Blogs

Parciales de enero II

20 Enero 2017 por mariano de pablos

Analizados los equipos clasificados para la Copa del Rey es hora de echar un vistazo a los nueve conjuntos restantes de la Liga Endesa.  Este año, dos victorias han separado al octavo del noveno clasificado lo que obligará a un gran esfuerzo a aquellos equipos que se han quedado sin el premio de la Copa pero aspiran a colarse en los Play Offs.

Buscando un base titular. Retabet Bilbao Basket tuvo en sus manos la opción de jugar la Copa del Rey pero no cerró los partidos en casa contra Herbalife Gran Canaria y Real Betis. El equipo de Carles Durán ha acusado el descenso de rendimiento en partidos decisivos de Bamforth y no ha acabado de encontrar un base que garantice buen rendimiento con continuidad.

Meritoria primera vuelta de Montakit Fuenlabrada. Sekulic y Popovic, los dos llamados a liderar el equipo han tenido poca continuidad con las lesiones y el equipo ha pagado el peaje de jugar dos competiciones. En clara línea ascendente, si se hace fuerte en el Fernando Martín, no es descabellado que opte hasta el final por repetir el exitazo de jugar Play Offs.

Después de Mahalbasic. El fichaje de Rasid Mahalbasic ha marcado la trayectoria del Real Betis. El pívot austriaco ha sido el flotador que ha revitalizado a un equipo  que ha carecido de liderazgo en la pista durante muchos momentos. Lockett y Chery son jugadores interesantes pero un tanto irregulares. Como punto negativo, esperaba algo más de Marc García que no ha logrado hacerse con un hueco sólido en la rotación.

La última victoria de Tecnyconta Zaragoza contra ICL Manresa concede un cierto respiro a un equipo que destila falta de confianza e intensidad en las últimas jornadas. Su dinámica no parece positiva y pide a gritos un jugador exterior con capacidad para generarse sus tiros. Benzing y Fotu son dos jugadores más asentados que en cursos precedentes y Jelovac  aporta buenos números pero resta en muchos otros aspectos que no reflejan las estadísticas…

UCAM Murcia es una de las decepciones momentáneas de la competición. La plantilla de los murcianos da para mucho más pero ciertas derrotas iniciales generaron en el equipo un grado de ansiedad que no parece superar. El rendimiento defensivo del equipo es bastante deficiente durante muchos minutos. Es de suponer que será uno de los equipos que progrese en la segunda mitad de la temporada aunque no será fácil superar la losa de vivir una realidad muy alejada a la esperada.

Movistar Estudiantes. Cuando se acabó de configurar la plantilla del “Estu” todos pensamos que la experiencia del grupo era un aval para no pasar apuros y que tendría opciones de manejarse entre el octavo y el duodécimo puesto. La debilidad en el juego interior ha privado al equipo de varias victorias pero no hay síntomas muy negativos para pensar que “peleará” por evitar el descenso. A priori es otro candidato a mejorar en la segunda vuelta. Edwin Jackson y los últimos partidos de Edgar Vicedo son aspectos positivos. Traoré y que parezca que sólo hay espacio para uno de entre Jaime Fernández y Darío Brizuela son los puntos más preocupantes.

Divina Seguros Joventut refleja en la cancha los problemas económicos del club. El fichaje de Jerome Jordan aumentó la competitividad del grupo. Creo que Sabat ha realizado una gran primera vuelta pero el equipo necesita un base de más nivel para elevar su rendimiento. Ocampo ha conseguido evolucionar el nivel del grupo pero necesitará más recursos para evitar sufrir hasta el final.

Problemas en Galicia. Rio Natura Monbus está en una dinámica peligrosa porque las victorias no llegan y el equipo pierde competitividad jornada a jornada. El grupo cuenta con jugadores muy interesantes pero también irregulares y es difícil apostar en este momento por quienes darán un paso adelante para liderar la reacción.  Malos porcentajes de tiro de dos y el peor equipo de la Liga en rebotes, parece claro que existe un problema en el juego interior.

ICL Manresa. He visto muchos partidos de Manresa, me gusta mucho como dirige Ibón Navarro pero su plantilla es, con mucho, la más floja de la competición.  El fichaje de Machado ha elevado el nivel en la posición de base pero no compensa la ausencia de tiradores y de un jugador interior que obligue a ayudas y sepa generar sus canastas o sacar faltas.  Deben buscar cambiar la dinámica principalmente en casa, donde en varios partidos no han sido competitivos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Parciales de enero I

17 Enero 2017 por mariano de pablos

Terminada la primera fase y definidos los  participantes en  la Copa del Rey de Vitoria (qué mérito lo de Iberostar Tenerife y Morabanc  Andorra),  es buen momento de evaluar el rendimiento de los 17 equipos de la Liga Endesa y aventurar sus perspectivas para la segunda vuelta de la competición.

Paradojas del líder. El actual campeón, el Real Madrid lidera la Liga Endesa y por ello merece todo el reconocimiento. El rendimiento del equipo parece algo menos sólido aunque sus múltiples recursos le han valido para salvar encuentros que caminaban en el alambre. Doncic y LLull figuran dentro de los aspectos positivos, Ayón es una garantía aunque está un pelín por debajo del curso pasado, Randolph es un talentazo que peca de irregularidad y el rendimiento de Carroll y Rudy delimitará el límite del grupo.

La primera vuelta de Valencia Basket ha sido excelente y, bajo mi punto de vista, ha tenido poco eco. Su segunda posición, sus 12 victorias y su nivel de juego merecen destacarse. Consolidarse en la élite es muy difícil y el equipo de Pedro Martínez mantiene su gran nivel del curso pasado. La apuesta de Diot como base titular ha dado sus frutos y es el detalle más destacado de un grupo sin estrellas pero  con un amplio número de grandes jugadores comandados por los incombustibles Rafa Martínez y Fernando San Emeterio.  Me interesa ver la evolución de Van Rossom en la segunda vuelta, antes de su larga lesión estaba a un nivel espectacular y el base belga va apuntando poco a poco que va recuperando sensaciones. Un activo más para el equipo y un reto más para Martínez saber conjugar el liderazgo de Diot, la evolución de Van Rossom y la proyección de Vives.

“Libra por Libra” el mejor equipo de esta primera vuelta ha sido Iberostar Tenerife.  Grandísimo trabajo de Txus Vidorreta que ha logrado superar además adversidades en forma de lesión de jugadores importantísimos como Richotti, Vázquez y Beirán, este último de larga duración cuando estaba siendo uno de los mejores jugadores de la competición. Me parece significativo el paso delante de Rodrigo San Miguel que completa la aportación de Doornekamp y White. Desde su regreso a la Liga ACB, Iberostar Tenerife siempre ha sido un equipo alegre, con buena capacidad para hacer puntos. Su salto de calidad de esta temporada viene dado por su gran rendimiento defensivo y el aumento del carácter competitivo del grupo.

Igual que Valencia  e Iberostar Tenerife, el Barcelona ha sumado 12 victorias. El conjunto de Bartzokas ha mostrado su potencial en varios encuentros pero también ha enseñado demasiadas costuras propias de un equipo en construcción. Rice y Tomic han rendido a buen nivel pero han estado rodeados de muchos jugadores que ofrecen poca certidumbre.  Decepcionante la primera vuelta de Claver después de una Supercopa prometedora. La mala suerte del Barça con las lesiones es proporcional a sus inagotables recursos para asumir traspasos por encontrar sustitutos. Peligrosa inercia de convertir la sección en una “trituradora” de jugadores.

Sito Alonso ha convertido a Baskonia en uno de los equipos más atractivos de ver. El estilo de juego vitoriano exhibe intensidad, ritmo y versatilidad propiciada por las especiales características de sus jugadores interiores. Larkin es un base de primer nivel y Beaubois un “combo” del que cabe esperar algo más de regularidad. Voigtmann está superando las expectativas (por lo menos las mías) y es uno de los jugadores a destacar. Con 24 años, su proyección es tremenda. Dos aspectos a corregir en la segunda vuelta. El primero, mostrar algo más de solidez fuera del Buesa Arena y el segundo que contar con  muchos jugadores capaces de anotar desde larga distancia no pervierta el plan de juego y obvien cierto equilibrio que les posibilite mejores opciones de tiro.

