Blogs

Entradas con etiqueta ‘hombre’

La parka. Pieza clave de entretiempo.

Martes, 26 Abril 2016

El tiempo está loco” es una de las frases más manidas en este mes de mayo en que entramos. Y es que el refranero popular siempre da en el clavo: “Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo”. No sé si el sayo, pero seguramente no es sensato desprenderse de las prendas de abrigo al primer rayito de sol que nos entibia. Nada mejor que tener una prenda de entretiempo a mano como, por ejemplo, una parka, que esta temporada es tendencia por la obra y gracia de Dior, entre otros. Pero no pensemos en parkas pesadas y armatostes, más propia del invierno, sino en piezas ligeras y ceñidas al cuerpo, que bien podría ser una chaqueta veraniega.

¿Mi propuesta? ¿Qué tal esta de Florentino? Tiene un corte que asemeja una sahariana de cuatro bolsillos, con doble cierre de cremallera y botones. El detalle interesante de esta pieza el que el chaleco va cosido a la prenda por la parte delantera, y para que se ajuste a la silueta posee un ceñidor con broches en la espalda. Con esta prenda poco se necesita para lucir cool, una camisa blanca y unos jeans.

florentino-1.jpg

florentino-2.jpg

Parka azul de Florentino. 299 euros.

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el pañuelo de bolsillo y nunca…

Viernes, 23 Octubre 2015

El pañuelo de bolsillo podía parecer hace algunos años algo demodé y hasta un tanto rancio, pero la silenciosa puesta en valor de la elegancia clásica entre un público joven ha hecho que vuelva a ocupar un papel protagonista. Por eso nos acercamos a los fundamentos básicos de este complemento de manos de tres expertos sin discusión.

lander-panuelo.jpg

Chaqueta 395 euros, pantalón 150 euros, corbata 99 euros, camisa 115 euros y pañuelo reversible 35 euros. Todo de Lander Urquijo. www.landerurquijo.com

Durante mucho tiempo, en España, sólo se ha usado el pañuelo blanco en los trajes reservados para ceremonias. Los novios, padrinos y testigos siempre han llevado un pañuelo en su chaqué o en el traje. También era fácil ver un pañuelo en los atuendos dedicados a las fiestas formales como los esmóquines” explica Lander Urquijo, cuyas sastrerías son un universo de elegancia sin parangón. “Afortunadamente esta situación está cambiando. Ahora la mayoría de las chaquetas van acompañadas de un pañuelo de bolsillo. Es un complemento sencillo y elemental. Es increíble cómo un pequeño cuadrado de tejido puede aportar luminosidad a cualquier traje o dar el toque final a un look casual compuesto de chaqueta y jeans. Además, es un accesorio relativamente barato que se puede repetir en innumerables ocasiones y acompañando a diferentes conjuntos. Es, sin duda alguna, uno de los complementos que ofrece más versatilidad dentro del hábito masculino, y como tal debe ocupar un sitio importante en nuestros armarios”.

La gran duda que surge frente al espejo es decidir qué pañuelo va con el look elegido. “Se puede combinar de diferentes maneras” explica Lander. “Quizá lo más importante para que la combinación consiga el éxito deseado es el juego de texturas y colores que se produce entre el pañuelo y el resto de la vestimenta. Huiremos de vestir un pañuelo idéntico a la corbata o camisa. Estos elementos deben tan sólo ser inspiradores para conseguir un look perfecto intentando coordinar diferentes matices de color, pero nunca calcando el mismo patrón”.

En esa línea Mané Navarro, propietario de MENCO, una de las boutiques masculinas más estilosas de Sevilla, deja claro que “no existen normas estrictas para llevarlos, pero sí un cierto sentido personal. Está bien buscar algún nexo de unión con algún motivo o color de la corbata, de la camisa, de la chaqueta o de los calcetines. Es verdad que cuando observamos a algunos hombres muy elegantes constatamos que los utilizan de forma muy anárquica, con un color o estampado que no tiene nada que ver con el resto de las prendas, pero que en el conjunto global del coordinado aporta una pincelada de armonía al look total añadiendo otro color. Este sería un nivel avanzado, aunque hay quién lo puede hacer de forma inconsciente o natural. Es la forma de utilizarlo que me parece más interesante y la que más impacto puede causar a la hora de observar el conjunto”.

menco.jpg

En MENCO (c/ Chicarreros 9, Sevilla) el precio de los pañuelos están en torno a los 38 y 45 euros.

