Blogs

Archivo de Agosto, 2011

Portugal no quiere AVE

Mircoles, 31 Agosto 2011

Hoy se entrevista en Madrid el nuevo primer ministro portugués, Pedro Passos-Coelho, con Rodríguez Zapatero, y el asunto más relevante que nuestro ilustre vecino trae en cartera es referente al trazado ferroviario de alta velocidad Madrid-Lisboa: Portugal pretender sustituir el AVE proyectado por un ferrocarril electrificado de altas prestaciones destinado especialmente al tráfico de mercancías. Al país vecino le interesa poco que los viajeros entre Madrid y Barcelona se desplacen a 250 Km./h y, en cambio, le resultará muy útil incrementar la competitividad de sus productos en los mercados europeos.

 

La noticia no sorprenderá a nadie porque el jefe del gobierno portugués ya avanzó este propósito durante la campaña electoral, y de hecho ya han negociado el ministro español de Fomento, José Blanco, y su colega portugués, y el ministro de Economía portugués, Alvaro Santos Pereira; de momento, la decisión  definitiva se ha aplazado a finales de septiembre, cuando se haya concluido una nueva valoración de la viabilidad económico financiera del proyecto.

 

No puede descartarse que, a  la postre, el AVE Madrid-Lisboa se termine en todo caso ya que constituye una prioridad para Bruselas –forma parte de la red transeuropea de alta velocidad ferroviaria-, que disfruta de importante financiación comunitaria. En todo caso, hay que tomar nota del realismo portugués, que parece haber llevado al otro país ibérico a reconsiderar unos planteamientos desaforados que ni siquiera tuvieron razón de ser en la desenfrenada etapa de las vacas gordas.

 

Aquí, padecimos un grave deslumbramiento, como hacen los nuevos ricos, y, a lo que parece, todavía no hemos aterrizado del todo en la prosaica realidad.

El vulgo, en su ignorancia

Martes, 30 Agosto 2011

“El vulgo, en su ignorancia, no entiende que hay que tranquilizar a los mercados, como antes había que aplacar la ira de los dioses quemando adolescentes en la hoguera”. La frase es de hoy, aparece en ‘La Vanguardia’  y está firmada por el periodista Jordi Barbeta.

 

La queja del periodista, hiriente, se refiere a la curiosa actitud de nuestros políticos: en el seno del PSOE, y especialmente de su filial catalana, el PSC, hay infinidad de discrepancias sobre la proyectada reforma de la Constitución, que se pusieron de manifiesto durante las reuniones de ayer (de la Ejecutiva socialista, de la Ejecutiva del PSC, de Rubalcaba con los barones socialistas y con el grupo parlamentario); buena parte de las críticas fueron contra el criterio de estabilidad presupuestaria en sí; otra parte, contra el procedimiento de urgencia y la no participación de la sociedad civil mediante referéndum en la decisión.  Sin embargo, todos menos Antonio Gutiérrez acabaron manifestando que votarían afirmativamente a la reforma. De la misma manera, la cúpula de CiU, que examinó ayer la reforma, emitió críticas acerbas contra la propuesta PP-PSOE, que hoy ha repetido Mas en el Congreso, pese a lo cual el grupo parlamentario catalán no se ha atrevido a votar en contra de la admisión a trámite: se ha limitado a dejar de participar en la votación.

 

En otras palabras, los políticos han entendido su obligación de arrojar adolescentes a la hoguera. Los que no hemos entendido nada somos los ciudadanos de a pie.

 

Viaje papal: balance positivo

Lunes, 22 Agosto 2011

La visita del Papa que concluyó ayer ha puesto a prueba las potencialidades de España como país. Y esta gran nación ha salido airosa del reto de organizar y mantener un encuentro confesional de más de un millón de personas de todo el mundo, presidido por quien dirige la Iglesia Católica, ante la simpatía de una fracción relevante de españoles y la hostilidad de otro sector igualmente significativo.

 

El Papa Benedicto XVI, al frente de sus prosélitos, ha dispuesto no sólo de la más absoluta e incondicional libertad para manifestarse sino también de la protocolaria cordialidad institucional de las autoridades democráticas. Y las capacidades de una nación moderna como la nuestra ha hecho posible que el largo evento dispusiera de las infraestructuras adecuadas, algunas espectaculares, y que discurriera con plena normalidad, pese a las inclemencias del tiempo tórrido de agosto.

 

Benedicto XVI ha tenido la elegancia de no entrar a opinar en cuestiones de política interna española. Y, por nuestra parte, los españoles hemos escenificado un constructivo y civilizado debate sobre el papel de la Iglesia en nuestra sociedad y la procedencia de los actos celebrados aquí. Debate que ha demostrado que estamos intelectualmente vivos, que disponemos de un potente bagaje crítico y que se ha desarrollado dentro de los cauces razonables de un régimen pluralista en el que funcionan  todos los procedimientos incruentos para la resolución pacífica de conflictos.