Herbalife Gran Canaria superó sus derrotas iniciales y ha conseguido clasificarse nuevamente con brillantez para la Copa del Rey. No es ninguna sorpresa porque tanto en el banquillo como en la pista, los canarios tienen jugadores experimentados que saben manejarse en múltiples situaciones. McCalebb no es el de sus mejores días pero da un buen nivel, Kuric es una amenaza desde la larga distancia, O´Neale es un todo terreno súper interesante y Pasecniks, junto a Doncic es el jugador con mayor potencial de todos los que habitan la Liga Endesa. El letón es una joya que Casimiro está puliendo con brillantez.

La apuesta de Unicaja esta temporada otorga gran protagonismo a su amplia colección de bases-escoltas que habitan en el equipo.  Los de Málaga son el equipo con mejor porcentaje de tiro de tres de la competición pero acusan cierta falta de continuidad de sus jugadores. Cierto, un día es Nedovic, otro Fogg, y alguna vez, Smith, pero cuesta apostar sobre seguro con alguno de ellos. Buena primera vuelta de Carlos Suárez y de un Dejan Musli necesitado de un recambio de garantías. Creo que Unicaja tiene potencial para acercarse al nivel de Valencia o Baskonia, ese debe ser su objetivo y están dando los pasos correctos para lograrlo.

Morabanc Andorra ha hecho bueno un dogma tan usado y pervertido como válido. Aquello de “dame un base y un pívot y construiré el mundo”  es muy aplicable para los andorranos que han explotado su buen rendimiento en su cancha para clasificarse brillantemente para la copa del Rey. A los mandos de Albicy y con la solvencia de Shermadini, Andorra ha encontrado buena respuesta en Walker, Jelinek y Burjanadze. Es bueno que se mueva el árbol y que más equipos vivan experiencias como la Copa del Rey por lo que no se puede más que celebrar este éxito del equipo dirigido por Joan Peñarroya

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Carroll y Rudy

9 Enero 2017 por mariano de pablos

Me sorprende el poco debate que se suscita sobre cuál está siendo la repercusión en el rendimiento del Real Madrid la ausencia de Sergio Rodríguez. Puede ser que la brillantez de Luka Doncic eclipse cualquier tipo de nostalgia pero lo cierto es que Rodríguez ha sido un jugador fundamental en los éxitos recientes del Real Madrid.

Es cierto que “el base” de Pablo Laso siempre ha sido Llull, lo sabe el jugador balear cuando apuesta ciegamente por su continuidad y quizás lo supo Rodríguez cuando impulsó su nueva etapa americana pero cuesta encontrar en la etapa de Laso un final de partido en el que Sergio Rodríguez no estuviera en pista.

El Real Madrid lidera la Liga Endesa y es segundo en la exigente Euroliga. Quizás por eso el “debate Rodríguez” esté apagado pero ya ha pasado tiempo suficiente para apuntar algún detalle. La ausencia del “Chacho” aumenta la dependencia de Llull y le da aún más tiempo el balón en las manos. Esos finales de partido en que ambos compartían la responsabilidad se han convertido en un monólogo de Llull y a veces “más” puede conducir a “menos”.  Doncic asume con calidad su papel de base y su mejora en el lanzamiento exterior le otorga una nueva dimensión que, sin embargo, no debe conducirle a limitarle en ese “arte” mientras que Draper camina en una temporada discreta como sorprendido de que su rol no haya cambiado significativamente de aquel que le llevó a tomar la decisión de no continuar en el equipo.

La capacidad de Rodríguez para dividir defensas y jugar situaciones de “Pick and roll” se está echando de menos también por el particular momento deportivo que viven Rudy Fernández y Jaycee Carroll. Rudy Fernández es un jugador importantísimo para el Real Madrid, no descubro nada. Su actividad y trabajo defendiendo consiguen que su aportación pueda ser positiva incluso en los días en que no anota (el partido contra CSKA deja muchos rebotes de su equipo previamente tocados por él). La trayectoria de Rudy Fernández habla de un jugador con muchos recursos ofensivos, bueno en campo abierto, buen tirador y, por encima de todo, excelente atacando el aro penetrando. Es esta última cualidad la que más parece verse afectada, ya que Rudy apenas saca ventajas cuando ataca el aro (en Euroliga esta carencia se nota más) lo que le obliga a depender exclusivamente del lanzamiento exterior, donde también parece que sus piernas le ayudan menos a conseguir buenas posiciones. En Europa, donde conseguir “bandejas” en juego cinco contra cinco cuesta mucho, esta cualidad es diferencial y Rudy era uno de esos jugadores que aportaba este plus. El tiempo dirá si esta situación es puntual o el primer síntoma de decadencia pero particularmente confío en la capacidad de Rudy Fernández de interpretar las necesidades de su equipo y recordar que su valor como jugador siempre ha estado marcado por su versatilidad ofensiva (aunque en los Blazers McMillan le encasillara como tirador).

