Blogs

Hollande y Europa

El presidente francés, François Hollande, no acaba de encontrar su papel ni su posición en Europa: en sus primeras intervenciones en el Consejo Europeo, los días 28 y 29 de junio, impulsó un tímido e insuficiente  programa de crecimiento, dotado con menos del 2% del PIB de la UE, acompañado de un plan de competitividad abstracto inspirado en aquella inane declaración de Lisboa; ni lo uno ni lo otro podrán redimir a los países con dificultades ni evitar, seguramente, que la UE decaiga en la recesión. Si embargo, el líder socialista, que ha optado por una esmerada y plausible vía progresista para realizar la consolidación fiscal en su país, no atina en los remedios para sacar al Eurogrupo de la gravísima crisis actual.

 

En efecto, la moneda única está gravemente enferma por falta de una política económica y fiscal común. Es decir, por falta de integración ‘federal’ de los Diecisiete países que sostienen el euro, ya que el Tratado de Maastrich tan sólo estableció una política monetaria común. La solución pasa –Shäuble dixit- por la consolidación política de la Zona Euro: elección del presidente de la Comisión por sufragio universal, la designación de un superministro de Economía con mando en el Eurogrupo, la armonización fiscal y la unión fiscal y financiera. Y Francia, nacionalista, no es muy partidaria de ceder soberanía.

 

Así las cosas,  Francia, en su nuevo derrotero, podrá marcar una nueva dirección de las políticas anticrisis pero, si no cambia de criterio, será una rémora en la construcción integrada del Eurogrupo, es decir, en la solución de la crisis, que pasa ineluctablemente por la erección de un estado federal.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario