Blogs

Archivo de Noviembre, 2010

Sentimientos contradictorios respecto a la ‘moda democrática’

Sbado, 27 Noviembre 2010

mercadillo.jpg

El modelo de la ‘moda democrática’, ese por el que firmas de moda asequible cuentan con nombres consagrados del diseño, está en su mejor momento. Acabamos de disfrutar de la locura de Alber Elbaz (Lanvin) para H&M; conocimos el trabajo de Maria Grazia Chiuri y Pier Paolo Piccioli, los diseñadores de Valentino, para GAP; supimos que Karl Lagerfeld, un viejo amigo de la moda democrática, va a lanzar una capsule collection para Macy’s a través de su web el próximo otoño… ¡Y ahora la diseñadora belga Cathy Pill resulta que es la diseñadora invitada para La Redoute para la temporada de primavera/verano 2011!

¡Pero bueno, qué momento tan brillante vive la industria de la moda! ¿O no? Pues no lo sé, no lo tengo claro. Porque resulta que La Industria (pongámoslo con mayúsculas) sólo apoya aquellos diseñadores de prestigio, veteranos o que han alcanzado relevancia. A los que empiezan a dar sus primeros pasos no quiere ni verlos en pintura. Y son precisamente ellos lo que más necesitan que su trabajo se difunda, lo que más requieren un apoyo comercial.

Sólo podemos salvar a Top Shop, que con su apoyo a los emergentes de la London Fashion Week realiza una labor encomiable. Y no es mal negocio, debéis creerme. Apostar por un joven diseñador es algo que beneficia a todas las partes implicadas: la empresa que apuesta por él consigue una inversión en imagen importante y unos beneficios económicos nada desdeñables; el diseñador obtiene repercusión, difusión y un buen dinero; y el consumidor tiene ideas frescas y ropa cool.

Yo no tengo claro si a mí me interesaría la ropa de un diseñador consagrado en formato low cost. Primero porque los grandes diseñadores solo saben crear a base de analizar costes y beneficios, así que ten claro que si te venden un Lagerfeld por 200 euros es porque esa prenda es justo lo que vale. Segundo porque estas micro colecciones tienen una difusión tan brutal que al final todos sabemos quién lleva un Lagerfeld low cost y quien se puede permitir un original. Y digo yo, si un diseñador como Lagerfeld pierde el valor añadido de la ‘exclusividad’ qué le queda. ¿Un bolso de Chanel nos sería igualmente interesante si costara a 10 euros?

Y después de todo la ‘exclusividad’ de las grandes marcas es una ficción ya que cualquiera que tenga 2000€ para comprarse un bolso de una marca importante puede adquirirlo solo con ir a la tienda más cercana, mientras que la producción de un joven diseñador suele estar muy limitada… ¿cuánta gente puede comprar un modelito de Krizia Robustella, por citar alguna? Supongo que por nivel adquisitivo mucha más gente que la que puede acceder a un modelito de Dior, pero a nivel fáctico son pocos los que pueden lucir un modelito de la joven diseñadora porque el número de piezas que confecciones está mucho más limitada. ¿No es más exclusivo un joven diseñador que un gran nombre de la moda? Hoy día los mercados no pueden discriminar a los consumidores en función de los costes, sino de la oferta.

Todo esto era para explicar que llevar una blusa de Valentino tiene su gracia en un 98% si los demás saben que tengo 1400€ o 2000€ ociosos para gastarlo en ella. Si me vende una sublínea barata solo tendrá gracia para aquellos que tienen deseos de ser reconocidos como consumidores de grandes firmas… pero no engañan a nadie. Al final: mi gozo en un pozo.

Pero tengo asumido que los que quieran creer que llevar un Valentino de GAP es lo mismo que entrar en una boutique de la firma lo seguirán creyendo, y que las grandes firmas de fast fashion seguirán apostando por los grandes nombres que las sometena a clausulas leoninas para dibujarles tres o cuatros prendas facilonas. Esto es, como diría mi madre, “como lavarle la cabeza a un tiñoso“.

PD. A veces me vienen ideas de lo más absurdas. Yo, si fuera joven diseñador, pasaría de La Industria, y trataría de enterarme quién fabrica la ropa que compramos en los mercadillas y les propondría una colección con su firma ultra-low-cost para ser distribuida en todos los puestos ambulantes del mundo (porque supongo que esa ropa nos llegará de China o de por ahí).

Entrevista a José Luis Martínez de Larramendi, Director General de Primark Iberia: “A través de Internet y las redes sociales, los gustos por la moda se comparten y transmiten entre personas de todo el mundo”

Mircoles, 24 Noviembre 2010

primark-las-arenas.jpg 

Este viernes día 26 de noviembre abre sus puertas la segunda tienda Primark en Las Palmas de Gran Canaria (CC El Mirador). Con esta ya van 19 en el territorio nacional y 211 espacios entre España, Irlanda, Inglaterra, Holanda, Portugal, Alemania y Bélgica. Esta compañía irlandesa da empleo a más de 33.000 personas y está teniendo una expansión imparable con su filosofía de “Ponte Guapa, paga menos”, es decir, ofreciendo moda y calidad al mejor precio del mercado. Creada en Dublín (Irlanda) en 1969, Primark cotiza en la Bolsa de Londres y el año financiero 2009 – 2010, que terminó el 18 de septiembre de 2010, arrojó un incremento de sus ventas totales del 18%, situándose en los 3.225 millones de euros, lo que a la vez supone un aumento del 35% del beneficio con respecto al ejercicio anterior. Aprovecho esta ocasión para saber más de esta compañía de la mano de José Luis Martínez de Larramendi, Director General de Primark Iberia. 

jose-luis-martinez-de-larramendi-oct-10.jpg 

¿Cuál ha sido el reto de implantación de Primark en un mercado como el español? Primark apostó por el mercado español para iniciar su expansión en Europa. Cuando llegamos a España la compañía no era muy conocida en nuestro país pero tras la apertura de la primera tienda en Madrid en 2006, el público español entendió muy bien nuestra propuesta de moda y calidad a buen precio y nos han recibido con gran entusiasmo en todas partes. Primark siguió avanzando su proceso de expansión hasta contar en la actualidad con 18 tiendas en doce ciudades y más de 3.000 empleados. Asimismo, los planes de la compañía para España se basan en continuar con el desarrollo de negocio y abrir nuevos espacios comerciales en diferentes ciudades del país.  

¿Cuál fue el principal reto que se planteó cuando desembarcó en Primark? Con la expansión de Primark en España se apostó por un equipo local que aportara sus conocimientos y experiencia en el mercado español. De esta forma, en marzo de 2009 entré a formar parte de la compañía como Director de Primark Iberia con el objetivo de reforzar la expansión de Primark en España y Portugal. Hemos continuado con la estrategia de elegir espacios amplios donde poder ubicar toda nuestra oferta de productos. Estamos hablando de 2.000 m2 como mínimo, teniendo en cuenta que una de nuestras tiendas puede llegar a tener 4.000 m2 o incluso más. Además, se han reforzado las colecciones adaptándonos cada vez más a los gustos españoles sin olvidar las tendencias internacionales que también son muy demandadas. La combinación de ambos estilos es lo que nos hace tan atractivos para muchos consumidores españoles. En cuanto a nuestra estructura logística, hemos pasado de recibir diariamente camiones que venían desde Dublín con toda la mercancía, a contar con un centro logístico en Torija, Guadalajara. Este centro tiene una extensión de 22.000 m2 y da servicio a nuestras tiendas de  España y Portugal. Gracias al compromiso de un gran equipo, Primark está adquiriendo mayor fuerza en el mercado español y seguirá apostando por un modelo de negocio que ofrece tendencias para todos los públicos.   

¿Cuáles cree que son las fortalezas de una firma como Primark en un mercado como el español? Primark cuenta con unos espacios amplios y agradables que permiten una relación estrecha y directa entre el cliente y la tienda. Es un lugar dónde interactuar, probarse las prendas y elegir entre una amplia variedad de productos de calidad, a la moda y con los mejores precios del mercado. Por ello, nuestros clientes vuelven y lo recomiendan a sus familiares, amigos y conocidos. Todo esto alimenta el boca a boca y genera una corriente que hace que nuestras tiendas estén siempre llenas. En las tiendas de Primark, los consumidores españoles encuentran una gama completa de artículos para todos los miembros de la familia (Mujer, Niños, Hombre, Lencería, Accesorios, Calzado y Hogar). En un mismo espacio, nuestros clientes cuentan con las últimas tendencias, en prendas y accesorios de calidad, a los mejores precios del mercado. Además, desde la entrada tienen a su disposición grandes cestas que, llenas de prendas, les acompañarán a la amplia sección de probadores y finalmente a una extensa línea de cajas. Primark representa la forma más fácil y cercana de ir de compras. Los consumidores españoles quieren seleccionar, comparar, probarse las prendas… y en Primark pueden hacerlo. 

primark-mujer.jpg

¿Cree que España es una buena consumidora de moda o tenemos grandes diferencias en el consumo de moda-diseño respecto a otros países como Italia o Francia? Las tendencias en el consumo de moda vienen marcadas por distintas variables que cambian con el tiempo. En el caso de España, cada vez hay más consumidores que no compran solamente prendas básicas sino que buscan moda y tendencias cada temporada. Creo que en un mundo cada vez más globalizado, a través de Internet y las redes sociales, los gustos por la moda se comparten y transmiten entre personas de todo el mundo. Por este motivo, las cadenas de moda capaces de ofrecer las últimas tendencias a todos los públicos están teniendo tan buena acogida. 

¿Cómo es la política de rotación de producto en las tiendas de la firma? Tratamos directamente con los proveedores evitando la presencia de intermediarios que encarezcan el precio final del producto. Asimismo, disponemos de diferentes proveedores por todo el mundo lo que permite contar con una mayor variedad a la hora de buscar un proveedor con las mejores condiciones en calidad y precio. En Primark realizamos pedidos en grandes volúmenes de las tallas más habituales y esto agiliza la venta de nuestro stock. Además, analizamos cuales son los artículos más demandados para proveer a nuestras tiendas de los mismos y satisfacer los gustos de nuestros clientes. Todos los días recibimos nuevos productos ya que las prendas de mayor tendencia tienen un gran éxito y se pueden vender en una o dos semanas.

