Blogs

Archivo de la categoría ‘Actitudes y aptitudes’

La cazadora: un must de otoño.

Jueves, 31 Agosto 2017

10940_bel_46.jpg

Este otoño es perfecto para poner en práctica el layering, es decir (y siempre según Vogue.com), “el arte de convertir la sucesión de capas en el elemento vertebrador de un look, por encima de su mera funcionalidad”. Traduciendo: ponerte prendas sobre prendas hasta que no puedes moverte. No, en serio, seamos sensatos. En este blog, donde brilla la sensatez y el comedimiento (y que no es en ningún caso reflejo de la personalidad física o psicológica de su autor), limitaremos el layering a ponernos alguna prenda exterior sobre el traje para combatir las inclemencias climatológicas. Lo que convierte el simple ponerte algo encima en layering, es básicamente que la prenda que elijes no es precisamente lo que cabría pensar ‘ortodoxo’.

Un ejemplo: ¿Sobre el traje qué te pondrías para protegerte del frío? Las respuestas ortodoxas pasarían por: abrigo o trench. Eso es lo que te propondría un gentleman de pura cepa. Pero en moda nos gusta sacar los pies del plato y sugerir prendas que no se suelen usar sobre el traje. Pensemos en una cazadora o bomber jacket, por ejemplo. Es cierto que suele ser excluyente: o chaqueta o cazadora. Pero cada vez más se ve en eventos donde se congregan hombres elegantes que van más allá (estoy pensando en Pitty Uomo, sin ir más lejos) que el traje acepta encima otro tipo de prendas exteriores.

No hay que cerrarse. Haz la prueba frente al espejo. Claro está que de optar por esto el traje no puede ser holgado, sino de corte moderno, ajustadito al cuerpo. Y tendrás que adoptar una actitud de indiferencia elegante, como diciéndole al mundo “me importa un bledo si esto es normal, a mí me resulta práctico”. Sea como sea, la cazadora debe estar en vuestro armario de otoño, siempre podéis sustituir la chaqueta del traje o el blazer por ella y darle un toque más urbano y cool a tu look.

clkpolo_10940_bell_5990e.jpg

Cazadora de Clk Polo. 59,90 euros.  

Semana Santa: Recordemos el protocolo al vestir.

Martes, 4 Abril 2017

Se aproxima la Semana Santa y, como sevillano que soy, me he criado dentro de ese protocolo no escrito que rige en el vestir masculino durante esos días. Cuando uno viaja se da cuenta que, sea como sea, en todas partes rigen las mismas reglas solo que matizadas con las peculiaridades de cada lugar. La Semana Santa se ha enraizado en la cultura más allá del sentir religioso de cada cual, pero como festividad sacra, el participar en ella exige la observancia de estas normas, aunque sea a pie de calle como observador. Lamentablemente esto no se cumple… aunque desde aquí vamos a dar unas pinceladas de ese protocolo.

Los hombres, a la hora de vestir, tenemos que tener claro que dentro de la Semana Santa hay tres momentos claves que exigen una indumentaria más reglada. El Domingo de Ramos, donde los caballeros deben sacar a pasear el traje. Este es un día de gozo y celebración donde, si el buen tiempo acompaña, se pueden lucir trajes de colores claros y con toques de color. Hay muchas variantes del dicho popular que incita a estrenar algo en Domingo de Ramos: “El que no estrena en Domingo de Ramos, no tiene manos“. El dicho subraya la costumbre de las familias de lucir sus mejores galas este día y el ‘no tener manos’ hacía alusión antaño a no tener trabajo (o no saber coser) por lo que se era incapaz de estrenar algo. Por su parte el Jueves Santo y Viernes Santo, días de luto por la muerte del Señor, los hombres deben vestir traje oscuro acompañado por una corbata oscura.

El resto de la semana es mucho más flexible con los códigos, pero en ningún caso hay que descuidarlos. Se puede abandonar el traje y la corbata y adoptar un estilo más ‘casual’, pero siempre hay que ir arreglado. No hay que olvidar que es esta semana es una gran cita social en la que alternas y te encuentras con gente que ves de año en año a veces. Calzado cómodo siempre, por motivos meramente prácticos, y se puede ir en chinos, o incluso en vaqueros, pero una prenda que no puede abandonarte es la americana. Afortunadamente el blazer o americana no es una pieza estrictamente formal, ya que dependiendo de su construcción o el material con que se confecciona puede ser una pieza cómoda, relajada, pero siempre con estilo.

elflamenco1.jpg

elflamenco2.jpg

Americana casual de algodón de microlunares de El Flamenco, con originales detalles como la botonadura multicolor. 99 euros. 

¿Cárdigan? Sí, pero con manual de instrucciones.

Viernes, 14 Octubre 2016

101735.jpg

Cárdigan azul de lana gruesa de Patch. 64,90 euros. 

Cuando llega este tiempo he de confesar que me tira mucho el cárdigan. Pero claro, yo es que siempre he sido muy ‘viejecito’ vistiendo. La magia de estos radica en su inevitable sabor retro, sobre todo cuando hablamos de los de lana más gruesa. Seguro que es la prenda favorita de tu padre o de tu abuelo cuando refresca, y eso hace que en ti se cree cierto rechazo a la hora de usarlo. Pero como en todo, es sólo una cuestión de encontrar la actitud adecuada. Os ofrezco 10 consejos para vestir cárdigan y que no os terminen cediéndo el asiento en el transporte público:

 

  1. No lo uses para vestir formal. NUNCA. NUNCA. NUNCA. Al llevar el cárdigan debe dar la sensación de que has tirado de lo que tenías más a mano para protegerte del frío.
  2. Llévalo abierto. Si lo abotonas corres el riesgo de crear el ‘Efecto Abuelo’ que tanto te preocupa.
  3. Es perfecto o para llevar con chinos o vaqueros, le da un toque más de ‘improvisación’.
  4. La camisa mejor por fuera del pantalón, así acentuamos ese toque de despreocupación.
  5. No te repeines. ¿Hay algo más repelente que un tío repeinado con cárdigan?
  6.  Si lo combinas con jersey, que este sea de cuello alto y contraste decisivamente con el cárdigan en color o motivos.
  7. Si el cárdigan es de lana fina siempre se puede usar debajo del blazer, como sustitutivo del chaleco, acentuando el espíritu retro de tu estilismo.
  8. Si lo llevas con chaqueta encima, abotónalo y compleméntalo con corbata (de lana) o pajarita (pequeña).
  9. Si no hace tanto frio puedes remangarte los puños la camisa por encima del cárdigan, pero nunca por encima del codo.
  10. Si no te sientes seguro… no lo lleves.

Abogados, gafas neón, Hawkers y cifras de vértigo.

Lunes, 3 Octubre 2016

hawkers-1.jpg

Da gusto ver cómo la gente arriesga al vestir. Sobre todo se asumen riesgos en los detalles, en los accesorios, que dentro de lo que cabe siempre son riesgos controlados. Estaba en el arco de seguridad de los juzgados cuando me percato de que un joven leguleyo (pongamos que tuviera treinta y pocos) se disponía a salir. Traje azul de corte conservador pero entallado en su justa medida, camisa blanca, corbata azul con un claro mensaje de “soy de fiar” y bolso-maletín de piel. Un digno heredero de la tradición jurídico-estética de toda la vida. Pero cuando se disponía a abandonar el edificio introdujo su mano en el bolsillo interior de su chaqueta en busca de sus gafas de sol y… ¿qué es eso? ¡Unas gafas en tonos neón! No sé si yo contrataría un abogado con gafas de sol color neón (tendría que valorar otras variables más técnicas y económicas) pero lo que tengo claro es que aquel era un tipo con estilo propio.

A colación de esta historia con poca enjundia y menos sentido, voy a aprovechar para reseñaros la colección de gafas Hawkers Limited Edition realizada en colaboración con el rey del electro house, Steve Aoki. Las Hawkers x Steve Aoki Neon son una propuesta de monturas unisex en policarbonato de alta gama con lentes polarizadas triacetato con tecnología Anti-Scratch (muy a valorar para tipos torpes o despreocupados como yo) con protección UV400.

hawkers-2.jpg 

Hawkers x Steve Aoki Neon en tono Light Blue. 35 euros.

Hawkers, aparte de su innegable tirón meramente estético, es realmente un fenómeno empresarial. De hecho, holding Saldum Ventures ha cerrado una ronda de financiación de 50 millones de euros para sus marcas, pero principalmente para Hawkers, que se empleará en su consolidación en países como Australia, Alemania, Italia, Francia o Reino Unido; así como en la irrupción en nuevos mercados y la financiación de futuros proyectos. Un proceso que se ha realizado en mes y medio y que marca la primera inversión externa que aceptan tras dos años y medio de aventura en solitario. Su política de promoción vinculada a redes sociales, sus precios asequibles y su apuesta por un estilo diferenciado y personal, han atraído el interés el interés de los fundadores de Tuenti, Félix Ruiz y Hugo Arévalo, entrando este último a formar parte de su directiva.

Una trayectoria asombrosa para una firma que nació tan solo en 2014 de la mano de cuatro jóvenes de Elche y que ya en este año 2016 prevé facturar 70 millones de euros, siendo el objetivo para 2017 alcanzar los 150 millones y para 2018 los 300 millones. Cifras de vértigo. Por eso quieren dar un paso más allá en su estrategia comercializadora y de imagen, abriendo Concept Stores físicas. Un proceso que esperan sea una realidad con la apertura de la primera en España antes de que termine este año.

Recuperemos el alfiler de corbata.

Jueves, 8 Septiembre 2016

Hace unas temporadas se puso muy de moda recuperar un accesorio masculino que había caído en desuso: el pisacorbatas. La corbata se ha puesto en valor en los últimos tiempos y hoy, afortunadamente, vuelve a ser un elemento moderno y con infinitas posibilidades. ¿Así que por qué no dar un paso más y recuperar el alfiler de corbata, que tan espectaculares resultados da siempre que se lleva con estilo? Soy consciente de su práctica extinción, pocas joyerías o boutiques masculinas lo trabajan en la actualidad, pero ahí es donde radica precisamente su gracia, en su exclusividad. Afortunadamente aún hay firmas de joyería que piensan que tiene mucho recorrido por delante. Un alfiler no sólo sirve para sujetar la corbata, sino que se puede llevar como toque elegante en la solapa, solo es preciso que luzca un diseño atractivo que ponga un toque de originalidad. Fijaos por ejemplo en este diseño de la firma El Mito de Gea, del creador Xavi Montava, que hace el alfiler un elemento de vanguardia al incorporarlo en su serie ‘Cabeza Robótica’.

 elmitodegea.jpg

Aguja Cabeza Robótica de El Mito de Gea. Bronce recubierto con 2 micras de oro y acabado de pulido espejo. 79 euros.

El pañuelo de mano, un elemento cargado de valores

Viernes, 10 Junio 2016

panuelos-1.jpg

Pañuelos de mano de la firma catalana Guasch.

Esta mañana, arreglándome, no encontraba ningún pañuelo de mano. Así que en vez de ponerme a rebuscar por bolsillos tiré del cajón donde se guarda ‘lo por estrenar‘ y busqué uno nuevo. Al sacarlo un pequeño papelito cayó al suelo. Intrigado lo recogí y leí: “HA COMPRADO PAÑUELOS DE ALGODÓN. HOY HA SALVADO UN ARBOL“. Quizás es una afirmación un tanto exagerada, pero sin duda, optar por pañuelos de algodón en vez de usar clínex de celulosa en una aportación significativa a la hora de apostar por la sostenibilidad. Hoy día todo parece ser que debe estar inmerso en la filosofía del ‘usar y tirar’, cuando el pequeño gesto de usar pañuelos de algodón puede suponer una de esas pequeñas diferencias que ayudan a conseguir un todo más importante.

Ello me ha hecho reflexionar sobre las buenas costumbres que se van perdiendo imperceptiblemente, de forma silente y furtiva. Llevar un bonito pañuelo de algodón, inmaculado, perfectamente planchado, es todo un toque de distinción. No es lo mismo tender un pañuelo a alguien en necesidad que sacar un paquete de clínex. Resuena en mi cabeza siempre esa frase maternal al terminar de arreglarme para salir: “¿Llevas un pañuelo limpio? ¡Coge uno por lo que pueda pasar!”.