El momento de Jaycee Carroll es el más preocupante desde que llegó al Real Madrid. Siempre ha sido el factor débil de la defensa de los de Laso pero en estas semanas la escabechina de los rivales está siendo tremenda. Baskonia y CSKA de Moscú (o sea, verdaderas varas de medir) percutieron sin miramientos contra el norteamericano y Laso optó por evitar su presencia muchos minutos en pista. La presencia de Carroll se justificaría por su acierto en el tiro pero parece que el bueno de Jaycee se está llevando sus problemas en defensa a  las situaciones de ataque donde no logra encontrar acierto en el tiro ni buenas opciones de tiro. Los rivales parece que pasan mejor los bloqueos que recibe, aunque a lo mejor es que coincide poco en pista con el pívot que mejor bloqueos pone, Felipe Reyes, y con el base que mejor le pasaba el balón, Sergio Rodríguez. Tengo en el recuerdo la enorme influencia de Carroll en el título de Euroliga del Real Madrid hace dos temporadas pero me muestro algo escéptico respecto a que veamos a Carroll en ese nivel contra los mejores equipos de Europa. Como admirador de la trayectoria y personalidad del estadounidense me encantaría equivocarme, pero la intensidad física de los equipos “TOP” empieza a superarle.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Héroes del 2016

30 Diciembre 2016 por mariano de pablos

El 2016 ha dado grandes momentos para nuestro deporte. Aunque la competición en los Juegos Olímpicos no fue especialmente brillante o por lo menos no tanto como ediciones precedentes, tanto en la NBA como en Europa hemos asistido a grandes exhibiciones, partidos enormes e incipientes rivalidades que van camino de convertirse en legendarias.

El escaparate principal sigue “molando” y mucho pero cualquier resumen que aborde el baloncesto no debe dejar de señalar la decadencia e inmovilidad que acompaña lo que viene después de la Euroliga y la ACB, esto es, aquellas competiciones que deberían asegurar el relevo y la formación de los más jóvenes. El baloncesto español es una fachada brillante con puertas y ventanas de lujo que una vez traspasadas no logran ocultar un absoluto vacío.

Cada uno de vosotros tendrá momentos de este año en su memoria, pretendo en unas líneas compartir con vosotros aquellos personajes con los que siempre asociaré el 2016.

- La dimensión de Lebron. El alero de los Cavaliers  cumplió con su cometido de llevar un título a su deprimida región. Este tercer  anillo en su trayectoria es el más meritorio por lo que supone ganar a los actuales Warriors. Lebron James llevó al límite su capacidad competitiva y demostró que es mucho más que un físico imponente.

- Stephen Curry.  Es cierto, perder un título cuando dominas tres a uno en la serie es dramático y deja tocada la percepción del año de un Curry que además estuvo especialmente fallón contra los Cavaliers. La presencia de Curry en esta lista se justifica por su impacto en el juego y por el valor de sus gestos técnicos. En una época con varios jugadores en nivel “súper estrella”, Curry se ha elevado por encima de muchos ellos llevando su carrera a una dimensión poco esperada.

- El rey de la FIBA.  No llegó al nivel del Eurobasket en Francia pero la cita olímpica reafirmó de nuevo que hay pocos o ningún jugador con tanto impacto en el baloncesto de selecciones que Pau Gasol. El pívot catalán aguanta año tras año en la élite viendo como jugadores más jóvenes que él acusan en mayor medida el paso del tiempo. Su compromiso con España tiene visos de continuar y esa es la mejor garantía para asegurar la competitividad del equipo de Scariolo.

