Blogs

Entradas con etiqueta ‘Tom Ford’

Corrígete… en actitud y frente al espejo.

Lunes, 5 Junio 2017

Los hombres no somos tan conscientes como las mujeres de nuestras imperfecciones en la piel del rostro cuando nos miramos en el espejo cada mañana. Simplemente pensamos que las rojeces, las ojeras o las irritaciones del afeitado pasarán a lo largo del día, o simplemente que a nadie le van a importar. Pero siempre tenemos que recordar que nuestro aspecto es nuestra primera tarjeta de visita y no podemos descuidar esos detalles. La alergia conceptual que el hombre ha demostrado históricamente a la cosmética está desapareciendo progresivamente y Tom Ford se ha propuesto que integremos en nuestra rutina diaria útiles cosméticos que hasta hoy había sido de uso común para la mujer pero que se demuestran grandes aliados para los hombres que cuidan su imagen.

El lápiz corrector Concealer de Tom Ford está pensado para borrar con un gesto fácil esas pequeñas taritas estéticas. Simplemente hay que aplicar mediante ligeros toques sobre las zonas que deseas corregir y masajear suavemente con las yemas de los dedos. El mantra siempre es ‘menos es más’ para que no se note que usas cosmética. Pero este corrector tiene algo más, porque también es ‘tratante’. En la fórmula del Concealer se integra la cafeína, que que calma y reduce la inflamación de la piel, y la vitamina E, que protege y repara la piel, especialmente indicado para las ojeras.

whatsapp-image-2017-06-05-at-101321.jpeg

Concealer de Tom Ford. 40,99 euros en Douglas. 

¿Un truquito de aplicación? Aquí va: si tratáis de hacer desaparecer las ojeras elegid un corrector un gradito más claro que el tono de vuestra piel, mientras que para irritaciones o rojeces usad el tono exacto la piel. En el caso de las ojeras lo ideal de dejar primero que el corrector lo absorba un poco la piel en bruto y después hacer la aplicación con el dedo. Ya que no puedes corregirte y dejar de salir hasta tarde, al menos corrígete con un pequeño gesto estético.

Un toque retro bajo el sol

Mircoles, 9 Abril 2014

La gran estafa americana es de las películas que estéticamente más me han impactado últimamente. El trabajo del diseñador de vestuario Michael Wilkinson ha sido muy detallista, reflejando a la perfección una estética retro muy minuciosa. Sólo hay que fijarse en las gafas, sacadas de una empresa de Sebastopol, California, llamada Allyn Scura Eyeworks, y que tiene más de 100.000 pares de gafas antiguas y vintage es stock tanto a la venta para el público en general como disponible para que los profesionales del estilismo las alquilen. Pero para conseguir una estética tardosetentera (o de principios de los ochenta) no hace falta recurrir a lo vintage, ya que es una tendencia muy recurrente en las colecciones de gafas de sol de esta primavera/verano. Aquí os hago una pequeña selección de modelos y estilos que me parecen imprescindibles. ¿Con cuál os quedáis?

sol-retro.jpg

De arriba abajo: Dolce & Gabbana, Carrera, Boss Orange, Gucci y Tom Ford.

Fondo de armario: El pantalón rosa

Martes, 21 Enero 2014

Sí, es posible que nos haya costado asimilar que el color rosa también es cosa de hombres. Pero una vez superado ese paso llega el momento de abrazarlo con alegría, desenfado y sin complejos. En concreto nos vamos a centrar en los pantalones rosa, una prenda ‘inconcebible’ en el armario de un caballero de los pies a la cabeza hasta hace relativamente poco. Pero fíjate tú, que Brad Pitt se presenta con un traje rosa claro en el Festival de Cannes en 2009 y todos empezamos a valorar al alza este color.

