Blogs

Archivo de la categoría ‘Juande Ramos’

Se quedaron cortos

Lunes, 4 Mayo 2009

barca.jpg

Fueron seis pero lo justo es que hubiesen sido siete, ocho o nueve. Aunque si el Barça los hubiese necesitado, los habría marcado.  El sentido común imperó en el Bernabeu y el Barcelona se mofó de la admirable bravura blanca, del cansino canguelo mediático y de todos aquellos ilusos que aventuraban un descalabro azulgrana. Por lo menos, el Madrid tiene que agradecer a su eterno rival haber despertado de una vez por todas de ese sueño vano y dañino. El madridismo se ha dado cuenta de que ni hay plantilla ni dirección deportiva ni un tío serio que gobierne un club descabezado desde hace tres años. El tortazo ha sido morrocotudo pero ha servido en bandeja la próxima catarsis merengue. La humillación histórica ha destapado la podredumbre de un club marchito y desconsolado. Ni siquiera las dos ligas consecutivas han atenuado el coma profundo que sufre la entidad desde el cuarto año de Florentino. Precisamente, el ex presidente es el más capacitado, por no decir el único, para emular a Laporta y volver a reunir a un grupo de cracks mundiales. Los socios claman por ello.

Del partido no hay mucho que comentar. Bueno, sí, once o doce jugadores del Madrid no pueden jugar ahí el próximo año. El chorreo del Bernabeu no puede quedar impune y si alguno tuviese vergüenza propia, debería pedir el cese. Es el caso de Cannavaro, que desde hace meses pasa olímpicamente de lo que sucede en su club. Si la próxima temporada vuelve a Italia,  será perfecto para él, y si se queda en Madrid, igual de bien. Su edad y su rendimiento indican que debería abandonar España ya. Luego está Heinze, un defensa ‘florero’ que lejos de aportar, ayuda más al rival de turno.

Comentario aparte merece el clan de los holandeses. Jugadores que siempre han alardeado de una profesionalidad intachable, han venido de paseo a Madrid. Robben ha acabado con la paciencia de todo el mundo; Huntelaar se irá como vino, sin pena ni gloria; Van der Vaart ha sido, con diferencia, el pufo de la Liga, y por último, Sneijder y Drenthe también saldrán por la puerta de atrás apenas lleguen ofertas aceptables por ellos.

El gran capitán, Raúl, vislumbró el sábado el ocaso de su carrera. El ‘siete’ ni apareció por el campo y quizá una derrota tan aplastante como la del Bernabeu le habrá hecho meditar su retirada. No obstante, quien debería aprender de Raúl es su amigo Sergio Ramos. El sevillano salió atontado y así le fue: Henry se rió en su cara cada vez que arrancaba por la banda derecha del madridista.

En el duelo de banquillos Juande Ramos demostró lo que la grada había murmurado durante estos meses: muy buen entrenador para ganar a rivales de medio pelo pero mal fajador ante los grandes. Con el Barça y el Liverpool ha perdido los dos partidos y al Atlético tampoco le pudo ganar. Además, su homólogo Guardiola le dio un auténtico repaso. La única posibilidad que albergaba el Madrid para hacer algo era jugar agazapado en su campo pero Juande quiso jactarse de valiente y preparó un partido a cara de perro. El resultado saltó a la vista. Es como si alguno de vosotros propusierais pegaros a mamporros con Mike Tyson. En fin, un suicidio mayúsculo.  

 

El desafío

Sbado, 2 Mayo 2009

el-desafio.jpg

Quizá sea el mejor partido que se pueda ver en Europa con permiso de una supuesta final de Champions Barça-Manchester. Quién diría a la vuelta de navidad que Madrid y Barcelona se jugarían en el Bernabeu esta Liga de récords. Porque ambos equipos ya serían campeones en cualquier campeonato del continente. Pero esta noche no habrá consuelo para el perdedor. Un empate o una victoria de los de Guardiola, sentencia el título a su favor porque la diferencia sería inalcanzable en las siguientes cuatro jornadas. Además, los números estratosféricos de Juande Ramos se borrarían de un plumazo puesto que, para el madridismo, un año aciago significa fracaso rotundo, aun habiendo ganado diecisiete de diecinueve partidos.

