Blogs

Archivo de Octubre, 2010

Fraude fiscal

Jueves, 28 Octubre 2010

La noticia es polivalente y admite infinidad de matices: tras una filtración a la Agencia Tributaria de las cuentas que unos centenares de españoles tenían abiertas en el HSBC suizo, Hacienda ha ingresado 290 millones de euros por la regularización de dichos depósitos. La administración tributaria ha aclarado que quienes han actuado de este modo serán, además, sancionados.

 

El hecho de que se detecte un fraude fiscal vinculado a la opulencia de una minoría y se le ponga coto es siempre plausible, y más en estos tiempos de austeridad y escasez. Sin embargo, es imposible no sorprenderse por el hecho de que una filtración procedente de un solo banco en un único paraíso fiscal produzca unos ingresos tan exorbitantes al Tesoro.  Y de inmediato surge la pregunta clave: ¿cuánto dinero opaco tendrán los ricos españoles en todos los bancos de todos los paraísos fiscales?

 

No hay respuesta, evidentemente, pero el solo enunciado produce gran desazón. Porque de nuevo se hace evidente que pocos ciudadanos adinerados contribuyen al sostenimiento del Estado. Que somos los asalariados quienes cargamos con el peso principal de lo público. Y que la democracia no ha conseguido ni de lejos remediar esta flagrante injusticia.

 

Bilingüismo forzoso

Mircoles, 27 Octubre 2010

El pintoresco sistema de control lingüístico establecido en Cataluña está rindiendo frutos estrambóticos: según un recuento publicado ayer en la prensa del Principado, la Agència Catalana de Consum, dependiente de la Generalitat, abrió el año pasado 94 expedientes sancionadores a establecimientos comerciales por vender productos no etiquetados en castellano. Tales expedientes, que se rigen por una farragosa normativa estatal, suelen afectar a productos alimenticios de importación que no se ajustan a los requisitos de rotulación, y que, de no subsanarse tal carencia, son inmovilizados y/o destruidos.

 

Al mismo tiempo, la Agència impuso 151 multas en 2009 por vulneración de la obligación de rotular en catalán, lo que permitió recaudar 147.350 euros. La persecución va in crescendo ya que en los primeros seis meses de este ejercicio se han impuesto 121 multas por un importe de 107.900 euros.

 

Es delirante que, en una comunidad en que no existe conflicto lingüístico porque todos los ciudadanos hablan con naturalidad la lengua que desean, se trate de imponer el bilingüismo a golpe de decreto y de sanción.

 

Cuba

Martes, 26 Octubre 2010

Produce admiración el celo democrático con que Europa observa la evolución –o el anquilosamiento, las más de las veces- del régimen cubano. En Bruselas, se lleva escrupulosa cuenta de los presos políticos  y se gradúa con meticulosa precisión la relación de la UE con La Habana para no primar los ímpetus autoritarios y favorecer al tiempo los designios aperturistas.

 

Todo ello demostraría una admirable pasión liberal y pluralista, que llega hasta el proselitismo explícito y directo de la democracia, si este comportamiento vigilante de la diplomacia europea no contrastara brutalmente con la indiferencia con que la Unión asiste a violentas violaciones de los derechos humanos en –pongamos por caso- China o Arabia Saudita.

 

El llamativo contraste entre el rigor extremo con que ponderamos la dictadura cubana y la lenidad con que juzgamos otras dictaduras de países influyentes en el contexto internacional describe perfectamente la gran hipocresía sobre la que Occidente erige su sistema de relaciones internacionales.

Cólera en Haití

Lunes, 25 Octubre 2010

La aparición del cólera en Haití, diez meses después del terrible terremoto del 12 de enero que produjo cerca de 200.000 muertos, representa el fracaso de la comunidad internacional en el socorro a una población ya deprimida que tuvo que enfrentarse a aquella gravísima adversidad con sus escasísimos recursos.