Esta temporada vamos a disfrutar mucho de los pantalones en tonos rosas, ya sea tirando a pastel como en intensos fucsias. El pantalón rosa ya no es una cuestión puramente de estilismo de pasarela, y firmas de gran difusión como la americana Gant o la alemana Alberto lo incluyen en su colección de primavera/verano 2014 sin sonrojo.

alberto-pants-y-gant.jpg

Pantalón fucsia de la firma Alberto (a la izquierda) y pantalón rosa pastel de Gant (a la derecha) 

Vale, llegados a este punto es bueno leernos el prospecto del medicamento y prestar atención a las ‘indicaciones’, la ‘posología’ y los ‘efectos adversos’. Empecemos por el principio, el cómo y dónde: debemos reservar esta prenda de tan singular color para contextos informales y evento de carácter lúdico y festivo. Para vestirlo de manera informal no hace falta mucha didáctica, te plantas una camiseta o un suéter y ya estás bien. El quid de la cuestión arriba cuando quieres ir en plan elegante. ¿Con que tipo de chaquetas combina? Pues la prescripción básica es el blazer, y en cuanto a color puedes optar por tonos de la misma gama cálida de más intensidad (léase un granate oscuro, tal como vemos en el estilismo propuesto en la foto de la colección de Hentsch que reproduzco) o ir a lo seguro y apostar por el contraste con el azul marino o el negro.

tom-ford-y-henschman.jpg

Propuestas de primavera/verano 2014 de Tom Ford (izquierda) y de Hentsch (derecha) 

En mi opinión el juego rosa-rosa-blanco que muestro de la colección de Tom Ford, si bien queda estupendo en el modelo elegido por el tejano, en hombres reales puede inducir a confusión (puedes ser tomado por un chicle de fresa o un nuevo personaje de Hello Kitty). Creo que la firma Hentsch ha realizado una excelente propuesta de estilismo en la que la ortodoxia juega a favor de este color y demuestra lo bien que le van los tonos azules/celestes.

Tom Ford vuelve a vestir a la mujer

Jueves, 18 Noviembre 2010

tom-ford.jpg

La vuelta de Tom Ford a la moda femenina ya tiene ‘cara’, el secretismo de esta colección que solo un ramillete de afortunados puedo presenciar en Nueva York será desvelado en las páginas de la revista Vogue del próximo mes. Afortunadamente para los más ansiosos, entre los que me incluyo, por la red ya pululan avances del editorial de moda realizado por Steven Meisel para dar a conocer el nuevo trabajo de Tom Ford [foto que ilustra este post].

Cuando Tom Ford dijo que volvía a la moda con un modelo de negocio personal y diferente no sabíamos cuánto de realidad tenía esa afirmación. Primero nos sorprendió que empezara a trabajar la cosmética, perfumes y gafas… cuando eso normalmente es algo que llega una vez está consolidado el prêt-à-porter. Después empezó por la moda masculina cuando su gran fama estaba asociada a la femenina. Decidió que sus colecciones masculinas tendrían un cariz ‘sastre’ y su producción estaría en consonancia: “¿Tom Ford un sastre?” nos dijimos todos. Y ahora que por fin vuelve a la moda femenina resulta que realiza una presentación básicamente para la clientela y algunos representantes de la prensa muy destacados, sin nube de fotógrafos (solo Terry Richardson tomó fotos), sin cobertura digital… no le interesaba la difusión de su colección. ¡¡He aquí el cambio de modelo!! O mejor dicho, la vuelta al modelo existente previo a la era de las comunicaciones y la irrupción de la confección en serie.

Tom Ford afirma que no comprende ese interés de conocer las colecciones seis meses antes de que llegue a las tiendas. Que él quiere que sus clientes vuelvan a sentir ese pellizco de ansiedad en el momento en que sus prendas se pongan a la venta. No quiere que las celebridades puedan llevar sus prendas meses antes de que cualquiera de sus clientas pueda portarlas… en definitiva: que él es más chulo que un ocho, que sabe que los medios lo necesitan más a él que él a los medios, y que puede hacer lo que le de la gana.

Pero que conste que esto sólo lo pueden hacer grandes como Tom Ford, no vaya a ser que cualquier modista de barrio se piense que menospreciando a la prensa va a conseguir que nos interesemos más por sus colecciones… puede llevarse un chasco.

No hay que sorprenderse de que un diseñador ceda en exclusiva una colección a un medio de comunicación. Esto es una práctica que cada vez es más frecuente. Cuando un gabinete de prensa te diga que en ese momento el diseñador “no concede entrevistas” debe plantearte qué hay detrás de esa excusa. La primera vez que me tropecé con esta práctica fue intentando entrevistar a Christopher Kane en un momento en que aún no era extensamente conocido pero que ya se rumoreaba que era el nuevo niño bonito de Anna Wintour. Cuando hablé con su responsable de prensa me dijo que tenían que salvaguardar una exclusiva que le habían dado a Vogue, que en cuanto saliera la entrevista el diseñador estaría encantado de responder a mis preguntas. Jamás volví a llamar: el interés que demuestro por cualquier tema es efímero, si no consigo plasmarlo en el momento en que me interesa lo relego al olvido.

Sin embargo la estrategia de Ford me parece encomiable. Esa sobre explotación de las colecciones que los medios hacemos seis meses antes de que realmente se puedan adquirir no hacen más que elevarlas (o rebajarlas) al mass market. Cuando un cliente llega a la boutique para renovar su vestuario tiene la impresión de que la prenda novísima que tiene en la mano está realmente quemada a base de reseñas en medios digitales, revistas y blog. Tom Ford no puede evitar que eso ocurra con su ropa, pero si puede aducir que si ello termina ocurriendo es algo “ajeno a su voluntad”.

¿Esmoquin o dinner jacket?

Martes, 22 Diciembre 2009

esmoquinesbrioni.jpg

Este fin de semana publiqué un extenso artículo en elEconomista sobre moda fiesta que abría con una reflexión sobre cómo vestir el hombre de fiesta de una manera formal, y predicaba la recuperación del esmoquin, algo en lo que no estoy solo, sino que la mayoría de diseñadores relevantes del momento me apoyan. No es que se lo haya preguntado uno a uno: “¡Ey, Giorgio! ¿Tú me apoyas en la recuperación del esmoquin?”, “por supuesto, caro Agustín, lo que a ti te parezca bien para mí va bene”… No, así, justamente así, no lo he constatado, pero no basta más que echar un ojo a las pasarelas masculinas para ver que las firmas más importantes siempre acaban su desfile con propuestas de esmoquin.

En el artículo hacía una clara diferencia entre esmoquin y dinner jacket, pero esa diferencia sólo está en mi cabeza, creo, porque el término se utiliza indistintamente. Así que me voy a poner a la labor de extender esa diferencia conceptual que yo veo y que espero que cale para que homogeneicemos términos:

Esmoquin, lo que tiendo yo por esmoquin, es el conjunto de dos piezas de pantalón y chaqueta a juego. Y cuando digo ‘a juego’ no significan que tenga que ser del mismo color, sino que mantienen una estética común. Arriba muestro tres esmóquines de Brioni y se ve claro lo que quiero decir.

Mientras que por dinner jacket entiendo una chaqueta de fantasía en terciopelo y seda (conjuntada con pantalón esmoquin). Abajo muestro dos propuestas, una de Tom Ford y otra de Dolce & Gabanna. Esta opción es cada vez más recurrente, porque permite a los diseñadores jugar con su creatividad, mientras que un esmoquin tiene unos códigos estéticos más cerrado. Se le puede introducir ribetes en solapas o a lo largo de los perniles, se puede cambiar de color, puede tener solapas de pico o redondas, pueden ser cruzados o no… pero en el fondo hay una estética ‘esmoquin’ invariable.

Repito que esta diferencia la establezco yo, que normalmente se utilizan ambos términos indistintamente, junto al de ‘tuxedo’, que es muy americano y que en el artículo explicaba de dónde viene. Mi apoyo a ambas prendas. Al vestir bien. A la elegancia. A currarse la estética. A regalarle los ojos a la que te que te rodea…

PD. Llamamiento popular. Si a alguno de mis lectores le toca un pellizquito en la Lotería de Navidad esta mañana que se acuerde de su seguro servidor.

dinner-jacket.jpg

Los 10 hombres mejor peinados… según vosotros

Viernes, 13 Noviembre 2009

los-mejor-peinados-1.jpg

Bueno, pues después de la avalancha de comentarios tanto por aquí como por Facebook, y los mensajes que me habéis remitidos por mail, SMS, fax, telegrama y anónimos amenazantes… he confeccionado lo que podría ser una lista (sin orden de preferencia) de los hombres mejor peinados del momento. Yo con algunos de ellos no estoy en absoluto de acuerdo, pero bueno, el ser democrático tiene estas cosas, que la mayoría manda.