La otra posibilidad, la que todos los futboleros ansiamos en aras de la emoción, es que el Madrid vuelva a tirar de esa bravura que ha estigmatizado y se lleve el clásico. El equipo merengue es pura psicología y una hazaña en el clásico le insuflaría un optimismo exacerbado y muy difícil de eliminar. Valencia y Villarreal se quedarían diminutos ante un equipo catapultado a la victoria final. Por eso, el partidazo llega en el momento idóneo, con todo por ganar y todo que perder.

Será un partido de detalles, de jugadores providenciales. Si escudriñamos la idea futbolística de los dos equipos, todos los indicios apuntan a un dominio soberano del Barcelona y a un Madrid agazapado en su campo y con el motor de inyección listo para contraatacar. El concurso de Lass se antoja fundamental porque su cometido será el de nublar los propósitos de Iniesta y Xavi. Pero Diarra no estará solo, Gago será su escudero, el interlocutor entre su zaga y el francés.

A Heinze le ha tocado la china. Él es quien deberá colocar el collar a Messi. El crack argentino decepcionó ante el Chelsea y hoy tiene una nueva oportunidad para reivindicar su grandeza. Por otra parte, Robben será duda hasta última hora, pero, por si acaso, Guardiola le ha puesto un muro delante con Keita primero y Abidal después. Mientras, Raúl y Eto’o no parece que vayan a sufrir marcajes pegajosos. A ellos se les ha encargado el remate final. Y no me olvido de Higuaín. El Bernabeu le brinda una ocasión inolvidable para meterse en la selección argentina por méritos propios. Ya veis, demasiadas pinceladas para un único partido. Comienza el desafío.

Semana decisiva

Lunes, 20 Abril 2009

El bucle no para. Cada jornada es la misma película. Gana el Barça y a continuación lo hace el Madrid. Menos mal que esta semana llegan duelos de cierta enjundia que podrían decidir la Liga de una vez por todas. Del fin de semana, el Barça hizo lo que quiso con el Getafe y  los merengues mejoraron algo su juego en Huelva. Por cierto, el egoísmo de Robben roza el escándalo. Deberían darle una pelota sólo para él y que se vaya a chutar contra una pared. El holandés se ha acostumbrado a empezar y acabar las jugadas en sus botas. El recurso de pasar el balón a un compañero únicamente lo vislumbra en casos extremos. Pero en fin, Robben es el más desequilibrante de la plantilla y su concurso es vital para este Madrid. Ya rendirá cuentas al final de temporada a quien tenga que hacerlo.

Mañana vuelve el fútbol en una edición que se antoja decisiva. El Barcelona recibe al Sevilla el miércoles sabiendo si el Madrid se le ha acercado en la tabla. Los blancos acogen mañana a un Getafe que busca el milagro. No obstante, no parece que los ‘azulones’ puedan desmontar el fútbol parsimonioso, simplón aunque fiable de los merengues.

Si el Barcelona gana al Sevilla, me atrevería a decir que ya tenemos campeón. La distancia de seis puntos con el Madrid proporciona a los azulgranas un colchón bastante mullido como para poder dejarse un puñado de puntos. Además, a día de hoy es más probable que el Barça salga menos dañado que su eterno rival de la batería de partidos que se les vienen encima. Al Madrid no se le han dado bien los partidos gordos este año. En la primera vuelta perdió en el Camp Nou y contra el Sevilla, mientras que el Atlético de Madrid empató en el Bernabeu con Juande de entrenador. Con toda franqueza, si el Madrid supera al Sevilla, Valencia y Villarreal en El Madrigal, habrá conseguido una proeza.

