Blogs

Archivo de Abril, 2010

Ante la sentencia del TC

Jueves, 29 Abril 2010

Todo indica que, con los actuales equilibrios, el Constitucional dictará una sentencia sobre el Estatut que cercenará las partes más chirriantes de la nueva Carta catalana. Y ya parce que ello ocurrirá pronto, probablemente en cuestión de semanas si no de días.

 

Así las cosas, es imprudente que los grandes partidos, en lugar de prepararse para asimilar la realidad inexorable, se embarquen en propuestas inviables que propugnan incluso la declaración de incompetencia del Tribunal en normas que hayan superado la prueba del referéndum.

 

Lo lógico sería, en fin, no abrir falsas expectativas y disponerse a acatar la previsible sentencia adversa (y preparar a la opinión pública para ello). Y si la voluntad mayoritaria de los catalanes es superar alguno de los límites que marque el Constitucional, el camino correcto no pasa por romper la baraja o por engendrar un conflicto de grandes proporciones: quizá convenga proponer, si acaso, una reforma constitucional. Muchos ya dijimos, cuando Maragall propuso el nuevo Estatuto, que éste, y no el de la reforma estatutaria, era el camino para desarrollar aquellas propuestas claramente confederales.

Igualdad, lo razonable y el disparate

Mircoles, 28 Abril 2010

La igualdad entre los sexos, que en España está respaldada hasta por un Ministerio, es un concepto magnífico que corre el riesgo de desvirtuarse si no se criba en el tamiz del sentido común. Porque si se extrema la pretensión de equiparar lo disímil y no se entiende que la equiparación es entre actores distintos, es fácil incurrir en la estridencia y en el disparate.La aplicación estricta de los criterios de igualdad al funcionariado público es un logro objetivo poco cuestionable, aunque la estadística demuestre que estamos lejos de haber pasado de la teoría a la práctica. Pero si no se hacen las excepciones necesarias, la rigidez de la norma conduce al absurdo. Es el caso, por ejemplo, de los funcionarios de prisiones, cuyo sexo no se tiene en cuenta a la hora de programar los destinos a las cárceles masculinas o femeninas.Si por pura racionalidad no se han considerado posibles las cárceles mixtas, que generarían una conflictividad inconveniente, y continúa habiendo por tanto prisiones para hombres y prisiones para mujeres, no parece lógico que haya funcionarias en las prisiones masculinas ni al contrario. Reconocer estas exigencias de funcionalidad no lesiona la igualdad sino que la potencia y le da sentido. Deberían pensarlo quienes, con su celo poco acertado, han creado el problema.

En dirección contraria

Lunes, 19 Abril 2010

Las religiones llamadas del Libro –el judaísmo, el cristianismo y el islam-, muy dogmáticas, han sido rémoras del progreso intelectual y han arrastrado secularmente tradiciones que han impedido la evolución de la humanidad hacia las grandes utopías seculares que, convenientemente filtradas, fundamentan los actuales principios laicos de libertad, igualdad y democracia. Con independencia de sus mensajes trascendentes,  absolutamente respetables, que interesan al teólogo pero no al historiador social.En el caso concreto del catolicismo, la rama más potente del cristianismo, padecemos todavía las secuelas de una impenitente misoginia –germen indudable de la postergación social de la mujer, que sólo ahora consigue arañar la plena igualdad de derechos en Occidente-, de una perturbadora intolerancia sexual, de un castrador oscurantismo científico y de una gran resistencia a la instauración de las libertades democráticas.Así las cosas, resultaría deseable el aggiornamento de las religiones, una mayor capacidad de evolucionar hacia la modernidad, sin renunciar obviamente a los grandes principios incluidos en la verdad revelada que las nutre. Pues bien: el papado de Benedicto XVI, que cumple su quinto aniversario, camina exactamente en dirección contraria.

Punto de inflexión

Viernes, 16 Abril 2010

Ayer, jueves, el BCE ha hecho público su último Boletín Mensual, que ya contiene la fatídica mala noticia para un país como España que está saliendo con retraso de la crisis: el BCE aboga ya porque los gobiernos cambien las prácticas propias de la recesión para centrarse en reequilibrar las finanzas públicas e impulsar el crecimiento a través de reformas estructurales. “Las políticas deberán centrarse ahora en el fomento de la competencia, mientras que las medidas de apoyo a determinados sectores aplicadas durante la crisis deberán retirarse progresivamente”, ha dicho textualmente la institución que dirige la política monetaria de la Eurozona.