¿Se puede encontrar el mismo producto en una tienda de Reino Unido y que en la de España, o el producto se adecua a las características de la demanda de cada lugar? A medida que Primark ha tenido mayor presencia en el mercado español, hemos reforzado las colecciones adaptándonos cada vez más a los gustos españoles sin olvidar las tendencias internacionales que también son muy demandadas. La combinación de ambos estilos es lo que nos hace tan atractivos para muchos consumidores españoles. De esta forma, se ha trabajado especialmente en los colores y los diseños que más gustan a  nuestro público. Del mismo modo se ha incidido cada vez más en las particularidades climatológicas de nuestro mercado. Por ejemplo, en España y Portugal hemos tenido en cuenta la necesidad de reforzar las colecciones de verano e incluir tonos más suaves y diseños más ligeros para un periodo más extenso y caluroso a diferencia de lo que sucede en Irlanda y Reino Unido. Con la presencia de Primark en diferentes países europeos, se ha reforzado el equipo de compras con profesionales especializados en los distintos mercados. Indudablemente, éste es un hecho que se está reflejando en la oferta de productos para España y que responde a la demanda de nuestros clientes. Todas estas adaptaciones se han desarrollado en línea con el modelo de negocio de la compañía que es ofrecer moda y calidad al mejor precio del mercado. Siguiendo este modelo hemos tenido éxito en Irlanda e Inglaterra y nos estamos consolidando en España, bajo el lema “Ponte Guapa, paga menos”,  así como en otros países europeos (Portugal, Alemania, Holanda y Bélgica). 

primark-hombre.jpg

¿De qué forma controla Primark que sus proveedores respeten la Iniciativa para el Comercio Ético (ICE) a la que la compañía está suscrita? Hemos fortalecido la relación con nuestros proveedores mediante una comunicación regular, directa y abierta; auditoría estratégica y conciliación; y formación al proveedor ofrecida localmente. Antes de dar la aprobación para producir nuestros productos, se garantiza que todos los nuevos proveedores y sus fábricas cumplan ciertos estándares esenciales, evaluados a través de una auditoría.

www.primark.es

Hablamos con John Richmond de sus nuevos perfumes

Lunes, 22 Noviembre 2010

jrfragances.jpg

Como ya tenemos la Navidad en el horizonte, y como el tema de los perfumes será el más socorrido para aquellos que quieran hacer un regalo volor seguro… hoy voy a hablaros de las nuevas fragancias de John Richmond que recibí hace un tiempo y que he estado testando (porque nunca escribo de un perfume al primer impacto, debo usarlo un tiempo para evaluar cómo responde en distintas situaciones). 

Lo primero que he decir es que me ha sorprendido muy gratamente tanto la versión masculina como la femenina. Yo soy un admirador del estilo Richmond, siempre con ese toque tan rock, y por eso me descolocó desde un primer momento estos perfumes, porque yo esperaba aromas fuertes, contundentes, casi como un puñetazo olfativo… y sin embargo me encontré con dos fragancias sutiles, dulces y acariciantes, justo como a mí me gustan. Un perfume que hace que todo el mundo se demore unos segundos extras para disfrutarlo cuando te besan, que crea el impulso de que te pregunten que perfume usas y añadan “ummm, me gusta mucho”, y lo que es muy importante para mí, que puedes dormir con ellos puestos sin que su olor te haga difícil conciliar el sueño. 

La fragancia significa que puedo llegar a un público mucho más amplio, es una parte más del universo John Richmond” afirma el diseñador cuando le pregunto qué significa para un diseñador de moda tener sus propias fragancias. Embarcarse en un proyecto así, para un diseñador, es como adentrarse en una aventura de la que nunca sabe qué va a depararle. “Es un trabajo en equipo: la campaña publicitaria, el packaging, el frasco, el olor…. todos tenemos que trabajar juntos y en consonancia. No hay lugar para errores”. Y Richmond ha minimizado el espacio para errores contando con dos de las narices más prestigiosas de la industria: Dominique Ropion (John Richmond For Men) y Veronique Nyberg (John Richmond Perfume). 

jrel.jpg 

Dominique Ropion se formó en el legendario laboratorio Roure Bertrand Dupont que dejó para trabajar con Jean-Louis Sieuzac, uno de los técnicos en perfumería más prestigioso del mundo. Hoy es una de las estrellas de IFF donde ha creado fragancias tan conocidas como Accenti de Gucci o Anglomania de Vivienne Westwood. En John Richmond For Men ha conseguido un aroma fougère, cítrico y amaderada, en cuyas acordes de salida encontramos las chispeantes notas de bergamota macerado con una nota de jengibre y flor de naranjo. Sus notas medias son una mezcla de cardamomo, pimienta y romero, con un toque energizante de sandía fresca. El fondo cálido y masculino conjuga la vibrante madera de cedro y la provocativa hierba vetiver con un toque sensual de ámbar. 