Son tantos los estilos, tejidos y colores de los que goza este accesorio que se hace necesario constituir una pequeña colección personal para poder  elegir el más adecuado en cada momento. “La variedad es casi infinita, todo depende del estado de ánimo” nos explican desde Silbon, la firma de moda masculina que se ha convertido es todo un fenómeno y que en poco tiempo se ha convertido en un referente de la elegancia de sabor más British. “Un caballero debe tener tres tipos de pañuelos de bolsillos: blanco, ya sea de algodón o lino, e intentaremos evitar la seda en este tipo de pañuelo básico; fantasía, donde tienen cabida los lunares, las amebas, las flores o cualquier motivo que se nos ocurra y tejidos como seda, algodón, lana o lino; y los lisos, ya que siempre es bueno contar con un par de pañuelos lisos en colores como rojo, verde o azul marino”.

Aunque siempre encontramos fórmulas para que un pañuelo sea lo más versátil posible. “Esta temporada, influenciados por los tejidos utilizados en la creación de nuestra colección de camisería, los pañuelos de bolsillo tienen pequeños motivos, dibujos y formas que combinan con gran parte de la colección. Además ofrecemos a todos nuestros clientes el ‘Pañuelo Liso Reversible’ con dos colores totalmente diferentes para poder usar en diversos looks” señala  Lander Urquijo, que aconseja que “ante la duda, un pañuelo blanco funciona en la mayoría de los casos, aportando luz, color, contraste y sobre todo un punto de elegancia a todo el conjunto”. Así lo apuntan también desde Silbon: “Hay un pañuelo que va con todos los looks: el blanco. Para dar variedad al recurso del pañuelo blanco básico podremos jugar con las diferentes formas de doblarlo o colocarlo. Es decir, picos hacia fuera, picos hacia dentro o doblado recto. Es muy difícil que haya un pañuelo que no sirva para un look, debemos olvidarnos de combinar estrictamente dicho complemento con la corbata. Es mejor que haya armonía entre ambos elementos a que sean iguales o muy similares”.

silbon.jpg

Look Silbon www.silbon.es de otoño formado por americana (175 euros), camisa (59 euros), corbata (29 euros), pañuelo (24,95 euros) y pantalón (69 euros).

Mané Navarro también nos hace tomar conciencia de la importancia de elegir el material y textura apropiados para cada momento y look. “Al igual que en la corbata, el tipo de tejido del pañuelo depende de la hora del día en que se luzca. Las sedas con algo de brillo quedan para la noche y las lanas/seda, lanas, y tejidos más mates lo usamos por el día y para llevar con prendas más sport. Después estaría la forma de colocarlo, que también depende de la libertad, personalidad y seguridad en uno mismo, como en cualquier otra prenda. Hay infinidad de maneras, como esculpir el tejido o llevarlo planchado”.

Florentino, un fenómeno en expansión

Jueves, 3 Septiembre 2015

Vamos, permítanme la expresión coloquial, pero es que Florentino está que se sale. Ayer mismo se lanzaba el comunicado en que informaban sobre la apertura de una nueva tienda propia en Oviedo. Para los de por allí: el establecimiento está situado en el número 5 de la céntrica calle Uría y su inauguración está prevista para el próximo día 11 de septiembre.

flagship-store.jpg

Nueva flagship dde Florentino en Oviedo. 

Florentino es una firma en crecimiento, con un plan de expansión nacional que contempla la apertura de una veintena de tiendas propias en un período aproximado de cinco años, dos de ellas este mismo mes, en las ciudades de Santander (Plaza del Príncipe, 1) y Bilbao (C/Rodríguez Arias, 47). Hoy por hoy hablamos de una insignia con doce puntos de venta propios en España, presente en numerosas tiendas multimarca y centros comerciales, muy importantes estos últimos en su plan de expansión, ya que en la cadena de El Corte Inglés, sin ir más lejos, prevé abrir antes de que termine el año nuevos córners en las plantas de caballero de los centros de Málaga, Vigo, Madrid, Tarragona y Cornellá.

