Blogs

Archivo de Febrero, 2013

Natalio Martín, diseñador de calzado artesanal: “Lo que más me inspira a la hora de hacer un zapato es el material”

Viernes, 15 Febrero 2013

natalio-marin-1.jpg

Retrato de Mike Madrid (www.mikemadrid.es)

Natalio Martín es un artesano en toda la extensión de la palabra. Sus zapatos, realizados 100% manualmente, son objeto de deseo para los fashionistas más exigentes. Ha colaborado con diseñadores como Assaad Awad, Luis Manteiga o Moises Nieto calzando sus desfiles. Y entre sus proyectos más ‘cucos’ encontramos los Natalios, los zapatitos para bebés más cool del momento. Conozcamos mejor a este cordobés de manos mágicas.

¿Cómo nace tu pasión por el calzado? Nació hace muchos años, pero se hizo efectiva cuando me trasladé a Barcelona y tuve la posibilidad de aprender de la forma más tradicional, en un taller artesano.

¿Y de dónde venías, a dónde ibas y cómo terminas en el taller de ese artesano? Venía de Andalucía, del mundo de la comunicación. En mi última etapa allí trabajaba para un grupo importante en la región, Grupo Joly. Me fui formando en moda y dirigiendo mis pasos hacia la comunicación de moda y probé suerte en la Ciudad Condal. A los meses de estar en Barcelona trabajaba como editor en una editorial especializada en arquitectura, moda y diseño. Esto me hizo meterme más de lleno en el mundillo y conocer a mucha gente interesante, además de cinco libros de moda publicados internacionalmente. Paseando por la calle, descubrí este taller, en el que formaban a gente interesada en aprender a hacer zapatos y fui compaginando el aprendizaje con mi trabajo. Un día puse fin a mi trabajo en la editorial y desde entonces me dedico a los zapatos en muy diversas vertientes. Espero que durante muchos años.

natalio-marin-3.jpg

¿Por qué el calzado artesanal hecho a mano y no la producción industrial? Aprendí a hacer calzado artesanal. Hay muy pocos diseñadores de calzado que sepan hacer el proceso completo con sus propias manos, salvo los que han pasado por un taller… Hago calzado artesanal porque me gusta elaborar con las manos. Mentiría si dijera que vivo de esto exclusivamente. ¡y menos como está el patio! Pero compagino con cursos, colaboraciones, etc. No sé si algún día me meteré en procesos industriales, pero me da pereza y repulsión a partes iguales.

¿Se valora el trabajo artesanal en su justa medida? Se valora muy poco. Igual que hay muy poca gente que valora un buen plato, un buen cuadro, un buen libro… Pero cuando me dicen el share de audiencia de Gandía Shore me lo explico todo.

Háblame de la línea para bebés, ¿cómo surge la idea? Un día, estaba en Sevilla, en casa de mi hermano, y su ahora mujer, que es muy apañada, estaba haciendo unos patucos de fieltro como manualidad para regalar a unos nuevos papás. ¡Me llamó la atención porque nunca me había planteado hacer unos zapatitos! Le pedí el patrón e hice un mix con mis conocimientos de calzado en piel. El resultado me dio ganas de comérmelo de tan pequeño y gracioso. A partir de ahí, a base de esfuerzo e investigación, aparecieron ‘Los Natalios’. Es genial hacer zapatos de bebé porque es muy agradecido. Siempre que saco unos de su cajita tienen su “¡OOOOoh qué monos!” correspondiente, y eso gusta.

natalios.jpg

¿Qué parte del proceso de construir un zapato te parece más interesante o te motiva más? Creo que lo que más me gusta es su fase inicial. Me quedo con el diseño, la búsqueda de materiales y el patronaje. Por eso me gusta hacer colaboraciones, porque me encanta utilizar los zapatos como medio de interpretación. Siempre se trata de un nuevo reto. Aunque a veces no salga todo lo bien que a uno le gustaría.

¿El trabajar en colaboración con diseñadores de moda de qué forma se hace? ¿Ellos tienen claro lo que quieren? ¿Te dejan libertad? ¿Os tiráis zapatos a la cabeza cuando no llegáis a un consenso? Tengo mucha suerte porque siempre me dejan mucha libertad. Bien es cierto que me transmiten un buen briefing en cualquiera de los casos y a medida que avanza el trabajo vamos consensuando los detalles, hasta llegar a un resultado en el que ambos estamos satisfechos.

¿Eres muy crítico contigo mismo? ¿Eres de los que piensan que siempre se pudo hacer mejor? ¿O sueles terminar razonablemente contento con tu trabajo? Soy bastante crítico y me afecta mucho cuando algo no sale como yo quiero, sobre todo si el trabajo es para otro.

natalio-marin-2.jpg

¿Qué papel juega la selección de materiales en tu trabajo? ¿Con qué materiales te sientes más cómodos en estos momentos o te resultan más apasionantes? Creo que lo que más me inspira a la hora de hacer un zapato es el material. Y es más, soy capaz de construir un zapato en base a ese material y de visualizar el look completo en base a ese zapato. Hace tiempo empecé un proyecto llamado Shoelab (http://shoeslab.wordpress.com/), que es consecuencia de esto que explico. Aunque ahora lo tengo un poco abandonado, amenazo con volver.

¿Crees en las tendencias o en el valor atemporal de los buenos diseños? Adoro los diseños atemporales y a los diseñadores que saben jugar con estas líneas. Sin embargo, sin tendencias no habría moda, ni tú y yo nos divertiríamos tanto, ni Amancio Ortega sería rico.

Es que Amancio es mucho Amancio. No todos podemos ser Amancio, pero un objetivo a medio largo plazo tendrás para tu firma. ¿Hacia dónde quieres dirigir tu proyecto en un futuro? No tengo ni idea. He hechos muchos esfuerzos por mi proyecto personal, pero es muy agotador. Solo quiero seguir trabajando en proyectos que me hagan feliz, dormir tranquilo y compartir con los míos. Hoy por hoy, mi trabajo me proporciona estos ingredientes. Mañana, como decía mi madre “Dios sabe dónde estará el burro y quién le dará los palos

La moda flamenca está de lo más tensa

Lunes, 11 Febrero 2013

verano.jpg

Ángeles verano al final de su desfile en la Mercedes-Benz Pasarela Flamenca de Jerez 2013

Mucha tinta ha corrido sobre el presunto enfrentamiento entre la empresaria Raquel Revuelta y la modelo/actriz Laura Sánchez a razón de la incursión de esta última en el mundo de la promoción de eventos relacionados con el traje de flamenca. Y es que a parte de todas las connotaciones rosas que puedan ponerles las distintas revistas del cuore que se han hecho eco de la polémica, aquí lo que hay es un importante problema económico de fondo.

Yo me subo a este carro sin que nadie me llame a la fiesta, pero ya me conocéis, tengo una naturaleza tan kamikaze como el escorpión de la fábula de Esopo. Y sin ser sospechoso de amiguismos con Raquel Revuelta (ahí está aquella polémica que produjo un desencuentro entre su mano derecha y yo cuando escribía en CentroModa) creo que, tras reflexionar profundamente sobre el asunto, me encuentro solidarizado con la postura de la empresaria.

Bien es cierto que la agencia Doble Erre ha gozado durante mucho años de un monopolio de facto sobre la organización de eventos de moda en Sevilla (llámese Moda de Sevilla, Andalucía de Moda, SIMOF, etc…) vinculados fuertemente a la financiación pública que se le daba a las organizaciones que promovían dichos eventos. En estos años de bonanza todos los diseñadores se apuntaban al carro de estos eventos porque su coste para ellos era ridículo, y aunque los resultados fueran muy limitados, sí que conseguían un baño de ego gratuito. Cuando la Administración empezó a mermar las partidas, el esfuerzo económico que se les pidió a los participantes se incrementó, y la desbandada de estos fue masiva, dejando sin contenido a estas citas ya que o bien preferían replegarse a un modelo de negocio sin pasarela promocional o bien pensaban que el dinero que se les exigía sería mejor aprovechado organizando el desfile por su cuenta y en otra parte. En definitiva, que se constató que la Administración estaba alimentando artificialmente a un sector  que en verdad no existía.

SIMOF es diferente. La moda flamenca sí puede tildarse de sector productivo con enjundia en este nuestro SUR. Pero el bocado que le ha dado crisis ya se hacía evidente el año pasado, donde todos los diseñadores se quejaban del descenso de ventas y el incrementos de tasas para desfilar. Este año se han abaratado las tasas para volver a enganchar a los creadores y marcas que en su momento se fueron o expresaron la insostenibilidad de la situación. Aún así este año las ausencias han sido significativas aunque la mayoría de huecos se han podido rellenar con nuevos nombres.

Ese malestar que se venía fraguando era muy fácil convertirlo en oportunidad de negocio con un poco de perspectiva, y ahí es donde surge We love flamenco, una pasarela “alternativa” y solidaria celebrada en el prestigioso Hotel Alfonso XIII a beneficio de Tierra de Hombres o la Asociación de Esclerosis Múltiple, que muchos diseñadores han visto como el perfecto sustitutivo comercial a SIMOF aunque ese no fuera el fin a priori.

Repito, mucho se ha escrito sobre la tensa situación generada por la irrupción de este evento, pero creo desde mi objetividad que Doble Erre, es decir, Raquel, tiene motivos para estar molesta y sacar todas sus armas. Primero porque We love flamenco ha sido promovida por la modelo Laura Sánchez, un descubrimiento del que siempre se han vanagloriado en Doble Erre, y su socio de Go! Eventos, Javi Villa, pieza importante de Doble Erre durante muchos años. De ahí que el sentimiento de traición sea tan marcado. Por otro lado la casi coincidencia en el tiempo de SIMOF y We love flamenco. ¿Por qué, me pregunto yo, si esto se justifica como un evento solidario que no trata de rivalizar con SIMOF, no se organizó en otra fecha menos “comercial”, quizás más inmediata a la Feria de Abril? Está claro que muchos diseñadores no lo han tomado como evento solidario, sino como pasarela comercial pura y dura.

Aquí lo que hay es una puesta de largo en cubierto de una nueva agencia de eventos. Que me parece sano, necesario y urgente. Muchos diseñadores se han venido quejando durante años de la organización de Doble Erre, ya sea por cualquier detalle como la asignación de la “famosa” que les toca en su desfile, sobre cómo se gestionan las convocatorias de prensa, el diseño del timing… ¡Yo qué sé! Pero mientras el dinero era público (y hablo ya en general, de todas las pasarelas) y las tasas casi un regalo nadie alzaba la voz y todos comían de la sopa boba. Una nueva agencia de organización de eventos era una necesidad vital para un no-sector que se ido dejando morir por desidia.

Ya sabemos que las economías de escala y las barreras a la entrada que genera cualquier monopolio hacen muy difícil la irrupción de nuevos actores en escena. Pero cuando se da el paso hay que hacerlo a pecho descubierto, con las cartas y pretensiones sobre la mesa. Y Doble Erre hace muy bien en proteger su inversión. Recordemos que SIMOF no es que sea un evento del que se comisiona su organización a Doble Erre, sino que es una creación de Raquel Revuelta que lleva acabo con la colaboración de FIBES, empezando en sus orígenes a celebrarse en el Hotel Alcora. Así que si ha presionado de alguna manera a las modelos para que elijan estar en uno u otro evento está en su derecho por muchas que sean las quejas de la ex Miss Sevilla Lola Alcocer en su Facebook. Yo le diría a la modelo que si tenía desfiles cerrados con diseñadores de SIMOF y que después no han contado con ella (por la presunta presión de la organización, vale) que eche las culpas a esos diseñadores que pagan sus tasas y tienen en teoría derecho a mantener cierto control creativo sobre sus desfiles.

A Javi Villa, profesional que me consta muy capaz y resolutivo, le puedo afear los modos subterráneos en su irrupción en el panorama de la moda flamenca, pero aplaudo su iniciativa. La competencia siempre produce beneficioso medio y largo plazo. Incluso, ¿quién sabe?, ¿se podría enriquecer SIMOF si se desvinculara la promoción del evento de la organización fáctica de los desfiles dejando que cada diseñador opte por la empresa que mejor ratio calidad/precio les ofrezca? No lo sé, solo es una idea que se me ocurre. Algo como montar un calendario oficial con su sección OFF integrada y que pagara un canon por beneficiarse de las sinergias del evento. Eso ya queda en las manos de los actores del culebrón.

Ajeno a toda esta polémica se ha celebrado otro evento de moda flamenca, esta vez en Jerez, y su organización, programa y enfoque no pudo ser más atractivo. La Mercedes-Benz Pasarela Flamenca de Jerez 2013 ha irrumpido en escena como un soplo de aire fresco vinculando moda flamenca con la cultura e historia de la ciudad al celebrarse en las bodegas González Byass. Han sido 15 los diseñadores o firmas que desfilaron por la pasarela, algunos de ellos nombres clave de SIMOF que han migrado a Jerez como Ángeles Verano, u otros que han hecho doblete como Pilar Vera, o incluso triplete, estando en los tres eventos mencionados, caso de la firma veterana Lina.

Siendo esta su tercera edición, es la primera en que el nombre de Mercedes-Benz entra a formar parte de la denominación del evento pasando a formar parte de esa gran familia de eventos de moda tocados por la varita mágica del patrocinio de la casa automovilística (aunque ya el año pasado los patrocinaba también). He de reconocer que la comunicación de la pasarela jerezana no tiene tacha, proveyendo puntualmente de información y fotos, y apostando por el mundo blog en la difusión del evento. Quizás es a Jerez y no a We love fashion a quién de verdad tendría que tener miedo SIMOF.

PD. una vez más creo que nadie va a quedar contento con mi opinión y que voy a hacer ‘amigos’ por doquier. Pero hay cosas que tendré que tragar por estar implícitas en esta profesión. 

Boris Bidjan Saberi, diseñador: “La vulgaridad no tiene que ver con la ropa, es más una mala actitud”

Martes, 5 Febrero 2013

Me confieso admirador (casi enamorado) del trabajo del diseñador Boris Bidjan Saberi. Nacido en Alemania de padre iraní y madre alemana, en algún momento de su biografía llega a Barcelona y allí se queda estableciendo su estudio y debutando en la moda masculina con la colección primavera/verano 2008. Personalmente creo que es unos de los referentes de la vanguardia del menswear contemporáneo con un trabajo en la línea de algunos de los grandes como Rick Owens, Damir Doma o Ann Demeulemeester. Cita imprescindible del calendario de desfiles parisino. Echemos un ojo a su propuesta para la primavera/verano 2013.

boris-1.jpg

¿Qué te impulsó a empezar a diseñar? Ocurrió de una forma natural. Cada individuo tiene una misión en la vida, la mía probablemente era diseñar.

¿De dónde vienes? Nací en un pequeño pueblo de Baviera, soy medio alemán medio persa.

¿Y cómo terminaste estableciendo tu estudio en España? Ante todo porque me atrae y me siento cómodo con el modo de vida español. Realmente disfruto el estilo de vida mediterráneo además de que Barcelona es una de las mejores ciudades del mundo para el skate. Me encanta la energía y cómo todos esos tipos vienen aquí a practicar el skate. Es un poco la California de Europa…

Hace algún tiempo, antes de que empezara toda esta crisis, parecía que la moda masculina estaba evolucionando a pasos agigantados hacia la modernidad y la vanguardia. Pero en los últimos años ha habido una vuelta al conservadurismo precisamente por el clima económico en que vivimos. Parece que no se quiere asumir riesgos. ¿La crisis te ha influenciado de alguna manera? En absoluto. La gente, precisamente en estos momentos difíciles, ha empezado a valorar el adquirir quizás solo una prenda pero que esta sea la adecuada. Hay cierto sector al que le gusta y valora los productos hechos a mano como los nuestros, y gracias a este movimiento estoy donde estoy.

¿Qué es la ‘vanguardia’ en estos días? Vanguardia significa para mí una experimentación continua o una reinvención de cosas que están a nuestro alrededor.

¿Y cuál es el significado de la ‘moda’? La moda es comunicación. Pero a mí no me interesa el significado de “moda” en si mismo. Estoy más interesado en la actitud y el estilo de las personas. Es algo que nace de dentro.

Ser medio iraní y medio alemán hace que detectemos en tu trabajo fuertes influencias de la vestimenta tradicional de oriente medio. Obviamente sí. La estética más lógica y minimalistas puede que refleje mi lado alemán. Y la parte más lúdica y el especial amor por los tejidos y los detalles son probablemente reflejo de mis influencias persas.

Tus colecciones nunca son conceptualmente ‘fáciles’. ¿Existe una tensión creativa entre la idea y su ejecución? Me gusta el estrés y la adrenalina así que imagino que esa tensión me impulsa a ir siempre más allá.

¿Cuál es el equilibro entre mantener una firma personal en tu diseño y a la vez hacer algo completamente Nuevo en cada colección? No siento ninguna presión en ese sentido justo porque hago lo que me gusta hacer. Mi prioridad es hacer moda masculina atemporal y tratar de llevar la perfección técnica a un nuevo nivel. Esa es mi motivación y el reto de cada temporada.

boris-2.jpg

¿Cuáles son los elementos claves de un diseño de moda masculina de éxito? Un buen patronaje, los detalles. Piezas eficientes pero no disfraces.

¿Cómo valoras la tecnología en moda? Creo que es extremadamente interesante. Tienen que ver con la evolución, es algo que estoy explorando por mi mismo cada vez más. Me gusta la fusión entre lo natura, lo artesanal, con los tejidos high-tech.

¿Encuentras mucha vulgaridad en la moda en estos días? La vulgaridad no tiene que ver con la ropa, es más una mala actitud.

www.borisbidjansaberi.com

Hannibal Laguna, diseñador: “Corremos el riesgo de olvidar el mercado hispano y no nos podemos permitir perderlo”

Viernes, 1 Febrero 2013

laguna-1.jpg

De acuerdo con esa nueva filosofía expuesta en la entrada anterior, por la que me bajo del carro de la inmediatez hiriente cuyo efecto colateral es el quemar las colecciones mucho antes de que estén accesibles en el mercado, hoy comparto con vosotros una conversación que mantuve con el couturier Hannibal Laguna justo antes de la presentación de ‘Satin Doll’, su propuesta para la primavera/verano 2013 presentada a finales de agosto pasado. Bien es cierto que a estas alturas, a puntito como estamos de empezar a cambiar de temporada, ya conoceréis este trabajo Laguna de sobra pues ha sido reproducido en miles de medios digitales y blog, pero creo que hay reflexiones que el diseñador me hizo que son sumamente interesantes para recordarlas justo en este momento.

Lo primero que sorprende de esta colección es la elección de colores que hace el creador, que nos tiene acostumbrado a una elegancia suntuosa que busca su refugio seguro en los absolutismos del negro, el blanco, o en tonos tan personalísimos como el ‘morado Laguna’, como yo lo llamo. “Creo que a muchos les sorprenderá la paleta de tonos frapé (piña, lima, cereza) que he elegido para esta colección” me comentaba Laguna antes de desvelar públicamente su apuesta. “Quería darle un toque más alegre y vital dado el momento que vivimos. También es un modo de contrarrestar esa cierta sobriedad que se percibirá en el patronaje”.

Y es que ‘Satin Doll’, la nueva colección, “recrea el juego de vestir muñecas. Esta es una tradición perdida. Tengo dos sobrinas y les encantaba envolver a las muñecas en retales de tejidos. Pues en esta colección juego a eso, a envolver a la mujer, y lo realizo mediante un profundo estudio de los patrones, muy complicados, donde no hay costuras aparentemente ya que las oculto en drapeados y pliegues para conseguir precisamente ese efecto. Es una colección complicada montada sobre maniquí”.

El trabajo de Laguna es pura artesanía “imposible de entrar en una cadena industrial” a pesar de ofrecer en esta ocasión un trabajo más austero, sin menos florituras, con los pies más en la tierra a pesar de seguir centrándose en el vestido de noche. “Al no llevar bordados es más ‘social’, esa simplificación hace que resulte una colección con un precio final más asequible. Es una imagen más accesible al lujo, una tendencia que está arraigando por ejemplo en la Alta Costura de París”.

