Blogs

Archivo de Diciembre, 2009

El hallazgo de Lorca

Mircoles, 30 Diciembre 2009

Por una vez, discrepo de mi amigo Ian Gibson, este apasionado hispanófilo que tanto ha penetrado en las raíces más sensibles de esta joven y ya consolidada democracia: “el Estado debe buscar de una vez a Lorca”, ha escrito hoy en un artículo, tras la decepción de que los restos mortales del eximio poeta, todo un símbolo frente a la irracionalidad fanática y autoritaria, no estuvieran enterrados, tras su fusilamiento a manos de los sayones del franquismo, en el hermoso paraje granadino en que se suponía la inhumación.

 

En realidad, el Estado, esa abstracción que nos abarca a todos y que, en democracia, incluye conceptos magnánimos que articulan nuestro imaginario colectivo, ya encontró a Lorca al sobrevenir las grandes libertades tras la muerte del dictador y la erección del régimen actual. Aquel Lorca maldito y heterodoxo que yacía en la catacumbas intelectuales de la dictadura volvió a la luz y sus inigualables luminarias se reencontraron con España al imponerse la vida sobre la esclavitud.

 

Es innecesario decir que Lorca, la víctima por antonomasia de la depravación fascista, es hoy para todos la idea y la memoria, y no una macabra reliquia en alguna parte. El homenaje a Lorca ha de hacerse en la intimidad de las conciencias: en las montuosidades de Alfacar, junto al monolito que recuerda la tragedia, o en cualquier otra parte donde no habite el olvido.

Inseguridad

Lunes, 28 Diciembre 2009

Los españoles ya lo sabemos desde hace mucho tiempo: es muy difícil, prácticamente imposible, controlar completamente una organización terrorista de forma que no cometa atentados. Matar es muy fácil y si los activistas están dispuestos a perder la vida para conseguirlo –disposición que los etarras, por fortuna, no han mostrado nunca-, no habrá modo de evitar que alguna intentona maligna consiga su objetivo.

 

Viene esto a cuento, es obvio, del intento fallido de volar un avión en Detroit, llevado a cabo por un nigeriano de  clase alta próximo a Al Qaeda, entrenado en el Yemen, denunciado a las autoridades norteamericanas por su propia familia, conocido de los servicios secretos occidentales, quien, sin embargo, pudo embarcar tranquilamente en el aeropuerto de Amsterdan camino de los Estados Unidos portando cierta cantidad de un potente explosivo adosado a su cuerpo.

 

Como ha quedado patente, los sistemas de detección y control no son infalibles, pese a la sobreabundancia de medidas incómodas para los viajeros. De donde se desprende que la verdadera seguridad para las sociedades amenazadas requiere, además de la estrecha y rigurosa vigilancia policial, destruir las fuentes de la amenaza. La seguridad se consigue, en fin, luchando en Afganistán y aislando Yemen, y no sólo mejorando las tecnologías aeroportuarias.

La medicina de Garzón

Jueves, 24 Diciembre 2009

Garzón se queja amargamente de unas filtraciones que se han producido sobre una investigación que lleva a cabo sobre su ejecutoria el Tribunal Supremo: cartas personales a Botín solicitándole financiación para unas actividades académicas en los Estados Unidos. Dice el magistrado de la Audiencia Nacional, encausado por varios presuntos deslices más o menos relevantes, en una queja ante el Consejo General del Poder Judicial, que tales revelaciones obedecerían a una “estrategia prediseñada” contra él a través de “un determinado medio de comunicación” empeñado “en su denigración sistemática” (se refiere evidentemente a ‘El Mundo’).

 

Muchas de las causas abiertas por el propio Garzón han sido puntualmente filtradas a la prensa en tiempo real, para desesperación de los encausados. Es obvio que no es posible acusar al titular del juzgado de tales filtraciones pero ha sido en cualquier caso patente que el ‘juez estrella’ no ha tenido jamás demasiado empeño en evitarlas y mucho menos en perseguirlas. De cualquier modo, Garzón prueba ahora su propia medicina.

 

Sea como sea, lo importante es el fondo del asunto. Y ese fondo es muy ingrato para el ambicioso personaje: es extremadamente indecoroso que un juez solicite una elevadísima cantidad de dinero –más de 300.000 euros- para financiar una iniciativa académica al mismo banquero sobre el que tendrá que resolver una querella pocos meses después. Lo demás es espuma.

