Blogs

Entradas con etiqueta ‘chinos’

Salvando escollos. ¿Qué es una guide shop?

Lunes, 10 Abril 2017

El desarrollo del comercio electrónico y la seguridad en las plataformas de pago ha propiciado en la moda el florecimiento del modelo que se conoce como DTC (Direct-To-Consumer), por el que las firmas ofrecen directamente al consumidor sus productos sin intermediarios, de la pantalla del ordenador al hogar del comprador. Ello ha posibilitado el florecimiento de pequeñas firmas con productos muy especializados que hubieran tenido que invertir ingentes recursos en posicionar sus productos en el mercado ‘convenciendo’ a los retailers para que los comercialice (estando presente en ferias, con presentaciones de productos, campañas de marketing…) o abriendo tiendas propias. Ahora es mucho más fácil el desarrollo de cualquier firma con poner en marcha una buena campaña de marketing on-line y tener una buena logística que dé la respuesta adecuada al consumidor.

Aun así, la moda aún presenta ciertos escollos que las firmas tratan de solventar con imaginación. ¿Me sentará bien esa chaqueta? ¿Ese pantalón de la talla 44 me entrará? Ya sabemos que la normalización del tallaje tanto en ropa como calzado sigue siendo una asignatura pendiente, ya que los parámetros de etiquetación son un tanto arbitrarios. Por eso el cliente de productos de moda aún necesita probarse las prendas antes de comprarlas. La mayoría de las firmas facilitan las devoluciones para que sea fácil y gratuito descambiar el producto, pero existen otras soluciones.

smitzy-guide.jpg

Pongamos como ejemplo Smitzy, una firma de pantalones de la que ya os he hablado, que ha desarrollado unos chinos que favorecen la silueta, con un corte perfecto, hechos de los mejores tejidos, producirlos localmente (Europa y dentro de lo posible siempre en España) y conscientemente. En Smitzy quieren garantizar, a través de un patrón único y universal, que una vez que uno de sus chinos te sienta fenomenal vas a tener la garantía de que todos los que te compres después te sentarán igual de bien. Por eso han abierto su primera ‘guide shop’ en Madrid.

smitzy-guide-shop_01.jpeg

Una guide shop es una fusión de tienda y showroom donde los clientes de la firma tendrán a su a disposición un muestrario completo con todos los chinos de Smitzy que existen para que miren, toquen, comparen y se prueben lo que quieran, asesorados por profesionales en todo momento que les guiarán en su elección. La primera guide shop de la firma se encuentra en Núñez de Balboa 9, en Madrid, pero quieren que sea sólo la primera de una serie tanto en Madrid como fuera. Solo hay que pedir cita para ir, probarse el pantalón que mejor te siente, elegir color y ellos te mandan tu compra casa en menos de 24 horas.

Chinos que sientan a la perfección

Martes, 7 Febrero 2017

Hay que ver la poca atención que ponemos en la ropa que está destinada a formar parte de nuestro fondo de armario más común y básico. Este es el caso de los chinos (no los asiáticos, a los pantalones me refiero). La conciencia de consumidor que hemos desarrollado a lo largo de los años frente a los pantalones vaqueros, por ejemplo, no nos ha hecho aprender nada con respecto a los chinos. Cuando compras unos vaqueros sabes que no todos los tejidos son lo mismo, ni todos los cortes sientan igual al cuerpo, ¿verdad? Pues con los chinos tanto de lo mismo, y aun así seguimos pensando que unos chinos son simplemente unos chinos.

Pues bien, no es así, no todos los patrones son iguales ni sientan igual. O si no que se lo digan a los creadores de los Smitzy, que han desarrollado unos chinos con patrón exclusivo que hacen que sienten estupendo gracias a la configuración de su caja, más ajustada que la que utilizan el resto de marcas, su cintura curvada, un tiro de entrepierna más moderno y la composición de su tejido, resultado de la combinación de algodón de primera calidad con la medida  justa de elastano, se adapta a la perfección a cualquier silueta.

Si te pasas tanto tiempo con los chinos puestos, qué menos que asegurarte de que te sienten perfectamente, ¿no?

smitzy_washed_chino_-slim-_atlantic_01.jpg

Chinos Smitzy (98% algodón y 2% elastano). 89 euros.

Chinos (pero no de la china)

Mircoles, 20 Agosto 2008

Empezamos a renovar el armario para la nueva temporada que inauguraremos cuando la oficina vuelva a ser nuestra realidad cotidiana. Lo que más “renovación” urge siempre es el stock de pantalones, y sobre todo los dedicados al tiempo libre.  ¿Qué buscas en un pantalón que llevarás en tus ratos de ocio? Que sea sufrido, pero que tenga estilo. Que sea versátil, pero que no se aleje demasiado de esa actitud de “actividad semiformal” en que te mueves, porque para lo informal ya tienes un centenar de jeans. Y sobre todo que sea cómodo, muy cómodo. Queremos que los pantalones nos queden como un guante, literalmente, pero que no nos opriman. Siempre ocurre lo mismo, cuando por fin los has amoldado a tu cuerpo, es cuando están para tirarlos a la basura. Y la verdad es que no nos podemos permitir ‘amaestrar’ un par de pantalones continuamente.  

Los chinos (no, no volveremos a hablar de Beijing 2008, sino que nos referimos a un tipo de pantalones) son siempre una apuesta segura, ajustaditos pero cómodos, informales pero de los que dicen “¡ey, tengo actitud!”, y en eso a Dockers (izq.) no hay quien les gane, son casi sinónimos de ‘chino’. Pero déjenme descubrirles una nueva alternativa: Dickies (dcha.), que podemos describirlos como los clásicos pantalones de trabajo que ahora se han vuelto lo más en cuanto a streetwear. Dickies nació en 1918 en Fort Worth, Texas, y en poco tiempo se transformó en el mayor fabricante de ropa de trabajo haciendo del modelo 874 todo un icono (arriba a la derecha), desarrollado en 1926 hoy por hoy es el chino más vendido del mundo. 

Pero como diría Ana Obregón, “ningún pantalón es nunca lo suficientemente ajustado”, así que muchos deciden amoldar la figura a ajustes extremos: horas y horas de steps en el gimnasio, de senderismo en los fines de semanas, le declaran la guerra a las grasas en la dieta (y descubren que las acelgas eran comestibles ¡¡¡qué horror!!!), y por fin consiguen unas piernas bien torneadas, unos glúteos turgentes y poderosos… ¿Y todo para qué? Para sólo poder lucirlo con esos vaqueros ajustadísimos que has rescatado de tu armario adolescente y que facilitan que las chicas no puedan evitar ese último vistazo a tu trasero cuando les das la espalda. Inconveniente: los pantalones ajustados a nivel extremo exigen entrenamiento pulmonar (al estilo de Mark Spitz… ¡ay, prometí no hablar de Beijing 2008!) para soportar horas y horas a medio respirar y un fisioterapeuta especializado en rehabilitación para que te devuelva la sensibilidad y el riego a las piernas cuando te desnudes. 

Para evitar estos problemillas (exagerados, cómo no), voy a reseñar unos pantalones italianos muy prometedores. Los Betwoin (abajo), realizados con una patente registrada (izq.), proporcinan ese ajuste confortable que todos buscamos, y esta temporada vienen en una gran variedad de telas de algodón y mezclas innovadoras de algodón y nylon. Unos pantalones pensados para hombres elegantes y con estilo, gente activa con un ritmo de vida intenso.

betwoin-modello-alta-ris.jpg