Veronique Nyberg es otra magistral ‘compositora’ olfativa de IFF autora de perfumes como Amor Amor Delight de Cacharel o Trésor in Love de Lancôme, donde ha trabajado con Ropion. En John Richmond Perfume ha conjugado de forma magistral el pomelo rosa, la pera y las moras en las notas de salida, que dan paso a un corazón de junquillo, magnolia y lirio blanco, madurando en un fondo de pachuli y sándalo, delicadamente acompañado del suave eco del ámbar.  

jrella.jpg 

El diseñador no puede haber quedado más contento con el resultado final. “Me gustó” nos dice al relatarnos qué fue lo primero que pensó cuando olió el resultado final de su fragancia. “Era una fragancia que yo mismo usaría, aunque no fuera la mía propia”. Sintió que se ajustaba perfectamente a su universo creativo: “Una fragancia es parte de uno mismo. Todo contribuye a formar la imagen y el estilo  personal de cada uno: la ropa, los zapatos, el bolso, la fragancia… Son elementos que cada persona sabe combinar para crear su propio estilo. La fragancia se convierte en parte de este mundo”. 

La campaña de ambas fragancias responde igualmente a la visión personal del diseñador, que ejerce como director artístico de las mismas y que confía para la plasmación de sus ideas en los ojos expertos de dos fotógrafos de primera línea: Greg Kadel (para la fragancia masculina) y Tom Munro (para el perfume femenino). Así mismo los modelos de sendas campañas han sido el campeón olímpico Aldo Montano y la sensual modelo Leila Ben Khalifa. “Era importante contar con personas ‘reales’. Ellos tienen su propia historia, que aporta mayor profundidad y fuerza a las imágenes de la campaña”.

www.johnrichmond.com

Tom Ford vuelve a vestir a la mujer

Jueves, 18 Noviembre 2010

tom-ford.jpg

La vuelta de Tom Ford a la moda femenina ya tiene ‘cara’, el secretismo de esta colección que solo un ramillete de afortunados puedo presenciar en Nueva York será desvelado en las páginas de la revista Vogue del próximo mes. Afortunadamente para los más ansiosos, entre los que me incluyo, por la red ya pululan avances del editorial de moda realizado por Steven Meisel para dar a conocer el nuevo trabajo de Tom Ford [foto que ilustra este post].

Cuando Tom Ford dijo que volvía a la moda con un modelo de negocio personal y diferente no sabíamos cuánto de realidad tenía esa afirmación. Primero nos sorprendió que empezara a trabajar la cosmética, perfumes y gafas… cuando eso normalmente es algo que llega una vez está consolidado el prêt-à-porter. Después empezó por la moda masculina cuando su gran fama estaba asociada a la femenina. Decidió que sus colecciones masculinas tendrían un cariz ‘sastre’ y su producción estaría en consonancia: “¿Tom Ford un sastre?” nos dijimos todos. Y ahora que por fin vuelve a la moda femenina resulta que realiza una presentación básicamente para la clientela y algunos representantes de la prensa muy destacados, sin nube de fotógrafos (solo Terry Richardson tomó fotos), sin cobertura digital… no le interesaba la difusión de su colección. ¡¡He aquí el cambio de modelo!! O mejor dicho, la vuelta al modelo existente previo a la era de las comunicaciones y la irrupción de la confección en serie.

Tom Ford afirma que no comprende ese interés de conocer las colecciones seis meses antes de que llegue a las tiendas. Que él quiere que sus clientes vuelvan a sentir ese pellizco de ansiedad en el momento en que sus prendas se pongan a la venta. No quiere que las celebridades puedan llevar sus prendas meses antes de que cualquiera de sus clientas pueda portarlas… en definitiva: que él es más chulo que un ocho, que sabe que los medios lo necesitan más a él que él a los medios, y que puede hacer lo que le de la gana.

Pero que conste que esto sólo lo pueden hacer grandes como Tom Ford, no vaya a ser que cualquier modista de barrio se piense que menospreciando a la prensa va a conseguir que nos interesemos más por sus colecciones… puede llevarse un chasco.

No hay que sorprenderse de que un diseñador ceda en exclusiva una colección a un medio de comunicación. Esto es una práctica que cada vez es más frecuente. Cuando un gabinete de prensa te diga que en ese momento el diseñador “no concede entrevistas” debe plantearte qué hay detrás de esa excusa. La primera vez que me tropecé con esta práctica fue intentando entrevistar a Christopher Kane en un momento en que aún no era extensamente conocido pero que ya se rumoreaba que era el nuevo niño bonito de Anna Wintour. Cuando hablé con su responsable de prensa me dijo que tenían que salvaguardar una exclusiva que le habían dado a Vogue, que en cuanto saliera la entrevista el diseñador estaría encantado de responder a mis preguntas. Jamás volví a llamar: el interés que demuestro por cualquier tema es efímero, si no consigo plasmarlo en el momento en que me interesa lo relego al olvido.