Agresiones izquierdosas… inexistentes

Mircoles, 16 Diciembre 2009

La violencia física –venga de donde venga- tiene, como uno más de sus efectos indeseables, el de recalentar las neuronas de los espectadores y suscitar a menudo el desenfoque intelectual.

Tertsch, polémico personaje, sujeto capaz de evolucionar más que los demás mortales de una punta a otra del espectro, ha estado recientemente en el candelero de los humoristas. Y poco después de que se produjera el rifirrafe verbal, ha sido objeto de una agresión, que como es lógico, ha interferido con aquel episodio.

Y, sin embargo, deberíamos ser capaces de deslindar las cosas: la brutalidad física de que Tertsch ha sido víctima no admite análisis políticos, sea cual sea la autoría, el origen o la motivación del inaclarado incidente. En cambio, el desarrollo profesional e intelectual del personaje es público y sí está expuesto a la crítica, a la controversia y, por supuesto, a la humorada mordaz. No se puede pasar impunemente de la subdirección de un periódico progresista al campo contrario sin recibir, al menos, los dardos de la ironía.

El lector que me haga la merced de seguir este blog sabrá que hay poca química entre Tertsch y el abajo firmante. E intuirá que entre el Gran Wyoming  de La Sexta y el viajero periodista de Telemadrid, sus preferencias están claras. Sin embargo, más que con Zoé Valdés, que clama literariamente simetría en otro blog contiguo de este acogedor Ecodiario, yo estoy en esto con el Voltaire más liberal: detesto casi todo lo que dice Herman Tertsch pero estaría dispuesto a los mayores sacrificios para conseguir que pueda seguir diciéndolo. Y estoy seguro de que la mayoría de los enemigos intelectuales del nuevo discurso de Herman Tertsch piensan lo mismo. Ya se sabe que la izquierda tiene razón (Vernunft) y la derecha entendimiento (Verstand). Y la razón no agrede.

Es la grandeza de tener principios.  

Cisma vasco

Mircoles, 16 Diciembre 2009

Ante la imposición por Roma de un nuevo prelado en sustitución del dimisionario monseñor Uriarte, los curas de Guipúzcoa se han plantado y en un gesto insólito el 77% de los sacerdotes -un total de 131, entre ellos 85 de los 110 párrocos y 11 de los 14 arciprestes-, ha expresado en un comunicado su “disconformidad y desaprobación” con la “intencionalidad” y el “procedimiento” de la designación de José Ignacio Munilla como nuevo obispo de su diócesis, que han recibido con “dolor y profunda inquietud”.

En el manifiesto, los firmantes consideran que Munilla “en modo alguno es la persona idónea para desempeñar el cargo de obispo” de la Diócesis. La designación del nuevo prelado -añaden- ha sido percibida como una “clara desautorización de la vida eclesial” de la Diócesis guipuzcoana, presidida hasta ahora por Juan María Uriarte, “y también como una iniciativa destinada a variar su rumbo“. Finalmente, los clérigos afirman que conocen la trayectoria pastoral de Munilla como presbítero y que ésta estuvo “profundamente marcada por la desafección y la falta de comunión con las líneas diocesanas“, por lo que entienden que no es la persona adecuada para dirigir esta Diócesis.

Bajo la literatura políticamente correcta (más o menos) de la nota rupturista, en que se defiende “la línea pastoral y estilo eclesial que se han ido forjando en nuestra Diócesis en fidelidad al espíritu del Concilio Vaticano II con el aliento y dirección pastoral de nuestros obispos” (Setién y Uriarte), los clérigos critican la militancia integrista de Munilla, persona de confianza del asimismo ultraconservador Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal.

Pero más allá de esta discrepancia doctrinal, que no tiene demasiado sentido (las posiciones de Rouco son a fin de cuentas las mismas que las que mantiene el Papa Ratzinger), lo que se cuece en esta polémica es la ligazón política entre el clero vasco y el nacionalismo euskaldún o, si se prefiere, el futuro de la alianza entre el PNV –fundado por el clerical Sabino Arana, un integrista cuyos textos producen hoy sonrojo- y la iglesia de Euskadi. En cualquier caso, conviene subrayar que calificar de “progresistas” a Setién o a Uriarte, impulsores de un etnicismo malsano y excluyente, bastiones de una determinada concepción cerrada de Euskadi y de un monopolio de poder clientelar que han sido el caldo de cultivo que ha alimentado a la violencia vasca, es un irónico sarcasmo.