-Itoudis y Obradovic. CSKA y Fenerbahce disputaron una final de la Euroliga emocionante y con detalles que evidencian el nivel de las plantillas y de sus dos técnicos. Itoudis, antiguo ayudante de Obradovic ha formado un CSKA de Moscú intenso y solidario en el que ha sabido encontrar riqueza táctica para sacar el mejor baloncesto en su carrera de dos talentazos como Teodosic y De Colo. Se está anunciando una rivalidad que puede durar años aunque los equipos españoles harán lo posible para evitar que la Euroliga repita final.

- Valencia, Vitoria, Las Palmas… Si la Liga ACB es la mejor competición nacional de Europa de largo se debe en gran parte al empuje y rebeldía de su clase media-alta. En Valencia, Pedro Martínez ha consolidado al equipo en la élite y ha construido un grupo reconocible por su actividad e intensidad en el que la verdadera estrella es el colectivo. En Vitoria, Sito Alonso ha dado continuidad al buen trabajo de Perasovic. Baskonia es uno de los mejores equipos de la Euroliga y esa frase explica de por sí muchas cosas. Herbalife Gran Canaria logró materializar con el título de la Súpercopa un buen trabajo que viene desde hace tiempo. Hay un aspecto en común que une a estos equipos, con diferentes matices cada uno de ellos, su apuesta de juego es muy atractiva y logra generar adeptos no sólo entre los suyos.

- Don Alejandro. ¿será el 2016 el año de la retirada de las canchas de Aíto García Reneses?. No lo sé, pero por si acaso,  no está de más recordar la figura de uno de los personajes históricos de nuestro baloncesto que entre sus numerosos méritos también merece que se destaque su influencia en la formación de muchos técnicos que llevan de manera excelente el prestigio del baloncesto español por toda Europa.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

CSKA y el resto

23 Diciembre 2016 por mariano de pablos

La Euroliga cerrará antes de que acabe el año la primera vuelta de su novedosa primera Fase. Entiendo que para equipos y jugadores, sobre todo aquellos que también disputan competiciones nacionales exigentes como es la ACB, el calendario es tremendo pero soy un firme defensor de esta Liga de “todos contra todos” que rara es la semana que no depara duelos de gran nivel y calidad.

El CSKA  Moscú es líder destacado de una competición en la que sus seguidores acumulan un importante número de derrotas que acercan mucho a los equipos que van desde la segunda posición en adelante. Queda tiempo y hay margen, incluso para conjuntos con dinámicas erráticas como el Barcelona, para optar a unas plazas de Play Offs muy abiertas y que van a deparar una lucha intensa hasta el final. La superioridad del CSKA de Moscú detecta el punto débil de este sistema. El primer clasificado de la Liga Regular debería acceder directamente a la Final Four y premiar de esta manera ser el mejor de los mejores en 30 partidos.

No es ninguna sorpresa que el CSKA de Moscú lidere la tabla, aunque es más llamativa la amplia distancia sobre sus seguidores. Los de Itoudis son el actual campeón, cuentan con dos de los cinco mejores jugadores que juegan en el continente (Teodosic y De Colo) y son el grupo que mejor responde en todos aquellos “medidores” que reflejan la solidez de un colectivo. Esto es, intensidad y colaboración defensiva, uso del pase en ataque e implicación de muchos jugadores perfectamente integrados en sus roles. Incluso sin sus dos mejores jugadores, el CSKA es muy competitivo y es capaz de llevar su defensa a un nivel que pocos equipos son capaces de igualar. Podrían igualarlo conjuntos como Fenerbahce y Real Madrid pero los de Obradovic y Laso acusan cierta falta de solidez que les hace no acabar de dominar los partidos como se les presupone. Si hablamos de rendimiento respecto al nivel de su plantilla merece destacarse la labor de David Blatt en Darussafaka Dogus donde está construyendo un equipo sólido en el que parece encontrarse cómodo rodeado de buenos jugadores pero sin ninguna “estrella”.

En el caso del Real Madrid la racha de derrotas fuera de casa empieza a consolidar ciertas dinámicas que debe resolver Pablo Laso. La plantilla tiene un potencial impresionante pero hay varios jugadores que, por su etapa formativa, como Doncic, o porque esta etiqueta les acompaña durante toda su carrera (Taylor, Thompkins y especialmente Randolph) son muy irregulares y cada partido es una especie de tiro al aire. Parece peligrosa la tendencia hacia esa misma línea de Rudy Fernández del que su equipo necesita más puntos de los que quizás parezcan preparados para dar sus piernas. La dependencia de Llull es otro asunto pendiente de resolver porque Draper ofrece lo que se espera de él pero hay momentos de los partidos que requieren algo más de verticalidad y claridad de cara al aro.

Pese a todos estos “problemas” el Real Madrid sigue bien posicionado para optar a su objetivo de estar entre los cuatro primeros de esta fase, algo a lo que optará también un Baskonia que, como el año pasado, está dejando su mejor baloncesto en Europa. Los vitorianos son un equipo durísimo que exprime al máximo la versatilidad de sus jugadores interiores, los puntos de Larkin y Beaubois y la omnipresencia del “tres” más determinante de Europa, Hanga. Me alegra que a un técnico del nivel de Sito Alonso le salgan las cosas bien y que junto a Laso y Pascual (buen trabajo el suyo en Panathinaikos) defiendan de manera tan brillante el papel del técnico español en un evento tan maravilloso.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Postureo

13 Diciembre 2016 por mariano de pablos

Suenan a historias de “viejuno”  pero me ha dado por reflexionar sobre aquellos tiempos en que valorábamos el tamaño del jugador más allá de sus aptitudes y de  si sabía realmente sacar provecho a esa ventaja física. Esa moda pasó y tanto en Estados Unidos como en Europa se imponen tendencias menos encorsetadas que posibiliten que coincidan quintetos atípicos atendiendo más a las habilidades propias y del rival. Los Warriors en la NBA son abanderados del “Small Ball” y Fenerbahce alterna minutos con dos “cincos” puros como Udoh y Vesely con otras propuestas donde sus “interiores” son Da Tome y Kalinic.

Creo que hubo un tiempo en nuestro baloncesto que nos dejábamos llevar más por la apariencia que por la esencia, donde predominaba ocupar una posición con tamaño más que con cualidades. Claro que este es un deporte donde el factor físico es importante, hasta decisivo, pero lo que marca la diferencia es cómo se utiliza ese físico. Los primeros minutos de Pau Gasol en la Liga ACB los jugó en la posición de “tres”. Entonces Gasol era un jugador más ligero y rápido que el actual y tenía talento de sobra para ocupar esa posición pero pronto Aíto García Reneses supo valorar que era absurdo desperdiciar esos enormes brazos lejos del aro y que el jugador catalán sacaba más provecho de su velocidad jugando contra interiores que contra otros aleros.

La posición de “tres” fue la que más sufrió y aún sufre ese síndrome de la “tamañitis”. La pervivencia en la élite de Mumbrú no sólo se debe a su enorme competitividad sino a que sus herederos han sido incapaces de hacer valer esa superioridad física sobre la mayoría de sus  rivales jugando o pasando desde el poste bajo. Desde el pionero Andrés Jiménez, al que Aíto (nuevamente Aíto) sí que supo cómo explotarle en ese puesto, hemos asistido a numerosos proyectos de aleros altos que no han sido capaces de adaptarse al máximo a la posición.

Bartzokas, por ejemplo, utiliza a Víctor Claver mayoritariamente en la posición de “tres”. Claver es un buen alero alto, en defensa tiene piernas para defender a jugadores exteriores y te permite jugar situaciones de cambios defensivos con enormes garantías. A partir de ahí, es discutible que pudiera aportar más jugando de “cuatro” donde ganaría capacidad en el rebote, tiempo para los tiros y podría sacar más ventaja sobre sus pares cuando pone el balón en el suelo. Si Claver fuera amenaza en el poste bajo, su presencia como alero alto tendría más sentido, pero no lo es…