Analizando las imágenes que he seleccionado para vuestra selección me he dado cuenta que existe un factor determinarte en la impecabilidad de cualquier hombre: un buen corte de pelo. Un corte adecuado hace que el mantenimiento del peinado sea más o menos difícil. Un corte estructurado y cortito siempre permite estar impecable casi sin pasarte el peine. Cuando aún no pensaba en dedicarme a esto de la moda yo ya leía GQ, y durante aquellos inicios de la revista que ahora está de aniversario en España contaban con la colaboración de sibaritas como Giovanni Borbón Dos Sicilias, y yo aceptaba sus aseveraciones como si hubiera que responder a cada artículo “palabra del señor, te alabamos señor”. Y recuerdo que una de las leyes que se planteaba es que un caballero debería ir a su barbero/peluquero como mínimos cada 15 días. Un ejemplo de ello lo tenemos en mí apuesta personal en este Top 10, el diseñador de la firma El Caballo, Nicolas Vaudelet. Nicolas siempre va impecable, jamás he coincidido con él que no llevara su corte muy bien cuidado, debe llevar el mantenimiento a raja tabla. La primera vez que lo entrevistó me dijo que buscaba recrar la imagen de una mujer ‘escamondá’, una palabra muy de aquí del sur, un término muy difícil de explicar. Estar escamondado es estar limpio, pero bien limpio y sin aderezos. Algo que está escamondado es algo que está limpio, que huele a limpio, que se ve limpio… Y el corte de pelo de Nicolas es un corte ‘escamondao’.

En esta selección realizada entre todos los que leen este blog he diferenciado tres tipos de hombres: los que se dedican al cine, los del mundo de la moda, y los que tienen que ver con el poder (realeza, política, prensa…). Entre los primeros, los del cine, he descartado los clásicos como Carl Cable, Paul Newman, Fred Astaire, Cary Grant… porque sin duda son el modelo a seguir, pero prefiero ceñirme a los ‘vivos’. El pelo que predomina entre los actores de hoy es el de “desarreglo diseñado”, es decir, parece que no se han peinado pero cada pelo ocupa el sitio que les corresponde para crear un look perfecto. Esto es más así si cabe en el caso de Jude Law que tras su peculiar peinado hay un descarado intento de disimular las enormes entradas que amenazan con sacarlo de los papeles de protagonista. En el caso de Robert Reford es digno de destacar porque sus peinados han representado para el americano medio lo que los peinados de Farah Fawcett para la mujer, es decir, la creación del ‘American way of grooming’ (en Estados Unidos hay un ‘American Way’ para todo). Brad Pitt es el Robert Reford de nuestro tiempo en ese sentido.

En la moda triunfa la manera digna y estilosa de Tom Ford a la hora de sacarle partido a sus entradas, el pelo de Stefano Pilati con ese look de niño rubio de los años 70, y el presidente del Valentino Fashion Group, Matteo Marzotto, que es un buen ejemplo de cómo ir impecable a pesar de tener un pelo espeso y rebelde.

En el sector del poder no podía faltar el Príncipe de Asturias, tan peladito siempre, con su pelo onduladito tan bien puesto, sin perder ese look infantil que hizo que todas las españolas quisieran ser princesas. Y en política, y como puse como ejemplo negativo a Montoro en el post anterior, he optado por un político de su mismo signo para que no haya agravios comparativos. Juan Costa es quizás uno de los políticos mejor peinados de España, con unas canas muy bien puestas y una raya muy bien hecha, regla que su hermano Ricardo también observa fielmente. Pero para canas las del pelo rizado de Lorenzo Milá, que como representante de ‘el cuarto poder’ sabe mantener perfectamente su pelo escultural incluso al otro lado del Atlántico durante conexiones ventosas.