Sin embargo la estrategia de Ford me parece encomiable. Esa sobre explotación de las colecciones que los medios hacemos seis meses antes de que realmente se puedan adquirir no hacen más que elevarlas (o rebajarlas) al mass market. Cuando un cliente llega a la boutique para renovar su vestuario tiene la impresión de que la prenda novísima que tiene en la mano está realmente quemada a base de reseñas en medios digitales, revistas y blog. Tom Ford no puede evitar que eso ocurra con su ropa, pero si puede aducir que si ello termina ocurriendo es algo “ajeno a su voluntad”.

Nueva era glacial en la moda

Lunes, 15 Noviembre 2010

era-glaciar-1.jpg 

Han bajado las temperaturas, sí, sin duda… ¿Es hora de sopesar una de las tendencias más impactantes de esta temporada invernal: la tendencia inuit (o esquimal, o nueva era glacial, como prefiráis). Todo comenzó con la idea del Kaiser Karl I (también conocido por el vulgo como Karl El Grande o Karl Lagerfeld) de hacer traer un gigantesco iceberg de las lejanas tierras de Groenlandia como escenario de su colección otoño/invierno 2010/11 para Chanel presentada en el Grand Palais de París. Si Catalina II La Grande viviera se hubiera preguntado cómo no se le habría ocurrido semejante cosa a ella primero.

Su desfile abría con looks esquimales en pieles polares (falsas, por supuesto, lo chic no está reñido con lo fake, la Sra. Wintour se queda día a día más sola contra la PETA) trabajadas de forma que conserven su aspecto salvaje, tosco… pelo largo como sacado directamente de la piel del pobre oso polar. La idea básica de esta tendencia es que parezca que has ido de viaje a La Ponia y te hayas traído las prendas que los nativos se hacen para consumo propio.

¡Pero qué curioso! No ha sido el único que ha roto una lanza por esta tendencia. El dúo italiano Dolce&Gabbana, Antonio Berardi o John Richmond también se decantaron por trabajar las pieles al modo ‘fondo de armario de un iglú’.

Bueno, descendamos a la realidad. No digo que estas pieles no sean ponibles, todo lo contrario, coge un buen abrigo de pieles asalvajadas y conjúgalo con unos jeans y serás lo más chic que se pasee por tu barrio, sea Paracuellos del Jarama o el Barrio de Salamanca. Pero si somos realistas hemos de tener claro que estas tendencias extremas donde mejor se concretan y tienen su más digno reflejo en la calle es en el terreno de los complementos:

Las botas (altas, de media caña o botines) estarán forradas por envolturas peleteras, el punto ‘authenticity’ lo ponen los correajes que darán la sensación que son realmente fundas de piel para tus botas de toda la vida. Así lo hemos visto en las propuestas de D&G, Christian Louboutin, Manoush, Enrico Lugani, Icône o Janet&Janet.

era-glaciar-2.jpg 

Los bolsos no se quedan atrás. Roberto Gandolfi, Apnea, Diverso Italiano o Miu Miu proponen modelitos que harán dudar a los que se crucen con tipo por la calle si llevas un bolso o un perro chow chow con asas (perdonadme el humor, en serio que son bolsos hiperchic).

era-glaciar-3.jpg

En fin… una tendencia más que nos hace realizar un ejercicio de cordura y mesura. Pero si no fueran por esta locura ¡qué aburrida sería la moda!

Burlesque amenaza con ser la próxima gran influencia de la moda

Viernes, 12 Noviembre 2010

burlesque.jpg

El día 24 se estrena en EE.UU. Burlesque, un film musical con dos estrellas rutilantes: Cher Y Christina [Aguilera]. He visto los trailers y lo cierto es que tiene buena pinta para los amantes de películas como Show Girls (que es una patata, lo reconozco, pero me encanta, en especial el duelo Elizabeth Berkley vs. Nina Griscom), Chicago (¡qué magnífico número final!) o Mouline Rouge.

No, no me he pasado a la crítica de cine. Esto viene a colación porque creo que esta película puede tener un agradable impacto estético basado en el corsé. Ummm, ¿no hay mucho corsé suelto últimamente? Empezando por a recurrente Dita von Teese, reina de género burlesco, y terminando por el número musical de nuestra Penélope en Nine. Y no olvidemos que el último premio L’Oreal de Ego se lo llevó Maya Hansen, cuya propuesta se basa precisamente en esta prenda.

photo-10.jpg

No creáis que mi interés es una corazonada, sino algo muy cerebral, pues no hay más que ver quién es el director de vestuario: Michael Kaplan. Para los que no lo sepan y no tengan ganas de googlearlo, Kaplan es uno de los directores de vestuario que han causado más impacto en el mundo de la moda. Su trabajo en Blade Runner (1982) inspiró una colección del mismísimo Alexander MacQueen, sí, ese que va a tener exposición-homenaje en el MET en primavera. ¿Cuántas veces hemos visto la inspiración Blade Runner en los editoriales de moda? A mí, así a bote pronto, se me viene a la cabeza una fantástica recreación que hizo Steven Meisel en el Vogue Italia protagonizado por Eugenia Silva.

Por si eso fuera poco, tenemos que Kaplan estuvo detrás de Flashdance (1983). ¡¡¡¡Flashdance!!!! ¡Puso de moda los calentadores! ¿Y qué decir de El Club de la Lucha (1999)? Marc Jacobs y Donatella Versace le rindieron culto en sendas colecciones.

Queda demostrado que el nombre de Michael Kaplan es un sello de garantía. En esta ocasión el grueso de la inspiración para los looks de las actuaciones musicales las pilla de los años 20 a los 40, aunque un sabor a 50 y 60 también se puede percibir. Pero no se limita a la recreación, no, él pone su aportación proyectando esos looks al futuro.

4901617088_4f23d99a40_b1.jpg

Un poco de brillo, de glam, de sensualidad, de picardía… no nos viene mal, sobre todo al vestir.

Merchandising deluxe

Martes, 9 Noviembre 2010

j51.jpg

No sé si me da más vergüenza que los famosos nos hagan tragar merchandising con la etiqueta de moda, o que se explote a un muerto de manera tan brutal. Me refiero a la nueva línea de ropa que los Jackson Five han lanzado al mercado. Jackie, Jermaine, Marlon and Randy Jackson han pensado que otra manera de explotar la cola del cometa que es la muerte de su hermano Michael es lanzar una línea de ropa que se llama J5 Collection [ved las fotos]: camisetas con imágenes del grupo en diversos momentos de las décadas de los 60 y 70 y réplicas de las chaquetas que Michael vistió en los videoclips Thriller y Beat It. A mí que me digan qué tienen que ver estas chaquetas con los Jackson 5 sino otra manera de explotar al muerto como sacando canciones inéditas de dudosa autoría, documentales varios y espectáculos diversos. Pero ahí no se queda la cosa, en el futuro llegaran las gafas y el calzado. Dicen que el cadáver de Jackson es super rentable.

Pero lo es porque el consumidor es torpe y cegato. Compra cualquier cosa que firme un famoso (ya sean camisetas, libros o sartenes) sin reparar que le están cargando precios de Vuitton por productos de calidades chino de barrio. Estoy convencido que todas esas líneas de producto se gestan ajenas completamente al interés explícito del famoso. “Tu firma aquí, te vienes a la presentación, posas un poco, hablas un poco de tu vida privada y cobra”, creo que será la consigna básica en este tipo de negocios. Tengo el presentimiento que en muchos casos el famoso es en el día de la presentación cuando conoce el producto.

Me alegro que a Kate Moss se le acabe el chollo de Top Shop porque estoy seguro que mientras ella se embolsaba una buena suma, las pobres desgraciadas encargadas de diseñar la colección cobraban miserias. De hecho creo que leí en alguna entrevista que el proceso creativo era el siguiente: las chicas se paseaban por los mercadillos de segunda mano, compraban ropa interesante y la llevaban a la ofi, entonces, un día aparecía Moss y decía con sus uñas de manicura francesa “esto, esto y esto”, a continuación se replicaba esa ropa con la etiqueta de Top Shop. ¿Para eso hay tantas escuelas de diseño por el mundo?, ¿para que Kate Moss venda replicas de ropa vieja? Y quien dice Kate Moss puede decir las hermanas Cruz con Mango, o muchos otros ejemplos que pululan y han pululado por el mercado.

Pues yo me niego. Yo no le presto atención a nada que lleve la firma de una celebrity. Que me perdonen, pero tampoco creo que importe mucho. Yo, como prensa, no soy el target de estas pseudo marcas. Más bien están interesadas en la prensa del cuore.

Claro que hay excepciones, cómo no, como la firma Sean John en la que Puff Diddy (o como quiera que se llame) ha puesto su mejor empeño y profesionales evitando caer en el merchandising facilón. Tampoco se puede lapidar a los famosos por rentabilizar su nombre de tan burda forma, porque hay diseñadores con años de experiencia que recurren a lo mismo: le ponen un  logo, cuanto más grande mejor, a una camiseta de algodón base y te cargan más de 75 euros (como poco). Eso es igual de indecente.

Hablando de precios: las camisetas de J5 Collection estarán alrededor de los 32 dólares (unos 23 euros) y las chaquetas costarán unos 600 dólares (432 euros).

j52.jpg

www.J5collection.com

Los objetos insólitos de Gerard Moliné

Sbado, 6 Noviembre 2010

gerard-moline.jpg

Ya nada es lo que era. El mundo del campo, las tradiciones, lo rural… Un ejemplo: pensemos es cómo se ordeña una vaca. Seguro mque están pensando en ese campesino que coge su cobo de zinc y su taburete y se pone a ordeñar manualmente mientras le cuenta a su vaquita Margarita cuánto le debe al banco. Maaaaaallllllll. Nada que ver con la realidad de vaca tras vaca en cubículos con aparatejos automáticos succionando las mamas.

