Blogs

Archivo de Diciembre, 2011

Por la vivienda en alquiler

Viernes, 30 Diciembre 2011

El último ‘Boletín Económico’ del Banco de España asegura que apostar más por el alquiler y menos por la compra de vivienda favorecería la movilidad laboral y permitiría reducir el desempleo, al tiempo que facilitaría el acceso a la vivienda a estas personas, especialmente a los jóvenes. Por el contrario, las políticas que favorecen un peso excesivo de la compra pueden alimentar burbujas y hacer que la economía sea más vulnerable ante las subidas de los tipos de interés.

 

Todo esto es una obviedad, conocida de antiguo, aunque nadie se atrevió desde mediados de los noventa a poner en práctica esta teoría, que, de haberse aplicado, nos hubiese salvado de una crisis tan grave como la que padecemos, debida en gran parte al estallido de la burbuja inmobiliaria.

 

Por sentido común, habría que aprovechar la pésima coyuntura actual de la construcción residencial para intentar eliminar desde el Gobierno la ‘cultura de la vivienda en propiedad’ e implantar la de la vivienda en alquiler, que hace a las personas más libres, facilita la movilidad y suprime la práctica de considerar las viviendas verdaderos activos financieros para la especulación.

Los dineros de la Corona: la transparencia es expansiva

Mircoles, 28 Diciembre 2011

“El misterio es su vida; no debemos permitir que la luz del sol desvele su magia”, escribió Lorenz von Stein de la monarquía británica en una obra clásica curiosamente traducida por el profesor Enrique Tierno Galván, eximio politólogo de izquierdas y primer alcalde democrático de Madrid.

 

Los tiempos han cambiado y ya es indispensable permitir que la luz entre a raudales en la institución monárquica. Desde hoy, ya sabemos lo que gana el Rey, la asignación del Príncipe, la partida que el Monarca otorga al resto de su familia directa. Son cantidades elevadas para el común de los mortales pero discretas para una institución de tan alto porte. Pero con este streptease no hemos hecho más que abrir un melón, que sentar un precedente, que despejar un portillo por donde acabará filtrándose toda la claridad. La transparencia es expansiva, como la curiosidad humana, plenamente legítima en esta cuestión.

 

En otras palabras, ahora conocemos las rentas del Rey pero nada sabemos de su patrimonio, a no ser por fuentes externas y sin duda poco fiables. Las revistas Forbes y Eurobusiness aseguran que la Familia Real española posee una fortuna de 1.790 millones de euros. La Casa del Rey no se ha pronunciado jamás sbre el particular pero algunas voces expertas han asegurado que el cómputo es erróneo porque en esta cuantiosa suma se incluyen numerosas propiedades del Patrimonio Nacional, que pertenecen al Estado. En cualquier caso, habrá que dar razón.

 

La monarquía británica, la más opulenta de las occidentales, es muy rica y está completamente bajo el escrutinio de la opinión pública. Sus negocios, algunos de ellos gestionados directamente a la vista de todos por el Príncipe de Gales, son totalmente públicos, y sus rentas se utilizan en parte para sufragar gastos oficiales… Naturalmente, el actual statu quo de la monarquía británica es el desenlace de siglos de exposición. Aquí, en cambio, la monarquía instaurada/restaurada en 1975 no ha acuñado todavía tradiciones ni se ha exhibido completamente a los ojos de la ciudadanía, pero ésta, la de la plena transparencia, deberá ser sin duda una de las tradiciones que primero haya que consolidar. Estamos en el camino pero falta mucho techo por recorrer.

 

Renegociación

Martes, 27 Diciembre 2011

Los buenos banqueros son expertos en renegociar deudas. Saben perfectamente que pueden presionar a sus deudores hasta cierto límite, pasado el cual perderán lo adeudado porque el cliente, exhausto, se habrá hundido en la quiebra y en la indigencia. La inteligencia del acreedor consiste en facilitar al prestatario el suficiente oxígeno para que éste logre rentas y beneficios que le permitan devolver lo adeudado. La intransigencia excesiva del prestamista es, pues, contraproducente, ya que tan sólo logra convertir el crédito otorgado en fallido.