Y dentro de dos semanas el superclásico en la capital con el Barça de favorito. Si para entonces el Madrid no se ha aproximado al líder, dudo que la victoria sea blanca. Y todo eso, con los culés jugándose las semifinales de Champions contra el Chelsea. Pero ya se ha visto que el Barça tiene plantilla para rato. De todos modos, ahora es cuando comienza lo apasionante

Estupideces

Lunes, 13 Abril 2009

El mismo cuento de cada lunes: gana el Barça sin esfuerzo y también lo hace el Madrid con su habitual racanería. Tendremos que esperar a una nueva jornada para saber si los azulgranas son en definitiva infalibles o por el contrario, la tozudez de los merengues mantiene la gracia del campeonato. No me atrevería a inclinarme por ninguna de las dos opciones. El Barça no necesita aplicarse para sacar adelante sus partidos. De momento, le sobra con apretar el acelerador cuando la situación lo requiere. Ante el Recre bastó un minuto para asegurar la victoria. La duda estriba en saber si Guardiola y sus chicos tendrán fuelle para alternar las semifinales de Champions (los cuartos ante el Bayer están más que sentenciados) con la paliza de enfrentarse a Sevilla, Valencia, Madrid y Villarreal sucesivamente. Todo apunta a que sí pero a estas alturas de temporada los partidos son a cara de perro.

La historia es que mientras juegue Iniesta, los resultados no peligrarán. El exquisito y generoso centrocampista se está ganando a pulso ser el mejor jugador de la Liga. Messi ofrece espectacularidad pero Iniesta se ha convertido en el motor de propulsión del equipo. Pocos futbolistas del campeonato pueden presumir de saber jugar al fútbol y éste es uno de ellos.

A fogonazos subsiste el Madrid. Juande ha desistido de intentar algo diferente. Con sumar puntos le es suficiente y además, le trae sin cuidado si la afición se aburre en el Bernabeu. Al técnico manchego le trajeron con premura para levantar un equipo deshecho en mil pedazos y lo ha recompuesto a su modo: serio pero sin gusto, ordenado pero previsible y fiable sin iniciativa. El Madrid funciona sin poseer el balón porque cuando lo tiene, no sabe qué hacer con él. Lo que le encanta es contraatacar y ejecutar al rival cuando está extenuado. Esto vale para remendar la actual coyuntura pero la hinchada no va a tolerar otra temporada así.

Guti volvió a exhibir su constante incongruencia. Se sacó de la chistera un pase a genial a Robben en el segundo gol y sin ton ni son cometió una falta estúpida que le valió la tarjeta amarilla y no poder jugar en Huelva el próximo domingo. Así es el ‘14’, a algunos les gustará y a otros no. Seguro que Juande no se rió mucho con la tontería de Guti.

Y por último, otra estupidez, o más bien falta de tacto o de buenas maneras. Sergio Ramos, sancionado ayer por acumulación de tarjetas, acudió al estadio para ver a sus compañeros y al descanso se marchó a Las Ventas. Cualquiera con dos dedos de frente y amante de la tauromaquia habría hecho lo mismo dado el sopor del Bernabeu, aunque cualquiera no es jugador del Real Madrid. A Ramos le importó un comino que sus compañeros estuvieran jugándose la Liga. Su compromiso con su equipo ha quedado bajo sospecha.  

Oda a Fabio Capello

Lunes, 6 Abril 2009

Ganar sin hacer absolutamente nada. Sin duda, el Barça ha aprendido al dedillo el estilo del Madrid.  Así lo demostraron los azulgranas en Valladolid, con un equipo cansado por los compromisos de sus internacionales y pensando de nuevo en la Champions. Está claro que a estas alturas de la temporada nadie va a exigir a Guardiola más demostraciones circenses. Basta con sumar puntos en Liga y superar los envites de Europa. Y para eso, este Barça pragmático tiene el privilegio de contar con Eto’o, su certificado de garantía arriba. Bien podría Laporta volver a juguetear con el futuro del camerunés el próximo verano: está comprobado que disponer de un Eto’o enrabietado resuelve los problemas de gol.

