Blogs

Recortes indiscriminados

La práctica indiscriminación en los recortes presupuestarios, casi sin excepciones relevantes, es una prueba evidente de la falta de visón política del establishment actual, de la mala calidad de las decisiones. Porque cuando un país como el nuestro ha de apretarse el cinturón, tiene la obligación de prescindir preferentemente de aquello cuya carencia sea reversible y no cause daños irreparables, manteniendo en cambio lo que, de no hacerlo, causaría lesiones permanentes.

 

Un ejemplo puede servir para explicar lo que quiero decir: si se le pide a una sociedad que, durante uno o dos años, todos los ciudadanos que superen determinado umbral de renta paguen la mayor parte del coste de sus medicinas, no se producirán daños irreparables y es además muy fácil regresar a la situación anterior. En cambio, si se rebaja la calidad del sistema educativo menguando las dotaciones o reduciendo las becas, se habrá lesionado irreversiblemente a la generación que padezca estos recortes, aunque cuando la economía se normalice se eliminen las restricciones.

 

Esta evidencia, tan fácil de percibir, es sin embargo enigmática para el gobierno. De otro modo, los criterios de la austeridad hubieran sido diferentes.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario