Blogs

Archivo de Agosto, 2012

MBFWM P/V 2013: DelPozo y Etxeberría

Viernes, 31 Agosto 2012

Ayer comenzó la MBFWM con dos desfiles fuera del pabellón de IFEMA, lo que es muy de agradecer porque acerca lo que se hace en España al cosmopolitismo de otras ciudades como París, Milán e incluso Nueva York. Que un diseñador desfile fuera de IFEMA implica que los costes del desfile se disparen exponencialmente, pero en contrapartida recibe el control creativo sobre su puesta en escena, que nos deja resultados maravillosos como en el caso del debut de Josep Font al frente de DelPozo.

delpozo1.jpg 

Expectación máxima y un escenario de belleza incomparable y muy desconocido, el Jardín El Capricho, para la puesta en escena de una colección plagada de geometría visual, sutilezas estilísticas y volúmenes discretos pero exquisitos. Vale, hasta aquí lo que dije en el último post dije que no iba a hacer.

Mi intención es ‘aportar’, y en este caso voy a jugar a Abogado del Diablo. Partimos de que la colección me ha entusiasmado. Font ha desplegado los mejores recursos del oficio de couturier que lo llevaron al calendario de la Haute Couture parisina. Pero hay algo en todo ello que me descoloca: este es un Josep Font inédito, desconocido, ha desplegado un nuevo lenguaje visual que lo aleja de su propia herencia… PERO no lo acerca a Jesús del Pozo. Parece ser que una de las premisas al hacerse cargo de una firma mítica ha de ser bucear en los archivos y recrear el estilo del creador original. Font parece sin embargo empeñado en encontrar una tercera vía: ni la suya ni la del difunto Jesús, sino un nuevo estilo que no se preste a comparaciones históricas.

Justo ayer, hablando con Hannibal Laguna sobre el giro ‘realista’ que ha tomado la Haute Couture, salía la conversación sobre el legado de Dior, el nuevo giro que le ha dado Raf Simons y la nostalgia por Galliano. Y Hannibal no se mostraba demasiado fan de la teatralidad de Galliano: “De todos los diseñadores que han recogido el legado de Christian Dior yo me quedo con el trabajo de Gianfranco Ferre, creo que es el que mejor recogió las referencias de la casa y las trabajó de una forma muy inteligente. Creo que Ferre es un genio que no ha sido suficientemente reivindicado. Recuerda las primeras colecciones de Galliano para la casa, eran muy continuista con su propio trabajo, hasta que hubo un momento en que se le debió decir que debía profundizar en el legado de Dior y se produjo un giro conceptual muy apreciable”.

Personalmente confío en que el efecto Font consiga posicionar a DelPozo en un nuevo estatus de casa de costura fetiche, pero no es óbice para que yo aquí señale que esta primera propuesta es absolutamente contraria a la filosofía de Jesús del Pozo. Font ha apostado por las estructuras cuidadas y diáfanas mientras que Jesús era el genio de la anti-estructura, que existía en cada una de sus prendas, sí, pero parecía que surgía sobre el cuerpo de una forma orgánica y casi accidental.

El otro diseñador que apostó por el día inaugural de la MBFWM fue Roberto Etxeberría, el gran redentor de la moda masculina española (no hecha en Barcelona). Hacía mucho que Madrid no amparaba las presentaciones de un diseñador de moda masculina con algo que decir. Sí, muchos creadores de la ex-Cibeles han puesto sus hombres sobre la pasarela con más o menos ingenio, pero siempre he tenido la impresión que eran meros complementos pintorescos a las líneas femeninas, verdaderas acaparadoras de la creatividad. Etxeberría ha desarrollado su propio camino. Él no replica el avant-garde masculino de París, ni el sartorialismo milanés, ni el practicismo neoyorquino… Él hace simplemente otra cosa que te deja patidifuso y extasiado: elegancia clásica vuelta del revés y reformulada con un diccionario de recursos surgido de la investigación y el desarrollo creativo.