A quien tampoco se le puede reprochar nada es a Juande Ramos. Con los poquísimos recursos que le han entregado, está dando más guerra de la que pensábamos. El manchego está exprimiendo al límite su coartada perfecta: este equipo nunca podrá dibujar buen fútbol (axioma elemental de Fabio Capello).  Por tanto, el Madrid se ciñe a la victoria y punto final. Ya vendrá otro al que le endilguen eso del ‘fútbol total’.Aunque para ello, habrá que traer a Cristiano, Kaká o alguien que pueda excitar a un graderío más que hastiado.

Y qué contar del Atlético. La misma película de siempre. Sus partidos son puro azar sea quien sea el entrenador. Da igual que los rojiblancos se desboquen al ataque o se hacinen en su área, el resultado siempre será imprevisible. Lo que no es mala suerte es su defensa verbenera. Si el club no se molesta en fichar zagueros fiables, las consecuencias son caóticas. Cuando no es Heitinga, la pifia Ujfalusi y si el checo no falla, ya se encarga Pablo Ibáñez de rematar el desastre. Las meteduras de pata en el Atlético no tienen fin. No me extraña que Maradona suplique al Kun que emigre de Madrid lo antes posible. En este equipo es imposible granjearse buena fama.

Quien tiene muy mala pinta es el Getafe, que nunca se había visto con el agua al cuello a estas alturas de la Liga. Víctor Muñoz no ha sabido comulgar con sus futbolistas, los cuales, atenazados por los nervios, no están respondiendo a las expectativas de Ángel Torres. De olfatear las semifinales de la UEFA y un par de Copas han pasado a batirse el cobre con el Recreativo para eludir el descenso. Y para mayor escarnio, el ‘Geta’ encara a partir de ahora a Sevilla, Barça y Madrid. La disyuntiva es clara: salir de la terna sentenciado a Segunda o sobrevivir para jugarse la vida en el  esprint final del campeonato.

Eterno caso Guti

Jueves, 26 Marzo 2009

guti.jpg

Al poco tiempo de fichar por el Real Madrid, Ronaldo confesó que el jugador que más le había impresionado del equipo, aparte de Zidane, había sido Guti. El crack brasileño tan sólo corroboró lo que muchos piensan aún: el ‘14’ siempre ha sido uno de los más talentosos de la plantilla. Suyos son cantidad de pases memorables, asistencias entre líneas inverosímiles y detalles estéticos de agradecer.  Pero eso no le ha bastado para consagrarse ni dentro ni fuera del club.  

El caso de Guti es peculiar. Con una técnica cuasi perfecta, el madrileño ha ayudado en mayor o menor medida a conseguir Ligas y Champions. Sin exhibir nunca la vitola de protagonista, Guti se ha convertido en un magnífico actor de reparto. El problema es que su entorno siempre le ha exigido rayar a la altura de lo que es, un superclase, pero él no ha querido asumir tal disposición. No es casualidad que Guti nunca haya sido titular indiscutible en ninguna alineación desde que debutó, allá por finales de 1995. Ni que sólo haya sido convocado quince veces con la selección. Parece evidente que su problema es una cuestión de actitud.  Por eso, Raúl es Raúl, Guti es Guti, y cada uno está donde le corresponde.

Resulta que ahora, cuando más necesita el Madrid a Guti, surgen desavenencias entre Juande Ramos y él. De otro modo, no se explica por qué no fue convocado ante el Almería y por qué Michel Salgado reconoce públicamente que entrenador y jugador deben resolver sus diferencias. Por el bien del equipo, Guti tiene que volver a centrarse en las diez finales de Liga que le quedan.

Da la sensación de que a Guti siempre le ha faltado un partido memorable; exhibir su juego celestial en un duelo de los buenos  y por supuesto,  resonar su nombre en las tertulias deportivas. Sin embargo, Guti es un chico ciclotímico, hoy genial y mañana decepcionante. La intermitencia de sus actuaciones le ha acomplejado de tal forma que nadie espera algo más de él en los pocos años que le quedan de fútbol. Sería una auténtica pena que Guti se retirase sin que los futboleros recordáramos un partidazo suyo, de esos que enamoran. No obstante, todavía está a tiempo.  

