Blogs

Archivo de Marzo, 2010

Mercado dual

Mircoles, 31 Marzo 2010

El Banco de España ha vuelto a insistir en la necesidad, no de abaratar el despido –como se dice con evidente mala intención- sino de poner fin a la actual y absurda dualidad del mercado laboral español: un tercio de los trabajadores tiene contrato temporal prácticamente sin derecho a indemnización por despido y los dos tercios restantes tienen empleo fijo y protegido por un coste de despido que es de los más altos de la UE: 45 días por año trabajado y 33 para los colectivos de difícil inserción.Esta situación –dice el Banco de España en ese último informe- produce un efecto perverso: cuando el empresario tiene que prescindir de un trabajador para acomodar la oferta a la demanda, despide sin ninguna duda al temporal, aunque su productividad sea superior a la de los trabajadores fijos, lo que tiene un efecto negativo sobre la productividad agregada. En todo caso, previene el informe, penalizar la contratación eventual, como ha planteado el Gobierno a los interlocutores sociales, y mantener intactas las condiciones de la indefinida, “perjudicaría notablemente las perspectivas de recuperación del empleo”. Es de sentido común.En pocos asuntos se derrama tanta demagogia como en la normativa laboral. En todo caso, los sindicatos deberían responder a estas opiniones, tan sensatas, con argumentos y no con exabruptos. Si es que encuentran argumentos.

Rosa Díez y la reforma electoral

Lunes, 29 Marzo 2010

Rosa Díez, antigua dirigente socialista que llegó a disputar la secretaría general del PSOE a Rodríguez Zapatero en el Congreso del 2000, actualmente líder del partido bisagra UPyD, publica hoy en la prensa de Madrid un largo artículo repleto de lugares comunes en el que, en coherencia con su posición actual, reclama una reforma de la ley electoral para acentuar su proporcionalidad. Es evidente que la “proporcionalidad corregida” mediante la ley d’Hondt dificulta grandemente el acceso a las instituciones parlamentarias de las minorías. Como sucede por otra parte en muchas otras grandes democracias, la norteamericana, la británica, etc.

 

Muchos pensamos sin embargo que, por sentido común y a la vista de determinados escándalos, la reforma habría de ser al contrario: debería acentuarse el carácter mayoritario de nuestro sistema electoral, o, por o menos, habría que exigir un mayor porcentaje mínimo de votos en cada circunscripción para obtener representación.

 

Los partidos bisagra pueden llegar a adquirir un poder exorbitante y desequilibrador  si se dan las circunstancias matemáticas adecuadas. Como ha sucedido en Baleares, por ejemplo, con Unió Mallorquina con las consecuencias que bien a la vista están. Cuando lo razonable es que el grueso del poder (y de la oposición) recaiga sobre las grandes formaciones. Porque ni se echa en falta la irrupción de nuevas ideologías en el gran mapa político de nuestras democracias europeas (en muchos casos, derecha e izquierda tiene  problemas para diferenciarse entre sí) ni, para influir en política, hace falta crear un partido nuevo: basta con trabajar en el interior de los que ya existen.

 

Errores y remedios

Martes, 23 Marzo 2010

Los pactos entre formaciones nacionalistas y no nacionalistas, aunque consustanciales con nuestro modelo democrático y con el sistema electoral proporcional, producen malformaciones que hieren la sensibilidad mayoritaria y con frecuencia han de ser corregidas cuando cesa aquella colaboración. Ello es especialmente así cuando la influencia nacionalista ha sido ejercida por una formación radical, como ERC en Cataluña o el BNG en Galicia.

 

Hoy día, dos de estas disfunciones están en vías de reparación: En lo tocante a Cataluña, el ministro de Educación, Gabilondo, ha dicho claramente que está en contra de que existan reglas rígidas de rotulación en Cataluña cuya vulneración acarree sanciones; el tripartito, de la mano de Maragall y a impulsos de ERC, ha ido en este asunto incluso más allá de lo que había dispuesto el partido de Pujol sobre el particular. Y dos, el presidente de Galicia, el popular Núñez Feijóo, ha corregido un deslizamiento lingüístico anterior, fruto del pacto entre el PSOE y el BNG, disponiendo que en lo sucesivo los alumnos puedan cursar la educación obligatoria en la lengua que decidan sus progenitores.

 

Ambos designios –la corrección de la rigidez catalana si prosperan la tesis del ministro; la liberalización de la educación gallega en camino hacia un bilingüismo pacífico y real- van en la dirección adecuada. La de la madurez, la del imperio de la moderación sobre el fundamentalismo etnicista.