 

Haití, un pequeño país de menos de diez millones de habitantes, era (y es) un Estado fallido, de los más pobres del planeta pese a su cercanía física a la opulencia norteamericana. Tras el terremoto, se produjo una colosal movilización solidaria… que quedó en la retórica: tras los primeros auxilios, el olvido se ha cernido sobre un país que necesitaría una mínima dotación de infraestructuras para salir de una vez de la postración y la miseria.

 

La globalización no tiene, sin embargo, contenido humanitario alguno. Los ciudadanos del mundo acceden mucho más deprisa a la información y pueden conmoverse más fácilmente con las grandes desgracias, pero el sistema no proporciona ni canaliza ni la solidaridad ni la ayuda. Todo se queda en gestos y en lamentos sin sustancia. El hambre está en todos los telediarios pero nadie corre a remediarla.

Francia y las pensiones

Martes, 19 Octubre 2010

En el país vecino,  cuna de la Revolución de 1789 y del más modesto mayo de 1968, está teniendo lugar un inquietante experimento sociopolítico: el Gobierno impulsa una reforma del sistema de pensiones para garantizar su sostenibilidad en el tiempo, según pautas ya ensayadas en Alemania y otros países; y la sociedad civil no acepta la mudanza, que entre otras medidas retrasa dos años, hasta los 62, la edad de jubilación.

 

La confrontación es aparatosa y ha alcanzado ya una virulencia preocupante. Sarkozy alega su obligación de estadista de no ceder ante una sinrazón, pero los sindicatos y otras organizaciones intermedias, que cuentan con el apoyo del 71% de la población, parecen decididos a frustrar por la fuerza el designio presidencial. Hoy mismo, tiene lugar una nueva jornada de huelga general, que acentuará los problemas de abastecimiento que ya paralizan al país.

 

Lo grave del caso es que no se entiende bien la controversia: ¿qué pretenden los críticos de la reforma? ¿Quieren quizá impedir la viabilidad del sistema de previsión social, de forma que sus hijos o sus nietos queden desprotegidos? ¿O acaso estamos en presencia de un fermento revolucionario utópico, dispuesto a cuestionar el resultado de la racionalidad democrática que parecía ya inamovible en nuestros países? Será bueno saberlo porque también aquí se están gestando parecidas reacciones a propuestas semejantes.

Sensatez catalana

Lunes, 18 Octubre 2010

La iniciativa de mantener viva la pulsión independentista en Cataluña por el procedimiento de celebrar sucesivas consultas informales entre la población de la comunidad autónoma está teniendo un efecto contrario del que seguramente pretendían quienes han planteado este proceso: el pasado domingo, una quinta oleada de consultas celebrada en seis municipios –la capital tarraconense., entre ellos- ha registrado una participación del 6,5%. Ni siquiera se ha traspasado, evidentemente, el umbral de lo meramente simbólico.

 

Los promotores de estas consultas han argumentado que la ciudadanía ya está pendiente de las elecciones autonómicas y no presta atención a otros asuntos. Probablemente, así sea. Pero el motivo principal del desinterés por la causa independentista es sin duda que los catalanes ya no prestan oídos a los argumentos victimistas del nacionalismo y, cansados de retórica, van a exigir en lo sucesivo que los gobiernos se dispongan a centrarse en las necesidades y urgencias reales de Cataluña.

 

Estos siete últimos años de intenso y desabrido debate identitario han dejado exhausta a la opinión pública catalana. Hora es, pues, de que las formaciones políticas pongan pie a tierra y se despojen por un tiempo de los frívolos ropajes soberanistas que no tienen, ni de lejos, suficiente arraigo social.

Controles

Jueves, 14 Octubre 2010

La democracia política se basa en un equilibrio de poderes independientes que se limitan y controlan entre sí. Y en nuestro país, ha fallado estrepitosamente el control, lo que ha dado lugar al naufragio de la ética pública y a la eclosión de corruptelas que nos agobia y que, de no ser atajada con decisión y contundencia, lanzaría al sistema hacia el despeñadero.

 

La carne es débil, ya se sabe, y es fácil que el hombre público caiga en la tentación si cree que su delito puede quedar impune. De hecho, estamos viendo como un sinnúmero de personajes en apariencia respetables se han deslizado por la cuesta abajo de la venalidad, creyéndose a salvo de cualquier escrutinio.