Estamos hablando de una empresa que comienza su andadura en 1963 de la mano del diseñador y empresario Florentino Cacheda, que con lo que lleva llovido no podemos menos que quitarnos el sombrero ante su empuje, ya que en vez de parapetarse y aguantar posiciones ante la adversidad ha decidido apostar por una estrategia audaz y emprendedora.

Cuando anunciaron estas aperturas antes del verano aproveché para hablar con el señor Cacheda y preguntarle si no da un poco de vértigo inaugurar tres tiendas nuevas en tan poco tiempo, a lo que me respondió que “contamos con un equipo experimentado para afrontar el reto, y confiamos en nuestros valores y experiencia para conseguir los objetivos de expansión que nos hemos propuesto”. ¿Pero cuál son esos valores, esas señas de identidad que les anclan con fuerza en un mercado tan turbulento como es el de la moda? Pues me dice que las señas de identidad que Florentino mantiene como irrenunciables desde el principio de su creación son “el nivel de experiencia y el esmero en conseguir productos de alta calidad, cuidando los detalles y manteniendo el equilibrio en los precios, esa es la filosofía que hemos mantenido y a la que no renunciamos”. Pero por el contrario, en cuanto a la estética de sus colecciones, sí que se muestran permeables a las tendencias estilísticas y sociales de su público. “Evolucionamos de acuerdo con una sociedad, cada vez más exigente, que demanda productos innovadores que se adapten al estilo de vida actual”. En ese sentido me explica que su percepción es que el español como consumidor de moda “está más preocupado por su aspecto estético, toma sus decisiones mucho más personalmente y valora la seguridad que proporciona sentirse vestido de acuerdo con su personalidad”.

desfile.jpg

Desfile de la firma en la CPM - Collection Première Moscow el pasado febrero.

Es encomiable especialmente que produzca íntegramente todas sus prendas desde su sede central en Lalín (Galicia), especialmente cuando sería tan fácil la deslocalización de la producción bajo el pretexto de la eficiencia logística dado su importante mercado internacional. Y es que el proyecto de expansión de la marca alcanza también el ámbito internacional, cómo no, centrándose especialmente en los mercados asiático y americano, contando actualmente con presencia en países como Francia, Portugal, Filipinas, Egipto, México, China, Corea, Camboya, Líbano y los Emiratos Árabes, entre otros muchos. A finales de junio sin ir más lejos comunicaban desde la firma que acababan de firmar un acuerdo de distribución para todo el territorio japonés para llevar la marca a los mejores puntos de venta del país, comenzando por posicionar a Florentino en tiendas multimarca y departamentales y, progresivamente, avanzar hacia el modelo de córners y tiendas propias.

Florentino Cacheda demuestra que es un hombre con visión de futuro que, nos solo ha llevado a Florentino (la marca) a lo que es hoy, sino que cuando contempla su obra lo que le ilusiona es “la integración en la empresa de una nueva generación, que asegure su proyección en el futuro; me ilusiona pensar que el camino andado por Florentino tiene un presente y un futuro esperanzador”.

Look ‘Gangs of New York’

Lunes, 20 Julio 2015

tenkey.jpg

En su colección de otoño/invierno 2015/16, la firma Tenkey reflejó a la perfección lo que podemos tildar de ‘Look Gangs of New York’. Pantalón ajustado de talle altito, camisa entalladita (un poco arremangada), tirantes y una gorra de paño. ¡Tachán! La clave está en el talle del pantalón y la holgura de las perneras. Si el pantalón fuera holgado o el talle bajo, todo el efecto deseado se desmoronaría. Prueba a lucir como un currante dickensiano del siglo XIX.

La Feria de Abril: el hombre y etiqueta al vestir

Lunes, 20 Abril 2015

feria.jpg

Esta noche se producirá el famoso ‘Alumbrao’ de la Feria de Abril de Sevilla y esta pequeña ciudad efímera de calles de albero, casetas de lona y farolillos de papel, se convertirá en el epicentro de la vida social de la ciudad generando una cifra de negocio que se estima entorno a los 675 millones de euros. Pero más allá de todas las cuentas que puedan hacerse, la Feria es un evento social donde estar, ser, ver y dejarse ver. Al visitante de fuera que llegue a Sevilla en estos días puede parecerle simplemente una expresión del colorista folclore más característico de ‘lo español’. Pero para los sevillanos es parte de su idiosincrasia, no es una fiesta popular o una curiosidad que visitar, es una extensión de su casa, de su vida, de su manera de relacionarse con los suyos. A veces, los que bajan del AVE se adentran en el Real de la Feria con ojos de turistas, los más osados en pantalón corto y camiseta, gorro de guiri y cámara fotográfica en ristre. Y precisamente aquellos que se acerque con esa actitud a esta celebración serán  los que se sentirán más desplazados y ajenos a ella, sin posibilidad de disfrutar, comprender o participar en su realidad.

En hombre en Sevilla se acicala para acudir a la Feria. Ir allí supone reunirse con gente a la que estimas o con compromisos ineludibles: amigos, familia, socios, clientes, colegas… Y aunque reine un ambiento festivo no deja de ser el momento en el que mostrar tu mejor cara. La etiqueta que rige en el Real es bastante diáfana, y la chaqueta es el eje sobre el que todo orbita. “Para mí es fundamental la chaqueta y la corbata, creo que es una de las claves de la Feria, uno de los atractivos es que la gente se arregle y se prepare” me reflexiona Alfonso Candau, relaciones públicas, fundador de Génova Comunicación y sevillano de pro. “Cuando nos preparamos siempre tendemos a pasárnoslo mejor”. El clasicismo es la regla imperante, prendas de buenas hechuras, discretas pero lucidas y algún toque de distinción. “Hay que buscar introducir un toque divertido en el terno que nos pongamos, sin ser exagerado” continúa Candau, “algo como un pañuelo de lunares o introducir los lunares en la corbata. Ahora se han puesto de moda los calcetines creativos, así que por qué no llevarlos en los pies. Pero, ¡ojo!, sólo un detalle divertido, ya que muchos, nos harán llamar la atención, y recordemos que la elegancia es pasar desapercibido. Quizás hoy por hoy no lo entendemos así, pero tampoco es muy elegante ir llamando la atención”.

Al ‘turista’ puede sorprenderle que para el sevillano sea una ocasión con etiqueta al vestir, pero no olvidemos que el hombre por lo general acompaña a una mujer vestida de flamenca, y cuando esta no viste de flamenca luce sus mejores galas. “La Feria requiere de un dress code bastante cuidado para el hombre” opina Alejandro Becé, periodista de moda y bloguero, “sobre todo para no contrastar demasiado con las mujeres que van vestida de flamenca. Yo no soy de esos puristas que exigen media etiqueta, es más, me gusta combinar americana y pantalones para ir más cómodo, depende de qué día. Pero para mí el imprescindible absoluto es el pañuelo. Creo que muchos hombres que no se atreven por opciones más arriesgadas o coloridas lo usan a la perfección en esta semana”.

Lamentablemente las buenas costumbre se van perdiendo y cada vez más se ve gente que se acerca al recinto ferial de cualquier manera, jóvenes que hacen botellona en los aledaños, gente, en definitiva, que no da valor a este acto social y contamina su esencia. Para Candau el mayor pecado estético en que se puede incurrir es “no ir arreglado, no darle importancia a donde se va”, mientras que a Becé le horroriza ver en la Feria a “gente en camiseta o polo, así como aquellas camisas estampadas con los prints de primavera. No es el lugar, tenemos toda la temporada de verano para experimentar nuestro look coachella”.

Así que, querido visitante, si quieres que el sevilllano te muestre su mejor cara muestrale tú tus mejores gala.

Camisas extra-long

Jueves, 26 Febrero 2015

camisas-fuera.jpg

De izquierda a derecha: Mark McNairy New Amsterdam, Public School y Ann Demeulemeester.

¿Recuerdas cuando las camisas se llevaban extragrandes y sus faldones caían por medio muslo? Sí, eran aquellos tiempos en que el hip-hop tenía una influencia transversal en toda la moda. Principios de los 90s: camisas de leñador que se usaban como cubrelotodo (especialmente sobre camisetas), caían por debajo del medio muslo y se emparejaban con baggy pants. Aquello era el aquelarre de las superposiciones. Una década después se moderaría la cosa y las superposiciones pasaron a llamarse ‘tendencia multi-layered‘, un estúpido anglicismo más tan propio de la moda. Las camisas volverían a verse, pero esta vez se ajustarían al cuerpo y sólo asomarían por debajo de los jerséis en un creativo ejercicio de desdramatización del formalismo imperante. Era como decir “mira, soy pijo pero informal, me dejo la camisa por fuera y no me importa que se vea. ¿a que soy bohemio?”. Aún hoy sigue siendo seña de identidad de cierto sector rancio del pijismo renovado. Y llegó 2015:

Esta primavera la camisa vuelve a ser protagonista volviendo a salir del pantalón, pero esta vez puede detectarse cierta influencia islamizante, o mejor dicho, una adaptación del la kurta, camisola tan común en el este asiático, en países como Afganistán, India o Sri Lanka. Lo hemos visto en colecciones como las de Mark McNairy New Amsterdam, con un espíritu más grounge; en la de Public School, con influencias más africanas; o en la apuesta de Ann Demeulemeester, que opta por una estética más futurista.

No caigas en la (mala) tentación de comprarte una camisa tres tallas más grandes que la tuya habitual. La tendencia que impera va de camisas entalladas a tu cuerpo pero más larga de lo habitual, pensadas para ser llevadas con chaqueta o traje, con un aire más zen. Practica el multi-layering este verano, perdón, quise decir ‘las superposiciones’, y busca contrastes insólitos entre trajes de corte formal y camisas de vocación más creativa.

Josep Abril, diseñador: “Un hombre con estilo es aquel que es creíble se ponga lo que se ponga”

Mircoles, 21 Mayo 2014

josep-abril-2.jpg

Josep Abril es un maestro de la moda masculina. No es algo que yo afirme alegremente. Un recorrido de 18 años en el mundo de la moda con su propia firma le ha consagrado como uno de los creadores de moda masculina más respetados del panorama nacional. Su nombre es una institución tanto por su trabajo bajo su propio nombre como por haber sido Director Creativo de la firma Armand Basi. Su maestría y visión personal la plasma en todo proyecto que emprende, desde su línea de trajes hechos a medida a sus proyectos de diseño de uniformes de trabajo que lleva el nombre de Uniformed by Josep Abril. Su sentido de la moda masculina, con tejidos naturales, cortes muy orgánicos, y una estética muy del hombre del siglo XXI, es un claro reflejo de un estilo de vida propio que lo mantiene en cierta medida alejado (o por encima) de tendencias mutables sin caer en lo anodino de lo que se califica alegremente de estilo atemporal. Una creación de Josep Abril de 2003 conserva su vigencia estética a día de hoy, una pieza de Josep Abril de 2003 sigue siendo vanguardia hoy por hoy, esa misma prenda de Josep Abril de 2003 sigue siendo ponible (vivible) hoy como el primer día. Y como últimamente no lo veo mucho en los medios (tan plegado como estamos a las firmas que insertan páginas de publicidad en las revistas) he querido recordaros que ahí sigue estando, en su estudio de Consell de Cent 159 de Barcelona, presentando sus últimas colecciones en 080 Barcelona, y realizando espléndidas colecciones… como esta de primavera/verano 2014 que os muestro a continuación.

Debo confesarte que me encanta tu colección de primavera/verano 2014 que presentaste en 080 Barcelona. Me pareció un ejercicio ejemplar de deconstrucción, fusión, asimetría e innovación. Cuéntame qué resortes te llevaron concebir esta colección. Es un trabajo que empezó en la colección del verano. Es una reflexión sobre la propia forma y construcción de la pieza, un juego dónde persigo quitar el nombre de las cosas, que te preguntes “¿qué es?, ¿una falda?, ¿una camisa?, ¿un traje?”. Pero no quiero que sea evidente, sino que lo descubras en una  segunda mirada…

¿De tu colección de primavera de que pieza o idea te siente especialmente orgulloso? De un traje que en realidad es un mono, asimétrico de derecha a izquierda.

josep-abril-1.jpg

Percibo en tu trabajo un interés o culto por lo ‘viejo’ (quitando el matiz peyorativo de la palabra), por las prendas con un cierto aire antiguo, con un bagaje, una historia detrás, ya vividas, ya sea por los tejidos empleados, las terminaciones imprecisas o las estructuras un tanto oversize. ¿Esa sensación que me produce es algo premeditado? En la primera pregunta hablamos de forma y espacio, aquí de superficie, textura y color. Por una parte quiero que el tejido hable por si sólo: cuando lo dejas inacabado es como si enseñara las tripas, se muestra tal como es. Además le hacemos tratamientos para sacarles tensiones y aprestos, para que la materia respire, para que la lana sea más lana y el algodón más algodón. Este proceso nos conduce hacia el origen, hacia una segunda piel, algo que estrenaste hace ya algún tiempo…

¿No te da la sensación de que el ‘Estilo Mediterráneo’, que era una de las señas de identidad del menswear nacional, ha sido en cierto desplazado por la hegemonía del ese estilo conservador y depurado (más alemán, más Hugo Boss) que se ha implantado desde el inicio de la crisis? Nunca entendí esto del “Estilo Mediterráneo”. Supongo que desde el interior cuesta ver estos matices. Para mí el color de la indumentaria “mediterránea” es el blanco y el negro, aunque alguien pueda decir que es una historia “belga”. De todas formas lo que me aburre, y más me duele en mi ciudad, es este estilo anodino sport  implantado por las marcas de gran distribución.

Y hablando de tu ciudad. El menswear catalán, tan personal y pujante hace años, lo tenemos casi desaparecido en combate. ¿Qué ha hecho más daño al sector, la crisis o los manejos políticos de la plataforma/evento que representa la realidad de la moda catalana? Personalmente creo que desde la desaparición de Gaudí todo han sido buenos propósitos mal gestionados. La moda vive y debe vivir del consumo,  y sobre todo del consumo propio, ya que esto genera movimiento creativo e industrial.  Esta ecuación nunca ha existido, ni en el menswear catalán ni en el español, (no me refiero al low cost) ni en periodos florecientes ni en periodos de crisis. Siempre que ha parecido lo contrario ha sido un espejismo. Este creo que es el gran punto a resolver. ¿Por qué no nos creemos a nosotros mismos? El hecho de que los referentes mundiales sobre nuestra “moda” sean marcas de producto low cost y copiado… habla por si solo.

josep-abril-3.jpg

¿En qué momento profesional/empresarial te encuentras? Veo tu web desactualizada y no sé a qué responde. Simplemente la estamos traduciendo a un lenguaje propio para los nuevos dispositivos y las nuevas formas de lectura. Pero dentro la vorágine de acontecimientos en que me encuentro siempre queda para mañana… Calculo que en un mes estará activa de nuevo, con todas las respuestas a esta pregunta.

Sé que la moda española está en una especie de momento de hibernación donde nadie hace movimientos arriesgados y todos tratan de defender sus posiciones. Pero a ti, especialmente, te echo de menos mediáticamente. ¿A qué se debe? Pues no lo sé, será que en estos momentos no está de moda lo que hago. Pero realmente no me preocupa. Soy de una generación para la que el valor de lo oculto y el contenido real es más poderoso que el mediatismo vacío.  Quien quiere encontrarme me encuentra. Además he puesto en primera posición de mis valores el ser feliz y encontrarme a gusto con mi trabajo. No sé si responde a tu pregunta… ¡pero tenía que decirlo!