 

Mucha baratija y ni un solo diamante

Viernes, 13 Marzo 2009

Juande Ramos se extraña del pesimismo que estos días envuelve a su equipo por haber tenido una mala semana tras diez victorias consecutivas. Claro, visto así de simplón, no le falta razón al técnico del Madrid salvo en un pequeño detalle: alguien del club, quizá debería ser Raúl, haría bien en explicar a Juande que esta ‘mala’ semana ha tirado la temporada prácticamente a la basura. Y lo que es peor, la vergüenza de Anfield ha mancillado la lustrosa leyenda europea de quien ha ganado nueve Copas de Europa, ni más ni menos. Quizá Juande aún no comprenda la dimensión del club que le ha contratado. No basta con resignarse y justificar que el Liverpool fue mejor: con la actitud de los jugadores en las Islas, cualquier oponente habría sido mejor.

A Juande se le trajo para diagnosticar un problema y resolverlo. Parecía que la racha inmaculada del equipo había esfumado todas las preocupaciones, pero esa ‘mala semana’ ha redescubierto el mal endémico que azota al Madrid: la obstinación en el modelo equivocado. La salida de Florentino fue el pretexto idóneo de Calderón para malmeter contra la contratación de megaestrellas. Defectos como la prepotencia, vanidad o soberbia de algunos ‘Zidanes’ jamás reaparecerían con esta junta directiva. La solución eran jugadores sin ínfulas de cracks. Tres batacazos consecutivos en Europa han desengañado a la afición. Sin los mejores no se ganan Champions. E inexplicablemente, un Madrid que despilfarra dinero como si no costara, no tiene un futbolista de referencia. Al margen está Casillas, pero sólo con un portero no se hace algo grande.

Dos ligas seguidas han camuflado el resquebrajamiento del modelo deportivo del Madrid. Cierto es que el año pasado la superioridad del equipo en el campeonato fue aplastante y tal mérito perdonó otro desliz en el torneo continental. Sin embargo, la humillación de Anfield y, sobre todo, la sensación de que la Liga pasa por un suicidio utópico del Barça han revelado que la clase media de la plantilla no da la talla en el Madrid. La fijación obsesiva por fichar holandeses no ha dado sus frutos. De los más esperados, Sneijder parecía que sí valía pero ha caído en un desdén físico alarmante y Robben juega a su capricho a sabiendas de que es el más talentoso del grupo. Luego están los Metzelder, Torres, Saviola, Heinze, Javi García, Parejo o Fauvert, quienes por unas o por otras juegan mal o están de relleno. Y por ello, Juande enfoca los partidos con lo poco de que dispone: mucha baratija y ni un solo diamante. Así es imposible.  

Chorrea, chorrea

Mircoles, 11 Marzo 2009

iker.jpg

Chorreos aparte, la humillación de anoche ha reventado la burbuja de la falsa ilusión. Este Madrid ni es capaz de hacer algo importante en Europa, ni tiene actitud y aptitud para coger al Barça en la Liga. La penosa actuación de Anfield, que pasará a los anales de la historia menos blanca de los merengues, ha descubierto las penurias de un equipo maltrecho. Hacía falta un rival de cierta reputación para cerciorarse de que el Madrid no es, ni de lejos, uno de los ocho mejores equipos del continente. Ni siquiera simula ser un equipo aunque durante dos meses aparentarse ser un grupo ordenado. Pero cuando llegan retos en los que hay que dar la cara, los futbolistas se acongojan, desconectan o buscad vosotros alguna razón lógica. Yo no la encuentro.

Se suponía que el Madrid, jugase quien jugase, mantenía esa idiosincrasia que le ha hecho glorioso. En los grandes escenarios era donde su leyenda se agigantaba. Pero eso fue hace años. Dicho y hecho: cinco eliminaciones consecutivas en octavos de final han ennegrecido una década que nos dio la bienvenida con aquella volea estelar de Zidane. Y precisamente ahí estriba el gran mal del club.

