Blogs

Archivo de la categoría ‘Lo he probado’

Mi cabeza no es lo que era… afortunadamente

Lunes, 24 Diciembre 2012

cortadora.jpg

Estoy entusiasmado, pletórico, exultante… y no, no es síntoma psicotrópico prucido por las lucecitas de navidad ni un efecto colateral del anís navideño (he tenido que vaciar una botella para usarla de instrumento musical para cantar villancicos, no voy a tirar el contenido al fregadero, ¿verdad?). Lo que me tiene tan excitado es la idea de que por fin voy a controlar mi imagen personal sin limitaciones de tiempo ni dinero (espera, esto ha sonado a Teletienda, ¿verdad?). Os explicito la cuestión y ya me diréis.

Uno de mis grandes quebraderos de cabeza ha sido siempre el cuidado de mi corte de pelo. A ver, no es que mi estilo sea el colmo de la complicación. Desde 1995 lo tengo claro: “el cuatro por arriba, el dos por detrás y los lados”, y añado desde 2005 la coletilla de “déjame el flequillo un poco larguito para disimular esa entrada”. Todo empezó cuando entré por primera vez en una peluquería de Jean Louis David. Después de enseñarme un extenso catálogo de peinados mi respuesta fue simplemente que quería que me descargarse. Así que el peluquero se puso manos a la obra y en cinco minutos, maquinilla en mano, me dejó impecable. “Tu corte es el cuatro por arriba y el dos por los lados y detrás, recuérdalo para la próxima”. Desde entonces es lo que pido.

Al principio de nacer GQ España leí en sus páginas que un caballero para estar impecable debería ir a la peluquería cada 15 días a retocarse. Pero claro, los de GQ no contaban ya no tanto con el gasto que supone (que sí, que es importante y más aún con la subida del IVA en el sector) sino con el engorro que es ir a la pelu. Por lo menos para ir a la que yo voy, barbería de barrio de toda la vida con cortes de pelo a 9 euros (no me quejo como están las cosas), te tienes que cargar de paciencia. Primero porque el barbero abre y llega cuando le da la gana, después porque siempre hay gente leyendo revistas esperando su turno, tercero porque comentar el partido del día anterior con el cliente hace que el corte no sea tan rápido como yo quisiera y la espera para que te toque se eterniza, y cuarto porque nunca encuentras el hueco para ir a cortarte el pelo. Así he pasado años, con complejo culpa por dejar crecer el pelo descontrolado, de tal forma que cuando entraba por las puertas de la barbería más que cortarme el pelo tenía que esquilarme. Eso es una actitud totalmente inadmisible para alguien que trabaja en la moda.

Pues la solución se llama Maverick HC5750. Es una cortadora de pelo (te puedes hacer la barba, la perilla o la cabeza con el mismo aparato) de la firma Remington, líder en el sector del grooming masculino. Debo confesar que estaba un poco nervioso ya que una cosa es la teoría que he visto ejecutar al peluquero mil veces y otra bien distinta es la práctica… Antes de usarla tomé precauciones: 1) elegí la longitud del corte más largo del usual para que hubiera margen para ‘rectificar’ y 2) preparé un gorro para ponérmelo en caso que tuviera que salir corriendo a pedir ayuda a mi barbero y pedirle perdón por haber intentado emanciparme de él.

Con cuidado empecé cortando la parte posterior. Pensé que sería difícil, pero la forma ergonómica de la maquinilla te lo pone fácil. Debo confesar que cuando comienzas a ver caer vellones de pelo te entra el pánico: “¡¿qué coño estoy haciendo?!, ¡para antes de que sea tarde!”. Continué con los laterales, cosa más fácil. Y finalmente me metí de lleno con el grueso de la pelambrera, la parte de arriba, para la que cambié de longitud en la cuchilla. El que la maquinilla no tenga cable, sino que tenga una batería autónoma, te facilita muuucho las cosas.

En menos de lo que esperaba me encontraba dando los últimos retoques y, ¿sabéis qué?, no encontraba ninguna diferencia respecto a los cortes profesionales que me han sangrado el bolsillo toda la vida. ¡Qué lástima de tiempo perdido a lo Proust!

Estos experimentos no son aconsejables para hombres con cortes de pelo de elaboración complicada, pero para los que son como yo, que lo que queremos es tener las ideas frequitas y no tener que peinarnos por las mañanas, es realmente un producto milagro. Estoy tentado de meterme de nuevo en el espíritu de teletienda americana y decir algo como “Maverick HC5750 cambió mi vida para siempre”, pero me temo que estaría sobreactuado, amén de que es el primer corte de pelo que me hago, aún no sé si cambiará mi vida. Lo que sí es seguro es que mantener el pelo controlado será a partir de ahora más fácil.

¡Feliz Navidad!

PD. Regálasela a tu chico, no te arrepentirás.

Mr Shmulyck Cook: Jabones naturales salidos de los fogones

Viernes, 27 Mayo 2011

foto-jabones-mr-shmulyck.jpg

De cosmética sabéis que hablo poco a pesar de que la información y las novedades son abundantes. Lo que ocurre es que mi filosofía al respecto es probar el producto antes de reseñarlo y como soy hombre de pocos cuidados estéticos… pues al final comento poco sobre el tema. Pero hace unas semanas recibí el último lanzamiento de una firma de cosmética de la que soy rendido admirador y usuario. Hablo de Jordan Shmulyck, una firma que basa la formulación de sus productos en el empleo de un principio activo único y excepcional: las sales y minerales del Mar Muerto. Mi after shave de cabecera (aunque a veces le soy infiel con alguna otra firma, he de ser sincero) es el Gel hidratante marino de la casa [por un momento he tenido un ataque de pánico porque no lo encontraba en su web y pensé que lo habían dejado de producir, pero no, no lo encontraba porque le han cambiado en packaging].

Lo que recibí hace unas semanas fue los jabones naturales hechos con métodos artesanales de su nueva línea Mr SHMULYCK COOK SOAP. Son excelentes, y creedme, porque soy extremadamente exigente con el jabón. Son muchas las firmas que con el cuento de que sus jabones son artesanales te venden verdaderas patatas secas que no hacen ni espuma. Los de Shmulyck son de textura cremosa, hacen mucha espuma, maravillosamente agradables al olfato y te hacen sentir ciertamente bien. Limpian perfectamente la piel de todo el cuerpo y la cara. Protegen la piel frente a factores ambientales externos. Hidratan, reafirman y regeneran la piel. Cuatro jabones con cuatro funciones distintas que se ajustan a tus necesidades en cada momento: el de naranja y azafrán (relajante); el de miel y rosa mosqueta (tonificante); el de chocolate e hierbabuena (refrescante); y el de aloe vera y limón (estimulante).

Es una buena excusa para hablar con el creador de esta firma cosmética, Samuel Perea, un hombre difícil de definir, polifacético y aventurero, emprendedor y un Rey Midas que convierte en oro toda idea que lleva a la práctica. No me voy a dispersar y evitaré hablar de su restaurante malagueño, que bien merece otro artículo, sino  de Jordan Shmulyck.

perea.jpg

¿Cómo surge la idea de Mr. Shmulyck Cook? Siempre pensé que cualquier producto que se pueda comer y sea saludable para nuestro organismo, podría formar parte de la composición de una crema para el  cuidado de la piel. Esta idea tomó mucha más fuerza a partir de mi incorporación a la cocina profesional, donde tuve la oportunidad de conocer con mayor precisión muchos de los secretos que encierran algunos alimentos que utilizamos para cocinar y que son a la vez fuente de principios activos extraordinarios y muy beneficiosos para el cuidado de la piel. Chocolate, vino tinto, limón, miel, aceites de argán y oliva y un largo etcétera. Como ejemplo cito a Ovidio que hace 2000 años escribió un tratado de cosmética para el cuidado de la piel que estaba basado fundamentalmente en los cereales. (Jabones limpiadores y mascarillas de avena son formulas que ya estaban inventadas hace más de 2000 años).

