Blogs

Mal día para la transparencia

Hoy se debía debatir en la Comisión Constitucional la nueva ley de Transparencia, sobre la que hay un consenso de fondo entre las principales fuerzas, a falta de pulir y concordar algunos detalles. Sin embargo, no ha sido posible sentarse a hablar por razones obvias: toda la oposición, prácticamente, ha considerado imposible cualquier negociación con el Gobierno en tanto el partido que lo sostiene sienta gravitar sobre su cabeza el ‘caso Bárcenas’, con sus acusaciones terribles que de momento no han encontrado una explicación creíble ni una respuesta convincente.

En realidad, si no hay una reacción airosa y clara del Partido Popular, todo el proceso político está detenido, perplejo ante el escándalo que no cesará hasta que Bárcenas sea desautorizado con argumentos y datos, o hasta que quienes han de asumir la responsabilidad del desaguisado lo hagan sin más dilación.

La presunción de inocencia que ampara al Gobierno y a todos los señalados por los ‘papeles de Barcenas’ y demás acusaciones no significa que el PP no tenga que aclarar la turbiedad que le envuelve y que sitúa entre graves dudas su papel en los últimos veinte años.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google

Deja tu comentario