Blogs

Archivo de la categoría ‘Mario Götze’

Mario Götze, de proscrito a héroe nacional

Lunes, 14 Julio 2014

gotze.jpg

Mario Götze era hasta ayer ciudadano proscrito en Dortmund. Jugó allí desde los nueve años hasta que el todopoderoso Bayern de Munich le dobló el salario dándole cariño de estrella. Fue entonces cuando la grada vertical del mítico Westfalenstadion quiso hacerle vudú a base de amenazas a él y a su familia. Götze había traicionado a su club de siempre porque quiso ascender en la vida; sin embargo, Pep Guardiola no ha sabido (o querido) encajar en su galimatías táctico al prototipo de futbolista alemán del futuro. “Sal ahí y demuestra que eres mejor que Leo Messi”, le susurró al oído Joachim Löw instantes antes de saltar al césped de Maracaná: no era una arenga cualquiera sino la punzada que necesitaba Mario para herir su orgullo y enseñar a su nación que el Bayern acertó fichándole tanto como Jürgen Klopp tutelando su carrera. Götze es de esos genios impasibles que a veces tardan un rato en entrar en acción y ayer no fue la excepción, porque durante un buen puñado de minutos, lejos de aliviar a su equipo cogiendo el balón, se movió por el verde sin cabeza ni corazón, como un ‘pecho frío’ argentino.

La máquina de ingeniería alemana se desactivó desde que Argentina se acogió al estilo Mourinho y defendió su bloque con cemento armado dejando suficiente pólvora para sus pistoleros. Lástima para todos ellos que se les encasquillaran los revólveres porque, paradójicamente, la selección con más gol del campeonato sufrió su talón de Aquiles precisamente en la delantera. Se había dicho que los argentinos tenían los mejores goleadores, un pésimo centro del campo y una defensa algo potable. Pues resultó que Mascherano fue el mejor del campeonato, a pesar de que la mano de Julio Grondona, presidente de la AFA, es demasiado alargada y Messi fue nombrado por sorpresa MVP de Brasil. El barcelonista no se ha estado reservando para Maracaná. sencillamente su físico no da para más desde que prescindió de los servicios particulares de Juanjo Brau, el recuperador por excelencia del Barça que lo había mantenido a tono estos últimos años. Le cuesta moverse por el campo como si recién acabase un banquete romano en el túnel de vestuario, y el único indicio que sugiere que sigue siendo Leo Messi son sus arrancadas esporádicas que dejan atrás unas cuantas piernas. Con algo de reprís, Messi habría vuelto loco a Hummels toda la noche. Y qué decir si hubiese jugado el lesionado Di María. Menos mal que Boateng alardeó de físico y actuó como dos o tres centrales a la vez: el mejor de la Mannschaft en la final y quizá también mejor jugador del partido, a pesar de los nombramientos extraños de Blatter y sus gerifaltes.

Messi falló la ocasión de inmortalizarse como el sucesor definitivo de Maradona, e Higuaín volvió a etiquetarse como el delantero del ‘casi’. Un error clamoroso tras otro sólo podía leerse entre líneas como que Alemania nunca muere. Al tran tran, jugando sin las revoluciones del histórico 1-7 a Brasil, los alemanes movieron el balón oscilándolo como un equipo de balonmano, esperando su ataque. Su ‘tiqui-taca’ se parecía a la versión oscura española: mucho sobe de balón sin terminar la jugada. Argentina les planteó un partido a cara de perro sin permitir a Löw ordenar el ‘ataque relámpago’ que machacó a los anfitriones.

El desenlace no podía pintar más traumático: sólo una cagada en toda regla o el gesto e un genio podían romper la baraja. Rodrigo Palacios tuvo delante de sus narices la ocasión de Robben a Casillas en la final de Sudáfrica y no supo reventar el balón. Pero Götze sí supo bajar un centro bombeado de Schürrle para machacar la red de Romero. De proscrito a héroe nacional, es el destello del alumno aventajado llamado a liderar la próxima generación alemana, una más que, por supuesto, llegará a cualquier semifinal como mínimo. Y es que en los últimos treinta años, Alemania tiene el gen competitivo del fútbol mundial. Con o sin trofeo, siempre nos quedará la Mannschaft.