¿Cómo crees que la moda española puede salir de esa burbuja de hibernación que te comentaba? ¿Qué hace falta para reactivarla económicamente y cómo se puede despertar de nuevo el interés por ella? Cómo te he dicho antes nos la tenemos que creer y consumir. No hay otra. Pasó con el aceite, los quesos y los vinos. Fíjate por ejemplo en la música en catalán, hace un tiempo era casi ridículo escucharla. Ahora con el consumo se ha desacomplejado, y surgen músicos, buenos, malos y algunos geniales. Todo rueda. Desgraciadamente no sé cuál es el secreto para despertar la moda española,  así que intento hacer mi trabajo con honestidad y disfrutar de ello. Sólo sé que esta música ha eclosionado al  despolitizarla, no sé si nos podría servir de ejemplo.

josep-abril-4.jpg

Cada mañana, cuando uno se enfrenta al armario, hace multitud de pequeñas decisiones que determinan tu imagen frente al mundo. ¿Cuál crees que es la decisión más importante ha de hacer un hombre cada día al vestir? Por su integridad física, acertar con el tiempo… Y por su integridad espiritual entender cómo se siente y qué transmite con cada pieza que viste, ya que queramos o no. la ropa que vestimos modifica y modula nuestro comportamiento y la relación con el exterior.

¿Qué es para ti un hombre con estilo? Alguien que es creíble se ponga lo que se ponga, que nunca lo ves disfrazado.

www.josepabril.com

Meggings… Una amenaza en ciernes

Lunes, 3 Marzo 2014

meggings4.jpg

Meggings de ASOS 

En un día como el de hoy, en que todos los blogs vuelven sus ojos a la alfombra roja de Los Oscars y se regodean en el formalismo y corrección que conocemos por ‘buen gusto’, yo voy y me desmarco y abro la semana con una pieza que amenaza con ser tendencia y que personalmente me horroriza. No fue una buena idea para la mujer, ¿quién pensó que funcionaría para el hombre?

Me refiero a los meggings, versión masculina de los leggings, que para un castizo puede no ser más que un calzoncillo largo y ultra ajustado, pero que tiene ciertas diferencias como el material y el propósito. Los meggings suelen ser de material sintético y ajustarse como un guante a las piernas y el culete, por lo que los diseñadores que han tenido la osadía de sacarlos a escena en las colecciones de primavera/verano 2014 han tenido la sensatez de usarlos debajo de otras prendas como pantalones cortos, con un efecto final mucho más admisible. A mí, personalmente, las prendas que marcan según qué y ofrecen una visión más o menos nítida de aquellas cosas que se prestan a  horrendas comparaciones… como que no.

meggings3.jpg

Tres momentos estelares de los meggings sobre la pasarela: Gucci, Giuliano Fujiwara y Givenchy

Repasamos las colecciones y los meggings los vimos en el desfile de Gucci (arriba a la izquierda), aunque yo no consideraría propiamente meggings lo que Frida Giannini propone porque tienen estructura de pantalón, bragueta incluida. Más ortodoxo fueron Antonio Azzuolo para Giuliano Fujiwara (arriba en medio) y Riccardo Tisci para Givenchy (arriba a la derecha), pero ambos optaron por usarlos como complementos a los shorts.

Seamos claros: para llevar unos meggings tal cual o eres una estrella del pop a lo Justin Bieber, un aspirante a luchador de wrestling de la WWE o una estrella del porno gay con muchas horas de musculación en el gimnasio a tus espaldas (y en tu culo) tipo François Sagat. Y no es algo nuevo, no señor. Ya sabéis que en moda es todo cíclico y aparece y desaparece cada cierto tiempo. En el otoño del 97 recordaba que Carine Roitfeld lo había propuesto en un editorial de la revista Arena Homme Plus (maravillosa revista) realizado por Mario Testino y que tenía como protagonista al supermodelo del momento, Scott Burnhill. Como no he encontrado en internet imágenes de ello he tenido que desempolvar mis archivos (textualmente) y aquí os he sacado una foto con el móvil.

