Blogs

Síndrome de ‘La Décima’

scale.jpg

Hugo Sánchez siempre fue considerado el rematador por excelencia por tierra, mar y aire hasta que llegó Bam Bam Zamorano para reinventar los saltos en suspensión. Durante años el Real Madrid encontró cabeceadores herederos del majestuoso Carlos Santillana que vivían en las alturas y meditaban el gol levitando sobre las defensas. Cristiano Ronaldo es digno de unirse a esa selecta elite, por de pronto casi extinguida. Su mecánica de salto resulta imposible porque, sencillamente, depende de una proeza de la genética. Lejos ya de disparar los misiles tomahawk con ambas piernas o de reventar cronómetros a base de zancadas propulsadas, Cristiano a veces saca su otra arma secreta, sólo recomendable para las grandes ocasiones; desde luego anoche lo era, tal como sufrió Pinto en la final de Copa de Mestalla o Peter Cech en la de la Champions de Moscú. Tanta admiración causó su salto de trampolín en las narices de Evra, que hasta el mítico Michael Owen no se cortó en twitter diciendo que el portugués era el futbolista más completo de la faz de la tierra.

Cristiano responde cuando más se le necesita, pero el problema o bendición del Madrid (todo es relativo, claro) es que siempre se le requiere. Cada vez es más entendible que Florentino Pérez sólo conciba el futuro del club con el permiso del líder portugués; sin embargo, al Madrid de lo cientos de millones le convendría espabilar al resto de la plantilla para que le echen una mano. Cristiano se vale solo para voltear rivales, aunque los hay puñeteros como el United que precisan de más ayudas. Justamente, las que no ofrecieron ni Benzema ni Higuaín, a quienes les ha salvado el momento crucial de la temporada: cada vez que juegan mal, el Bernabeu oye los susurros de Falcao, Cavani o el otrora querido Sergio Agüero. Por eso, sea cual sea el botín final, el presidente tiene decidido refrescar la delantera por el bien de Cristiano. Es una pena que el reconocimiento de un delantero sean tan ingrato como el de un portero: sus méritos quedan lapidados si los sucesivos no son igual de buenos. Y para mayor escarnio de los dos arietes merengues, Cristiano eclipsa a todos convirtiéndose en el mejor lanzador, pasador o rematador. Quizá el Madrid no tenga más remedio que accionar la última palanca colocando a CR7 de delantero centro; no sería una idea descabellada para el Camp Nou y Old Trafford. Porque ésas son las dos vidas que le quedan y debe jugárselas a tumba abierta.

Veinte días exactos tiene el Madrid para solucionar la temporada; de lo contrario, las disputas sucesorias en el banquillo pueden ser insoportables. La fatalidad le va a dar a Cristiano la oportunidad de entrar de veras en la leyenda blanca; el madridismo espera de él su mejor versión por enésima vez, salvo que la exhibición no admitirá errores, ni siquiera un empate que no sea a dos o más goles en ambos casos. Si el Madrid-United pintaba como el partido más trascendental de la era Mourinho, ni qué decir tiene el cartel que presentan los dos venideros. Ya no se trata de presumir de trofeos o hacerlo mejor que el Barça, sino de demostrarse a sí mismo que todavía infunde un respeto que parecía eterno. Lo último que necesita el Madrid es crearse en la cabeza el síndrome de ‘la Décima’ y repetirla en voz alta como un loco con una camisa de fuerza. Las Champions se ganan sabiendo competir, como el Chelsea del año pasado, o simplemente sacando el mejor fútbol. Por eso, el Barça parte como favorito cada edición, llegue o no a la final.

El consejo médico para el Madrid es que olvide la flagrante crisis de los octavos o la losa histórica de la volea de Zidane. Tiene fuelle para ser campeón, aunque todo dependa de cómo se levante Cristiano; pero también le sucede al Barça con Messi y no le ha ido mal. El secreto es que los blancos no se obsesionen con los clichés de siempre, tales como que la Champions es la competición fetiche o que el Madrid es rey de Europa por decreto. Al menos, Mourinho, un tío ajeno a la idiosincrasia  merengue, no lo cree así y sólo concibe ganar su tercera ‘orejuda’ peleando como el resto de los mortales. Hace tiempo que el Madrid dejó de estar por encima de todos, ése debe ser el punto de partida.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , , ,

2 respuestas a “Síndrome de ‘La Décima’”

  1. pronosticos deportivos dice:

    Muy buen articulo coincido en todo lo que dice, el Madrid no puede encomendarse solo a cristiano los demás deben sumar

  2. jalisco no te rajes!!! dice:

    La Decima son los padres!!!!!

Deja tu respuesta