Antes eran ‘Zidanes’, ‘Ronaldos’ y ‘Figos’. Ahora, con Raúl y Casillas intentando tirar del carro sin auxilio, nos hemos malacostumbrado a ‘Gagos’, ‘Drenthes’ ‘Sneijderes’, ‘Heinzes’ y ‘Robbenes’. Es lo que hay y con esto, la plantilla no da para más. Sí, se han ganado dos ligas seguidas pero no basta. Nunca es suficiente para el club más laureado del mundo. Las extrañas y sibilinas contrataciones que han hecho Mijatovic y sus adláteres no han hecho sino menguar la calidad futbolística del equipo. Pedja sabrá seguro que para ganar la Champions hacen falta dos o tres estrellas que sobresalgan del resto. Y el Madrid no tiene absolutamente ninguna. Bueno, ninguna no, por supuesto que está Iker. Pero a lo que vamos, una de dos: o Messi, Crisitiano o Kaká juegan para ti, o más vale que tengas un equipo que funcione como un reloj suizo, ¿quién no se acuerda del Oporto de Mourinho?

Juande sigue sin demostrar que los partidazos no son lo suyo. Anoche el Madrid pudo tomar buena nota del repaso que le dio Rafa Benítez; al presidente Boluda se le habrán quitado las ganas de hace el canelo ante los micrófonos como tanto le gustaba a su antecesor y los capitanes de la plantilla habrán salido convencidos tras la goleada de que urgen elecciones inminentes para que el vencedor tenga tiempo de montar un equipo que ilusione de verdad y se haga respetar. Y este Madrid no lo es para nada.  

 

El síndrome de Fernando Torres

Lunes, 9 Marzo 2009

sindrome-torres.jpg

Vale que el Madrid empató en fuera de juego, vale que el penalti de Sergio Ramos al Kun fue clamoroso y vale que Juande Ramos sirvió en bandeja la victoria al Atlético merced a un planteamiento de chiste. Pero la única conclusión obvia es que los rojiblancos sufren un inexplicable complejo de inferioridad respecto a sus vecinos. Da igual que el Atleti cuaje el partido de su vida o tenga enfrente a un Madrid moribundo, la impotencia es la misma. Lo fácil sería decir que los colchoneros nunca lo tendrán tan fácil pero sólo hace falta husmear un poco en la historia de los derbis para cerciorarse de que al Atlético siempre le entra el vértigo cuando puede sentenciar. Agüero es fiel testigo de ello.

El Kun tiró a la basura la magistral actuación que ofreció ante el Barça. Dispuso de tres clarísimas ocasiones para cerrar el partido pero Casillas le dio la tarde.  El síndrome de Fernando Torres se ha apoderado del ariete argentino, quien desde que aterrizó en el Manzanares nunca ha podido henchir el pecho contra el eterno rival. A Torres le ocurrió lo mismo y tal leyenda negra le perseguirá siempre, o por lo menos, hasta que pueda redimirse, ¿será el próximo martes en el Liverpool-Madrid? Pero volviendo a Agüero, el Bernabeu le brindó una oportunidad inmejorable para agrandar su racha triunfal y la estrella rojiblanca la desperdició. Fue generoso en el esfuerzo, ayudó al equipo pero falló en su primer cometido: el gol.

Aparte del Kun, el derbi dejó al Atlético como absoluto dominador. En la primera parte, los de Abel Resino se plantaron mejor que el Madrid y en la reanudación se aprovecharon mejor del batiburrillo generado por los despropósitos de Juande Ramos. Porque la táctica inicial del Madrid mosqueó a todos, incluido el Atleti. Nadie sabe qué intentó el entrenador manchego colocando a Lass en el lateral pero es ilógico que moviese varias posiciones para sustituir a Pepe en el centro de la zaga. Con Ramos en ese puesto y Salgado o Miguel Torres en el lateral derecho, sobraba. No lo vio así Juande y su rectificación durante la segunda parte empeoró el rendimiento del equipo.