¿Qué propiedades tienen las sales del Mar Muerto? A las sales el Mar Muerto se le  atribuyen infinidad de beneficios, beneficios que en la mayoría de los casos son avalados por estudios bien documentados realizados en universidades de todo el mundo. En los balnearios del Mar Muerto se realizan tratamientos bajo supervisión médica para mejorar las afecciones de la piel como psoriasis y dermatitis, algunas relacionadas con patologías como el reuma y la artrosis, etc. Yo particularmente destacaría dos cualidades relacionadas con el bienestar de la piel, la primera de ellas es que son altamente relajantes y la segunda que son purificantes. Con estas dos cualidades conseguimos limpiar la piel de impurezas y relajarla, a partir de este principio la piel es mucho más receptiva para recibir cualquier otro tratamiento.

¿Cómo y cuándo nace Jordan Shmulyck? A principios de los años 80, viajo a Israel por motivos profesionales y “descubro” el Mar Muerto. Inmediatamente me pongo en contacto con médicos y profesionales que trabajaban en los balnearios, me documento sobre las experiencias y estudios realizados hasta el momento y fundo la Compañía de Sales y Lodos del Mar Muerto, primera en fabricar y comercializar los cosméticos del Mar Muerto en España. En los años 90 esta compañía se transformaría en la actual Jordan Shmulyck.

¿Cómo se realizan estos jabones que acabáis de lanzar? La fabricación de los jabones de Mr Shmulyck Cook son realizados totalmente de forma artesanal. Todo el proceso  se hace a mano y con materias primas naturales.

¿Crees que en la vida diaria, donde el gel se ha impuesto, hemos olvidado la importancia del jabón? Personalmente pienso que el uso del jabón para ducharse es más cómodo y eficaz. El  contacto de la pastilla de jabón con la piel produce una sensación muy agradable y en el caso de que el jabón sea de barro del Mar Muerto consigue exfoliar la piel, limpiarla y relajarla todo ello en el mismo acto. De todas formas lo bueno sería alternar el uso del gel y el jabón.

Danos unos consejos básicos y productos básicos de Jordan Shmulyck, para cuidar la piel este verano? El primer consejo es una limpieza eficaz de la piel. Ahora que empieza el verano sería conveniente exfoliar la piel para eliminar células muertas y dejar la piel libre para que respire y se recupere del encierro del invierno. (Jabón de Barro, Crema Hydra-Exfoliante, Crema Kesse de Sales del Mar Muerto).

El segundo proteger la piel de las agresiones medioambientales como exposiciones prolongadas al sol, contaminación, aires acondicionados etc. (Crema Bronceadora SPF15, Regenerador Corporal Aloe Vera, cremas faciales con filtro solar como la crema Hydra Force)

El tercero resaltar la belleza de la piel con una buena hidratación (Aceite de Argan o Body Lotion).

Y por último perfumar la piel con fragancias agradables que favorezcan la armonía  del cuerpo y el buen estado de ánimo (Eau Toilette Hanna, Luminar, Lavanda o Sahara).

www.jordarshmulyck.com

Pon unas SatoriSan en tus pies

Lunes, 2 Mayo 2011

Para alguien con los pies dificultosos, como es mi caso, encontrar unas zapas realmente cómodas es toda una epopeya. Muchas veces me he visto arrastrado por las promesas publicitarias de comodidad sin límite de algunas sneakers para descubrir que no existen recetas universales y que lo que para unos es el colmo del confort para mí es una tortura que me hace rozaduras por doquier. Quizás no es culpa de las sneakers, quizás sea culpa de mis pies y su morfología… De hecho llevo un par de años llevando unos zapatos de Springfield que ya deberían estar jubilados pero no encuentro otros que los reemplacen, ¡son tan cómodos! (¡Pero están ya tan destrozados!). Sé que me disperso pero no me puedo resistir a contar una anécdota. Me compré unos zapatos escoceses de color cereza ¡maravillosos! en El Corte Inglés por unas 10.000 pesetas, cuando aún se pagaban las cosas en pesetas. Los estrené para una boda. Me los puse, bajé las escaleras (dos pisos) y al llegar al zaguán noté cierto dolor. Volví a subir, me quité los zapatos y ambos calcetines estaban agujereados por el talón y los pies sangrando profusamente. Jamás me volví a poner los zapatos de 10.000 pesetas (verdaderamente caros en aquella época) aunque en diversas ocasiones traté de amoldarlos con 1001 recetas caseras. Así que debéis creerme que me entran ganas de llorar cada vez que doy con unos zapatos cómodos que parecen hechos para mis pies.

Pues ganas de llorar me entraron con mis nuevas zapas, el modelo Advance de la firma SatoriSan, una verdadera delicia para los sentidos. Datos técnicos: piel nobuck micro perforada y piel flor, ribetes en canvas 100% algodón, sin forro, plantilla termoconformada forrada en toalla 100% algodón. Datos emocionales: un trozo de cielo en los pies por 59€.

satorisan.jpg

Los estrené el Domingo de Resurrección pertrechado con una caja de tiritas por si en algún momento me tenía que sentarme en un poyete y forrar mi pie… pero no, nada, de hecho no me acordé de los pies hasta volver a casa después de recorrer media ciudad y pensar sorprendido que era la primera vez en meses que no volvía a casa cansadísimo. Estas zapas pertenecen a la colección primaveral de SatoriSan que propone 9 colores muy frescos: 4 tonos para chicas, 3 unisex y 2 de chicos. Unas zapas ligeras, frescas, confortables, que se ajustan al pie como un guante, que facilitan la transpiración gracias a las microperforaciones y no tener forro.

Esta marca es muy joven, os la presenté en septiembre, y en este tiempo se ha consolidado como una de las apuestas más trendy del mercado de las sneakers nacionales. Si en aquel momento intuía que estábamos asistiendo al nacimiento de algo importante desde el punto de vista estético, ahora confirmo que han creado un muy buen producto a nivel práctico. Merece la pena volver a hablar con los responsables de la firma para saber hacia dónde van…

Maquinillas de afeitar femeninas… y sí, lo he probado.

Viernes, 4 Septiembre 2009

maquinillasfemeninas-bic.jpg

Era una mala idea. Yo lo sabía. Lo sabía antes, durante y después de ponerla en práctica. Todo surgió porque una buena amiga puso en duda mi capacidad como beauty (en términos de la moda las beautys son las editoras de belleza, son seres terrible por lo general, van a su aire y son 1000 veces que las editoras de moda).

-¡Qué sabrás tú de belleza femenina!

-Perdona, bonita –le contesté con mi mejor tono de “eres gilipollas total”- pero yo sé apreciar la belleza y eso me capacita como beauty.

-Pero no la sufres.

-¿Cómo? –no la entendía.

-Digo que los hombres no sabéis en absoluto por lo que tenemos que pasar las mujeres, la clase de torturas a las que nos sometemos las mujeres para estar bellas para vosotros los hombres.

-¡Y yo que pensaba que sufríais parta estar bellas para vosotras mismas! –dije con ironía harto de la demagogia del “¡porque yo lo valgo!”

