Blogs

Archivo de Julio, 2011

El desaguisado de la CAM

Mircoles, 27 Julio 2011

Tras la noticia, en absoluto inesperada, de la intervención / nacionalización de la fallida Caja de Ahorros del Mediterráneo, empiezan a llegar noticias de la utilización descarada que hicieron de ella muchos de los sucesivos miembros de su consejo de administración, que disfrutaron de créditos gratuitos o a bajísimo interés e involucraron a la institución en sospechosas recalificaciones de terrenos. La CAM había sido, asimismo, la impulsora de ruinosos proyectos faraónicos de la época de Zaplana, como el de Terra Mítica. o la Ciudad de las Artes y las Ciencias

 

Aquella secuencia dilatada de abusos que hoy se enriquece con nombres y apellidos en la prensa de ámbito estatal tuvo que ser autorizada por el Gobierno de la comunidad autónoma, al que le correspondía estatutariamente la tutela de la institución. Y discurrió sin que el Banco de España, supervisor de la caja, opusiese la menor objeción. ¿Cómo se explica que nadie se percatase de que estaba teniendo lugar un espectacular episodio de corrupción?

 

Es de desear que la Fiscalía del Estado, a la luz de las informaciones publicadas, no mire también hacia otro lado. El ajuste brutal a que se nos está sometiendo resultaría una insoportable iniquidad si, en este proceso de saneamiento, no se pusiera en su lugar a todos los ladrones de dinero público.

El largo camino de la equiparación

Martes, 26 Julio 2011

Quien piense que está todo hecho, que la equiparación de la mujer con el hombre es ya un logro conseguido en nuestras democracias occidentales, debería aprehender el dato relevante que ha saltado a la prensa estos días: de los 1.100 cuadros que cuelgan de las galerías del Museo del Prado, sólo tres han sido pintados por mujeres, y curiosamente los tres por la misma, la italiana Sofonisba  Anguissola. De los ocho mil cuadros que se almacenan en los fondos del primer museo español, sólo hay unos 45 pintados por una veintena de mujeres.

Anguissola, pintora del siglo XVI, fue una artista excepcional, admirada por Van Dyck o Miguel Ángel, y sin embargo durante centurias fue ignorada, e incluso confundida con Zurbarán, Moro, Tiziano o El Greco.

La sola constatación de los hechos sugiere la necesidad de no cejar en la lucha por la equiparación, que se produce sobre el trasfondo inquietante y amargo de la violencia doméstica. No sólo perfeccionando las reformas legislativas e institucionales que han de formalizarla sin la menor reserva de duda sino también impulsando la igualdad social y cultural, que es la que todavía falta por entronizar.

Fracaso ministerial

Jueves, 21 Julio 2011

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, aseguró este pasado lunes que “sólo” una cuarta parte de los 235.000 perceptores de desempleo investigados en el último año cobraba el paro de forma fraudulenta. Así, 58.000 falsos parados han perdido la prestación por desempleo en los últimos doce meses después de haber sido objeto de una inspección.

Este dato tiene una doble lectura: la conclusión más obvia nos confirma lo que ya sabíamos: hay menos parados reales que los inscritos en las listas del desempleo porque una parte de éstos trabaja en la economía sumergida. Pero, en segundo lugar, se hace patente que el elevado porcentaje de defraudadores corrobora el escaso rigor con que se administran en este país los recursos públicos.

 

Resulta, en fin, escandaloso conocer que el sistema de previsión del desempleo, cuyo sostenimiento consume ingentes cantidades de recursos en aras de la solidaridad, es un agujero negro en que uno de cada cuatro beneficiarios defrauda a la comunidad. Y cuando la disfunción alcanza estas proporciones, ya no se puede culpar exclusivamente a los aprovechados que estafan al común: también el sistema ha fracasado con estrépito.

Es probable, de todos modos, que exista una relación entre ambos elementos: una economía tercermundista que es evidentemente incapaz de dar trabajo a un sector insoportable de ciudadanos es coherente con un Estado que no es capaz de controlar el gasto y dilapida los recursos de todos a mansalva.

Certero diagnóstico de Standard&Poor’s

Martes, 19 Julio 2011

Las tres grandes agencias de ‘rating’, que fueron incapaces de detectar las hipotecas basura, la quiebra de Lehman Brothers o la inminencia de la recesión, acusadas con frecuencia de ser juez y parte en su labor profiláctica de los mercados, son odiosas porque han sido objetivamente herramientas de la especulación más descarada y porque sus conclusiones se enuncian siempre al margen de la oportunidad política. Sin embargo, su independencia de los poderes políticos y la calidad indudable de sus analistas les conceden un desparpajo inquietante que nos sorprende a veces con sus certeros diagnósticos.

 

Standard&Poor’s, por ejemplo, acaba de publicar un informe sobre la escasa autoridad que ejerce el Gobierno central español sobre los gobiernos autonómicos para embridar el déficit regional. “Creemos que los incentivos que tienen las comunidades para cortar el gasto son bajos, así que las consecuencias prácticas [de violar los límites marcados de déficit] son menos dolorosas que el coste de hacer recortes drásticos, y las comunidades morosas esperan que al final el Gobierno central les brinde apoyo”.

 

En efecto, así es, porque, además, “el Gobierno central no dispone de herramientas suficientes para generar un fuerte grado de disciplina fiscal a nivel regional”, sigue diciendo el informe. Lo ocurrido en Castilla-La Mancha corrobora estos temores. Y así, cuando se adquiere constancia de lo certero de algunas observaciones incuestionables, sería bueno que los Estados occidentales corrigieran primero sus disfunciones más graves antes de arrojar a las agencias de ‘rating’ a las tinieblas exteriores.

La “locomotora alemana” se ha detenido

Mircoles, 13 Julio 2011

En plena polémica sobe el liderazgo europeo de Alemania, el Fondo Monetario Internacional ha recriminado al mayor país de la Unión Europea su raquítica política económica. En su informe anual dado a conocer ayer, la institución afirma que “Alemania no está siendo la locomotora económica para Europa, sus importaciones de otros países europeos son un mero reflejo de la demanda global: sus exportaciones aumentan en la medida en que lo hace el comercio mundial”.

Alemania –sigue diciendo el informe- no crea el efecto tirón, no arrastra al resto de la Unión, entre otras cosas porque no tiene el menor interés en incentivar el consumo interno de la población, que es la más numerosa de la UE. Como es bien conocido, el consumo interno está estancado desde 1998 y registró un mínimo histórico le pasado mayo, en pleno auge del crecimiento alemán, que está año será del 3,2%. La política económica, al servicio de la empresa exportadora,  ha conseguido que los salarios estén estancados a niveles de 1991, lo que es muy útil para la competitividad pero no colma las aspiraciones de la gente. Una encuesta de Infratest, citada por el corresponsal de ‘La Vanguardia’ en Berlín, incluye la pregunta “La economía alemana está creciendo, ¿percibe usted provecho de ello?”, un 72% responde que no y sólo un 26% lo hace afirmativamente.

En definitiva, Alemania ya no ejerce ni el liderazgo político ni el económico en la Unión. Sus tesis tienen que ser tenidas en cuenta, como es obvio, por el tamaño y la consiguiente influencia del país, pero no por el ascendiente moral que mantuvo el país desde Adenauer y hasta Schröeder ni por una vocación de liderazgo que ha durado hasta la llegada al poder de la tibia señora Merkel.

Debate fiscal

Viernes, 8 Julio 2011

El ruido de fondo que preside este final de etapa/final de legislatura no ha impedido que se suscitara con ímpetu el gran asunto que sin duda será el colofón de la crisis económica: junto al cambio de patrón de crecimiento, que es inexorable, deberemos pilotar un nuevo dibujo del modelo fiscal que queremos para este país, una vez que hemos constatado la fragilidad de la artificial opulencia de que hemos disfrutado unos años y cuando ya hemos interiorizado que no será posible en le futuro vivir por encima de nuestras posibilidades.

 

El debate sobre el modelo fiscal, al que Rubalcaba hará mañana sin duda sus primeras aportaciones, tiene dos elementos: uno primero, sustentado sobre el consenso básico entre los grandes partidos, se refiere básicamente a las infraestructuras. Como han recordado los medios estos días, España es el país de Europa con más kilómetros de autovías y autopistas, el que ofrece más red de estas vías rápidas por habitante y automóvil y el primero de Europa y segundo del mundo en líneas de de tren de alta velocidad (2.800 kilómetros actualmente); en 2008, de los 3.474 km de alta velocidad en construcción en Europa, el 64% (2.219 km) estaba en España. El ministro de Fomento, Blanco, que ha tenido que ejecutar el gran ajuste y que reducir a la mínima expresión este ritmo inversor que, con toda probabilidad, no retornará nunca, nos ha advertido ya de que tenemos que tomar graves decisiones en el sector. De entrada, se dispone a implementar la “euroviñeta” –tasa para camiones que circulen por autovías no de peaje- como ya se ha hecho en buena parte de Europa, pero además habrá que extremar el rigor en los estudios previos de rentabilidad de nuevas inversiones y que actuar con criterios mucho más racionales. Por ejemplo, sería lógico que, antes de construir más kilómetros de AVE, se reforzara el ferrocarril convencional para que una gran parte del transporte de mercancías por carretera pase al tren.

 

El segundo elemento del debate es el referente al modelo de Estado y a los grandes servicios públicos, y éste sí tiene un carácter claramente ideológico que se presta claramente al debate. Los modelos políticos europeos, todos ellos desorientados por la gran recesión que ha otorgado extraordinario predicamento a las opciones más conservadoras, se basan todavía en la pervivencia de un potente estado de bienestar, que inexorablemente habrá que reconsiderar ahora, cuando regresemos a los equilibrios perdidos. En el caso español, parece existir un acuerdo muy extendido sobre el mantenimiento de los grandes servicios públicos, universales y gratuitos de sanidad y de educación, que son además la principal garantía de nivelación social y de igualdad de oportunidades en el origen (la baja presión fiscal española reduce los efectos de la redistribución). Pero aún así, a pesar de este consenso amplio, la derecha y la izquierda conservan matices diferenciales que habrá que dirimir. Éste debería el gran objetivo de la campaña electoral: iluminar a la sociedad sobre este asunto, en el que compiten visiones más liberales, tendentes a un Estado de menor tamaño, con impuestos bajos, y socialdemócratas, partidarias de más intervención y regulación estatales, y, lógicamente, con una mayor presión fiscal.

 

Lamentablemente, estas vísperas electorales registran ya un barullo de fondo que dificulta emitir y escuchar propuestas y que aleja a la sociedad civil de una ceremonia política que le ha dado la espalda. No sería decente ni razonable que los políticos jugasen de nuevo a continuar alejando de ellos a sus clientelas, y dando por tanto oxígeno a los movimientos informales que son la respuesta lógica de la ciudadanía a la desconexión entre ella misma y las instituciones.

Sin Educación no saldremos del pozo

Martes, 5 Julio 2011

La reforma estructural de la que menos se habla es la de la Educación. Gran parte de los millones de parados que engrosan las listas del antiguo INEM está integrada por trabajadores sin cualificar, provenientes de la construcción en buena medida, que no son aptos para realizar actividades de alto valor añadido si previamente no son sometidos a un proceso de formación. En general, este país debe acometer un cambio de patrón de crecimiento, una mudanza de modelo productivo, que dé primacía a la conquista de la productividad, lo que requiere una gran mejora del capital humano, un extraordinario esfuerzo en Educación.

 

Pues bien: uno de los titulares más deprimentes de hoy en la prensa española es éste: “Cinco autonomías (Canarias, Madrid, Comunidad Valenciana, Extremadura y Ceuta) recortan 2.800 profesores pese a subir los alumnos”. La información hace referencia al próximo curso académico y, en concreto, esa subida es de 48.000 discentes más.

 

No es fácil graduar los ajustes impuestos por la obligada austeridad, distinguir el grano de la paja, ahorrar en lo superfluo y resistirse fieramente a hacerlo en lo esencial. Pero aquí, evidentemente, nos estamos equivocando. Ahorrar en educación es abortar el despegue de este país, sumergirnos indefinidamente en el pantano de la crisis.

El copago sanitario

Viernes, 1 Julio 2011

El copago sanitario está sobre la mesa. Una de las propuestas aprobadas tras el debate sobre el estado de la nación, presentada por el PSOE y el grupo ERC-IU-ICV, rechaza expresamente esta fórmula de financiación y cualquier forma de privatización encubierta de la sanidad. El asunto aflora porque hay indicios de que el PP podría estar pensando en implantar el copago en alguna comunidad autónoma  (Murcia) y porque se ha publicado que Rajoy habría pedido formalmente a FAES un informe sobre esta cuestión.

 

En circunstancias de plena estabilidad democrática, sin desequilibrios excepcionales como los que nos afectan –el del empleo en primer lugar-, no repugna, desde un sano punto de vista liberal, que quienes puedan permitírselo sostengan en mayor medida la asistencia sanitaria que reciban. Sin embargo, en momentos como los actuales, en que el estado de bienestar se está viendo amenazado incluso como concepto, el mensaje que deberían lanzar los partidos y las instituciones es el de que es necesario salvar al menos lo esencial de nuestro modelo de civilización.

 

Y lo esencial es, sin duda, el entramado de los grandes servicios públicos, universales y gratuitos, de la sanidad y la educación. Sobre ellos se basa hoy la igualdad de oportunidades en el origen, la gran herramienta trascendente que dignifica éticamente la democracia.