¿Y todo esto a qué viene? A qué estamos aferrado a los estereotipos, sobre a los de los productos artesanales. Y la verdad es que es interesante el trabajo de un diseñador industrial que a veces rompe con las ideas preconcebidas. Me refiero a Gerard Moliné, un diseñador valenciano (¿a qué se debe ese boom del diseño en Valencia?, ¡es espectacular!) formado en la escuela superior de diseño Elisava y que tras tres años junto a Martín Ruiz de Azúa en estudio azuamoliné, actualmente desarrolla su trabajo como diseñador en su propio estudio, estudimoliné.

Gerard coge objetos tradicionales y les da un giro radical introduciéndolos en el siglo XXI. Algunos ejemplos muy claros: Una boina llena de huesos de cereza que se mete en el microondas y que tiene la cualidad de conservar el calor durante mucho tiempo, y sirve para calentar la cama en las noches frías de invierno; la botabrik, una bota de piel de cabra con forma de tetrabrik para guardarlo con comodidad en cualquier nevera; el coparrón, un porrón con forma de copa, o una copa con estructura de porrón, a elegir…¿Si el diseño no sirve para hacer locuras, para qué sirve entonces?

porron-2010.jpg

bota-2010.jpg

www.gerardmoline.com

La tradición sartorial italiana me enamora

Jueves, 4 Noviembre 2010

Hay que reconocer que los italianos tienen algo especial. Me refiero a los trajes, claro. Sus estructuras caen sobre el cuerpo masculino cual elegantes corazas de sutileza infinita. La tradición sartorial italiana es una de las más reconocidas sastrerías del mundo si quitamos la londinense, de la que se diferencia por haber estado siempre un paso por delante en cuanto a modernidad y frescura. Quizás al éxito de la sastrería italiana haya contribuido que en este país se hayan asentado los lanificios más prestigiosos del mundo, siempre a la cabeza en cuanto a innovaciones en el desarrollo de tejidos. No hay que olvidar el carisma del italiano, siempre entre el sibarita y el playboy, amante de la dolce vita y coqueto por naturaleza, amante de su cuerpo y de lucir bello.

¿Y qué decir del carácter de sus sastres? Cultivados y exigentes con sus clientes, a la vanguardia de los tiempo que corren y sin miedo a las nuevas tendencias, pero a la vez cultivadores de una tradición ancestral. Me viene a la cabeza un relato autobiográfico del periodista y escritor Gay Talese, uno de los mayores y mejores exponente de aquel Nuevo Periodismo que cultivaron Norman Mailer o Truman Capote. Talese no es tan famoso como sus dos colegas mencionados, quizás porque nunca se vio tentado por la obra de ficción, pero leer cualquiera de sus relatos es una experiencia estética inconmensurable.

Pues bien, contaba Talese, hijo de un sastre italiano, en su relato Los sastres valientes de Maida (un relato que va de cómo salen del paso en la sastrería donde su padre era aprendiz en 1911 cuando este estropea un traje que el mafioso de la localidad iba a recoger ese mismo día sin que aquello terminara con unos cuantos tiros y un reguero de viudas y huérfanos) que el maestro Francesco Cristiani no solo era incapaz de errar a la hora de confeccionar un traje, sino tampoco lo admitiría nunca. Escribe Telese al respecto:

Un día que vino un cliente a probarse un traje nuevo pero no pudo poner la chaqueta porque las mangas eran demasiado estrechas, Francesco Cristiani no sólo fue incapaz de disculparse con el cliente: se comportó como si se sintiera insultado por su ignorancia sobre el exclusivo estilo en modas masculinas del taller Cristiani.

–No se supone que usted deba meter los brazos por las mangas de esta chaqueta –le informó Cristiani al cliente, en tono de superioridad–. ¡esta chaqueta está diseñada para ponérsela únicamente encima de los hombros!

Para los que quieran conocer la historia del sastre y el mafioso les recomiendo hacerse con Retratos y encuentros de Gay Talese publicado por Alfaguara.

Todo ello son factores que han hecho del traje italiano un referente internacional fortalecido por la tradición de casa como Ermenegildo Zegna o Brioni. Yo por mi parte quiero contribuir en este post a la grandeza de la tradición sartorial italiana reseñando cinco firmas menos conocidas en España que las anteriormente mencionadas, pero muy atractivas también. Estas son:

ANGELO NARDELLI

angelo-nardelli.jpg

www.angelonardelli.it

TOMBOLINI

tombolini-1.jpg

www.tombolini.it  

KITON

kiton.jpg

www.kiton.it

CORNELIANI

corneliani.jpg

www.corneliani.com

LUIGI BIANCHI MANTOVA

lbm1911.jpg

(esta foto corresponde a su línea L.M.B 1911)

www.lubiam.it

Francesc Maristany Riera, Director General de Grup MET: “En España tenemos que recuperar la producción apoyándonos en el mercado de calidades altas”

Martes, 2 Noviembre 2010

francesc-maristany.jpg

El gran problema de la moda española siempre ha radicado en la producción (producción en lo más amplio del término). Los diseñadores siempre se quejan de la ausencia de grandes compradores en la pasarela madrileña cuando lo cierto es que si el director de compras de unos grandes almacenes acudiera a Cibeles y se interesara por un diseñador este difícilmente tendría capacidad para suministrar un pedido mínimo a escala ‘department store’. La moda Española se ha revelado operativa a nivel ‘costura’, micro demanda… pero eso, claro está, no hace industria. Tampoco se le puede pedir a cada diseñador montar un imperio en plan Zara o Mango, sería un sueño descabellado.¿Entonces cuál es la solución? ¿Qué esperanza tiene entonces el diseñador que quiere o necesita producir? Hace poco conocí Grup MET, una empresa barcelonesa dedicada a aliviar la logística de transporte y producción de empresas de moda. Su Director General, Francesc Maristany Riera, me ayudó a comprender qué servicios daban desde Grup MET.

