Blogs

Archivo de la categoría ‘Ginola’

“Tanto vídeo, tanta mierda y para nada”

Viernes, 28 Agosto 2015

tumblr_nh1qd9tdrc1rctpiwo1_500.jpg

“Quédense con un nombre: George Weah. La puede armar”. Benito Floro advirtió hasta diez veces a su vestuario de la amenaza desconocida. Ni un solo jugador de la primera plantilla había oído hablar del fenómeno que se agigantaba en el país vecino. Incluso, hubo un periódico español que entrevistó a Rappel para dar la exclusiva: ¿quién ganaría esa morbosa semifinal: Real Madrid o Juventus? “Es el año del Madrid”, profetizó el vidente. Poco importaba que los blancos tuvieran que lidiar en cuartos contra el desconocido Paris Saint Germain de Artur Jorge. Uno de los ojeadores del Madrid trajo una pila de vídeos a la vieja ciudad deportiva de La Castellana y comentó a Floro con cierta preocupación las dos trampas del enemigo anónimo. “Arriba juega un liberiano que podría esprintar los 100 metros y en la banda izquierda un malabarista del balón”. El entrenador merengue se quedó con la copla y, junto a su cuerpo técnico, consumió largas tardes en un cine para diseccionar a la presa. Manolo Sanchís sólo necesitó medio minuto de una cinta para enterarse de que iba a bailar con la más fea. George Weah corría con una zancada descomunal y en un contraataque podía desnudar al entonces capitán. Entre Ramis y él debían contener al delantero africano, atándole en corto y aplicando la mítica frase de otro ilustre central, Spasic: “Conmigo pasa el jugador o el balón pero nunca los dos”. A Nando, que jugaría de lateral derecho, le tocaba el otro marrón: frenar a un extremo espigado llamado David Ginola que mareaba el balón hasta descoser las costuras.

El miedo escénico de Valdano empequeñeció al PSG en el Bernabéu. Sanchís aprendió al dedillo sus deberes y, aplicando el manual de buen central, desesperó a un Weah que, a su vez, desesperó al árbitro con tanta queja. “Agarrarle la camiseta, incordiarle, tocarle las…pero no en modo literal”, el ex madridista todavía recuerda su marcaje piel a piel con el liberiano. Recuperando fragmentos del partido, Sanchís imitó a aquel Chendo que secó a Maradona en la semifinal Madrid-Nápoles del 88. Los que suspendieron fueron Ramis y Nando, incapaces de robarle la pelota a Ginola. Afortunadamente, el centro del campo parisino se cortocircuitó antes de que el extremo desplegase el Circo Del Sol entre sus piernas. Bernard Lama, el portero de pantalones largos, detuvo tres y encajó otros tres. Fue el mejor de los suyos y, al acabar el partido, espetó en un corrillo de periodistas que ahora les tocaba jugar en “su Bernabéu”. ¿Hablaba en serio? Las carcajadas de los reporteros apuntaron a vacilada. Nadie intuía la emboscada que se preparaba en El Parque de los Príncipes. El 3-1 de la ida había relajado tanto al Madrid que, incluso, el presidente Ramón Mendoza insinuó a los familiares de sus directivos que acudiría a la elitista tienda Hermés de París para ir de punta en blanco al palco presidencial. Nunca se llegó a contrastar la información.

La caldera parisina no bulló hasta que Weah colocó un cabezazo suicida en la escuadra de Buyo. La bronca entre Ramis y Nando alcanzó proporciones bíblicas hasta que Míchel, agazapado en el primer palo por donde el balón entró como un mísil, puso la paz. El Madrid espabiló con un Bam Bam Zamorano muy espídico ante las paradas felinas de Lama. Fue entonces cuando llegó el fatídico minuto 80: la defensa blanca achicaba cualquier fuga de agua hasta que Ginola cazó un trallazo que rompió la red. El estadio, los Campos Elíseos y la Torre Eiffel patas arriba en una noche histórica en París. El Madrid se desangró con un tercer gol; Zamorano lo sacó de la U.V.I casi en el descuento y otro cabezazo mortal del PSG volatilizó al equipo español. Artur Jorge había obrado el milagro y el Madrid perdió porque ni un solo futbolista repitió las chuletas personalizadas preparadas por el cuerpo técnico. “Tanto vídeo, tanta mierda, y para nada”, soltó Benito Floro en el avión de vuelta. “Al menos hemos puesto en órbita a estos parisinos, míster”. Sólo Míchel (siempre él) se atrevió a soltar la gracia.