 

En otras palabras, el BCE nos insta a que demos por concluidos los estímulos fiscales a la actividad y pongamos en marcha el duro ajuste. Una receta difícil de seguir cuando, pese a haber rebasado ya el punto de inflexión del ciclo recesivo, estamos condenados a un constante crecimiento del desempleo durante bastante meses, al menos hasta que el PIB crezca por encima del 2%.

 

La coyuntura es, en fin, delicada, y requiere decisiones potentes y a corto plazo. Lo cual debería animar los interminables procesos negociadores en marcha y generar nuevos consensos para minimizar los efectos de los postreros coletazos de la recesión.

Del Olmo se equivoca; Garzón prevarica

Mircoles, 14 Abril 2010

Joan Tapia, prestigioso periodista catalán, director de “La Vanguardia” durante trece años, actualmente columnista de “El Periódico de Catalunya”, ponía ayer de manifiesto una paradoja que alimenta el estupor de la opinión pública ante los últimos y ominosos sucesos judiciales: la Audiencia Nacional acaba de sentenciar que en el “caso Egunkaria”, que supuso el cierre del periódico en vascuence y la detención y el procesamiento de cinco de sus directivos, no había delito alguno. En otras palabras, erró el juez del Olmo, que instruyó el sumario a instancias de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y de Dignidad y Justicia (la fiscalía retiró la acusación en 2006), y mantuvo en prisión hasta 18 meses a los implicados, que llegaron a ser considerados miembros de la cúpula etarra.

 

De Olmo hizo caso a un atestado de la Guardia Civil realizado en tiempos de Acebes como ministro del Interior, y. El error ha tenido gravísimas consecuencias -el cierre de un medio de comunicación y la persecución de unos inocentes- y, sin embargo, a nadie se le ha ocurrido acusarle de prevaricación. El propio sistema judicial, jerárquico y garantista, ha sido capaz de resolver el entuerto, aunque será muy difícil resarcir a las víctimas del desaguisado.

 

¿Cómo puede explicarse entonces que el mismo aparato judicial se muestre tan riguroso con Garzón por haber dado al ordenamiento jurídico en general y a la ley de amnistía en particular una interpretación polémica que sin embargo no es disparatada porque hoy es compartida por gran parte de los juristas más destacados?

 

España en el mundo

Martes, 13 Abril 2010

El debate político, tan contaminado por la corrupción en los últimos tiempos y consecuentemente desabrido y desatinado con frecuencia, ha llegado a la frívola discusión de si España mantiene o no la figura en el ranking económico mundial. Cospedal ha acusado al Gobierno de ser el causante de que nuestro país pierda posiciones, a lo que el Ejecutivo ha respondido con indignación… Las estadísticas del FMI no sustentaan ni la mudanza ni la permanencia, aunque las proyecciones de esta organización dan alas a los desocupados, al parecer dispuestos a polemizar con lo que sea.

 

La discusión es, en todo caso, pueril y avala una vez más la tesis de que nuestra clase política –toda ella, con las honrosas excepciones que se quieran señalar- no está a la altura de las circunstancias ni de los requerimientos de una sociedad adulta como la nuestra.

 

No parece probable que, a corto y medio plazo, varíe la posición relativa de las viejas potencias occidentales en las clasificaciones por riqueza. Pero es inexorable que las grandes potencias emergentes –China, India y Brasil, especialmente- vayan adelantando posiciones hasta situarse en cabeza. Es ley de vida… y de la demografía. Y es absurdo que esta evidencia pretenda utilizarse por unos o por otros como arma arrojadiza.

Cuba

Viernes, 9 Abril 2010

Probablemente, el indicio más claro y definitivo de que la dictadura cubana ha llegado a su fin –pese a la diarrea mental de personajes hilarantes como ese tal Willy Toledo, que insiste pertinazmente en el ridículo error- esté siendo el diálogo que han abierto dos insignes cubanos hasta ayer mismo irreconciliables, el cantautor Silvio Rodríguez y el intelectual Carlos Alberto Montaner, respectivamente vocero del castrismo y apóstol de la disidencia y de la liberalización del régimen autoritario.

