué al cruce con Park Avenue y una bombillita se encendió en mi cabeza. 

*** 

–No, no, y no. De ninguna manera. Me niego a fugarme del país con susodicho personaje. Una fuga lleva implícito en su definición la cualidad de ‘discreción’ y con Puppy será todo menos discreto.

–Warren, piénsatelo, ella es nuestro cajero automático humano. Lo único que pide a cambio en que la dejemos participar.

–¡Estás loco! Y ella está muuuuuy aburrida, por lo que veo. Me niego a que mis desgracias se conviertan en el entretenimiento de una heredera de Park Avenue aburrida.

–Aburrida heredera, pero rica y con dinero disponible, y dispuesta a esponsorizar nuestra fuga.

–¡Que no!

–Bueno, pues entonces espero que te guste que un tipo de dos metros todo lleno de tatuajes y oliendo a sudor te llame ‘muñequita’ mientras comparte catre en tu celda, porque es lo que te espera.

–Que no –no parece tan convencido ahora.

–Warren…

–Pero Mr. Chow no viene, ¿entendido? 

*** 

Dos limusinas nos recogieron a las 7 de la tarde. En una nos montamos con Puppy y Mr.Chow, y otra portaba todo el equipaje de Puppy que con algo de suerte dejaría espació en la bodega del avión para las maletas de un par de pasajeros más. El plan es que ella embarque por su cuenta y nosotros por la nuestra. Nos reparte los billetes. 

–¿¡Turista!? –exclamo al verlos.

–Los vuestros sí, el mío en bussiness. Recuerda, nada de llamar la atención.

–Seguro que pasas desapercibida en Rio con ese abrigo de pieles –practico la ironía.

–No me gusta que este chucho me olisquee la entrepierna –dice Warren apartando a Mr. Chow.

–Mejor él que no tu compañero de celda –le respondo sin prestarle mucha atención, me preocupa más el tema de los billetes–, y ¿qué es eso? ¿Natal? ¿¡No vamos a Rio!?

–No, he pensado que me apetecía pasar unos días en el Kilombo Villas & Spa de la playa de Sibaúma.

–Ese no era el plan.

–¡Quita chucho! –sigue batallando Warren ajeno a su destino.

–No trates así a Mr. Chow, su psicoterapeuta dice que es muy sensible al rechazo. Tú amigo es muy delicado –me dice Puppy a mí– teniendo en cuenta la clase de animales que van a olisquearle a él en la cárcel. 

*** 

Llegamos al aeropuerto de Natal y desembarcamos cada uno por nuestro lado para no llamar la atención. La discreción es básica en situaciones de fuga, eso lo sabe cualquiera… 

…Cualquiera menos Puppy, que tiene esperando a toda una comitiva de portamaletas, guía turísticos, chóferes y el director del resort esperando con un gran cartel que pone nuestros nombres. Lo he pensado detenidamente durante el viaje, ya puestos a ocultarse de la justicia, qué menos que hacerlo en un resort de lujo. ¡Aquí empieza nuestra aventura brasileira!

 

Las mujeres regalo de Antonio García

Jueves, 12 Marzo 2009

img_6027.JPG

El modisto Antonio García presentó una colección que podría calificarse ‘oda a la corrección’. No se movió ni un ápice de su línea en cuanto a la excelencia en la confección y selección de tejidos, lo que le ha granjeado su fama entre la selecta clientela que confía ciegamente en su criterio. Pero sí ha virado en el estilo, que sigue teniendo como prioridad resaltar la feminidad más sensual de la mujer, pero que se aleja de su característico sabor años 60 para hacer un recurrido por otras décadas. 

García hizo un homenaje al vestido lazo, convirtiendo a la mujer en un delicioso ‘regalo’ de envoltura preciosista. A veces con el minimalismo del más depurado Francisco Costa para Calvin Klein, otras veces con minivestidos ajustados a la sazón de los años 80. En definitiva una colección sin sobresaltos, muy meditada teniendo en mente las preferencias clasicistas de su clientela, y en la más estricta tradición couturier

Tanto es así, que al finalizar el desfile el aplauso más efusivo lo recibió del veterano maestro sevillano Tony Benítez (como vemos en la foto de abajo) que lo confirma como el natural sucesor en esa tradición de Alta Costura a la sevillana.

img_6374.JPG

Fotos: Martín Okuemotto

Roberto Diz nos da una lección de anatomía

Mircoles, 11 Marzo 2009

img_4961b.JPG

Perdonen que cuelgue dos posts en el mismo día. No pretendo saturar a nadie. Pero estoy tan entusiasmado que no podía esperar a compartirlo. De pronto en el certamen Andalucía de Moda salta la chispa de la Genialidad (sí, con mayúsculas). El gallego afincado en Jerez, Roberto Diz ha debutado en esta plataforma. Debo confesar previamente que considero a Roberto uno de mis diseñadores fetiche desde sus primeros momentos en Circuit (creo que todos mis diseñadores fetiches nacieron en Circuit) y siempre he pensado, hoy lo comentaba, que su ‘expulsión’ de Cibeles es de esos episodios oscuros de la pasarela madrileña que claman de un disculpa y un desagravio por parte de la organización. No está Cibeles como para dejar escapar a los verdaderos genios mientras mantienen ‘en cartel’ a modistillas por saecula saeculorum

Lo que Madrid se pierde, Andalucía lo gana, y Muscl3 landscap3s (segunda colección de la serie de 4 capítulos titulada Anatomía del ser) nos ha llevado por un momento al más magistral París de Galliano, McQueen o Gareth Pugh. Un total de 27 salidas que toman como punto de partida conceptual el estudio del cuerpo humano, sus tejidos musculares, el sistema orgánico, traducido en una colección de color sangre que nos ha sido bombeada directamente a las entrañas como si se tratara de una transfusión de urgencia. Urgencia creativa. Urgencia por demostrar que no todo en España va dos temporadas por detrás de las principales pasarelas internacionales. 

Ahora a modo de regañina para el diseñador, que seguro me la acepta valorándola en su justa medida y con la buena intención que se la hago: ¡Roberto eres perezoso! Esta colección tenía que haber debutado en París, o Londres, pero mejor en París. Porque ella lo merece y tú lo vales. Te has acomodado en tu taller jerezano donde te regodeas de la buena clientela que tienes y has olvidado que toda colección tiene su contexto. Tú, y tu colección (y tu equipo, fantástico por cierto, empezando por tu siempre diligente asistente Álvaro, pasando por tu gente de prensa, y siguiendo por tus colaboradores como Isa y Pilita Miranda que te hacen las joyas, y Pakomoto que te ha hecho una producción musical sublime) necesitáis brillar entre ‘iguales’ en la Ciudad de la Luz.  

Hoy que todo el mundo sale de España a mostrar sus desfiles gracias en gran parte al dinero público, ¿por qué no das ese salto? Yo agradecería que mis impuestos fueran a parar a tu lanzamiento internacional mejor que muchas de las cosas que veo por ahí subvencionadas.

PD. Mención especial a la firla ALEP y a la Fundación Centrotecnológico de la Piel MOVEX que han hecho posible que consigas traspasar del tu uimaginación a la realidad las magistrales piezas en piel.

img_5020.JPG

Fotos: Martín Okuemotto