 

En el terreno internacional, la racionalidad económica se basa en las mismas premisas. La pretensión de Bruselas –o, si se prefiere, del directorio francoalemán, que presume de intérprete de los mercados- de que los países del Eurogrupo endeudados en exceso lleguen a la convergencia a un plazo inaceptablemente corto puede desembocar en nuevos rescates y en el fracaso de los ya emprendidos. La pretensión de que España reduzca el déficit en 2012 desde el 6,8% actual (como mínimo) al 4,4% con la economía en recesión no sólo es una crueldad con la sociedad que habrá de experimentar nuevos sacrificios y más paro sino también una estupidez de parte de los acreedores, que se exponen a la bancarrota del deudor.

 

Cumple, en definitiva, renegociar la deuda. Para poder pagarla, es preciso aplazar los vencimientos, de forma que lleguen antes el equilibrio, la recuperación y la prosperidad.

 

Los “minicontratos” de Joan Rosell

Lunes, 19 Diciembre 2011

La sugerencia de los ‘minijobs’, realizada por el presidente de la patronal, Joan Rosell, y recibidos con agresiva hostilidad por los sindicatos (en el abanico político y en los demás sectores económicos ha habido división de opiniones) ha arrancado con mal pie, tanto por el nombre –el anglicismo es desafortunado y parece una burla a los desempleados- cuanto por el lanzamiento de la idea, que pareció fruto de una improvisación. Y, sin embargo, el concepto no es en absoluto desdeñable.

 

La idea no es nueva: los contratos de ‘minitrabajo’ ya implantados en Alemania -400 euros limpios al mes por quince horas semanales, 60 mensuales, sin descuentos fiscales ni sociales, a los que el empleador ha de añadir otros 120 por la seguridad social- equivalen aproximadamente al salario mínimo actual, por lo que no tiene sentido hablar de “explotación” de los trabajadores. Y su utilidad no es dudosa: actualmente hay siete millones de ‘minijobs’ en Alemania, el 15% de la población activa.

 

También aquí, como en Alemania, los ‘minicontratos’, cuyos titulares podrían simultanear varios empleos, tendrían su aplicación preferente en tareas discontinuas y de baja cualificación, y en todo caso servirían a los aspirantes a un primer empleo para dar el paso de decisivo de incorporarse al mundo laboral. Lógicamente, en circunstancias como las actuales, con más del 20% de paro real, también recurrirían a los ‘minjobs’ otras categorías laborales, pero en cuanto se normalice la situación, adquirirían su posición marginal frente a los modelos contractuales a jornada completa o parcial.

 

En nuestra coyuntura económica, esta fórmula permitiría aflorar empleo sumergido –que representa más del 20% del PIB como es sabido- y entregaría una gran flexibilidad al ‘emprendedor’ que se anime a arriesgarse. Por supuesto, no podemos tender a una sociedad en equilibrio basada en estos contratos-basura, pero sería absurdo no recurrir a ellos en situaciones de emergencia como la actual cuando el ejemplo alemán demuestra que podemos dar pasos positivos en materia de empleo. Es muy encomiable defender los derechos adquiridos por los trabajadores a lo largo de siglos de lucha sindical, pero en la situación actual es ´mas urgente sacar del pozo a estos cinco millones de parados que representan una tragedia sin precedentes en nuestra historia democrática.

Liberalización salvaje

Viernes, 16 Diciembre 2011

La crisis económica se ha debido al estallido de una burbuja financiera creada gracias a la exacerbación neoliberal que eliminó todos los controles sin contar con que la avaricia incontinente de los agentes económicos cometería desmanes como las hipotecas basura. Si no se hubiera llegado tan lejos en la desregulación del mercado de capitales, la recesión no hubiera llegado.

 

Y sin embargo, no pierde prestigio el axioma absurdo de que la liberalización salvaje, la competencia sin límites es la receta buena para promover el desarrollo, el crecimiento, la prosperidad. Y así, por ejemplo, la Comunidad Autónoma de Madrid ha anunciado que liberalizará completamente los horarios comerciales: las tiendas podrán abrir 24 horas los 365 días del año.