Pregúntale a cualquier mujer porqué se somete a esas torturas con barro, algas y laser en los salones de belleza y seguro que repite el tópico de que lo hace para sentirse mejor, para gustarse ella misma… ¡¡Mentira cochina!! Lo único que importa es atraer a un hombre. Lo que pasa es que el feminismo ha hecho mucho mal a esta sociedad y al concepto ‘sinceridad’, y aunque todas saben que es así se autoconvencen que solo buscan la autoindulgencia.

Pero a pesar de todo me dolió. Siempre me he considerado una persona con empatía. ¿Sería posible que estuviera hablando de algo que no conozco en absoluto?

-Dime algo en lo que no comprenda en absoluto a una mujer  –la reté.

-La maternidad.

-Ahora me vendrás con que el instinto paternal es un instinto de segunda nunca comparable con el de una mujer por el simple hecho de que os ponen las piernas en estribos y os hacen dilatar hasta la extenuación.

-Por ejemplo. Y que conste que estás haciendo demagogia. Pero no me refiero a eso. Me refiero a cómo nuestro cuerpo cambia drásticamente y tenemos que volverlo a moldear tras el parto. Eso es algo que los hombres nunca comprenderán.

-Pero yo hablo de potingues, no de fitness. Dime algo que yo no comprenda en el tema de la belleza cosmética.

-Los rituales de belleza. ¡El simple hecho de la depilación de las piernas! ¡Es una tortura!

-Te recuerdo que me afeito la cara todos los días! –su mirada se centró en mi barba de tres días -, bueno, casi todos los días.

-Sí, pero a vosotros no se os juzga porque tengáis rasposa la cara, es más, puede ser atractivo. Hay hombres que con barba de dos días dan morbo. Tú no, pero hay otros hombres que sí.

-¡Gracias!

-Sin embargo nosotras tenemos que tener siempre las piernas perfectas por si… acaso.

Me vino a la mente mi amiga Raquelita de la facultad. Acabábamos de terminas los exámenes. Había sido una quincena agotadora con exámenes continuamente que no nos dejaban respirar. Estábamos en la cafetería cuando soltó un suspiro de alivio y dijo:-Mañana me lo voy a  dedicar a mí. Voy a entrar en el baño y no me van a sacar ni con gases lacrimógenos. Llevo quince días sin poder depilarme. Todas las mañanas cuando salgo de casa rezo. “Por favor Dios, no dejes que me coja un coche, que me lleven a un hospital y que un guapo médico me vea las piernas sin depilar”. (Era una época en que todas creían que en cada Urgencias de España había un George Clooney oficial).

Así que se me ocurrió probarlo: la depilación. Pero solo a cuchilla, no soy tan loco para plantearme la cera. Daba la casualidad que estoy preparando un post sobre maquinillas de afeitar masculina. Bic me había mandado también algunas maquinillas femeninas, y decidí hacerlas protagonista de este experimento.

Me puse a ello tenía tres tipos de maquinillas para testar: La Soleil Clic, la Soleil Lady y la Pure 3 Lady.

¡Manos a la obra!, y empecé por la Pure 3 Lady por ser la que se parece más a las desechables masculinas. Su triple hoja es contundente y la banda lubricante con Aloe y Vitamina E hace que se deslice con facilidad. Pero enseguida comprendí porque se fabrican las maquinillas femeninas con mango amplio, porque los vericuetos de las piernas (por delante y por detrás) te convierten en un contorsionista. Esta maquinilla es de mango fino y de cabezal fijo, con lo que es más complicado de usar que la gama Soleil, pero no obstante si me fuera de viaje sería la que echaría en mi neceser porque ocupa menos espacio.

Así que pasé a probar la gama Soleil en la otra pierna. La diferencia básica entre la Clic y la Lady es que la Clic es recargable mientras que la otra es desechable, y el cabezal de la Clic es de cabezal basculante, lo que todos sabemos que es altamente positivo a la hora de rasurar partes curvas. Ambas tienen tres cuchillas y una banda lubricante de Aloe Vera, aunque la Lady además incorpora Vitamina E. El afeitado fue cómodo y ágil, sin grandes complicaciones.