Es una forma, como otra cualquiera, de adaptarse a los coletazos de esta recesión que no ha dejado títere con cabeza. Hablando de la posibilidad de trabajar para otros me comenta que es una opción a la que no diría que no si el proyecto estuviera a la altura. “Para mí sería un honor, por poner un ejemplo, continuar la carrera de Berhayer. En España ese factor personalista que tienen las firmas de moda complica mucho que una casa sobreviva a la desaparición o el retiro de su creador. Se me ocurren nombres de empresas que podrían reflotarse para que no se perdiera su legado, caso de Manuel piña o Arregui. Pero lamentablemente en España no existe un soporte industrial. Estamos por un lado los creadores de moda y por otro esas grandes empresas de moda que todos conocemos, y que no son diseñadores sino son empresarios. Es muy necesaria esa fusión entre la creatividad y la dimensión empresarial, y crear canales de distribución”.

El futuro se ha de encarar, según Laguna, “luchando e intentando mirar a otros mercados”. Ahí es donde esta entrevista se engarza con la rabiosa actualidad. Hace unos días Angela Merkel respondía desde Chile al presidente Rajoy, que conminaba a la canciller a aplicar políticas expansivas para que se estimulara la economía de los países periféricos con problemas, como España. Merkel le vino a decir al presidente que Alemania ya estaba haciendo lo que estimaba necesario y que debía poner el acento en exportar a Latinoamérica, un mercado de gran potencial con el que compartimos el idioma, una gran ventaja. A leer los titulares recordé la conversación con Hannibal Laguna, que no podemos olvidar que es Venezolano de nacimiento. Hablando de la posición de la pasarela madrileña dentro del mundo de la moda me decía que “a diferencia de otras pasarelas la de Madrid es una fashion week ecléctica, con un amplio espectro de estilos y creadores, mientras que otras pasarelas tienen un carácter más marcado, por eso precisamente es maravillosa”. Yo, como siempre, ponía en duda la afirmación que a Cuca Solana le gusta repetir hasta la saciedad en toda entrevista a principios de cada edición de la Madrid Fashion Week, y que mantiene que Madrid es la cuarta pasarela del mundo. “Bueno, incluso si fuera así, si fueramos la cuarta pasarela en importancia me decía Hannibal, lo que olvidamos desgraciadamente con frecuencia es que somos la primera pasarela de habla hispana, y que toda Latinoamérica nos observa como su faro. No tenemos que competir con Londres ni con Milán, esa es una batalla perdida de antemano por muchas razones ajenas a la calidad de los diseños o la creatividad de los diseñadores. En ese empeño corremos el riesgo de olvidar el mercado hispano y es algo que hay que tener cuidado no vayamos a perderlo”.

Y para demostrarme la pasión que en aquellas tierras sienten por el diseño español me cuenta una experiencia que vivió en primera persona: “Hace dos años estuve en Santo Domingo con Pepe y otros periodistas” me dijo haciendo mención a Pepe Reblet, de CentroModaOnLine, donde trabajé más de cinco años como Director de Contenidos. “Cuando llegamos al aeropuerto había una multitud congregada esperando. Al principio pensé que en nuestro avión vendría algún artista o deportista al que habían ido a recibir. Cuál fue mi sorpresa al constatar que a quienes esperaban era a nosotros. No me lo podía creer. Al menos seiscientas personas peleándose por un autógrafo. Ni te lo puedes imaginar”.

Sí me lo imagino. Ágatha ya me contó en su momento una experiencia similar. Y me consta la pasión por el diseño que sienten allá. Hubo un tiempo que los diseñadores españoles trataban la inserción en el mercado norteamericano ‘por acercamiento’, desembarcando primero en México. Pero de un tiempo a esta parte parece que ese interés por Latinoamérica se ha diluido cuando lo cierto es que es el gran mercado natural del diseño español. Quizás por una vez deberíamos de dejar de demonizar a Angela Merkel y prestar atención a sus palabras.

laguna-2.jpg