Blogs

Entradas con etiqueta ‘portada’

¿Plagio u homenaje?

Lunes, 12 Julio 2010

plagio-u-homenaje.jpg

Me he topado con una imagen que me ha causado urticaria. Se trata de una publicidad del fabuloso hotel The Arch London (arriba en la foto) firmada por el fotógrafo Andrew Penketh y el director creativo Scott Wittman. La foto es estupenda, y la idea gráfica genial… PERO NO ES ORIGINAL. Hay que meterse en hemeroteca y buscar el ejemplar de Harper’s Bazaar (USA, por supuesto) de diciembre de 1958 (abajo en la foto). Yo más que retaros a buscar las coincidencias os pediríais que me señalarais las diferencias sustanciales. NO LAS HAY. El concepto es un plagio en toda regla, y el público en general ni se entera porque no son unos frikis de la imagen de moda como el que esto escribe y que está enamorado de esa portada desde tiempo inmemorial. En concepto original está firmado por el director artístico de Harper’s por aquel entonces, Henry Wolf, y el fotógrafo que vino a cambiar el mundo (de la fotografía), Richard Avedon. Pero como yo soy muy integrista y no quiero pecar de doctrinario, he pedido opinión a tres creativos de especial solvencia de este país. Por un lado Ramón Fano, co-director de la revista Neo2 y co-fundador del estudio de diseño Ipsum Planet; por otro lado uno de los fotógrafos más brillantes del momento (eso es mi opinión, pero también una realidad constatable), Paco Peregrín; y para cerrar he recurrido a un excelente director artístico y estilista, Jaume Vidiella, colaborador de revistas como B-Guided. Metal o La Luna de El Mundo. Les he planteado esta pregunta tras enseñarle las imágenes de mi cabreo: ¿homenaje o plagio? 

Ramón Fano, co-director de Neo2 

Bueno, la foto será de Avedon, pero es la típica imagen que tiene fuerza por la labor del creativo que ideó la portada a partir de la foto, o incluso puede que la foto se hiciera a partir de una idea previa del creativo. En el caso de la copia, es algo que ocurre muy a menudo. En muchos casos porque los clientes están mal acostumbrados y no son capaces de ver una idea si no la ven realizada. Por ello, en mucha ocasiones los creativos se ven obligados a presentar sus ideas como si fueran el resultado final, con una foto lo más parecida al resultado final (porque como luego no lo sea el cliente se quejara) y como no hay presupuesto para hacer un boceto que implique la realización de una foto (los clientes no entenderán una ilustración) se recurre a coger una imagen ya realizada. A veces esto también ocurre por las prisas… Normalmente esto no tiene nada que ver con un homenaje, porque lo que se espera es que el cliente quede contento y que nadie se percate y casi que pase desapercibido. A veces el creativo solo se ha ocupado de la realización, porque la feliz idea de plagiar ha sido del cliente… nunca se sabe. En cualquier caso, para que sea un homenaje hay que acreditarlo. Pero vamos, que esto es el pan nuestro de cada día, por eso se dice que es una profesión muy endogámica, porque se nutre de si misma. Ocurre en todas las aéreas creativas: a veces hay coincidencias y a veces es improbable que sea una coincidencia”. 

www.neo2.es

Paco Peregrín, fotógrafo 

Plagio puro y duro. Una cosa es inspirarse y otra es copiar absolutamente todo, como es el caso. Yo, como fotógrafo y director de arte, cuando homenajeo y me inspiro claramente en algún artista u obra lo especifico en los créditos o hago alguna alusión en el título del editorial. Me has tocado una fibra sensible (tengo un juicio pendiente con una agencia de publicidad porque me plagiaron una imagen gráfica para una importante campaña) porque cada día me encuentro con gente que plagia deliberadamente mi trabajo. Por un lado es un honor sentirse inspirador, pero entiendo que aunque alguien se inspire en un trabajo hay que aportar algo significativo, un punto de vista personal, y no copiarlo literalmente. Y es que además nos encontramos ante un caso en el que un fotógrafo ha copiado una fotografía, ni siquiera ha traducido al lenguaje fotográfico una obra de otra disciplina, como una escultura, lo que hubiera conllevado implícitamente un alto grado de interpretación”.  