 

Así las cosas, es claro que la lucha contra la corrupción, que ha de ser intensa y decidida, no puede limitarse a la apología de los grandes valores: debe incluir nuevos y más estrictos controles sobre la gestión del dinero público en todos los aspectos. Controles que han de estar a la vista de la ciudadanía y deben engendrar una nueva y más sutil noción de transparencia.

Vigencia del pacto de Toledo

Mircoles, 13 Octubre 2010

Esta mañana, las pensiones han vuelto a situarse en el centro del debate parlamentario. Lo cual es perfectamente lógico al no estar de acuerdo los partidos de oposición con la congelación de las pensiones para el año próximo que forma parte del ajuste acordado por el Gobierno y ratificado por el Parlamento. El Gobierno esgrime la idea, poco controvertible, de que para que el ajuste fuera creíble y eficaz debía incluir medidas impopulares como el recorte de los salarios públicos y la congelación de las pensiones, salvo las mínimas.

 

Sin embargo, el Pacto de Toledo pretendía precisamente sacar las pensiones del debate político. Un designio antidemocrático y de dudosa utilidad en opinión del “grupo de los 100”, formado por relevantes economistas: los sistemas de previsión pueden y deben ser objeto de discusión a la vista de todos.

 

Ello no significa que el Pacto de Toledo quede inutilizado: lo lógico sería retirar de él esta cláusula poco razonable y mantener el acuerdo de consenso en la evolución del sistema de pensiones. Lo que debe impedirse no es el debate sino el riesgo de que las pensiones se conviertan en demagógico argumento electoral. Aunque esto no ocurriría si los grandes partidos decidiesen comportarse en este asunto con sentido del Estado.

España, duodécimo país

Jueves, 7 Octubre 2010

Según acaba de publicar el FMI, España ha caído al puesto duodécimo de la economía mundial. Algunos medios han considerado esta noticia como una verdadera tragedia, comparable –si hay que juzgar por la estridencia de las informaciones- al Desastre del 98, cuando España perdió los últimos restos de su imperio colonial.

 

La causa de esta caída incruenta es fácil de adivinar: los grandes países emergentes, que crecen desde hace años a tasas admirables, impensables en Europa, van avanzando con paso firme. En 2008, el PIB de Brasil (193 millones de habitantes) sobrepasó al español; y este año en curso nos adelantarán otros tres países: Canadá –desde hace tiempo empatado con España-, Rusia e India.

 

Por razones obvias, el ranking significativo es el de la renta per capita, que vincula el PIB a la población. Lamentar que el PIB de la India (1.166 millones de habitantes) haya por fin alcanzado al de España (44 millones) ni siquiera es chauvinismo: es una simpleza.

Despilfarro de los partidos

Mircoles, 6 Octubre 2010

La noticia apareció publicada ayer: los partidos políticos catalanes recibirán 11,6 millones de euros para la campaña electoral previa a las autonómicas de noviembre, un 9% más que en la campaña del 2006. También se incrementarán en una proporción semejante los retornos que recibirán los partidos por escaño logrado (20.127 €) y por voto vinculado a cada escaño (0,76 €).

 

Además, y por primera vez, la Generalitat sufragará una campaña de publicidad, de coste aún indeterminado, para fomentar la participación. A pesar de la Junta Electoral ya desautorizó hace cuatro años una iniciativa semejante.

 

Es imposible que la opinión pública acepte sin indignarse que los partidos políticos sean, junto a los sindicatos, las únicas instituciones públicas que no se vean afectadas por el duro ajuste que estamos sufriendo todos los ciudadanos. Máxime cuando está muy generalizada la idea de que las campañas electorales al viejo estilo mitinero, con vallas y buzoneos, no sirven para nada en pleno auge de las modernas tecnologías de la comunicación.

 

Es tedioso tener que insistir en que la política democrática requiere ejemplaridad y pedagogía. Si caben pocas dudas sobre la necesidad de un ajuste duro, la medida resultaría mucho más digerible si la superestructura política fuera la primera en apretarse el cinturón.