Blogs

Entradas con etiqueta ‘Lanvin’

Tendencia: Pantalones con bandas laterales

Mircoles, 6 Septiembre 2017

La moda ya no se divide entre ‘formal’ e ‘informal’, ni siquiera lo ‘deportivo’ tiene un compartimento estanco. Todo se mezcla en un gran crisol de donde salen piezas híbridas aplicables a multitud de terrenos, situaciones y actitudes. Este otoño, el pantalón más de tendencia es sin duda aquel que luce rayas o bandas en los laterales, como los pantalones deportivos de Adidas, sí, que son la gran fuente de donde bebe esta tendencia.

adidas.jpg

Pantalón Adidas Originals, 84,95 euros. Las famosas tres rayas de los laterales de los pantalones de Adidas tienen su origen en la separación de los hermanos Dassler que dará lugar a dos iconos del mundo deportivo: Puma y Adidas. Adi Dassler, fundador de Adidas compró a la marca finlandesa Karhu en 1951 el famoso símbolo de tres rayas por 1.600 euros y dos botellas de whisky.

Diseñadores y marcas apuestan por sacar versiones de pantalones con raya a los lados que adoptan distintos espíritus, dependiendo si se pliegan más al carácter atlético, militar o hace una referencia más o menos explícita al mundo del tuxedo. Sí, justo es eso lo que han conseguido: un pantalón a medio camino entre el pantalón de esmoquin y el del chándal. No puede faltar en el armario esta temporada, si se elige más o menos deportivo dependerá de cómo piensa combinarse.

raya.jpg

Diseñadores y firmas como Valentino, Gucci, Lanvin, Andrea Pompilio o Coach 1941 apuestan por el pantalón con rayas laterales. Pantalón ensanchado Heritage de crepé de lana con cinta con tribanda de Gucci, 980 euros (izquierda). Pantalón de mohair con banda lateral de Valentino, 550 euros (centro). Pantalón de la con banda roja de Lanvin, 625 euros (izquierda).

Madame Alice, la mujer que vistió al mundo de 1912 a 1923

Lunes, 21 Octubre 2013

alleaume-1.jpg

Esta es la historia de una mítica boutique que surtió en su día a las más elegantes del Occidente, de Nueva York a Madrid. Esta es la historia de una mujer que vistió a reinas y emperatrices, duquesas y princesas… No era diseñadora, sino vendedora. La boutique Chéruit, en la place Vendôme. Ella Madame Alice, Alice Alleaume, primera vendedora de chez Chéruit de 1912 a 1923. Una mujer con estilo singular, mujer de un banquero, pilar social y del buen vivir de su momento.

Esta es la historia que nos descubre Roman d’une garde robe, la exposición que ha abierto sus puertas en el museo Carnavalet de París y que podrá visitarse hasta el 16 de marzo. Un apasionante recorrido a través del armario familiar de Alice que incluye piezas perteneciente a de su madre Adèle y su hermana mayor Hortense Dumas-Baudron, todas del primer tercio del siglo XX. Pero aparte de las 400 piezas del guardarropa personal de Alice Alleaume, vestidos, accesorios, muestras textiles…, lo más significativos son las pequeñas libretas que Madame Alice colmó con su escritura un poco angulosa y típica de principios del siglo XX, donde consignó cada encargo, cada modificación pedida a los vestidos, cada reseña personal que se le ocurría sobre las clientas.

Gracias a ello sabemos por ejemplo que Su Majesta la Reina Victoria de España tenía 96 cm. de contorno de pecho, 73 cm. de talle y medía 1,62 m. del hombro al entarimado. Sabemos que encargó dos vestidos en 1917 y las modificaciones que se les realizó para adecuarlos a los gustos de la soberana, como acentuar el escote de uno de ellos.

alleaume-3.jpg

En 1910 Le Figaro le dedicó un reportaje en que alababa la labor de esta árbitro del estilo recalcando el rotativo que “sabe mejor que ella [la clienta] lo que conviene a su línea, a su silueta”. En sus 11 años al frente de Chéruit atendió a 622 clientes, de la Señora Astor a la Reina de Rumanía. Entregas por todo el mundo: Berlín, Madrid, Nueva York… Encontramos notas a veces descarnadamente descriptivas (”no exagerar el escote en la espalda, esta dama tiene los omóplatos un poco en saliente“) o altamente personales sobre el humor o el carácter infecto de ciertas clientas.

Las piezas exhibidas son de valor incalculable. Modelos de Worth y de Lanvin, grandes creadores del momento, sombreros de Alphonsine, zapatos de Hellstern. Precisamente en Worth, en Londres, trabajaba su hermana Hortense, y precisamente Londres se va en 1906 a estudiar inglés, lo que refuerza su formación para tratar con esa clientela rica internacional que busca vestirse del chic parisino del momento.

Reitero, la propia Madame Alice es una mujer de gusto singular, como demuestra que su marido Emile, con el que se casó en 1911, le escribiera la siguienta nota expuesta “Para Alice, aniversario 20 años de matrimonio, fiesta, etc. Para comprarse ella misma algo, ya que no sé que encontrar según su gusto“. A través de la exposición sabemos que le gustaba los vestidos de verano a rayas, las materias primas primorosas, los colores turquesa y rosa, que coleccionaba sombreros imaginativos, las estolas de armiño… y la vanguardia, como déjà en evidencia el maravilloso vestido Valkiria de Lanvin (abajo a la izquierda).

alleaume-2.jpg

Recomiendo a los estudiantes de diseño que hagan el esfuerzo y visiten esta exposición, que se fijen en los detalles de esos vestidos, las mangas… Vestidos de gran actualidad que siguen teniendo un hálito de vanguardia.

Tendencias para el próximo otoño vistas en París: Unconventional Chic

Viernes, 28 Enero 2011

No puedo más que asociar esta propuesta estética con el nuevo eslogan de Lacoste: Unconventional Chic. En la campaña podemos ver a Noah Mills ataviado con un esmoquin y sobre él el clásico polo blanco L. 12. 12. de la casa. El efecto visual de la campaña creada por Betc Luxe y fotografiada por Mert Alas y Marcus Pigott es contundente (amén de los 50 millones de euros que invirtió Lacoste en la nueva campaña). Pues algo así hemos podido ver en parís: trajes formales, ortodoxos, clásicos, elegantes… cubiertos por prendas nada habituales y casi siempre vanguardistas. La Maison Martin Margiela cubre el esmoquin con un cárdigan; Lanvin superpone una chamarreta sport a un traje formal; y Walter Van Beirendonk nos lleva un paso más allá conjugando un bonito y convencional traje claro con un alocado abrigo amarillo muy suyo. La veda se ha abierto, ya no ha códigos ni reglas que nos limiten, solo una premisa básica: busca tu propio ‘unconventional chic’.

a-cubierto.jpg