Blogs

Archivo de la categoría ‘ronaldinho’

El quinto rey del fútbol

Jueves, 7 Mayo 2015

1430945749_261174_1430992027_noticia_normal.jpg

“Messi es increíble, pero en la mesa de los grandes Pelé es el mejor. Cuando hablo de fútbol yo lo saco a él de la lista, porque era un extraterrestre. Saltaba a cabecear y Rattin, que era altísimo, le llegaba a los huevos. Imposible”. Es el maestro César Menotti en una entrevista para la revista El Gráfico en enero de 2014. Entonces, medio mundo chismorreaba del Leo Messi abatido, cansado, que deambulaba por los campos con grilletes en los pies y arcadas desde el esófago. No era el momento de meterle con calzador en el olimpo de los dioses; no sin haber devuelto a Argentina el carisma que un día le dio a la nación el más grande entre los grandes. Y eso sólo lo conseguiría con una Copa del Mundo. Precisamente, esa instantánea en Maracaná recogiendo con repugnancia e injusticia el trofeo al mejor jugador del Mundial fue la colleja que le hizo espabilar el pasado verano. Leo había vivido dos años incómodos, señalado por su apatía y sin recibir, ni siquiera, una palmadita en la espalda por romper la barrera del sonido durante la gran depresión post Guardiola. La Liga de ‘Tito’ Vilanova la clausuró con 46 goles, pero como si hubiera clavado cien: el Bayern de Heynckes roció al Barça con napalm (7-0, ¿se acuerdan?) y así permanece en la retina. Y el año pasado, con ‘Tata’ Martino, el Titanic chocó frontalmente contra el iceberg: lo que no sabía el Barça es que ese iceberg era Messi. “Si él no corre, el vestuario tampoco lo va a hacer”, dice Menotti.

El pacto de no agresión entre Luis Enrique y Messi es la prueba del algodón de que a los astros no se les puede atar en corto. Una sola genialidad compensa cualquier capricho o pataleta de estrella de rock, y el asturiano se ha esforzado en entenderlo para no ser el entrenador más fugaz que recuerde el club. “El Barça es Messi, es un riesgo pero bendito riesgo”. Lo acepta Bartomeu, no lo quiso entender Sandro Rosell y quiere volver a reivindicarlo como un trofeo propio Joan Laporta. Sí, Neymar pinta a futuro Balón de Oro y Ronaldinho amenazó con levantar una buena pila de ellos, pero ambos rinden pleitesía a la ‘pulga’. El primero porque es su nuevo socio de diabluras, de las que nunca habría imaginado en Brasil; y Ronaldinho desde su retiro dorado en México sigue profesándole admiración vía twitter. La reflexión lapidaria la soltó hace tiempo Roberto de Assis, hermano y representante de la ex estrella azulgrana: “Éste (Messi) la va a liar bien liada”. Tampoco hacía falta ojo clínico para intuirlo. Quizá lo dijo por la resignación de aceptar la caída del juguete roto de su hermano o, más bien, por el trato paternalista (de mago a discípulo) con el que Ronaldinho abrió camino a Messi.

El segundo gol de Messi da lustre a la atrevida comparación de Menotti que todavía mosquea a la iglesia maradoniana (existe de verdad): “Messi está al nivel del mejor Maradona”. Poco a poco esas palabras mayores se empequeñecen, porque sólo D10S es capaz de excitar a un estadio entero y sobreexcitarlo instantes después. Jerome Boateng, que no tiene ninguna culpa de la furia de Messi, está en boca de cualquier tertulia de barra de bar. Le sucedió como a Alkorta en su día con Romario o a Miguel Ángel Nadal con Caminero, defensas que un día contarán a sus nietos sin ningún rubor cómo les rompieron la cadera con arte. Pero en el gol del argentino, el Circo del Sol no llegó en el quiebro sino en la vaselina al gigantón Neuer. La Champions League necesitaba recuperar al mejor Messi desde su exhibición en Wembley contra el Manchester United; y hubo un momento mediado el segundo tiempo que el Bayern logró tejer su telaraña con un tropel de centrocampistas. Entonces apareció el “único e irrepetible” (Iniesta dixit) para repartir dosis de estramonio entre el coro de Guardiola; narcotizada por el primer latigazo de Messi, la mole bávara rezaba para que Messi no pusiera patas arriba el Camp Nou por enésima vez. Las súplicas duraron un chasquido de dedos y Menotti volvía a tener razón, aunque a medias: “Messi puede ser el quinto rey del fútbol”. No puede, lo es.

 

Brasil no busca nuevos ‘Ronaldinhos’

Domingo, 6 Julio 2014

ronaldinho-y-neymar-la-pueden-liar-en-el-mundial-del-2014.jpg

Ronaldinho Gaucho animó el pasado sábado a su selección con un tuit revelador: ‘¡Jugad con ALEGRÍA! Ése ha sido siempre nuestro lema’. Un mensaje de ánimo con una lectura mordaz entre líneas: la canarinha se gusta pero no gusta. Quizá si el Mundial no se celebrase en Brasil, los palos de la prensa terminarían siendo misiles tomahawk; pero para un país con una economía a la deriva sin remedio, el hexacampeonato es el único ansiolítico del pueblo. Ronaldinho es el gran ausente para cualquier país que no sea el suyo, y no porque aún pueda decidir partidos de alta alcurnia, sino por entretener al mundo con un simple pase sin mirar o una filigrana imposible; es decir, todos los detalles del extinto jogo bonito de su selección. Casualmente, el combinado del férreo Scolari jugó su mejor versión durante la primera parte contra Colombia: sin su habitual corsé, Marcelo se pareció a ese lateral izquierdo que sube la banda derecha del Bernabéu con la soltura de un regateador brasileño. Quién sabe si, con un Ronaldinho en el centro, Neymar y Hulk se hubieran desenfrenado.

Si Del Bosque comentó en el Mundial de Sudáfrica que el doble pivote era innegociable, a Scolari habría que practicarle una lobotomía para olvidarse de su pareja de ladrillo y argamasa. Ellos son Paulinho y un irreconocible Fernandinho que, en el Manchester City, parece menos leñero de lo que es con Brasil. Ambos reparten a diestro y siniestro gozando de cualquier bula arbitral (lo contrario sería mentir), pero al fin y al cabo es un estilo ganador, de momento. No obstante el riesgo de ‘Felipao’ es demasiado alto: ganar provocaría un éxtasis duradero hasta Rusia 2018; cualquier otro resultado, incluso el de ser finalista, alimentaría las críticas furibundas en la que sólo habría un culpable: el entrenador. Y no es una simple conjetura sino la opinión generalizada de los periodistas brasileños: “Sin Neymar, ya puede pegarla Hulk, a ver si hay suerte”, dice Luis Monaco del diario Estadao de Sao Paulo; “Brasil se tiene que agarrar al balón parado contra los maestros del balón parado (Alemania)”, explica Miguel Caballero de O Globo. La fractura de Neymar ha derrumbado anímicamente a la selección hasta el extremo de que el periódico La Folha se pregunta en portada ‘Cómo se desmonta maquinaria alemana’.

Quizá suene exagerado escribir que la baja de Thiago Silva dramatiza más la pesadilla brasileña que la ausencia de Neymar. Las razones son de pizarra: el central del Paris Saint Germain avasalla tanto en su área como en la contraria, en una especial de émulo de Fernando Hierro. Si había un jugador que los alemanes debían sostener entre dos era Silva. Y Scolari lo sabe. Desde luego, su misión es evidente: llegar a la final por lo civil o lo criminal. Entonces, nadie echará de menos la poca chispa que le queda a Ronaldinho. Seguro que algunos apasionados creen que tendría más mérito que el Brasil del 70.  Eso es porque el fútbol ha perdido la poca vergüenza que le quedaba y ya todo es comparable. ¡Qué pena!

Simplemente Ronaldinho

Viernes, 16 Mayo 2014

ronaldinho.jpg

Ronaldinho fue entrevistado anoche en El partido de las 12 de COPE. De sus respuestas, denota que el fútbol ya no es tan divertido como la vida misma. A sus 34 años no le importa en absoluto haberse quedado fuera de su Mundial, “prefiere irse a Europa a visitar amigos y ver los partidos por la tele”. Ni siquiera le guarda rencor a Guardiola; al revés, su familia es muy amiga de Pere, el hermano de Pep. Y en Barcelona resulta que todavía le queda un buen puñado, entre ellos Leo Messi, a quien considera “presente y futuro del club”. El siguiente artículo de Parada y Gol data del pasado agosto, el día después de que el brasileño se proclamase campeón de la Copa Libertadores 2013:

“Eres un hijo puta por haberte dejado ir y robarnos el placer de verte seguir jugando en el Barça”. En tono cariñoso pero con todo el sentido demoledor del mundo, Guardiola dio a Ronaldinho la extremaunción. Advertido por Joan Laporta, el nuevo entrenador sabía que debía extirpar ciertos cánceres del vestuario para recuperar los anhelados valors y, desde luego, la fumigación debía empezar con el brasileño. Pocos meses antes de la defunción de Rijkaard, el ex presidente Joan Gaspart emprendió una defensa a ultranza del crack azulgrana: “Ronaldinho no está acabado ni mucho menos. Sólo hay que enderezarle”. Sabias palabras aunque nada prácticas, porque el gurú presidencial, Johan Cruyff, ya había inclinado el pulgar hacia abajo: Dinho ya había dado lo mejor de sí en Barcelona y sería mejor recordarle por haber levantado al Bernabeu con aplausos que por su última fotografía sin camiseta, la de la silueta ensanchada. Cruyff sugirió a su amigo Laporta que, a un mes vista para acabar el calvario liguero que culminó con el paseíllo azulgrana al Madrid, la directiva se moviese rápido para hacer un buen negocio con el otrora ídolo de masas en Can Barça.