Querellas

Mircoles, 17 Marzo 2010

El controvertido juez Garzón lleva muchos años instruyendo procesos en la Audiencia Nacional relacionados con asuntos de terrorismo, narcotráfico, delincuencia organizada, corrupción económica, etc.  Y a lo largo de tan dilatada y arriesgada carrera, ha sido objeto de numerosas querellas, interpuestas en la mayoría de los casos por afectados por sus investigaciones que creían lesionados sus derechos o trataban de escabullirse por este medio de la persecución judicial.  Algún recuento que se ha publicado asegura que Garzón ha sido objeto de no menos de cuarenta querellas… Todas inadmitidas a trámite salvo las tres últimas.

 

Esta coincidencia curiosa –las tres últimas, muy disímiles entre sí, han sido admitidas a trámite contra lo que ha sido la norma en cuarenta ocasiones anteriores- es la que genera estupor y abre la puerta a la sospecha. Es muy difícil de creer –sólo los necios no creen en las apariencias, decía Óscar Wilde- que esta secuencia sea fortuita. El mismo sistema que ha creído necesario proteger al juez instructor de las veleidades procesales de los investigados abre de repente la mano y deja al instructor a la intemperie, permitiendo incluso que algún acusado de gravísimos delitos se convierta de súbito en acusador.

 

En definitiva, si esto no es una cacería o, si se prefiere, una inicua guerra entre jueces, que baje Dios y lo vea.

 

La polémica del IVA

Lunes, 15 Marzo 2010

Mañana, el PP pondrá a votación en el Congreso de los Diputados una moción contra la subida prevista del IVA. Como es conocido, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, enarbola apasionadamente esta causa en una especie de rebelión cívica a la que se ha sumado Rajoy. La iniciativa de la oposición no prosperará probablemente porque el PSOE logrará el apoyo de PNV y CC, las formaciones que lo apoyaron en los Presupuestos del Estado; sin embargo, el debate resultará instructivo.

 

La controversia es sin duda saludable pero el PP deberá explicarse si no quiere ser mal interpretado. Rodríguez Zapatero ya explicó el otro día en TVE que dicha subida es a su juicio necesaria para conciliar el inexorable ajuste con el mantenimiento del gasto social (lo que se recaudará por este medio es equivalente al subsidio de 500.000 parados). En consecuencia, si Rajoy se opone a cualquier incremento de la presión fiscal tendrá que especificar de dónde sacará recursos para sostener a los más afectados por la crisis sin comprometer el ajuste ni retrasar la convergencia que nos exige Bruselas a plazo fijo.

 

El error consiste, probablemente, en llevar estos vidriosos y complejos debates al terreno de la demagogia. Porque el delicado equilibrio que nos devuelva a la estabilidad no puede dibujarse con trazos gruesos como los que, si alguien no lo remedia, exhibirán mañana nuestros inefables representantes.

La tortura es otra cosa

Jueves, 11 Marzo 2010

Jesús Mosterín, el filósofo que irritó al parlamento de Cataluña al comparar la tradición taurina con la tradición machista que desencadena la violencia de género, insiste hoy en los símiles disparatados: en un artículo en la prensa de Madrid ha vuelto a cebarse en la “tortura pública de los toros”, que sería a su juicio “una salvajada”.

 

Muchos demócratas de este país y del orbe en general hemos impulsado durante décadas, con gran esfuerzo y con un resultado todavía escaso leyes y acuerdos internacionales contra el terrorismo, el genocidio y las torturas. Los tres conceptos, que aluden a crímenes de lesa humanidad, contienen, pues, una carga humanitaria que no debe ser dilapidada en devaneos festivos ni en demagogias de salón.

 

Tortura es –por si el señor Mosterín no lo sabe- “grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo”. Tortura es, en fin, un aberrante delito contra las personas. Deje, pues, de jugar con las palabras trascendentes y limite su verborrea taurófoba al terreno lúdico, que es el que engloba a la fiesta brava.

 

La confiscación

Mircoles, 10 Marzo 2010

La Constitución de Cádiz de 1812, que supuso el gran encuentro de la oscura España del Antiguo Régimen con la modernidad, introdujo entre nosotros las ideas de la Ilustración, que resultaron ser incompatibles con el derecho penal entonces vigente, basado en la Novísima Recopilación, las Partidas y los diversos Fueros. Y así, aquella primera Constitución democrática establecía la personalidad de las penas, proscribía el tormento, la pena de horca, la de confiscación y la de azotes, y establecía que los Códigos civil, criminal y de comercio fueran unos en todo el Reino. Y aunque el regreso de Fernando VII supuso la derogación de todos los avances, la mayoría de ellos fue ya irreversible.