Prohibido prohibir

Martes, 15 Diciembre 2009

Está en boga un cierto papanatismo sedicentemente progresista, que en realidad encubre diversos complejos de inferioridad, que mantiene la idea absurda de que el desarrollo democrático no consiste en abrir nuevos espacios de libertad sino en acotar otros y limitarlos. Y así, de un tiempo a esta parte estamos asistiendo al crecimiento, a veces sobrecogedor, del control del Estado sobre los ciudadanos.

En algún caso, las medidas limitantes se justifican relativamente por los resultados: el control del tráfico rodado ha reducido espectacularmente la siniestralidad. En otros casos, las proscripciones facilitan la convivencia: limitar las zonas de fumadores equilibra los derechos entre los fumadores y los no fumadores. Pero, en general, se echa en falta un mayor pudor a la hora de prohibir.

Estamos en puertas de otras dos prohibiciones polémicas: el Gobierno ha anunciado que pronto no se podrá fumar en ningún espacio público, medida que convierte al Estado en un represor más que en un árbitro (no es lo mismo defender de malos humos a los no fumadores en espacios públicos que satanizar a los fumadores). Y en Cataluña, gracias al proselitismo de cierto sospechoso econacionalismo, se ha abierto un debate encaminado a prohibir las corridas de toros, asunto cargado de moralina de mala calidad.

Ante estas amenazas, convendría que los verdaderos liberales, los que defendemos con ardor la libertad propia hasta el comienzo de la libertad ajena, nos armáramos de argumentos para dar la batalla frente a los pequeños burócratas del intervencionismo y el instinto servil que castra la verdadera democracia.

Los enemigos de la ‘cumbre del clima’

Martes, 8 Diciembre 2009

La comunidad científica –el conglomerado universitario que alberga el principal depósito del conocimiento en la aldea global- está persuadida de que es necesario un esfuerzo político universal para controlar la ambivalencia del desarrollo, es decir, para frenar los efectos negativos del progreso –la emisión de gases contaminantes, el deterioro del medio ambiente- con el fin de preservar la salud del planeta, que podría padecer daños irreversibles si no se frena la tendencia autodestructiva de la humanidad. Y, después de algunas indecisiones, el establishment político mundial parece haberse convencido también, con cierto retraso, de la  envergadura de la amenaza y, después de un primer intento en Kyoto, se dispone a suscribir nuevos avances en Copenhague.

 

Estos designios tienen sin embargo un poderoso enemigo: los demagogos parlanchines que se han adueñado de la causa medioambiental. La opinión pública, que comienza a creer en la existencia real del problema, ha padecido la intoxicación de una pléyade de charlatanes, sedicentes ecologistas, que han lanzado inefables mensajes apocalípticos y que todavía anuncian desastres sin cuento para mañana mismo si no se atienden no se sabe bien qué oscuros requerimientos perentorios.

 

El problema es serio y debemos resolverlo entre todos, pero es urgente mantenerlo en manos de expertos bien solventes y expulsar del coro mediático a los falsos profetas que han encontrado en este asunto un filón para explotar su charlatanería y vivir de ella.

El coste del despido

Jueves, 3 Diciembre 2009

En octubre pasado, el ex ministro Miguel Boyer publicó un importante artículo en el que analizaba certeramente la situación económica española y desmontaba algunos tópicos relacionados con nuestro modelo de relaciones laborales. Boyer sostenía en dicho trabajo que el serio problema de las grandes fluctuaciones del empleo en España no se debe a que aquí las indemnizaciones por despido sean más elevadas que en otros países. Y para acreditarlo, citaba el caso de Irlanda, país ultraliberalizado que presenta una flexibilidad total en los contratos laborales y en que el peso del sector de la construcción residencial era hasta la crisis  tan anormalmente alto como en España. 

En efecto, en Irlanda, la inversión en construcción en 2007 fue del 15,7% del PIB (el 15,6% en España), frente al 9% en Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. Pues bien: los efectos de la recesión sobre el empleo han sido muy semejantes en Irlanda y en España, países que han sufrido el estallido de ambas burbujas inmobiliarias. En Irlanda, tras crecer el empleo a la tasa media del 4,2% anual entre 1994 y 2007, se ha producido una caída del 9,2% en el conjunto de 2008-2009, del mismo orden que la española (-7,5%).

No estaría mal que los agentes sociales tuvieran en cuenta estas reveladoras cifras cuando emprendan el decisivo diálogo social que tiene que contribuir a facilitar el arranque de la anhelada recuperación.