etxeberria_0052.jpg 

Le pregunté sobre su opción por el mal llamado OFF-MBFWM (creo que aquí no hay ni ON ni OFF, sino una semana de la moda donde algunos se benefician de ciertos recursos y otros se buscan la vida y resultan más interesantes). Él fue diplomático y me dijo que “este año no han abierto la pasarela oficial a nadie más y lo único que te brindan es la posibilidad de hacer un OFF o no hacerlo”. ¡Y esto lo dice un ganador del EGO dos ediciones consecutivas! Si Roberto no tiene derecho a incorporarse en la MBFWM, ¿quién lo tiene? ¿O es que EGO no es más que la hermana pobre y marginal del evento por mucho que quieran integrarla con maquillaje y declaraciones de buenas intenciones?

En fin, que ni le ha hecho falta, ni la excelencia del trabajo de Etxeberria depende de ello. En esta colección para la que ha viajado al sur y se sumergido en la cultura de la guarnicionería y la sastrería ecuestre, nos deja una lección de grandeza profesional: “Podía haber seguido trabajando con mis raíces, con lo que sé hacer, pero eso hubiera sido lo fácil. Preferí saltar al sur y optar por asumir el desafío, que era lo más difícil”. En un momento en que el diseño patrio tira a lo facilón, al terreno conocido y seguro, al ‘hagamos lo que sabemos hacer y nos funciona’, el que un diseñador emergente como Etxeberría sea el que ponga en evidencia la falta de interés por avanzar del sector da mucho que pensar.

No dejo de pensar en el tema del emplazamiento de los desfiles. Un tema que salió en las dos conversaciones, tanto la de Hannibal como en la de Etxeberría, de forma expontánea. “En París o Milán la semana de la moda es más ‘urbana’, está anclada a la ciudad. La ciudad va unida al concepto de la moda, existe un feedback entre la ciudad y la moda” me comentaba Roberto. Mientras que Hannibal se lamentaba de que Madrid ha perdido durante mucho tiempo de vender la ciudad y su cultura asociándola a la moda. “En Madrid hay espacios maravillosos tanto arquitectónicos como exteriores y sin embargo si quieres estar dentro de la organización oficial no puedes salir de IFEMA, que tiene muy buenos recursos, pero no deja de ser un pabellón de congresos donde todas las propuestas se homogenizan”.

Es algo a considerar, ¿verdad?

He perdido el interés por la MBFWM

Mircoles, 29 Agosto 2012

 Pues aquí estamos, a las puertas de Cibeles, perdón Mercedes Benz Fashion Week Madrid. ¿Quién me ha visto y quién me ve? Por lo general, a lo largo de mi carrera ejerciendo la crítica de pasarela, el modus operandi ha sido estudiar el programa en cuanto se hacía público, revisar las novedades, analizar las ausencias, preparar entrevistas previas… todo para realizar una cobertura informativa completa y fundamentada. Y hoy me levanto y me encuentro con que mañana empieza la MBFWM y ni siquiera le he echado un ojo al programa, y que el sentimiento que me embarga es la indiferencia.

Quizás sea culpa mía, lo confieso. De vez en cuando tengo mini-depresiones laborales que me hace perderle el sentido a todo esto que todo lo que hago me parezca caca de la vaca. En estos casos me reinvento y busco la ilusión en algo nuevo que me mueva. Pero es que la MBFWM no me ofrece casi nada nuevo que me haga reaccionar. Es como una planta marchita que ha encontrado un status quo en que ni termina de morir ni consigue echar brotes nuevos.