De pronto comprendí que todas las quejas sobre la depilación femenina son nimiedades. Sí, vale, afeitar por detrás es un tanto difícil, pero enseguida se le pilla el tranquillo. Y la parte de los tobillos puede causar algún quebradero de cabeza, pero es cuestión de mañana. Ni más ni menos complicado que afeitarse la barba.

Pero a pesar de ser quejas ficticias, pienso que las mujeres se quejan con razón, porque los hombres damos por hecho que las mujeres tienen que tener piernas tersas y no reparamos en el esfuerzo que ello les implica. Deberíamos ser conscientes y valorar el esfuerzo… al menos hasta que la genética selectiva nos permita tener bebes sin folículos pilosos en las piernas.

PD. ¿Qué dónde radica la mala idea de este post? En que hace un calor horroroso y llevo siempre pantalón corto, y solo depilé de rodilla para abajo. Así que quedo un tanto grotesco con media pierna velluda y la otra lisita. ¡¡Lo que hay que hacer por mantener un blog!!

Olores que te hacen rejuvenecer

Lunes, 10 Agosto 2009

olores-de-infancia.jpg

Nueva entrega de ‘Lo he probado’, un clásico universal donde los haya.  Este post va sobre olores que me llevan a la infancia. De entre los cosméticos que recibo he elegido tres que me remiten instantáneamente a aquella época en que me empinaba sobre el mostrador del kiosko de chuches con una fortuna de cinco duros en la mano. No sé si aquello de que “este cosmético te hará rejuvenecer’ se refiere a esto, pero me siento como un niño cuando uso estos producto ya que sus olores me evocan sentimientos y sensaciones que estaban perdidas.

No, no me estoy poniendo melodramático, y seguramente si usáis estos mismos potingues no os produzcan ese efecto. La memoria olfativa es algo personal e intransferible, así que solo puedo limitarme a describiros  mi experiencia.

El primero de los productos que os recomiendo es el Total Energy Exhilarating Body Wash de The Body Shop, un gel de baño exfoliante formulado a partir de extracto de guaraná, jengibre, bergamota. Tiene pequeñas partículas arenosas de luffa (esponja vegetal) que realizan la función exfoliante. Lo peculiar de su olor es que me recuerda a las gominolas de Coca-Cola, esas que tiene forma de botellita bicolor.

Del cuerpo pasamos al rostro, a la Facial Moisturising Lotion SPF 15 de Tolsom, una agradable hidratante facial que uso como aftershave de fácil absorción que me deja la piel inmediatamente suave y con vida. No hay que desdeñar su factor de protección solar en el mes que estamos. La primera vez que la use recuerdo que me pasé todo el día como en una nube, acariciándome la cara de cuando en cuando y deleitándome con el aroma que dejaba en los dedos. Los que me debieron ver ese día por la calle pensarían que era un narcisista. Cuando se seca deja en tu piel un delicioso olor a bolitas de anís, de esas que tu madre siempre te decía que te sacaras de la boca por que se te podían ir por mal sitio.

Y de la cara, a los pies. El Peppermint Reviving Leg Gel de The Body Shop es justo lo que necesitas para tus piernas y pies cansados. Empecemos por el olor: Pictolines. Sí, los clásicos caramelos de menta balsámica. Un buen masaje de piernas con este gel, que te produce un orgásmico frescor con su aplicación, es lo que yo entiendo por estar en el Cielo (siempre y cuando el masaje te lo de tu pareja, claro).

Los olores están muy relacionados con el bienestar, que se lo digan a los que se dedican a diseñar tratamientos de aromaterapia. Por eso Vicky Beckham no era feliz en España, porque le olía raro. Por eso yo nunca me he sentido cómodo en Chinatown (NY), con todos esos tenderetes de pescado seco en las puertas de los comercio. Por eso Hamblet estaba loco (¿no fue el que dijo que algo olía a podrido en Dinamarca?). ¿Y a ti que olor te hace entrar en el Nirvana?