¿Exactamente qué ofrecéis a las empresas? Ofrecemos un servicio integral, podemos apoyar al diseñador o la marca desde que se crea o se concibe el producto hasta que este llega a la tienda. Es una asesoría en múltiples niveles, a la medida del cliente, que da soporte de producción dependiendo del producto en sí o los materiales que se emplean para su confección. Estudiamos dónde ese producto puede ser realizado con mayor eficiencia y menor coste, ya sea una producción nacional, ya sea realizada en Asia (China, India), o en países como Portugal o Turquía.

Facilitáis la producción en Asia a empresas que estarían perdidas si tuvieran que intentar tratar con aquellos países por sí mismas, ¿no? Eso es, actuamos de intermediario, y nos encargamos de todos los detalles tanto de la importación, como el tema de aduanas, así como de la distribución. Todo coordinamos con el cliente.

¿Y la empresa o diseñado español, tan acostumbrado al ‘yo me lo guiso, yo me lo como’ cómo ha reaccionado a vuestra propuesta? La aceptación muy buena. Lo que más valoran es la versatilidad de nuestros servicios que son distintos dependiendo del cliente. Además no tenemos competencia directa en España y eso es una gran ventaja.

¿A nivel práctico cuál es el perfil de vuestro cliente? Tenemos clientes de todo tipo, de firmas tan consolidadas como Desigual a otras emergentes como Nice Things, que está teniendo un gran crecimiento. Tenemos claro que nuestro target, el tipo de empresa a la que más aportamos, es aquella empresa de tamaño medio que tiene entre 10 y 20 tiendas. Aunque colaboramos con empresas de todas las dimensiones, incluidas grandes como El Corte Inglés, pero está claro que cuanto más grande es la empresa más capacidad de autogestión de la producción tiene. Nuestros clientes están sumergidos en la realidad económica y les interesa saber qué se lleva para ser competitivos. Trabajamos tanto para diseñadores de gran difusión como marcas de a pie, es decir, empresas que buscan ofertar un producto bonito a precio asequible.

¿Notáis que los diseñadores están muy perdidos en el terreno de la producción cuando llegan a vosotros? Sí, pero es que cuando se lanzan a la comercialidad entran en un mercado muy competitivo. Al diseñador le suela dar ‘miedo’ lo comercial por la dimensión empresarial que conlleva. El artista es artista, pero ahí estamos nosotros para aliviarlo lo máximo posible de esas tareas que les resulta tan ingratas. Ellos llegan a nosotros con un modelo casi artesanal, donde a nivel administrativo se puede decir que usan la cuenta de la vieja. Les sobra entusiasmo pero les falta la parte racional del gestor.

¿Cómo nace Grup MET? Surge hace siete años. Yo conocía el sector ya que trabajaba en el mundo del transporte, del transporte internacional, concretamente trabajaba en el puerto, y era consciente que la moda demanda un servicio muy específico porque tengo familia vinculada al textil. La moda tiene una logística muy especializada. El producto que genera la moda va en función del tiempo, las tendencias… Empezamos como una empresa de distribución y fuimos creciendo. Con el tiempo fuimos conociendo dónde producir de forma óptima cada tipo de producto y quisimos poner esos conocimientos al servicio del cliente. Principalmente estamos enfocados al accesorio, pero abarcamos todas las líneas de producción de la moda.

¿Crees que el Made in Spain tiene una identidad nacional explotable? Es decir, ¿puede la moda española llegar a tener un sello como la moda francesa o la moda italiana? Creo que sí, que hay que defenderlo. Ese es uno de los motores que nos impulsa. Queremos ayudar a aprovechar esas señas. Tenemos ventajas como que hoy por hoy el nombre de España suena en todas partes, y en especial el carácter ‘mediterráneo’ es una importante baza que jugar.

¿España como país tiene alguna ventaja comparativa con otros países a nivel producción? Yo soy de la opinión de que tenemos que empezar a recuperar la producción. De hecho, siempre que es posible, busco alternativas nacionales para mis clientes. Tenemos focos productivos muy importantes: el Sur peletero, el Levante con el calzado… Pero hay que ser realista, no podemos competir en costes y precios con Asia. Pero hay un mercado de calidades altas que se puede recuperar porque hay un tipo de producto en el que el precio es lo de menos, lo que importa es la calidad, el sello de garantía, las denominaciones de origen… Y ahí es donde hay que empezar a aportar.

www.grupmet.com