Gran culpa de la nulidad del Madrid la tuvo Guti, que aún no encuentra el ritmo que necesita imperiosamente su equipo. Ayer se borró del juego y sus compañeros no encontraron alternativas en ataque. También es cierto que el centrocampista madrileño estuvo pendiente de echar una mano a Gago en defensa, y claro, así Guti no brilla. Por tanto, no es de extrañar que en Liverpool el ‘14’ blanco esté flanqueado por Lass y el mismo Gago.

En resumen, el Atleti sigue negado en los derbis y ese fantástico Madrid que había ganado diez partidos consecutivos, se ha vuelto a atascar en un partido de cierto empaque. Quizá sea casualidad pero Juande no ha ganado ninguno de los tres envites serios que se le han presentado: en el Camp Nou acabó deponiendo las armas, al Liverpool no supo perforarle y ayer empezó mareado el derbi por su incertidumbre táctica. A ver si a la cuarta (en Anfield) es la vencida.

Atleti: único en su especie

Lunes, 2 Marzo 2009

aguero-messi.jpg

Tenía que ser el Atleti el que volviese a abofetear al Barça y, encima, con un tortazo en toda regla. Porque la afición rojiblanca estaba de uñas con los jugadores; porque el Kun andaba más pendiente de asuntos paternos que de menesteres profesionales y porque la mística de este club, esa del equipo que es capaz de lo mejor y lo peor, no podía fallar. Y vaya si no lo hizo. Otro Atlético-Barça para enmarcar, de taquicardias, risas y llantos. Para los colchoneros ha sido un chispazo dentro de su sempiterna depresión y para los culés, otro síntoma ostensible de que su fútbol se ha gripado. Guardiola sigue negando la evidencia y el Madrid se congratula de que en Can Barça justifiquen cada pinchazo. Resultado: el Barcelona de los récords ha permitido que un Madrid que agonizaba hace dos meses le infunda un temor de espanto. La misma historia que con Capello, sólo que entonces Ronaldinho, Deco y Etoo hicieron del vestuario un polvorín y hoy las causas son meramente deportivas.

El Barça temía el día de ayer. Xavi dijo la semana pasada que sólo el Madrid podría remontar doce puntos. Quizá al gran capitán se le olvidó apuntar que, aparte de los blancos, sólo el Atlético de Madrid podría jorobar el ánimo de los barcelonistas. Y precisamente, los rojiblancos no desperdiciaron su ocasión. Eso sí, el cachondeo con que se toman las defensas estos partidos es casi patológico. No es normal que Messi marque gol entre cuatro zagueros e inmediatamente después calque una jugada idéntica con los mismos protagonistas. También extraña que Valdés haya cogido un temor atroz a los disparos de treinta metros y que Puyol siga buscando su cadera tras el mismo regate que le hizo Agüero justo hace un año. Claro, para el espectador todo esto es fantástico pero para los entrenadores, una broma de muy mal gusto.

El Kun se salió, como no podía ser de otra manera ante su rival preferido. Pero ahora no hay que dorarle la píldora durante toda la semana, al igual que antes tampoco merecía las reprimendas de parte de su hinchada. Agüero ha aprendido a ser brillante pero inconsistente, es lo que tienen algunos genios. Y aunque poco a poco irá adquiriendo madurez, el Atlético no debe cometer con el argentino los fallos que sí perpetró con Fernando Torres. El Kun es muy importante en la plantilla pero no el único.

Con todo, la próxima jornada nos ofrecerá un apasionante derbi madrileño en el que los rojiblancos se han ganado el derecho a soñar. Sin embargo, la victoria de ayer del Atlético supone más inyección de moral para el Madrid que para  los propios atléticos. Juande Ramos ha asumido que cualquier desliz, por mínimo que sea, daría vida al Barcelona, mientras que el Atleti aún dispondrá de varias papeletas para el ‘gordo’ de la Champions. Total, que esta semana va de psicologías: en Madrid, sesiones para frenar la euforia y la ansiedad porque llegue el sábado y en la Ciudad Condal, terapias de grupo para levantar los ánimos, ¿cuál será más efectiva?