Lo he probado: la línea Sante Naturkosmetik Homme

Lunes, 13 Julio 2009

cabecera-loheprobado-afeitado.jpg

Volvemos a hacer un ejercicio empírico que parece que gusta al personal. Espero no volverme en todo muy ‘empirista’, o al menos no tanto como Francis Bacon (1561-1626… obviamente no hablo del pintor), que de empirista que quería ser se volvió tonto. ¿Se quieren creer que de las 764 páginas del libro El desarrollo del pensamiento económico de Henry W. Spiegel que nos trataban hacer memorizar para la asignatura de Historia del pensamiento económico sólo se me ha quedado en la memoria la estúpida anécdota de que Francis Bacon “apóstol del experimentalismo inductivo (…) murió de un enfrentamiento cogido cuando estudiaba los métodos de refrigeración rellenando un pollo con hielo” . Aquello me impactó. Una de las personas más influentes del siglo XVI, político, filósofo, escritor y científico, del que se rumoreó que había escrito algunas de las obras de Shakespeare, decide una tarde de 1625 en que caía una tormenta de nieve, que a lo mejor la nieve conservaría la carne como lo hacía la sal. Brillante deducción, si no fuera porque como empirista compró inmediatamente un pollo en una aldea cercana, lo mató, y se quedó fuera de casa para ver como el pollo cubierto de nieve se congelaba. Si el pollo se congeló o no nunca lo sabremos, pero lo que está claro es que Bacon pilló una pulmonía mortal.

Y todo esto viene a que he vuelto a probar nuevos productos de afeitado, los de la firma germana Sante. Concretamente la espuma de afeitar  y el fluido hidratante facial 2 en 1. Me iba a reunir con unos amigos de la facultad (por eso el ramalazo nostálgico de Francis Bacon) y decidí testar el aroma de estos productos con ellos y que me dieran sus impresiones. Eso me obligaba a eliminar todos los aromas restantes usando gel de baño, champú y desodorante neutros en olor, y obviar el perfume. Personalmente me gusta el aroma de estos productos Sante que tiene un tono amaderado que deja en el paladar olfativo una especie de regusto a incienso talcoso. Y cuando se asienta el aroma, cuando el primer impacto deja lugar al fondo que permanece, se puede percibir cierto toque de asepsia farmacéutica (no sé si me explico, pero seguro que conocen ese olor que distingue a la cosmética de farmacia de la que se consigue en perfumería).

Siempre me dan envidia los vecinos porque cuando se duchan sus fragancias inundan mi casa (también cuando fríen pescado, pero no viene al caso) y yo tengo la sensación de que mis geles y potingues no tienen el mismo efecto en sus hogares. Me equivoco, porque los aromas del baño son como un huracán: cuando estás en el ojo [del huracán] todo es calmado, pero alrededor todo es destrucción. El paralelismo está en que cuando te bañas no eres capaz de notar el impacto olfativo porque estás sumergido en él. Quiero decir… que tras usar los productos Sante toda la casa se inundó de su aroma.

La espuma de afeitar es extra-suave, más que espuma es una bruma jabonosa, con principios activos naturales como el aceite de jojoba y el té blanco. La textura etérea de la espuma se debe a su fórmula  con una base espumante derivada del azúcar sin gas propulsor. El fluido hidratante facial 2 en 1 refresca la piel sin engrasarla. No es necesario aplicar mucho ya que cunde más de lo que parece a primera vista. Además sus activos vegetales tratan y previenen el envejecimiento prematuro de la piel. Para mí la prueba de fuego es el día después. A pesar de la noche calurosa y del sudor que vuelve la tez grasa, me miré en el espejo y tenía la cara tersa y sin brillos, rasposa por el renacimiento del bello, sí, pero con la epidermis suave. Además, me preocupaba bastante la hora de acostarme, ya que no puedo dormir con perfumes fuertes, pero sin embargo me adapté rápido al tono aromático de Sante y no tuve mayor problemas. La cosmética Sante tiene la ventaja de ser natura, con aceites y extractos de cultivo ecológico, sin perfumes, colorantes, emulgentes ni conservantes sintéticos, y sin parafinas ni PEGs.

