Blogs

Archivo de Mayo, 2015

A vueltas con el cuello Mao

Lunes, 25 Mayo 2015

jcrew-1.jpg

Camisa de cuelllo Mao de la firma J. Crew.

¿Preparados para la vuelta del cuello Mao (o band collar, para los anglosajones)? Pues si no lo estás más vale que te vayas reciclando, porque este verano se afianza como prenda imprescindible en los looks más sport. Yo siempre lo he visto como el eslabón perdido entre la camiseta y la camisa formal, tiene todo lo relajado de la primera y toda la presteza de la segunda. Perfecta para llevar con jeans, chinos, pantalones cargo, shorts… debajo de una chamarreta casual, encima de una camiseta. Es esa camisa que clama “¡ey, yo a mi rollo, con mi propia personalidad y no me gusta nada el ‘sistema’!”. Pero cuidado es fáqcil meter la pata si no se lleva con estilo. Aquí van cuatro consejos para vestir una camisa de cuello Mao:

1.       Arremángatela hasta debajo del codo… o en todo caso no abroches los puños. Eso da un aire más fresco a su estética.

mirto.jpg

Arremangada y con pantalón corto es la propuesta de Mirto. 

2.       Nunca suelta por encima del pantalón. Si quieres darle un toque desaliñado puede sacarte parte ella, pero solo un poco.

3.       No abroches el cuello. ¡¡Nunca!! Y si no lo entiendes quizás merezcas llevarlo abrochado, así que no me voy a rebajar a explicarte nada.

4.       Elije camisas entalladitas, aunque eso podría ser un consejo general. El momento de las camisas sueltecitas pasó ya hace más de una década.

boglioli.jpg

Boglioli apuesta por el lado más sofisticado de esta prenda, y a falta de corbata… pues recurrimos a un fular. 

Pregunta: ¿Cuál sería una buena elección para empezar una colección de relojes?

Jueves, 21 Mayo 2015

Siempre me han gustado los relojes y tengo una colección curiosa de ellos, pero todos de marcas asequibles. Ahora que me lo puedo permitir me gustaría comenzar a coleccionar relojes de alta gama pero me da un poco de pánico dar el primer paso por miedo a elegir mal. ¿Qué me recomendarías?

Los amantes de relojes tienen muy claro aquello que hace de un reloj una pieza de colección, pero sin duda el momento de comprar el primer reloj de precio importante es digno de un ataque de pánico. ¿Estaré eligiendo bien?, ¿esto es lo mejor que puedo hacer con mi dinero?, ¿qué modelos será el más adecuado?

Yo siempre digo que elegir un reloj-joya comprende cierta preparación mental, algo parecido a cuando te haces un tatuaje. Exige cierta madurez y determinación. Cuando te haces un tatuaje has de pensarlo bien porque te va a acompañar siempre y acometer la empresa irreflexivamente puede llevarte a recordar lo estúpido que eres cada vez que te asomes al espejo para el resto de tu vida. Un reloj de colección es igual, debes tener claro no sólo que te gusta hoy, sino que seguirá gustándote mañana, dentro de un año, de una década y más allá. Es decir, debes elegir un reloj que se conserve a lo largo de los años como un buen vino, no sólo conservando su calidad sino mejorando a cada paso.

Por eso, en ese primer momento de comenzar a comprar relojes, lo idóneo es decantarse por un modelo clásico, resistente a las tendencias. ¿Eso qué significa? Que debes elegir un modelo simple, y que su belleza resida precisamente en esa sensación de que podría haber sido el reloj de tu padre o de tu abuelo. Confía en las firmas de prestigio reconocido, en esas que se repiten en el universo del reloj vintage, es una garantía en cuanto a calidad de su maquinaria. Se comedido en las dimensiones, evita los extremos. Lo ideal es un reloj entre los 38 y 40 mm. Y si el presupuesto lo permite, que haya algo de ‘nobleza’ en su metal, como platino.

Ejemplo: Entre las piezas presentadas en la última Feria de Basilea, a mí me gusta mucho el Blancpain de la Colección Villeret con referencia 6669-3642-55B.

bp.jpg

Un estilo muy simple y clásico, a la vez que bello, donde se pone de manifiesto los valores auténticos de la relojería tradicional. Un modelo intemporal con caja doble pomme de oro rojo de 40 mm y números romanos. Ahora bien… ni sé el precio, ni quiero darme un susto preguntándolo, pero yo apostaría a que sube de los 20.000 euros.

Buscar bañador es una pesadilla

Lunes, 11 Mayo 2015

¡Qué difícil es encontrar un bañador con estilo! ¿No os pasa que cuando llega el momento de buscar un bañador para la temporada y salís de compras todo lo que veis es realmente horrible? Bueno, quizás solo sea una impresión mía… amén del tema de las tallas en el que no voy a entrar.

Pues bien, la cosa es que cuando te decides y tratas de encontrar un bañador con un poco de clase te topas como que esta temporada solo se llevan esas horribles bermudas por debajo de las rodillas de quinceañero de barrio marginal que las firmas de moda te venden como lo más moderno. De verdad  que lo he intentado, pero si no eres alto, tienes cinturita, estás fibrado, tienes tableta de chocolate en el vientre (no dentro, en la barriga, ya digerida, como en mi caso), pelo decolorado por el sol y el salitre de las olas cual surfero de Malibú… la cosa no termina de funcionar.

Después de saturan con esos trajes de baños en plan Speedo… Vale, en la intimidad te lo acepto, pero para prestarte a ser centro de las miradas… o tienes mucha confianza en ti mismo o tienes mucha… confianza y punto, que marque con generosidad. ¡Descartado!

¿Tan difícil es encontrar un traje de baño que vaya a medio muslo (que ni exhiba ni te dé la sensación de que te bañas completamente vestido)? Pues sí, los hay, pero después llega el tema del tejido y el patrón. Yo soy de los que buscan los bañadores de algodón, no esos sintéticos que cuando les pasa la mano… sí, serán muy ligeros, ¡pero da un repelús! Algodón de buena calidad, eso sí. Y eso exige un patronaje que no sea extremadamente holgado, pero que tampoco sea tan ajustado que te estrangule los movimientos. ¡¡¡Ah, y el estampado!!! Ya sé que para gusto los colores, claro, pero el ‘buen’ gusto en una calle de una sola dirección (aunque haya tanto kamikaze descerebrado que insista en transitarla en sentido contrario). Yo soy de los que creen que el verano exige colores brillantes, estampados originales… ¡Qué fácil caer en el ‘horror’ (no horror vacui, sino horror a secas)!

Por eso quiero mostraros una firma americana de factura italiana y distribución básicamente a través de su tienda web: Turquese (www.turquese.com). Solo tienen un tipo de bañador, sí, pero es perfecto, en estilo y forma, mucho más cómodo que los clásicos Vilebrequim, que suelen ser más ajustados. 250 dólares, hecho en Italia, algodón de gran calidad y ligero, con bolsillos, ¡y tallas para todos! Yo, por mí, ya he dejado de buscar.

turquese-1.jpg

turquese-2.jpg

turquese-3.jpg