Pues sí, parece que se terminará por poner de moda esa famosa frase de “te vas a enterar de lo que vale un peine“… afortunadamente.

los-mejor-peinados-9.jpg

Tom Ford ya ha soltado el rumor…

Mircoles, 21 Octubre 2009

tom-ford-return.jpg

Tengo tantas ganas de que Tom Ford vuelva al circuito de la moda femenina que estoy por prestarle por 50 millones de dólares que necesita. Espera un momento. ¿He dicho dólares? Espera, espera. ¿¡¿He dicho millones?!? Pues va a ser que no. Al final esperaré que consigan el inversor que busca para expandir su línea de negocio. Yo “siempre he confiado en la bondad de los desconocidos”, como dijo Blanche de la obra de Tenesse Williams ‘Un tranvía llamado deseo’ (aunque ella terminó en un manicomio, no sé si es buen ejemplo para parafrasear).

Esa es la noticia que nos ha asaltado esta semana: The Tom Ford Return. Ya no le basta con la moda masculina, las gafas y la cosmética/perfumes…. Ahora quiere volver a donde se hizo famoso, al mundo femenino. Bueno, seamos sinceros, no es un tema de esta semana, el rumor (en formato noticia) lo soltó Drapers hace un mes, pero hasta ahora no ha salido en WWD la notica (en formato rumor). Y yo no me hago eco de nada mientras no salga en el WWD. La cuestión es que son palabras textuales de Ford que afirma que no tiene prisa, que es algo que puede llevar su tiempo, pero que la decisión está tomada. Ve ‘brotes verdes’ por doquier y confia en que los inversores llamen a su puerta.

En esto de la moda hay que sutil, cual Oráculo de Delfos, y recoger señales que están en el aire. “Los ánsares vuelan hacia el Este formando la punta de una flecha… ¡Stella McCartney va a introducir una línea de ropa para tiro con arco en su colaboración con adidas!” (por hipotético ejemplo). Por eso cuando hemos visto a más de una editrix paseando palmito por las pasarelas recién celebradas enfundadas en lo que puede denominarse Tom Ford Vintage nos hemos preguntado qué significaba. ¿Coincidencia? ¡Por favor! Las coincidencias no existen! Y menos cuando una de las protagonistas es Carine Roitfeld.

Sí, la directora de Vogue París fue atisbada (perdonen lo de ‘atisbada’, no quería usar la desgastada palabra ‘vista’… nada más que por esto merezco un Pulitzer) con una falda de la colección de Yves Saint Laurent de 2003 durante la London Fashion Week. Días más tarde nos encontramos que en Milán a Anna Dello Russo, del Vogue nipón, luciendo esa misma colección vintage en varias ocasiones. Yo no me di cuenta hasta que los ‘cabroncetes’ (¿me van a quitar el Pulitzer por usar la palabra ‘cabroncetes’?) de los bloggers empezaron a reseñar la coincidencia (y que los zapatos de esa colección también se veían repetidamente). ¡No puede ser casualidad!

Argumentos a favor de la no-casualidad: Carine fue la estilista que trabajó con Ford en Gucci y creo aquello que se llamó la ‘guccimanía’. ¿No sería lógico que si Ford quisiera crear un estado de expectación frente a su vuelta recurriera a su amiga para que demostrara en público -a través de sus estilismos- que lo que más desea en el mundo es poder volver a llevar un Tom Ford de temporada y que lo apoyará decisivamente desde su Vogue? Yo creo que Tom Ford está haciendo su personal campaña de imagen a través de trendsetters muy selectas para posicionarse para una ampliación del negocio.

Me he dedicado a confeccionar una larga lista de “por qué el mundo necesita a Tom Ford”. He escrito 42 razones bien argumentadas, pero después de descartas todas las que se pueden resumir en que es muy guapo y está muy güeno me he quedado con motivos:

-Porque ha sido capaz de cambiar el modelo de negocio imperante en el mercado de la moda.

-Porque es uno de los pilares del paradigma de ese ‘nuevo lujo’ que tanto hemos preconizado.

-Porque es un showman en estado puro que ameniza el panorama de la moda con su visión teatral de las colecciones, la comunicación y su función de creador.

-Porque ha revolucionado todo lo que ha tocado… y lo seguirá haciéndolo.

-Y porque entiende la feminidad y la masculinidad, la identidad de género en la moda, y el erotismo visual como nadie.