PD. Para el afeitado use una maquinilla desechable Wilkinson Sword Quattro Titanium, de la que hablaré en un post posterior para el que estoy probando varias desechables que encontramos ahora en el mercado.

santeafeitado.jpg

Lo he probado: Afeitado con Kiehl’s

Lunes, 6 Julio 2009

cabecera-loheprobado-afeitado.jpg

Empezamos una nueva línea de contenidos dedicadas al test de producto. A partir de ahora me dejaré llevar por mi espíritu empirista y contaré mis experiencias personales con las novedades que llegan a mis manos, en especial las cosméticas. Debo aclarar que con el tema de la cosmética no aspiro a ‘mejorar’ nada de mi físico, lo he dado por perdido, nada que la genética haya hecho se puede remediar con la cosmética. Es más bien una búsqueda de la optimización de las sensaciones a lo que aspiro.

Hoy empezaremos por el afeitado. Ya hace tiempo que trabajo temas de belleza para algunas revistas, y por ello recibo de vez en cuando algún que otro envío de nuevos productos que salen al mercado. La semana pasada recibí una línea de tratamiento de Kiehl’s y ayer domingo me decidí a probarla. Estas no se pueden hacer con el aseo diario, porque vas tan deprisa que no hacer nada como en teoría debieras hacerlo y no estás atento a las sensaciones generadas.

Comencé con algunos productos para el afeitado. Tengo la precaución de afeitarme siempre después de la ducha, y no antes, para que el vello esté apropiadamente húmedo y flexible. Suelo utilizar la maquinilla Gillette Phenomenon manual con cinco hojas que ofrece un apurado excelente en un par de pasadas, y además tiene una sexta hora trasera que ayuda a llegar a esos lugares difíciles que terminas por dar por imposible.

Estoy acostumbrado a usar espuma y a ponerme la cara como una tarta de merengue, así  que cuando probé con la crema de afeitar Blue Eagle de Kiehl’s (Ultimate Brushless Shave Cream - Blue Eagle, para ser correctos) me dio la sensación que me iba a costar bastante el afeitado. Mi sorpresa fue que la maquinilla se deslizaba mucho más sutilmente que con la espuma y apurando de forma inaudita. Además el aloe de su formulación lo hace apto para las pieles más sensibles.

Está bien, ya estoy apurado, ¿y ahora? Aparecerán las rojeces típicas del afeitado por la erosión y picará, y me rascaré hasta que me haga un desaguisado dermatológico. Pues es el momento de probar el Razor Bump Relief de Kiehl’s que está pensado precisamente para eso. Pongo un poco en los dedos y los extiendo por la barba, y voy sintiendo cierta sensación de frescor a medida que aplico el producto.  Hoy, un día después, aún tengo la piel más suave de lo que suelo tenerla, y con menos puntos rojos a causa de los vellos que salen de mala manera, ya que esta loción ayuda al correcto crecimiento del vello y a que no se incruste.

Lo mejor de todo es que estos productos de Kiehl’s no tienen olor. ¿No os parece una aberración que la espuma tenga un aroma, y el aftershave te deje un penetrante olor sobreimpreso, al que terminas añadiendo el de tu colonia o perfume? De esa manera nunca estarás seguro de estar desprendiendo el aroma que te gustaría, mientras con productos que no tienen olor tienes la confianza que tu perfume elegido no va a ser adulterado con otros aromas.

afeitado-kiehls.jpg