“Espero triunfar en otro sitio donde me quieran”, espetó Ronaldinho en una entrevista con O’Globo y en medio de la riada de ofertas que llegaban a los despachos de Barcelona. El entonces director deportivo, Txiki Beguiristain, se entusiasmó demasiado con la oferta del Manchester City por 31 millones, porque el jugador prefirió un club con solera como el Milan, que había jugado tres finales de Champions consecutivas casi por inercia. Allí no le faltaría amor, ni de Adriano Galliani, enloquecido el día que comunicó por teléfono móvil a Berlusconi que “¡ya estaba cerrado, estaba cerrado!”, ni del propio primer ministro italiano. Desgraciadamente, ambos pecaron de pardillos, creyendo que el talento de Ronaldinho afloraría simplemente frotando la lámpara; tardaron en comprender que el problema de su flamante estrella era más de diván de psicólogo que de piernas.

Precisamente, Milan no era una ciudad acostumbrada a la vida monacal; al contrario, albergaba las fiestas más selectas para gente demasiado adinerada y, por supuesto, Ronaldinho lo era con sus amistades peligrosas. Después de una primera temporada mediocre en Italia, Dinho  no tuvo al lado ningún tutor que le obligase a enclaustrarse en casa para dejarse la vida en los extenuantes entrenamientos del Calcio; todo lo contrario, se rindió a los encantos de la noche lombarda y de otras ciudades próximas en avión. En octubre de 2009, después de un nefasto comienzo liguero, el diario L’Equipe publicó que Ronaldinho se había corrido una juerga en París con amigos, chicas y litros de champán. Hasta ahí todo correcto, dada la vida disoluta del jugador. Pero la noticia no fue la fiesta parisina en sí, sino que al día siguiente debía jugar contra el Atalanta a las tres de la tarde, horario típico de fútbol italiano. Fue entonces cuando Berlusconi ejerció de líder y le sugirió jurar delante de todo el vestuario de Ancelotti que se tomaría en serio la temporada.

Los niños y a veces los genios irreverentes espabilan mediante guantazos; Ronaldinho no fue una excepción. Sin el físico adecuado para las filigranas de otros tiempos, se dedicó a jugar y con la receta de las asistencias, colocó al Milan en la pelea por el título contra el Inter de Mourinho. Ronnie terminó máximo pasador del Calcio, por lo que había un mínimo resquicio para seguir creyendo en su causa. Sin embargo, sufrió un mazazo duro: el seleccionador nacional Dunga fue demasiado escéptico y decidió no convocarle para el Mundial de Sudáfrica. Rápidamente, la torcida brasileña, que había entendido los esfuerzos hercúleos de su ídolo por recuperar su versión fantástica, se movilizó contra el entrenador. Pero Dunga no cambió de opinión a pesar de la presión social, a lo que Ronaldinho respondió con un desafiante: “Un día te callaré la boca a ti y a otros muchos”.

Cuatro años después, Ronaldinho se ha reído de todos sus críticos, que no sólo se frotaron las manos para atizar a Dinho en su declive milanista sino también durante su controvertida etapa en el Flamengo. Allí su club llegó al límite dantesco de anunciar un teléfono de emergencias para todos los aficionados que viesen o tuviesen pruebas de que Ronaldinho había estado de fiesta. Desde luego, Brasil no era el país idóneo si el mediapunta pensaba resetear su vida. Al final, no hicieron falta ni consejeros aduladores ni psicólogos con ínfulas de sabios filósofos, sino un club humilde, el Atlético Mineiro, con un entrenador más sencillo aún, CucaA él se abrazó Dinho la noche que conquistaron la Copa Libertadores del año pasado y a él agradeció “reencontrarse como futbolista”.  Quizá esté viejo, pero el seleccionador Scolari debió pensárselo dos veces antes de anunciar la lista del Mundial. “Decían que estaba acabado”, soltó después de abrazarse a Cuca. Es lo que sigue creyendo un Felipao que prefiere cemento armado en la canarinha a resquicios del mejor talento que ha dado Brasil desde la retirada de Ronaldo, ‘el fenómeno’. Cuestión de gustos…¿cuestión de errores?