La verdad es que no compro los pañuelos por la marca, ni reparo en ella usualmente. Lo que me importa es, que sean bonitos y de buena calidad, de un tejido con presteza y suave, con remates cuidados. Así que me fijé en el papelito que había de la cajita de los pañuelos limpios y descubrí que eran Guasch, esa firma de pijamas que alguna vez vimos en 080 Barcelona, y que me sorprendió tan gratamente. No me podía imaginar que mis pañuelos fueran de esta casa que tiene su génesis a mediado del siglo XIX. Por eso un pañuelo Guasch no es solo es un pañuelo, sino que es el resultado de 150 años de experiencia y se evidencia no solo en la selección de las hilaturas de sus tejidos, sino en esos cuidados detalles que suelen ser invisibles al ojo poco experto.

No recuerdo siquiera donde los compré, seguramente en los Almacenes Pérez Cuadrado, un establecimiento que data de 1944 sito en número 13 de la céntrica calle de José Gestoso de Sevilla, que no han perdido ni un ápice de su sabor tradicional (y que afortunadamente siguen en la brecha a pesar de los estragos que ha hecho el fin de la “renta antigua” el comercio sevillano de siempre). Estos almacenes, a los que se acceden atravesando un patio sevillano, están irremediablemente ligados a mi memoria afectiva ya que es donde siempre iba con mi madre cuando tocaba renovar calcetines, ropa interior… Donde había que hacerse sitio en el gran mostrador de madera y donde el dependiente diligente sacaba un amplio surtido de productos que ver, tocar y sentir. Allí se iba por calidad, por precio y por un modo de entender la vida que vamos perdiendo con la impersonal dictadura de los centros comerciales. Pero sería hipócrita decir que sigo comprando allí ‘por principios’, ya que la verdad es que si lo hago es porque siempre encuentro lo que necesito en la mejor calidad y precio.

Pérez Cuadrado es como los pañuelos de mano, una de esas ‘buenas costumbres’ que deberíamos atesorar porque existen valores esenciales vinculados a ellas. 

panuelos-2.jpg

Pañuelos de mano Guasch, desde 1859 marcando estilo.  

Eco-Eyewear

Lunes, 23 Mayo 2016

El ecologismo es un valor que se ha integrado en eyewear casi como una premisa, ya cada vez son más las firmas de gafas de sol que apuestan por la sostenibilidad a la hora de fabricar sus monturas, tanto en los procesos como en los materiales. Parafina Co. sigue revolucionando el mercado con su línea de Eco-Silicone®, elaboradas íntegramente a partir de residuos no orgánicos procedentes de plásticos, concretamente a través del reciclaje de botellas de agua y bebidas que son desechadas gracias a una avanzada tecnología patentada denominada FFT. El resultado son monturas con un peso, una flexibilidad y una calidad óptica inigualable. Tres modelos son los que nos proponen en colores que no nos dejan indiferentes, como el gris perla o el mostaza. Y ahora que llega el tiempo de deportes en la playa, tener en cuenta que a la flexibilidad y ligereza de estas gafas se le une su peculiar ajuste con patillas tipo koala, que no solo las hace perfectas para practicar cualquier deporte sino incluso para llevar con un casco.

parafina.jpg

De arriba a abajo: modelos Arroyo, Isla y Puerto en distintos colores. 39,85 euros cada uno.

La actitud es todo

Lunes, 15 Febrero 2016

Es posible que pensaras que este año San Valentín sería algo especial y sin embargo te has estampado con la realidad: sigue siendo la misma M (de hecho tienes la impresión de que tu novia quería decir “te dejo” con aquello de “necesitamos un tiempo de reflexión”). Así que te levantas el lunes y comienzas tus rituales domésticos para irte a trabajar: te lavas los dientes y casi te atragantas con el colutorio porque un golpe de tos te coge desprevenido; te duchas y se acaba el butano cuando tienes la cabeza a rebosar de jabón; tu armario sigue siendo igual de gris que siempre (fiel reflejo de tu vida); se te quema la tostada y decides desayunar en la calle (y cuando vas a entrar en un bar descubres que te has dejado la cartera con el dinero en los vaqueros); llegas a la oficina y descubres que tu jefe está de mal humor por la forma en la que te ha mirado como diciendo “ah, ya era hora que llegara el pringado este al que voy a hacer la vida imposible, a ver si yo me siento mejor”… ¡¡STOP!! Algo ha fallado, has metido la pata y no tienes siquiera ni idea de donde se torció todo. ¡Rebobina!

desigual.jpg

Camisa de Desigual. 59,95 €. 

El que se te haya acabado el gas a media ducha no es muy buena señal así que de pronto te paras y decides cambiar algo. Miras tu armario y ves ese cuadro suprematista que conforman todos tus trajes colgados y que bien podría titularse “Gris sobre gris”. ¿Por qué no hacer una locura por un día?: Buscas la camisa más divertida que tienes. Ahora que lo piensas, el traje que tocaba no le pega nada, así que lo desdeñas y eliges uno de los que te sientan especialmente bien. Sigue siendo gris, sí, pero, ummm, no estás nada mal, te dices frente al espejo, vas entalladito, el pantalón te marca esos glúteos que tanto te trabajas en el gimnasio y realza el poderío de tu espalda… ¡Espera! Los pantalones están tan ajustaditos que percibes que algo falta, no sientes la presión de la cartera, ¡menos mal, por poco te la dejas olvidada! Decides comprar unos cruasanes de camino a la oficina y te paras en recepción para invitar a que coja uno, dos, o los que quieras, a la guapa y simpática Laura, la recepcionista que te hace ojitos. En eso estás cuando Matías, el capullo, pasa sin dar ni los buenos días y sube antes que tú, negándose a parar el ascensor para que puedas entrar tú también. No importa, estás de buen humor, has quedado a almorzar con Laura, no te importa esperar al siguiente ascensor. Cuando arribas a la oficina tu jefe está echando la bronca al capullo de Matías. Por lo visto era de esos días que el jefe está a la espera de que aparezca el primero para volcar su frustración conyugal. ¡Te has librado! Ni siquiera ha reparado en que has llegado.

Recordad: “Por un clavo se perdió un reino…” como bien diría Ricardo III.

Look ‘Gangs of New York’

Lunes, 20 Julio 2015

tenkey.jpg

En su colección de otoño/invierno 2015/16, la firma Tenkey reflejó a la perfección lo que podemos tildar de ‘Look Gangs of New York’. Pantalón ajustado de talle altito, camisa entalladita (un poco arremangada), tirantes y una gorra de paño. ¡Tachán! La clave está en el talle del pantalón y la holgura de las perneras. Si el pantalón fuera holgado o el talle bajo, todo el efecto deseado se desmoronaría. Prueba a lucir como un currante dickensiano del siglo XIX.

El síndrome del ceño fruncido

Lunes, 27 Octubre 2014

botox1.jpg

Empezamos la semana con un consejo: sonríe… si no quieres terminar en el cirujano plástico. Sí, asombroso, siempre habíamos pensado que el sonreír demasiado era lo que realmente nos llevaría al cirujano que se afanaría por reducir nuestras patas de gallo. Y sin duda es así, la sonrisa causa arrugas de expresión, que incluso son atractivas, pero siempre es mucho mejor eso que terminar en el cirujano plástico por depresión. ¡¿En el cirujano por depresión?! Me explico.

¿Sabéis esos tipos que van por la vida enfurruñados, con cara de que todo les preocupa sumamente, como si toda la amargura del mundo recayera sobre sus hombros? Sí, seguro que conoces a alguno, pues esos con cara de vinagre son caldo de cultivo para la depresión, o su rostro es el escaparate de la depresión que sufren. Pues según el  Journal of Psychiatric Research, la solución (o el alivio a la depresión) puede venir del cirujano plástico.

Los autores del estudio que os refiero son el doctor Norman E. Rosenthal, Profesor de Psiquiatría en Georgetown, y el dermocirujano Eric Finzi, que han tirado del hilo de la teoría que sostiene que la expresión facial influencia el humor sotenida por Charles Darwin y William James. Pues bien, el estudio clínico ha cogido a 74 pacientes deprimidos y se les ha inyectado Botox (o un placebo, al grupo de control) en los músculos corrugador y prócer, en el entrecejo. El resultado es sorprendente: El 47 % de los participantes del test clínico experimentaron una disminución de los síntomas de la depresión.

La conclusión es que suavizar la tensión muscular entre las cejas manda una señal a tu cerebro relajando la angustia y mejorando el estado anímico general. Así que puedes probar el sucedáneo casero, es decir, sonríe más. No esperes a ser feliz para sonreír, sonríe para ser feliz… O coge cita en el cirujano.