www.pacoperegrin.com 

Jaume Vidiella, director artístico y estilista

A mí esto me parece un plagio, y no lo digo con acritud, pero creo que cuando algunos diseñadores como Marc Jacobs, Galliano e incluso a veces Miuccia Prada reinterpretan el pasado, hacen eso, una interpretación, que aunque muchas veces pueda ser literal, siempre está adaptada al momento. Lo mismo en el plano de la imagen, por ejemplo Meisel, en su última portada con Christy Turlington para el Vogue italiano, propone una imagen muy 60´s, para mi gusto muy literal, pero él  pretende reproducir la estética de un momento muy concreto, haciendo un homenaje a los grandes de la época. Pero en este anuncio se va más allá reproduciendo la imagen de forma exacta, sino que además quien lo hace, no tiene para mi autoridad para homenajear a Avedon, cosa que Meisel o Jacobs, sí”.  

www.jaumev.com

La política y la moda: Primera Dama en portada

Mircoles, 11 Febrero 2009

memo1.jpg

Y volvemos con los Obamas. Ya dijimos en este blog que estaban abocados a convertirse en iconos del estilo. Y no es que uno tenga la famosa bola de cristal “que a todo el mundo le mola” y que ve el futuro. No, simplemente es que seguí la campaña y leí entre líneas. Sabiendo que Vogue (el americano, el resto no cuenta) dicta qué es estiloso y que su directora, la inefable Anna Wintour, junto con su fiel amigo y colaborador André Leon Talley dieron el pasado verano varias fiestas para recaudar fondos para el por entonces senador por Illinois. Anna, que bien ha aprendido la lección ‘racaudatoria de fondos para campañas políticas’  de su tempestuosa relación con el millonario tejano Shelby Bryan que rompió su matrimonio y que la introdujo a los Clinton. ¿Recuerdan aquel cambio de imagen de Hillary durante la presidencia de su marido? Sí, cuando de pronto se volvió más femenina y suavizó su maquillaje… Obra de Anna Wintour. De hecho Hillary fue la Primera Dama que apareció en la portada de la revista en diciembre de 1998 [en aquel mismo número se anunció la quiebra de Mizrahi, del que hablábamos en el post del lunes].

Pero en la política americana ‘quien la hace la paga’ y en enero de 2008 estaba previsto que Hillary apareciera en Vogue fotografiada por Annie Leibovitz (a nadie más le comisionan este tipo de encargos de altura). Las fotos de Clinton fueron hechas pero finalmente rehusó salir porque, según explicaron desde Condé Nast, “estaban preocupados de podría parecer demasiado femenina”. Ni que decir tiene que La Wintour cogió el berrinche de su vida y en el número de febrero escribía en el editorial “imaginen mi sorpresa cuando me dijeron que Hillary Clinton, nuestra única candidata presidencial mujer, había decidido bajarse de nuestras páginas en este punto de la campaña por miedo a parecer demasiado femenina”. Y continuaba diciendo: “Esto es América, no Arabia Saudí. Estamos en 2008: Margaret Thatcher pudo estar estupenda en un traje chaqueta azul, pero era hace 20 años”.  

La prensa encontró un filón jugoso y repetía por doquier que Hillary Clinton se había granjeado una poderosa enemiga que no pararía hasta destruirla. Exageraciones, claro. Pero lo cierto es que Anna volcó todo su esfuerzo y sus esperanzas en el matrimonio Obama sacándolo a él ¡dos veces! en la portada del Men’s Vogue. Y Anna Wintour nunca apuesta a caballo perdedor, y vaya si ganó: Michelle Obama es la portada del número de marzo de Vogue (fotografiada por Annie Leibovitz y entrevistada por André Leon Talley). 

Esa portada era algo muy rumoreado en el sector y en la recta final de la campaña presidencial muchos se rieron de que Michelle había salido en las portadas de Ebony y Essence que en la de Vogue. ¡Pero que pardillos! Anna Wintour nunca hubiera puesto a una “esposa del candidato” en la portada, ella quería a una Primera Dama. Y voilá! Aquí está la primera portada de la Primera Dama Michelle Obama… en Vogue. 

Por cierto. El vestido es del mismo diseñador que en la toma de posesión, Jason Wu. ¿Adivinan de quién es un ‘protegido’ Jason Wu? ¡Bingo! De Anna Wintour.    

barack-obama-mens-vogue-cover1.png