 

Si Tarancón levantara la cabeza

Mircoles, 17 Agosto 2011

Días pasados, el periodista Enric Juliana recordaba en “La Vanguardia” la bronca que el cardenal Tarancón recibió del Karol Wojtyla, Juan Pablo II, en la primavera de 1982: el Papa reprochó al entonces todavía presidente de la conferencia episcopal su talante abierto y tolerante durante la Transición, que facilitó la reconciliación de los bandos enfrentados durante la guerra civil, así como su negativa a potenciar desde la curia la democracia cristiana española, que no fue oficializada por la Iglesia y que no llegó a despegar en las primeras elecciones generales de 1977 ni posteriormente.

 

Pues bien: don Vicente Enrique y Tarancón, que pasará a la historia como un actor insustituible de la génesis democrática de este país, fue un paréntesis en la iglesia española: tras él, el sector ortodoxo ha tomado el control de la institución y hoy Rouco representa los ancestros clericales opuestos a la modernización, a la liberalidad, al saludable laicismo que, como manda la recomendación evangélica, da al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

 

Si Tarancón levantara la cabeza, vería además al nuevo Papa, amigo que fue de Wojtyla y cabeza del Santo Oficio (antigua inquisición), haciendo proselitismo de la intransigencia, lanzando mensajes excluyentes y postulando la primacía del poder religioso sobre el poder civil.

 

 

Estancamiento alemán

Martes, 16 Agosto 2011

Alemania ha conseguido capear la crisis porque su economía está basada en un estricto control de los salarios para conseguir competitividad, en un consumo muy bajo y en un gran poderío exportador. Además, cuenta con una extraordinaria flexibilidad laboral que le ha permitido sortear la recesión sin apenas incremento del desempleo: las empresas han podido responder a una caída de la demanda con una reducción de la oferta, prescindiendo de la fuerza laboral en la medida necesaria aunque sin rescindir contratos sino suspendiéndolos o recurriendo al trabajo a tiempo parcial.

 

Sin embargo, cuando se han cumplido los tres años de crisis y se teme una recaída, de la que podría ser síntoma la generalizada ralentización mundial en el segundo trimestre del año, Alemania da también síntomas de estancamiento: el crecimiento del PIB alemán en ese segundo trimestre ha sido del 0,1%, cuando la previsión era del 0,5%.

 

A nadie puede extrañar que suceda tal cosa cuando los grandes clientes de Alemania están en apuros. No es posible que el gran país germano pretenda seguir creciendo vendiendo sus productos con toda normalidad a países agostados por la deuda y por la especulación. En otras palabras: Alemania debería ser la primera interesada en que Europa recupere cuanto antes su pulso y su actividad, a menos que quiera conformarse con ser el líder de una comunidad depauperada y en ruinas.

¿Mirar al desempleo o al déficit?

Domingo, 14 Agosto 2011

“Los expertos insisten en que hay que seguir adelante con las reformas pese a los desalentadores datos de crecimiento”. Este titular, tomado de la prensa de información general de hoy, domingo, refleja bastante bien el devenir de la opinión pública europea, occidental. Los países desarrollados de la UE –Francia, España…- han advertido una ralentización del débil crecimiento en el segundo trimestre del año, pese a lo cual hay que seguir ajustando la economía, reduciendo el gasto…  Por cierto, la gran enferma europea, Grecia, ya ha cumplido el tercer año de recesión, con una contracción el segundo trimestre del 6,9% con respecto a un año atrás (-8,1% en el primer trimestre). Pronto no quedarán ni los jirones de la economía helena.

 

Frente a esta obstinación en la ortodoxia, algunas voces norteamericanas –en Europa no hay pensamiento socialdemócrata, a lo que parece- insisten en que esta actitud sólo nos conducirá al caos, a la tragedia, a la ruina definitiva. Stiglitz y Krugman dan la batalla, sin el menor éxito, a pesar de que Obama es, teóricamente, discípulo suyo. En su último artículo –“La crisis secuestrada”- Krugman insiste en que no deberíamos estar atentos al déficit sino al desempleo. Y en que tendríamos que estar reconstruyendo escuelas, redes de distribución de agua, carreteras… en lugar de hacer cada vez más ingratas economías, lo que generalizará la recesión de nuestros países. ¿Por qué los economistas de la burocracia de Bruselas, los intelectuales alemanes, los líderes europeos no abren por lo menos el debate? ¿Qué sentido tiene hacer cada vez mayores sacrificios para vivir peor?

Europa, más que un club

Viernes, 12 Agosto 2011

“Alemania someterá a España a un régimen de libertad vigilada”, era el titular de apertura de un periódico populista el pasado miércoles. La información aclaraba que Berlín pretende instaurar un consejo de estabilidad con potestad para sancionar a los países de la Eurozona que no cumplan sus compromisos de deuda y déficit, realizar tests de estrés para medirr la competitividad de los estados y evaluar el mercado laboral, etc.