 

No sólo los pequeños comerciantes madrileños sino los comerciantes de las provincias limítrofes con Madrid han advertido de que esta conversión de la capital del reino en un gran bazar repercutirá negativamente sobre sus negocios. Pero no deben hacerse ilusiones: quienes promueven la más radical injusticia sacarán adelante sus tesis amparándola en una concepción espuria del concepto de  libertad.

El “caso Camps”

Mircoles, 14 Diciembre 2011

La vista pública en que el ex presidente valenciano Francisco Camps está siendo juzgado por presunto delito de cohecho impropio constituye un espectáculo denigrante por la cutrez y la vulgaridad de cuanto allí se cuece. El personaje en cuestión, un hombre ‘racanillo’ según su propio abogado; sus explicaciones, el relato de sus amistades y sus conversaciones con vulgares chorizos que lo halagan; el gran vacío intelectual que se percibe bajo ciertos conceptos que se enuncian con engolamiento –el de servicio público es el más manido-…, todo adolece de un primitivismo rústico y raquítico que se compadece mal con la idea de excelencia que debería rezumar de los ámbitos democráticos que sistematizan los vuelos de una sociedad madura.

 

Tras la contemplación de la tragicomedia, lo que queda en el espectador es una acerba inquietud: esas personas, sin criterio, sin cultura y probablemente sin demasiados principios, son las que la sociedad eligió en su día para que se situaran a su cabeza y lideraran el impulso hacia el futuro. Y no hay más que un dilema posible: o había escasa oferta donde elegir o la propia sociedad ha perdido el tino a la hora de organizarse democráticamente.

Lecciones sobre el despilfarro autonómico

Viernes, 9 Diciembre 2011

Muchos ciudadanos que siguen afanosamente la actualidad y gustan de estar bien informados, se han enterado precisamente ahora, con la crisis, de que en Cataluña no existía una cadena pública autonómica: había seis. Tampoco sabían que en Castilla-La mancha había dos o que en el Reino de Valencia uno de los canales es utilizado todavía para emitir una programación de información continua, cara especialidad que consigue sin embargo audiencias poco más que simbólicas.

 

Este ejemplo –porque es sólo un ejemplo anecdótico en un mar inagotable de despilfarro- ilustra el disparate de un sistema autonómico que nos ha arruinado, en buena medida porque estaba concebido sobre una sinrazón: las comunidades autónomas jamás han recaudado y se han limitado exclusivamente a gastar. De este modo, ni sus dirigentes ni sus ciudadanos han tenido clara la inevitable relación entre los impuestos que se pagan y los servicios de que se disfruta.

 

La crisis es evidentemente un drama, pero debemos aprovecharla en lo que tiene de positivo precisamente para reconstruir un Estado de las Autonomías sostenible, proporcionado, suficiente y acorde con nuestras posibilidades y con la presión fiscal que estemos dispuestos a soportar.

La hipótesis de la no Europa

Jueves, 1 Diciembre 2011

Tiene razón Merkel cuando dice que el problema del euro no es estrictamente económico sino político. Y cuando afirma que la condonación de la deuda de algunos periféricos generaría unos inadmisibles precedentes. De nada serviría que el BCE se convirtiera en prestamista de último recurso ni que se diera luz verde al eurobono si no se avanzase al mismo tiempo en una gobernanza económica europea, en la formalización de una política económica y fiscal común.

 

De ahí que resulte descorazonador y alarmante que comience a manejarse en voz alta la hipótesis de la no Europa, de la ruptura del euro, tanto en las instituciones europeas cuanto en las propias grandes empresas, que de forma explícita han comenzado a tomar en consideración la posibilidad de un retorno al pasado en el túnel del tiempo de la incompetencia de la superestructura política europea.

 

El día 9 tiene lugar el Consejo Europeo más relevante desde que en Maastricht se dieron pasos magnánimos hacia la moneda única como engrudo de la integración. Si los jefes de Estado y de Gobierno no dan ese día la talla, la Unión Europea terminará en tragedia. Y deberemos empezar a pensar si esas tensiones en el fondo nacionalistas no son la génesis de una nueva rivalidad intraeuropea como la que causó en el pasado terribles conmociones.