 

Mañana, el Congreso aborda una nueva reforma del vigente Código Penal, que data de 1995 y que afectará a más de 150 artículos. Y aunque obviamente no se trata de volver atrás, ni mucho menos, en la modernización de la Justicia pero sí convendría, quizá, rescatar con las cautelas precisas la pena de confiscación. Privar de sus bienes al corrupto que se ha enriquecido con dinero público, al narcotraficante que ha enajenado la salud ajena, al ladrón que oculta su botín daría sin duda prestigio a la Justicia y tendría un gran valor ejemplarizante y pedagógico.

Lamentos liberales

Lunes, 8 Marzo 2010

Un conspicuo periodista liberal, con dilatado curriculum en la prensa conservadora de más alcurnia, acaba de escribir un amargo lamento por la que denomina “liquidación socialista de TVE”. Como es conocido, este gobierno, tras despolitizar RTVE en 2006 y situar meritoriamente el audiovisual público estatal en la zona de consenso PP-PSOE, ha auspiciado el fin de la doble financiación y ha obligado por tanto a TVE a centrarse en la prestación del servicio público para que no chirríe el hecho de que desde enero viva exclusivamente de los presupuestos generales del Estado. Según la referida opinión, esta mudanza impediría a TVE ser “un instrumento de culturización, información, programación digna y patrimonio intangible común”. Asombroso.

 

 

Muchos demócratas de todas las tendencias hemos mantenido desde siempre serias dudas sobre si era razonable la pervivencia de un audiovisual público después de haber adquirido el convencimiento de que una prensa pública era incompatible con el régimen pluralista. De forma que este proceso de reubicación de TVE nos parece muy acorde con la idea de que el Estado ha de salir de aquellas áreas de actividad en las que su presencia no tiene sentido.

 

 

No deja de ser, pues, curioso que sean precisamente algunos sedicentes liberales, que alardean además de ello, quienes critican al Gobierno por haber caminado precisamente en esta dirección. La más liberal de todas en lo que se refiere al sistema de medios de comunicación.

El retorno de CiU

Martes, 2 Marzo 2010

Jordi Pujol siempre se opuso a que CiU se implicase directamente en la gobernación del Estado aportando ministros al Ejecutivo. Éste fue un motivo de discordia con Miquel Roca, quien sí hubiera visto con buenos ojos la posibilidad de ser personalmente ministro para gestionar el apoyo que el nacionalismo moderado catalán otorgaba al Gobierno socialista de Felipe González. Tampoco el president quiso que CiU entrase en el primer gobierno de Aznar tras el pacto de Majestic, pese a la insistencia del líder conservador.

 

Ahora, casi en puertas de las elecciones autonómicas catalanas, la cuestión vuelve a plantearse. Si, como presagian las encuestas, CiU consigue de nuevo auparse a la Generalitat, quedará automáticamente abierta la posibilidad de que la fuerza capitaneada por Artur Mas –futuro president- y Duran i Lleida se implique en Madrid en la lucha contra la crisis.  

 

No cabe, pues, descartar que veamos pronto a Duran i Lleida como el redivivo Cambó de una nueva regeneración política. Ni es probable, desde luego, que CiU quede al margen del Gobierno que surja de las elecciones generales del 2012, en las que, según todos los indicios, nadie está en condiciones de obtener mayoría absoluta.

 

Haití, Chile

Lunes, 1 Marzo 2010

La inflexibilidad de las catástrofes naturales, que golpean aleatoriamente sin la menor consideración al estatus de las víctimas, debería ser aprovechada para obtener conclusiones éticas de gran calado: en efecto, en esta era de la globalización en que todo está ya cerca de nosotros, es muy difícil justificar moralmente que un gran terremoto pueda ser afrontado sin grandes quebrantos en países ricos –Chile- cuando otros seísmos incluso de menor importancia producen la devastación total de un país –Haití.

 

 

Nuestras democracias llegaron hace tiempo a la convicción de que no era tolerable en ellas que existieran grupos sociales marginados por debajo de determinado umbral de pobreza, y en la práctica existen ya mecanismos sociales que rescatan a quienes caen en la indigencia. Sería deseable que este criterio comenzase a regir también en el ámbito global: los países ricos no deberían ser éticamente capaces de tolerar que determinados Estados se mantuvieran por debajo de ciertos niveles mínimos en su estadio de desarrollo.

 

 

De hecho, constataciones como la de Haití son realmente denuncias de la insensibilidad ética del Norte desarrollado hacia el Sur deprimido y sin expectativas. Porque esta gran injusticia planetaria clama, sencillamente, al cielo.