 

La muerte de Orlando Zapata al término de una dolorosa huelga de hambre ha sido el detonante del diálogo, que cada vez encuentra más lugares comunes. También aquella muerte ha sido ocasión para la caída del caballo de las últimas incondicionalidades españolas a una revolución que hace décadas que dejó de serlo. En España, concretamente, los viejos valedores de la izquierda recalcitrante que sostenían la llama castrista han cejado en la defensa de su causa imposible y hace poco rubricaron un manifiesto inequívoco de condena que no deja lugar a error.

 

El viejo sistema ya es irrecuperable y hoy habríamos de preocuparnos por cómo lograr que se derrumbe sin sangre. Para ello, en este amistoso dialogar, Montaner ha dado bellamente la pauta: “Tenemos que encontrarnos –ha escrito a su antagonista- en un claro de la historia para darnos el abrazo de reconciliación y cambio que casi todos anhelamos”. No deberían poner obstáculos los cabecillas de la gerontocracia cubana si no quieren que esa misma historia los arrolle definitivamente y los arroje a lo más hondo del sumidero de la indignidad.

El coche eléctrico y el origen de la electricidad

Mircoles, 7 Abril 2010

Es un acierto, ahora que necesitamos impulsar las nuevas tecnologías para conseguir un nuevo patrón de crecimiento, potenciar la industria automovilística mediante el fomento del coche eléctrico, que está llamado a desempeñar un papel relevante en el transporte urbano del futuro y que requiere todavía un desarrollo que lo haga viable.

 

Sin embargo, la iniciativa, que concreta aquí un designio que también es global –como lo es la preocupación por la contaminación que producen los combustibles fósiles, generadora del cambio climático-, no debería quedarse en la espuma del problema sino penetrar en la cuestión de fondo, que es nuestro modelo energético.

 

En efecto, el coche eléctrico puede ser o no contaminante según sea el origen de la energía eléctrica. Si la electricidad proviene del carbón o del petróleo, poco habremos avanzado con la implementación de los nuevos (y más caros) vehículos. De donde se desprende que el verdadero reto consiste en avanzar en el desarrollo de las energías renovables, incluida por supuesto la nuclear.

 

Ahorro y confianza

Lunes, 5 Abril 2010

La paradoja crece en intensidad: en tanto el paro alcanza tasas sin precedentes y la economía real muestra cada vez más descarnadamente las huellas de la crisis,  el ahorro continúa su escalada vertiginosa: según datos publicados hoy mismo por el INE,  la tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin fines de lucro se situó en el 18,8% de su renta disponible en 2009, máximo anual desde que se inició la serie en el año 2000 y  un 5,9% superior a la de 2008. Al propio tiempo, el gasto en consumo final de los hogares cayó un 0,4% en el mencionado ejercicio, lo que provocó que el ahorro alcanzase los 47.741 millones de euros, un 7,1% más.

 

La razón es psicológica: el hecho de que ciudadanos que continúan percibiendo rentas y son por tanto relativamente inmunes a la recesión dejen de consumir y acumulen recursos a tipos de interés poco más que simbólicos se debe, simplemente, a la desconfianza y al miedo. Desconfianza con respecto al futuro y sobre la capacidad del establishment para reconducir la situación hacia la prosperidad; y miedo a que un empeoramiento de la coyuntura los arrastre a ellos también al desempleo, a la ruina, a la necesidad.

 

Así las cosas, deberían pensar los agentes políticos y económicos qué hacer para que estos factores psicológicos no agraven la crisis, no impidan que las medidas adoptadas surtan efecto. Guillermo de la Dehesa publicó ayer domingo un aleccionador artículo que se titulaba precisamente “Los efectos de la falta de confianza”. Aunque no hay que hacerse muchas ilusiones: en política, siempre hay actores convencidos de que, para sus propios intereses, cuanto peor mejor. Aunque, naturalmente, lo nieguen enfáticamente.