Blogs

Entradas con etiqueta ‘afeitado’

Un sistema de 6 hojas imbatible

Lunes, 20 Noviembre 2017

LEA es por excelencia la firma española para el afeitado. Mi infancia está ligada a ella vía memoria sensorial/afectiva. Cada vez que huelo sus jaboncillos mi mente se llena de recuerdos de juventud asociados con mi padre. Con LEA aprendí a afeitarme, embarrando la brocha en sus jabones. Después vendrían las espumas y los geles de afeitado, pero los jabones LEA, como ‘el verbo’ en la Biblia, fue siempre ‘el principio’. Pero hoy no voy a hablaros de jabones de afeitado, aunque lo haré próximamente. No, hoy vamos a hablar de maquinillas nuevamente, y daremos un paso más. Si me mostraba fascinado por la mejora en la experiencia del afeitado que suponía el uso de maquinillas de 5 hojas, imaginad lo que supone una maquinilla de seis hojas como es la Lea Perfect 6 Evolution, la opción más premium de la marca.

Pero permitidme un inciso prosaico y terrenal: con Lea ‘premium’ no es sinónimo de ‘caro’, como ocurre en otras marcas. Si por algo se distinguen sus productos es por su excelente precio, que no reflejan ni de lejos la calidad de que gozan. No abundan las maquinillas de seis hojas en el mercado, pero algunas hay. Teniendo en cuenta que un pack de 4 cabezales de recambio de ‘marca blanca’ (omitiré marca para no hacer agravios comparativos) cuesta 7,20 euros, los 6,50 euros que valen los cuatro cabezales de LEA la convierten en una marca imbatible si nos centramos en la ratio calidad-precio (o en precio absoluto).

lea-perfect-6-evolution-system.jpg

LEA Perfect 6 Evolution. 5,95 euros. www.productoslea.com  

La Perfect 6 Evolution es un sistema de 6 hojas con 1 hoja de precisión recubiertas de Diamante (un proceso de la fabricación de las hojas en el que se les da un tratamiento con polvos de diamante para conseguir que las hojas mejoren su deslizamiento) y alineadas para un apurado perfecto y suave, que se desliza con suavidad por la cara gracias a su cabezal basculante con banda lubrificada. Es una maquinilla ligera con mango ergonómico y antideslizante que hace que el control de la dirección del afeitado sea muy preciso y la muñeca domine con facilidad las pasadas. El peso no es una tontería, en serio. No sé si le pasa a todo el mundo o sólo a mí, pero cuanto más pesa una maquinilla, más tiendo a apretar contra el rostro, no sé si en un intento de dominarla con seguridad, y termino con el rostro más irritado. Sin embargo, con una maquinilla ligera y eficiente como esta, sientes que basta realizar una pasada ‘ajustada’, pero sin excesiva presión, para conseguir resultados óptimos.

La Geometría abierta de las hojas no sólo incide en el apurado, sino en que la limpieza posterior sea más cómoda y rápida. Tened en cuenta que en muchas ocasiones el gran desgaste de las maquinillas no viene del afeitado per se, sino de los burdos intentos de limpiarlas a golpecitos. Tengo que comprobar un truquillo que me han explicado para alargar la vida de las hojas, pero eso será más adelante, cuando tenga perfectamente constatada su efectividad.

Además, el mango de este sistema es compatible con los recambios LEA Perfect 3 (4,25 euros el pack de 4 cabezales), lo que hace posible ir alternando: cuando sientes que te has dejado la barba mas larga de lo normal empleas la de 6 hojas para que la cara sufra menos, y para el repaso del día a día emplear la de 3 hojas. Así de simple y práctico.

Gillette Fusion Proshield. Una nueva dimensión para el afeitado.

Lunes, 30 Octubre 2017

Hoy comenzamos una serie de reseñas sobre productos de afeitado. Es lunes y nos apetece empezar la semana con nuestra mejor cara. Así, semana a semana, lunes a lunes, iremos repasando las novedades que las principales marcas dedicadas al rasurado masculino nos ofrecen. Empezamos con un clásico indiscutible: Gillette.

Uno que tiene ya su edad, y lleva más de media vida afeitándose, ha adquirido vicios poco recomendables en el ritual del afeitado, derivados de la pereza, del escepticismo o la tacañería. Desde hace años llevo comprando las maquinillas más baratas (marca blanca) que encontraba en el super, instalado en el convencimiento de que al final, más o menos cuchillas, más o menos tecnología aplicada, poca diferencia marca, porque en una piel sensible con el vello repleto de remolinos (que exige varias pasadas en diferentes direcciones para un adecuado rasurado) el resultado, sea cual sea la maquinilla que se emplee, es un rostro enrojecido, tirante, ensangrentado y con posterior descamación. Pues la nueva Gillette Fusion Proshield me ha hecho lamentarme de los años de sufrimiento vividos sin necesidad, porque una buena maquinilla sí que marca la diferencia.

gillette.jpg

Maquinilla Fusion Proshield de Gillette de 5 hojas. 9,95 euros (precio recomendado).

