Blogs

Maquinillas de afeitar femeninas… y sí, lo he probado.

maquinillasfemeninas-bic.jpg

Era una mala idea. Yo lo sabía. Lo sabía antes, durante y después de ponerla en práctica. Todo surgió porque una buena amiga puso en duda mi capacidad como beauty (en términos de la moda las beautys son las editoras de belleza, son seres terrible por lo general, van a su aire y son 1000 veces que las editoras de moda).

-¡Qué sabrás tú de belleza femenina!

-Perdona, bonita –le contesté con mi mejor tono de “eres gilipollas total”- pero yo sé apreciar la belleza y eso me capacita como beauty.

-Pero no la sufres.

-¿Cómo? –no la entendía.

-Digo que los hombres no sabéis en absoluto por lo que tenemos que pasar las mujeres, la clase de torturas a las que nos sometemos las mujeres para estar bellas para vosotros los hombres.

-¡Y yo que pensaba que sufríais parta estar bellas para vosotras mismas! –dije con ironía harto de la demagogia del “¡porque yo lo valgo!”

Pregúntale a cualquier mujer porqué se somete a esas torturas con barro, algas y laser en los salones de belleza y seguro que repite el tópico de que lo hace para sentirse mejor, para gustarse ella misma… ¡¡Mentira cochina!! Lo único que importa es atraer a un hombre. Lo que pasa es que el feminismo ha hecho mucho mal a esta sociedad y al concepto ‘sinceridad’, y aunque todas saben que es así se autoconvencen que solo buscan la autoindulgencia.

Pero a pesar de todo me dolió. Siempre me he considerado una persona con empatía. ¿Sería posible que estuviera hablando de algo que no conozco en absoluto?

-Dime algo en lo que no comprenda en absoluto a una mujer  –la reté.

-La maternidad.

-Ahora me vendrás con que el instinto paternal es un instinto de segunda nunca comparable con el de una mujer por el simple hecho de que os ponen las piernas en estribos y os hacen dilatar hasta la extenuación.

-Por ejemplo. Y que conste que estás haciendo demagogia. Pero no me refiero a eso. Me refiero a cómo nuestro cuerpo cambia drásticamente y tenemos que volverlo a moldear tras el parto. Eso es algo que los hombres nunca comprenderán.

-Pero yo hablo de potingues, no de fitness. Dime algo que yo no comprenda en el tema de la belleza cosmética.

-Los rituales de belleza. ¡El simple hecho de la depilación de las piernas! ¡Es una tortura!

-Te recuerdo que me afeito la cara todos los días! –su mirada se centró en mi barba de tres días -, bueno, casi todos los días.

-Sí, pero a vosotros no se os juzga porque tengáis rasposa la cara, es más, puede ser atractivo. Hay hombres que con barba de dos días dan morbo. Tú no, pero hay otros hombres que sí.

-¡Gracias!

-Sin embargo nosotras tenemos que tener siempre las piernas perfectas por si… acaso.

Me vino a la mente mi amiga Raquelita de la facultad. Acabábamos de terminas los exámenes. Había sido una quincena agotadora con exámenes continuamente que no nos dejaban respirar. Estábamos en la cafetería cuando soltó un suspiro de alivio y dijo:-Mañana me lo voy a  dedicar a mí. Voy a entrar en el baño y no me van a sacar ni con gases lacrimógenos. Llevo quince días sin poder depilarme. Todas las mañanas cuando salgo de casa rezo. “Por favor Dios, no dejes que me coja un coche, que me lleven a un hospital y que un guapo médico me vea las piernas sin depilar”. (Era una época en que todas creían que en cada Urgencias de España había un George Clooney oficial).

Así que se me ocurrió probarlo: la depilación. Pero solo a cuchilla, no soy tan loco para plantearme la cera. Daba la casualidad que estoy preparando un post sobre maquinillas de afeitar masculina. Bic me había mandado también algunas maquinillas femeninas, y decidí hacerlas protagonista de este experimento.

Me puse a ello tenía tres tipos de maquinillas para testar: La Soleil Clic, la Soleil Lady y la Pure 3 Lady.

¡Manos a la obra!, y empecé por la Pure 3 Lady por ser la que se parece más a las desechables masculinas. Su triple hoja es contundente y la banda lubricante con Aloe y Vitamina E hace que se deslice con facilidad. Pero enseguida comprendí porque se fabrican las maquinillas femeninas con mango amplio, porque los vericuetos de las piernas (por delante y por detrás) te convierten en un contorsionista. Esta maquinilla es de mango fino y de cabezal fijo, con lo que es más complicado de usar que la gama Soleil, pero no obstante si me fuera de viaje sería la que echaría en mi neceser porque ocupa menos espacio.

Así que pasé a probar la gama Soleil en la otra pierna. La diferencia básica entre la Clic y la Lady es que la Clic es recargable mientras que la otra es desechable, y el cabezal de la Clic es de cabezal basculante, lo que todos sabemos que es altamente positivo a la hora de rasurar partes curvas. Ambas tienen tres cuchillas y una banda lubricante de Aloe Vera, aunque la Lady además incorpora Vitamina E. El afeitado fue cómodo y ágil, sin grandes complicaciones.

De pronto comprendí que todas las quejas sobre la depilación femenina son nimiedades. Sí, vale, afeitar por detrás es un tanto difícil, pero enseguida se le pilla el tranquillo. Y la parte de los tobillos puede causar algún quebradero de cabeza, pero es cuestión de mañana. Ni más ni menos complicado que afeitarse la barba.

Pero a pesar de ser quejas ficticias, pienso que las mujeres se quejan con razón, porque los hombres damos por hecho que las mujeres tienen que tener piernas tersas y no reparamos en el esfuerzo que ello les implica. Deberíamos ser conscientes y valorar el esfuerzo… al menos hasta que la genética selectiva nos permita tener bebes sin folículos pilosos en las piernas.

PD. ¿Qué dónde radica la mala idea de este post? En que hace un calor horroroso y llevo siempre pantalón corto, y solo depilé de rodilla para abajo. Así que quedo un tanto grotesco con media pierna velluda y la otra lisita. ¡¡Lo que hay que hacer por mantener un blog!!

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Una respuesta to “Maquinillas de afeitar femeninas… y sí, lo he probado.”

  1. [ marc ] Dice:

    Y que hay que los hombres que nos depilamos pecho, piernas y además de todo eso el afeitarse cada día. Que no vengan ahora con quejas, que a ellas les nace mucho menos pelo…

Deja tu comentario