Please, Tom, ¡vuelve!

en-ysl-vintage.jpg

Milán hombre… Tercer día

Mircoles, 25 Junio 2008

tom-ford.JPG

Milán tiene un nuevo templo del estilo. El americano Tom Ford que revolucionara en su día las casas Gucci e Yves Saint Laurent, ha abierto su nueva boutique en un histórico palazzo de Via Pietro Verri que ha convertido en una suntuosa boutique de cinco plantas. La primera boutique propia de Ford en suelo europeo, situado dentro del conocido Triángulo de Oro de las compras milanesas y que sigue el modelo de ambientación lujosa y exquisita atención al público de su tienda neoyorquina. Allí se podrá encontrar sus colecciones para hombre y en especial su cuidado servicio bespoke que ha vestido a Daniel Craig en la próxima aventura del agente 007, vestido tradicionalmente por Brioso… aunque parece que hasta los superagentes secretos están a la moda. 

Dirk Bikkembergs Sport Couture
23 de junio de 2008
13:30 h.
Via Turati, 34 

Como en cada una de sus presentaciones, Dirk Bikkembergs inunda la pasarela de futbolistas. Debe ser una tortura para un amante de este deporte tener que estar 100% concentrado en montar su desfile cuando se está jugando la Eurocopa, porque es sobradamente conocido que el Sr. Bikkembergs es un gran apasionado del balón y que tiene su propio equipo de fútbol, el FC Fossombrone. La colección hace honor a su nombre Dirk Bikkembergs Sport Couture, y refleja ese estilo deportivo de lujo pensado para machos del balón que no disimulan su musculatura, que en esta ocasión queda realzada por lo ajustado de los modelos. Sofisticación un tanto chulesca que llevada por hombres no tan musculados realza la masculinidad clásica. 

bikkembergsss09.JPG

Moschino
23 de junio de 2008
15:30 h.
Via Bezzecca, 5 

Punknic (fusión de Pic-nic y Punk), la colección presentada por la casa italiana Moschino, es una mezcla entre dos actitudes: la preppy, que recoge el sabor de cursi de los años 40 y 50, y la punk, que busca la trasgresión de la iconografía undergroung. Pero no hay que asustarse, Moschino, desde que Franco, su creador, muriera, ha pasado a ser una línea de tendencia irreverente y provocadodora, a una elegante propuesta con los clásicos rasgos del made in Italy: mucho punto, corte sartorial, elegancia clásica aderezada con ramalazos de modernidad, prendas combinables… en definitiva, piezas que un buen gentleman sabe apreciar incluso cuando muestran un descarado gusto trasgresor. 

moschinoss09.JPG

Alessandro Dell’Acqua
23 de junio de 2008
17:30 h.
Viale Montenero, 55 

La colección de Dell’Acqua fue una lección magistral de ligereza y allure mediterráneo. Tejidos naturales y actitud relajada, que compromete poco el movimiento el cuerpo y asegura el frescor. Los colores juegan con ese sabor mediterráneo que combina los tonos ocres de la tierra, el verde olivo y los azules del mare nostrum. El diseñador afirma que su propuesta combina un sabor futurista con cierta nostalgia del pasado, aunque más bien es una vuelta al punto cero, a lo primigenio, un post-futurismo donde los artificios se eliminan y se vuelve a lo básico.  

dellacquass09.JPG

Giuliano Fujiwara
23 de junio de 2008
19:30 h.
Via G. Negri, 6 

El japonés Masataka Matsumura, director artístico de la firma Giuliano Fujiwara, casa fundada por Yoshiaki Fujiwara, ha sabido interpretar la filosofía inherente del nombre de la marca, fusión de japonesa-italiana. Aderezar el menswear italiano con el rompedor concepto zen japonés, fusionar oriente y occidente, tradición y modernidad. El resultado es estéticamente vanguardista, pero si se disecciona cada look se encuentran piezas para gente joven y rompedora que convive con los trajes de corte elegante y clásico propios de la sastrería italiana. No hay que dejar que el bosque de los ‘estilismos’ no deje ver los árboles de las prendas analizadas individualmente.

fujiwarass09.JPG