Dos pasadas. Tan sólo dos pasadas, una en cada sentido, me han bastado para tener la mejilla suave como hacía tiempo no me la veía. Así que puedo afirmar que la diferencia entre un cabezal de dos hojas y esta de cinco es sustancial, ya que el Centro de Innovación Gillette de Reading, Inglaterra, hizo una investigación que duró cuatro años y que entre sus conclusiones resalta que durante el afeitado, los hombres efectúan una media de 170 pasadas con su maquinilla, de las que el 70% son re-pasadas en zonas ya desprotegidas puesto que el gel o espuma de afeitar ha quedado prácticamente eliminado en la pasada inicial. Lo corroboro, porque soy de los que, si me descuido, pongo al descubierto el músculo de tanto repasar. Precisamente de esa investigación, y de buscar soluciones a los problemas del afeitado puestas de manifiesto en ellas, nació la Fusión Proshield.

Cabría pensar que una pasada de un cabezal de cinco hojas equivale a 2’5 pasadas de una maquinilla de dos hojas, pero no es así, porque por la misma dinámica de la piel, de elevación y depresión al pasar la cuchilla, hace posible un afeitado más intenso, pero con muchísimos menos efectos adversos. Mi experiencia es: Cero irritación. Algo a lo que contribuye que esta nueva máquina incorpora una doble banda lubricante, con diferentes velocidades de liberación para una distribución óptima, antes y después de las hojas, que redunda en un afeitado más cómodo que reduce la irritación y la sensación de quemazón. También tiene mucho que ver la adaptación máxima que proporciona el mango Flexball, gracias al cabezal pivotante que hace accesible todos los recovecos de la cara en una misma pasada.

Además quiero destacar una característica muy útil. ¿No os pasa que cuando la patilla va creciendo tratáis de recomponerla recortándola con la maquinilla y al final os sale muy desigual, amén de que el pelo más largo os embota las cuchillas? Pues la Fusion Proshield incorpora un recortador en la parte superior del cabezal para definir los contornos y las patillas. Consejo: el recortador se usa antes del afeitado para delimitar hasta donde debes llegar.

gillette-2.jpg

Salones de belleza masculinos

Viernes, 18 Julio 2008

guest-9.jpg 

Y digo yo… Si los hombres hemos de copiar comportamientos femeninos, que sean al menos los más placenteros. Estoy pensando en concreto en los salones de belleza. Que levante la mano aquellos que han sentido envidia alguna vez de cómo las mujeres se abandonan una o dos horas en el salón de belleza, dejándose hacer, centrándose sólo en disfrutar. Masajes, limpiezas de cutis, manicura, pedicura… y pueden que sigan siendo las mismas al salir de allí, pero por un par de horitas han tenido la sensación de ser el centro del universo. 

Bueno, sí, los hombres tenemos nuestras barberías, en las que ya no se suele rasurar la barba (o nadie lo pide) y que se han quedado en simples peluquerías masculinas. Y ya ni eso, porque el negocio peluquero tiende a ser bisex, o unisex, como prefieran. En ese paso de la barbería de antaño a la peluquería moderna hemos perdido el componente masculino: el barbero era un hombre que hablaba de cosas de hombres, mientras hacía cosas de hombres, como afeitar, y las mujeres no eran bien recibidas. Con la peluquería moderna hemos ganado en variedad de servicios (depilación, manicura…) y una mejora sustancial en el ambiente en términos decorativos y delicadeza en el trato. ¿Pero por qué no lo podemos tener todo? 

En París, la firma de cosmética masculina Guest, ha abierto en el 103 de la Rue du Faubourg Saint-Honoré, cerca del parque Monceau, el primer Concept Store & Spa de la firma dedicado al hombre. Un espacio exclusivo para nosotros de atmósfera sofisticada pero muy masculina, pensado para someter al cliente a los rituales de belleza diseñados para el hombre, desde un afeitado a la antigua usanza (30 €) a todo tipos de masajes, como el de pies, que sigue los principios de la reflexología (40 €). Para los que prestan atención a sus uñas se pueden decantar por la manicura (45 € - 40 minutos) o la pedicura (40 € - 40 minutos), o probar el pack de 65 minutos que engloba ambas cosas (65 €). 

Un pequeño paraíso donde abandonarse por unas cuantas horas a las manos expertas de sus esteticistas y salir sintiéndose un hombre nuevo, libre de stress, porque eso sí, allí no se puede ir con bullas, que es algo que las mujeres ya aprendieron hace mucho: cuando se trata de belleza, el reloj se ha de parar.

guestmen1.JPG