Blogs

Saber rajar

Justo hace ocho años el Valencia visitó el Bernabeu también en unos cuartos de final de Copa del Rey. Entonces, el Madrid de Queiroz todavía no había caído en el galacticidio, mientras que el equipo de Rafa Benítez se presentaba como un bloque granítico casi imposible de tumbar. Era el contraste entre un elenco de estrellas supeditado a los zapatazos de Beckham, los centros calibrados de Figo y los esprints cortos de Ronaldo (Zidane no jugó esa noche), y el prodigio táctico de un Valencia que funcionaba como un reloj suizo, más o menos a lo que aspira el ‘Txingurri’ Valverde estos días. Aquella noche Mista hizo de Jonas y falló ese tipo de goles que remuerde la conciencia para siempre y, por supuesto, no faltó el temor más sospecho de los ché: el cuento de las confabulaciones arbitrales del Bernabeu. Tal como sucedió ayer con Manuel Llorente, el entonces presidente Jaime Ortí se presentó delante de un micrófono en un pispás para destapar la caja de los truenos: “Es un resultado brutal, lo más injusto que he visto en mi vida. Y encima el árbitro mancha lo que ha sido un gran partido, con un penalti que no existe y dos fueras de juego dudosos”. Vicente hizo estragos el carril derecho de Míchel Salgado y pudo plantarse solo dos veces delante del meta César si el árbitro Medina Cantalejo no hubiera sido tan clemente con un despistado Raúl Bravo. Después de la goleada por 3-0, Albelda, que ya practicaba ante la prensa sus lecciones de sinceridad, no se cortó: “Ronaldo te mata si le dejas suelto, y el árbitro más de lo mismo”.

Albelda presenció el partido de anoche desde la grada y no pudo reprimirse más cuando Albiol tiró mal un fuera de juego que Múñiz Fernández sí le pitó a Soldado. No le hicieron falta luces y taquigráficos, para algo se ha inventado twitter…”El mejor del Madrid ha sido Di María, ¿Qué soy llorón? Pues vale”. Es una regla tácita del fútbol que Barça y Madrid pataleen y, al instante, gocen de bula papal; en el caso merengue, sí es cierto que el catálogo de perjurios durante esta temporada, ésta, abarca varios partidos. Mourinho lo dejó entrever el sábado (“en las primeras jornadas sucedieron cosas pero no las voy a comentar”) y Di María dio la estocada definitiva en la previa de Copa. Maldita casualidad para el Madrid que, precisamente, sea el Valencia el protagonista de este culebrón Dallas cuyo JR Ewing casi siempre es el árbitro de turno. ¿Quién no recuerda el famoso episodio del Ushiro Nage de Marchena a Raúl y el posterior berrinche de Ortí con aquel antológico esta Liga ya la ha ganado el Madrid?

Quizás a Manuel Llorente le falta la experiencia de saber rajar; esta mañana toda la prensa recalca su frase más hiriente: “Cuando no son los árbitros, son los árbitros”. No parece una declaración a tomar en cuenta por los comités. Pero, desde luego, el Valencia le ha hecho un gran favor a Mourinho: poco importa que el Madrid tampoco jugase anoche a casi nada ni que Cristiano dejase a un lado su condición de jedi blanco; ni siquiera Jonas será llevado al cadalso por haber pifiado media eliminatoria con dos goles cantados. El pim, pam, pum contra los árbitros lo eclipsa todo y, lo que es peor, cada semana da carnaza fresca a la prensa mediante rajadas extraordinarias o subliminales o con portadas de escuela Superdeporte. Este circo lo montamos todo.

 

 

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

Una respuesta a “Saber rajar”

  1. pronosticos deportivos dice:

    Llevamos viendo robar al Barcelona todo el año y por un partido en que se favorece al Madrid la que se está montando… harto de este fútbol pro-blaugrana

Deja tu respuesta