Por otro lado puede ser que el sistema de pasarela, tal y como se entiende en España, ha dejado de interesarme hace tiempo. Una pasarela con más visos de cita social donde dejarse ver que de encuentro profesional no es precisamente mi prioridad. En España la pasarela no es ya, si es que alguna vez lo fue, una herramienta profesional donde las colecciones empiezan su rodaje. Aquí la pasarela es el principio y el fin de las colecciones (no de todas, pero sí de un gran porcentaje de ellas) porque ni siquiera se llegan a producir, muchos menos vender. Las pasarelas españolas no sirven para cogerle el pulso a las tendencias ni es esa primera toma de contacto con la materia prima de tu trabajo periodístico, ya que en los meses siguientes si un nombre español se cuela en tus artículos (o estilismos) es posiblemente más un desliz que un propósito.

Esta cobertura de MBFWM me la replanteo desde su misma raíz. No sé lo que voy a hacer ni en qué voy a emplear mis fuerzas. Pero de lo que estoy seguro es de que no voy a gastar palabras vanas para describir una temporada más las mismas líneas de trabajo.

Por cierto. Con esto de la democratización de las pasarelas en que hay mil concursos en las redes sociales para conseguir invitaciones a desfiles, la magia del concepto de ‘desfile de moda’ se ha perdido. Ahora es un coladero sin control donde lo menos que abundan son verdaderos profesionales. Conmigo que no cuenten como enano de circo.

Ovejas negras: los verdaderos poseedores de estilo

Viernes, 24 Agosto 2012

ovejas-negras.jpg¿

Por qué las ‘ovejas negras’ tienen siempre estilo? No lo sé, es un misterio. ¿O no? Mi teoría (evidente) es que el estilo radica en transgredir las normas con naturalidad, y eso es algo que saben hacer muy bien las ‘ovejas negras’.

Pongamos por caso el Príncipe Harry, oveja negra por excelencia de los Windsors con permiso de su tío-bisabuelo Eduardo. Harry está en boga por las escandalosas imágenes desnudo en un hotel de Las Vegas que se les atribuyen. Pero vistámoslo y fijémonos en cómo suele le dar un punto desaliñado-chic a toda su indumentaria. Es indiscutible que su hermano es más guapo, pero es tan sosito como lo era su madre. Harry por el contrario, y quizás por aquello de que nunca se ha esperado mucho de él, se deja llevar y resulta un rufián irresistible al que le molesta la corbata y sabe llevar el cuello abierto con desaliño.

Quizás los genes de Eduardo VIII, posteriormente Duque de Windsor, estén presentes en Harry. Este efímero rey que puso en jaque la monarquía británica por su cuelgue de una americana divorciada y vuelta a casar (cuando la conoció), fue también un modelo de clase, elegancia y desafactación. Según los biógrafos, Eduardo era muy inmaduro y hasta que conoció a su Señora Simpson no había tenido una relación sexual plenamente satisfactoria. Esto, unido a los rumores de las preferencias por ser dominado que se dicen la americana hizo realidad, puede hacer muy comprensible que prefiriera la abdicación a perder dicha joyita, de la que también se publicó hace unos años un libro en que se decía que podría haber sido un transexual… la cosa es rizar el rizo (la reseña del libro que mantenía eso la leí en el Vogue USA, y si se publica allí…). Lo único cierto es que Eduardo fue todo un icono de la moda de su tiempo que dio incluso nombre al famoso nudo de la corbata.

Si nos vamos a Italia basta con fijarnos en la genealogía de los Agnelli. ¡Lapo Elkann! El heredero del estilo de l’Avvocato es el miembro más conflictivo de la familia, amante de todo lo ‘poco sano’, y protagonista de numerosos episodios comprometedores. Y sin embargo ha brillado con luz propia como dandi del siglo XXI, portada de las revistas de moda e imagen de su propia marca de moda y complementos. Que sí, que a veces luce looks imposibles, ¡pero le quedan tan bien!

Cuando en el mundo masculino escucho la frase “es todo un dandi” refiriéndose a un hombre impecable y elegante, me da dolor de barriga, porque constato que el que lo dice no tiene ni idea. Por lo general el dandi, el original, destacó precisamente por buscar una elegancia que rompiera con lo establecido, inventaban nudos de corbata, imaginaban nuevos usos para los pañuelos de cuello, compraban joyas nada discretas que lucían sin pudor… Un hombre con un traje gris de corte sastre, con camisa blanca y corbata roja puede ser todo lo elegante que se quiera, impecable, pero un dandi es otra cosa. Seguramente un dandi tiene alma de oveja negra, sino que le pregunten a Oscar Wilde.

Todos estos ejemplos de rebeldes chics tienen en común precisamente que les importa un pito las normas, y si para algo están las normas en moda es para transgredirlas. Cuando veo estos autodenominados estilistas que ponen a las celebrities de lo más correctas y monísimas me pregunto qué aportan al panorama. Cuando lo verdaderamente importante es ir un paso más allá y proponer retos estéticos. Eso lo sabía Isabella Blow, Anna Piaggi, Diana Vreeland… y lo saben Camilla Nickerson, Anna Dello Russo, Carine Roitfeld…

Agi&Sam O/I 2012/13

Lunes, 20 Agosto 2012

agiandsam2.jpg

Hoy quiero mostraros uno de esos hallazgos que te depara (¿cómo no?) la Semana de la Moda de Londres. Se trata de la firma Agi&Sam, formada por Agape Mdumulla y Sam Cotton, dos creadores que han trabajado para, entre otros, Lagerfeld o McQueen. Una colección que confronta el clásico bespoke británico con el colorido estampado de influencias africanas.

agiandsam.jpg

1974, un año especial

Viernes, 17 Agosto 2012

ads-74-2.jpg 

Hoy estoy algo nostálgico. Será el calor, será no tener vacaciones, serán los pintores y albañiles que me tienen invadido, será el ruido del fontanero… no lo sé, el caso es que hoy es uno de esos días que me parece que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Me ha dado por echar un ojo a lo que la moda masculina auspiciaba para el otoño de 1974. ¿Por qué esta fecha? En ese año, en septiembre concretamente, nací yo. La verdad es que los archivos de la época son exiguos, pero algunas cosas interesantes he podido hallar.

gq74.jpg 

Por ejemplo, la portada de GQ de septiembre seguía bajo la influencia del Gran Gastby de Robert Reford, que ya gozó de portada propia en el número de marzo de ese mismo año. La influencia de Gastby se filtró a todas las revistas de moda, en Vogue también encontramos alguna portada explícitamente vinculada al fenómeno. Llama la atención que en portada propusieran “moda a todos los precios”, era evidente que estábamos en plena crisis económica petrolífera. En octubre sin embargo ponían un acento británico al look masculino.

playboy74.jpg

Si nos vamos a Playboy, cuando Playboy era una revista realmente de referencia que iba más allá del cuerpo desnudo. En el número de octubre del 74 Bill Arsenault toma las fotografías de un editorial de moda que propone las tendencias de moda masculina para esa temporada. Años 70s en su esplendor, solo hay que fijarse en los cuellos y en los cortes de los pantalones. Dato curioso: ¿Veis el abrigo de cuello de piel? Viene identificado como “Tom Fallon for Cortefiel”. ¿Qué Cortefiel es ese? Teniendo en cuenta que el que conocemos surgió en los 80s, este debe ser otra firma o tienda… ¿Qué influencia tiene este en el posterior Cortefiel español? ¿Son fenómenos independientes o el nombre es un plagio?

ads-74-1.jpg 

Como en el tema de revistas los datos son escasos he echado una mirada a los anuncios de la época. La camisa denim bien pegadita al cuerpo era un must indiscutible, por ejemplo. La cintura de los pantalones era un poco más alta de lo que hoy nos atreveríamos a llegar, y los bajos acampanados se hacían evidentes. Puro cliché setentero.

No sé. Creo que los 70s fueron una década muy grande, muy creativa, con mucha personalidad. Creo que es hora de rescatar muchas prendas vintage y adaptarlas a nuestro armario. Registrad cajones y armarios olvidados, visitad tiendas que siempre habéis pensado que son rancias en extremo… seguro que encontrareis prendas mágicas.

H.W. Carter & Sons O/I 2012/13

Lunes, 13 Agosto 2012

cs1.jpg 

Renovarse o morir. Este otoño asistimos a la renovación conceptual y estética de una mítica firma de prendas de trabajo (monos, mandiles…) creada en 1859: H.W. Carter & Sons. El encargado de la puesta al día de esta marca de Brooklyn es Greg Chapman (de Perfecto Brand), que ha hecho evolucionar el concepto de la marca del workwear hacia un cierto tailoring que sin embargo no abandona el espíritu de la forma. ¿Quién dijo que ser un blue collar está denostado?

cs2.jpg

cs3.jpg

www.hwcarterandsons.com

Teen Fever

Mircoles, 8 Agosto 2012

La cultura juvenil se impone. Una segunda oleada de “youth power” se hace fuerte en el mundo editorial y de la publicidad. Rejuvenecer parece ser la premisa de crecimiento de las marcas. Si fue Loewe, con el infame anuncio que fue parodiado hasta la saciedad, uno de los claros ejemplos en la búsqueda de la segunda juventud, el mercado editorial no se quiere quedar detrás.

¿Recordáis cuando se lanzaron al mercado Teen Vogue, Cosmo Girl, Elle Girl y se actualizó Seventeen? Pues en los últimos tiempos estamos viviendo otro Teen Fever. En España hemos asistido al nacimiento de L-INK, el proyecto personal de Rocio Pintó, que nace con vocación de satisfacer las inquietudes de una nueva generación de cool girls.

¿Y con qué me encuentro el 2 de agosto? Con que la revista británica Tatler lanza con su número de septiembre un suplemento de 60 páginas llamado… ¡Teen Tatler! A ver, quizás no os sorprenderá si no conocéis el perfil de Tatler: es una revista dedicada el estilo de vida de la clase alta, una mezcla entre Vogue y Hello!, muy a lo Vanity Fair español, pero más enfocado a la práctica. ¿No es sorprendente que se lance una edición adolescente? ¿No es eso rizar el rizo de lo esnob? ¿De verdad la gente joven está en esa onda? ¿O el suplemento tiene como público objetivo a los padres?

Me pregunto hasta qué punto la juventud es el nuevo motor de consumismo mundial. Cuando los padres se vuelven conservadores en sus decisiones de gasto, ¿hasta qué punto los jóvenes tienen poder de consumo autónomo? Vale, los jóvenes no ganan dinero para gastar, pero tienen poder de coacción sobre los padres para que les den dinero o gasten. Quizás el futuro del mundo editorial esté en refocalizar su público objetivo.

teen-tatler.jpg

Mónica Cruz y Agent Provocateur

Lunes, 6 Agosto 2012

cruz-2.jpg

Debo confesar que a veces soy terriblemente injusto. Me pasa sobre todo porque tengo muchos prejuicios para con cualquier cosa que emprenden o están implicadas celebridades. Hoy he tenido que hacer acto de contrición porque cuando he desayunado con la noticia de que Mónica Cruz ha sido fichada por Agent Provocateur para lucir palmito en su campaña de otoño/invierno e inmediatamente he pensado “qué rentable es ser la hermanísima”. Todos los trabajos que Pe no haría por cuestiones diversas ella los pilla al vuelo como buen sucedáneo de la oscarizada estrella. Momentos después me pesaba ese pensamiento. ¿No es Mo una chica preciosa? ¿No está más que acreditado su talento? ¿Qué culpa tiene ella de ser la hermana menor de la star?

La campaña ha sido filmada y fotografiada por Tim Pope y recrea una historia de aires victorianos saturada de glamour oscuro y perturbador. El escenario la antigua prisión de Clerkenwell’s House of Detention que se dice encantada.

No sé, ¿qué creéis?, ¿en su contratación pesa más su curriculum de bailarina profesional y actriz o el que se la considera la doble oficial de su hermana?

cruz-1.jpg