Blogs

Los peligros del éxito

espana-vs-finlandia-e1363990448376.jpg

Morir de éxito. Siempre es la causa que amenaza a los equipos hartos de palmaditas en la espalda. Le sucedió al Barça de Rijkaard, al de Guardiola, y el de Tito también ha caminado al borde del abismo después de que la prensa lo encumbrara a los altares rompiendo récords. A la selección española también le ha afectado el síndrome; por eso, Del Bosque, viejo experto en los códigos del fútbol, siempre se ha desmarcado de tanto aplauso. El seleccionador no baja la guardia, incluso contra un grupo de amigos finlandeses cuya entretenimiento por Europa es recrear sin sentido el patapum parriba de Javi Clemente. Del Bosque discierne entre alabanzas y adulaciones porque, de repente, quienes no vacilaban en comparar a esta selección con el Brasil del 70 piden un cambio de actitud. Anoche en El Molinón la autocomplacencia planeaba desde el primer minuto: habíamos vendido un trámite menos atractivo que aquellos partidos contra la droga, obsesionados con la última campaña de estiércol de Mourinho y París en el fondo.

La historia de un Brasil-España en la final del próximo Mundial es, sin duda, el best-seller más reclamado. La prensa española activó la maquinaria nada más concluir la conquista de Polonia y Ucrania; no en vano, y para una selección que ha arramblado con todo en los últimos tiempos, un duelo contra Neymar o, quizá, Messi, es el último capítulo para concluir esta epopeya inimaginable hace un lustro. Por eso, a veces vienen bien curas de humildad como lo que nos ha dado el cándido Pukki con el gol más importante en la historia de Finlandia. Lo advirtió Maldini durante la retransmisión de Telecinco, “España está mareando el baón sin ritmo”; demasiados pases delante del autobús finés sin ninguna idea fresca. El tiqui-taca se oxidó de tanto usarlo, recordando el vacile que se pegaron Messi e Iniesta pasándose el balón hasta ocho veces en el clásico de las cuatro de la tarde. Tampoco a Del Bosque se le ocurrió exprimir el juego de bandas, de lejos el método más eficaz para hacer trizas el bloque de hormigón: Jordi Alba no desdobló lo acostumbrado y Arbeloa, bueno, suele ser un lateral correcto al que poco se le puede exigir de centro de campo para arriba.

¿Y ahora Saint-Denis? El gatillazo de ‘La Roja’ tampoco debe ser apocalíptico; al revés, debemos agradecer a Finlandia la dosis de morbo que le ha metido al cruce del martes. Acostumbrados a aguantar fases clasificatorias bastante coñazo, la cartelera del Francia-España se vende sola: ganar o morir. Pero España, por encima de cualquiera, se ha ganado la credibilidad absoluta hasta que la estadística diga lo contrario. Y, por cierto, los franceses aún tendrán que visitar Georgia y Bielorrusia, acabando con Finlandia en casa: no estéis tan seguros que ganará a todos. España, sí. No caben más advertencias…ni complacencias.

 

 

 

Comparte este post:
  • Meneame
  • Google
  • TwitThis
  • Facebook

Tags: , ,

Una respuesta a “Los peligros del éxito”

  1. pronosticos de futbol dice:

    El gatillazo de la roja viene provocado porque el próximo partido es Francia y una vez marcó Ramos empezarona a pensar ya en ese partido.
    O consiguen alli la victoria…o a la repesca

Deja tu respuesta