 

Los verdaderos europeístas deseamos desde hace tiempo que el club europeo imponga reglas más estrictas para pertenecer a él, y que fuercen el cumplimiento de las reglas de juego por todos, incluso por Alemania y Francia, que las han violado con frecuencia e impunidad. Como también queremos que se acelere la transferencia de soberanía desde los países miembros a las instituciones europeas en materia económica: sin una política económica común, el euro será irremisiblemente frágil y las crisis nos afectarán con mayor crudeza.

 

Nada hay de vergonzante en todo ello: cuando uno ingresa en un club cualquiera, sabe que tendrá que atenerse a sus reglas de funcionamiento. Si no le agradan, la puerta está abierta de par en par para abandonarlo, como parece que desean algunos nacionalistas españolistas de viejo cuño. Sólo que fuera del club europeo, que es más que un club, hace mucho frío en cualquier época del año.

Hipotecas y moral del mercado

Lunes, 8 Agosto 2011

En nuestras sociedades, la moral se acaba imponiendo felizmente en toda clase de designios, menos en las finanzas. No nos damos cuenta del todo por la deformación que padecemos, tras siglos de experimentar en este territorio deslizante,  pero estamos asistiendo a espectáculos deshonestos, degradantes, sencillamente inmorales con absoluta impasibilidad, sin percatarnos de que el hecho de que existan unas rutinas indecentes no justifica en ningún caso el atentado a los principios.

 

Hay un caso bien a la vista: es sencillamente inmoral que una familia que es desahuciada de su vivienda por no poder pagar la hipoteca –situación frecuente en estos tiempos en que uno de cada cinco trabajadores está en paro y hay de más de un millón de familias en que todos sus miembros están desempleados- tenga que seguir pagando los plazos correspondientes hasta que devuelva por completo el crédito que recibió según la nueva tasación que el banco quiera imponerle. Quien esté en estas circunstancias de sometimiento a la perversa lógica del mercado se verá incapacitado de levantar cabeza, de tratar de recomenzar desde abajo su propia resurrección.

 

Se podrán esgrimir las objeciones técnicas que se quiera a los remedio obvios a estas situaciones indecentes pero no por ello se resolverá la inmoralidad ni se solventará la injusticia. Y el Estado, no se olvide, es el encargado de impulsar la idea amplia de civilización que, en esencia, consiste en el respeto insobornable al ser humano.

La financiación del Estado

Viernes, 5 Agosto 2011

Tenemos un problema con la financiación autonómica que el lector entenderá con facilidad: cuando es preciso proceder a la consolidación fiscal, es decir, a reducir el gasto para acomodarlo a los ingresos, de acuerdo con las exigencias que nos impone la Eurozona para garantizar la solvencia del euro, el Estado tiene partidas cuyo recorte no produce perjuicios directos y concretos a la ciudadanía: la inversión pública, por ejemplo, puede aplazarse temporalmente sin que la postergación de obras de carreteras, o de trenes de alta velocidad, o de aeropuertos represente más que un simple contratiempo que tiene solución.

 

Las comunidades autónomas, por su parte, financian en exclusiva los grandes servicios públicos. La sanidad y la educación representan en torno al 80% del presupuesto total, y el 20% restante incluye también otros gastos sociales. En consecuencia, cualquier recorte significativo perturba la prestación de servicios fundamentales y afecta al bienestar de los ciudadanos.

 

En lo referente a los ayuntamientos, el problema financiero es más acuciante: muchos de ellos han vivido literalmente de la especulación inmobiliaria, y están lógicamente en bancarrota una vez que tal especulación ha desaparecido casi completamente, como la propia construcción residencial.

 

Este esquema es intencionadamente simplista y por lo tanto aproximado en aras de la pedagogía, pero basta y sobra para llegar a la conclusión de que es preciso replantear la estructura del Estado y la financiación de sus diferentes niveles institucionales. De otro modo, la sociedad se resentirá más de lo necesario de esta profunda e interminable crisis.

Internet y la lectura

Lunes, 1 Agosto 2011

Internet tiene mala fama entre la gente bienpensante, quizá porque la plena libertad asusta a las personas llamadas de orden, celosas de su statu quo, enemigas de todo mestizaje. Y la última andanada ha llegado de la mano del flamante Nobel Mario Vargas Llosa, quien, en un interminable artículo publicado en la prensa progresista, ha venido a decir que se lee poco porque se navega mucho. El déficit de lectura, el descenso de las tiradas de prensa, la desculturización de las sociedades avanzadas vendrían, pues, auspiciadas por esa invención maligna que es Internet.

 

En general, estos análisis alicortos y miopes ignoran que el ser humano es una criatura compleja, quizá no muy capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo pero sí de realizarlas sucesivamente. Y si se lee poco en nuestras sociedades, quizá haya que buscar la causa en el factor más obvio: la escuela.

 

Desde hace décadas, hay en Occidente un gran desconcierto en torno al sistema educativo, que marcará de forma indeleble los hábitos y las habilidades de los individuos/ciudadanos y, consiguientemente, de las sociedades. Si se les enseña a leer y a pensar cabalmente, a disfrutar de la cultura y a combinar la ética con la estética, probablemente Internet será cada día más lo que nunca debió dejar de ser: la más colosal herramienta para la inteligencia.