meggings2.jpg

Arena Homme Plus Autumn/Winter issue 97 

Y esto podría quedarse de nuevo en anécdota de pasarela si no fuera porque los meggings de ASOS están causando furor y que ha nacido en diciembre pasado una firma especializada que se llama Meggings Man Clothing, obra de Adam Freck y Andrew Volk, dos tipos muy listos de Chicago. De aquí a que las/los estilistas lo declaren pieza irrenunciable en sus editoriales de moda solo hay un paso. ¿Y después qué? ¿Empezará a verse en la calle?

meggings1.jpg

 Propuestas de Meggings Man Clothing

Fondo de armario: Pantalones oversize

Lunes, 24 Febrero 2014

acne.jpg

Creo que todos coincidiremos en que los pantalones de campana fueron uno de los grandes desastres estético de los 70s, y que los baggy pants han propiciado algún que otro descalabro estilístico en los 90s. Aún así Acne nos propone una y otra vez un híbrido, más visto en la mujer que en el hombre, que no deja de ser interesante. Este tipo de pantalón de cintura alta y patrón oversizem, que termina ocultando los pies, parece ser una obsesión personal de Jonny Johansson, director creativo de Acne Studios, porque es una pieza que se repite colección tras colección (con variaciones). Personalmente me gustan más lo que realizó para este otoño/invierno que los de la colección actual de primavera/verano porque tenían un patrón más estructurado, pero confieso que sean como sean a mí me gustan.

acne2.jpg

www.acnestudios.com

Colección Llamazares y De Delgado P/V 2014

Viernes, 14 Febrero 2014

llamazares-2.jpg

¡Habemus colección de primavera! Os quiero acercar la colección masculina del tándem creativo barcelonés Llamazare y De Delgado (Fabricio Pérez Martínez y Jaime Martínez). Según reza su nota de prensa el punto de partida de esta colección es “un romántico viaje para dar la vuelta al mundo en los años 20, el Orient Express, volando  en globo, navegando en  transatlántico”. Como veréis, las prendas de esta firma son elegantes, originales y ponibles. Sus creaciones siempre tienen un aire nostálgico y muy vintage. Les pregunto si esta es una apreciación mía o por el contrario es un efecto buscado: “No son imaginaciones tuya, para nada” me dicen, “es un efecto muy natural en nosotros, aunque no siempre lo buscamos nos sale porque está dentro. Nos encanta la nostalgia por el tiempo pasado. Si que solemos refrescar nuestra inspiración con todo tipo de información que no tiene porque ser actual, es decir, nuestras colecciones se basan en viajes, recuerdos con otras personas, antiguos retratos de familia, música o libros, visitas de museos… todo lo que nos representa una cierta nostalgia. No se trata de una copia del pasado, somos conscientes del momento en que vivimos, pero sí existe ese toque retro o vintage, ¡nos encanta!

La línea masculina dentro de la colección de Llamazares y De Delgado ha ido creciendo y consolidándose a lo largo del tiempo, siendo ahora mismo una propuesta sólida y coherente con su universo estético. “Hoy día la línea masculina tiene tanta importancia como la femenina. Lo que empezó siendo para nosotros una línea muy personalizada, es decir, para nosotros mismos, se ha convertido en un gran éxito con muchos adeptos que la siguen y la esperan. En cuanto a prensa también hemos sabido darle el lugar merecido para obtener la misma calidad en imagen e igualarse a la femenina. Nos gusta en resumen obtener para las dos líneas un único universo, lo que llamamos el mundo de Llamazares y De Delgado”.

Pero sobre todo lo que destaca en las colecciones de estos dos creadores son las calidades, sobre todo en la selección de tejidos, que en esta propuesta cobra especial relevancia. “La búsqueda de materiales para la colección es la sólida base para cualquier colección. Sin una buena búsqueda y recopilación de material, después, como nosotros decimos, la colección cojearía. En este punto es cuando nos dedicamos a la búsqueda de información, tejidos y fornituras, gama de color, la línea en si de la colección, las pruebas en patronaje y en moulage, las experimentaciones, las muestras a taller… Creemos que es super importante y necesario”.

llamazares-1.jpg

Fotos: Carlos Pérez Rullán 

www.llamazaresydedelgado.com