Luka Doncic es otro jugador con cuerpo de “tres” pero su cabeza es y siempre ha sido la de un base. Acierta Laso en su apuesta por el talentoso esloveno en esta posición y es un reto para técnico y jugador ir descubriendo como utilizar su ventaja física y limitar cómo intentarán castigar sus rivales los inconvenientes de su tamaño. Desde su altura, Doncic distribuye con facilidad y saca tiros por tamaño y técnica más que por velocidad. Además, cuando ataca el aro (cosa que hace poco bajo mi punto de vista) genera superioridades por zancada y fortaleza. De momento, el poste medio  no lo ocupa demasiado pero tiene recursos técnicos para anotar y pasar desde esa posición como tan brillantemente  hacían, por ejemplo, Diamantidis o Pepe Sánchez. Doncic justifica aquello del “base alto” sobre lo que también hubo obsesión hace unos años a partir del “efecto Montero”. También lo hace, Antoine Diot,  otro que tuvo ese puesto en la cabeza desde joven y que este año está siendo clave, como titular de Valencia Basket, en la buena marcha del equipo dirigido por Pedro Martínez. Diot ha vuelto a sus orígenes y desde el puesto que le parece más natural ha dado un paso adelante muy agradecido por su equipo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Récords, Gestas y mucho más

6 Diciembre 2016 por mariano de pablos

Transcurrida una cuarta parte de la Liga Regular se confirma que la NBA vive un momento extraordinario por la gran cantidad de jugadores de primerísimo nivel que coinciden en el tiempo. Lebron James, Durant, Curry, Wesbrook, Anthony Davis, Carmelo Anthony, Harden, Cousins o Klay Thompson y alguno más se empeñan en romper registros y es rara la noche que no asistimos a alguna exhibición que no se cuela en los libros de historia. De entre los españoles, Marc Gasol está en un momento extraordinario, muy cómodo en su papel de líder de los Grizzlies y dominando los partidos por su conocimiento del juego. Esta versión de Marc Gasol también es una amenaza en el lanzamiento de larga distancia lo cual siempre es positivo si el recurso no acaba por convertirse en la norma.

De entre todos ellos, que Westbrook promedie un triple doble y mantenga a los Thunder en sólidos puestos de Play Offme parece el aspecto más relevante y el que decantaría la carrera por el premio al jugador más valioso si se votara ahora.

Más allá de las extraordinarias actuaciones individuales, estas primeras semanas están consolidando o desmintiendo algunas impresiones que podíamos tener cuando veíamos como estaban confirmadas las diferentes plantillas.

- ”Quién pilla a los Warriors”. Poco más de 20 partidos han consolidado la posición de máximos favoritos de los Warriors. Han sumado tres derrotas y han jugado mal muchos minutos pero me cuesta imaginar un equipo que les venza en una serie larga e iguale su enorme capacidad para anotar. Desde que veo NBA no recuerdo un equipo con tantos puntos en sus manos. Sus rivales son ellos mismos.

Las dudas de los campeones. Los Cavaliers dominan la Conferencia Este con comodidad y no parece muy presuntuoso afirmar que esta situación no cambiará de aquí al final de la Liga Regular. El progreso de Kevin Love es evidente, así como la eficacia de Irving. Lebron James sigue a un gran nivel pero Thompson y J.R Smith aún parecen de pretemporada.  De momento, el grupo parece menos consistente y muestra una gran irregularidad durante los partidos pero su “Big Three” les basta para sacar muchos encuentros adelante.

Los Rockets y el viejo D´Antoni. Houston Rockets es uno de los equipos del momento por sus triunfos logrados y por su propuesta de juego. El fichaje de Mike D´Antoni para dirigir al equipo generó muchas dudas (lo reconozco, me incluyo) pero el técnico se ha encontrado con un equipo ideal para su filosofía. Los Rockets son un equipo al que apetece ver jugar, cada posesión parece la última y no hay rastro para especular. En este contexto, James Harden está jugando el mejor baloncesto de su carrera. No es sólo un gran anotador sino que también es un tipo capaz de interpretar lo que está sucediendo en la pista. En defensa.., bueno, en defensa es el Harden de siempre.

Siempre los Spurs.  Como siempre, los Spurs mantienen su dinámica ganadora y acechan a los Warriors en el Oeste. Pau Gasol mejora poco a poco pero Popovich aun le envía señales de que hay algo de él que no le convence mucho. Los Spurs son el equipo de Kawhi Leonard, asumiendo más tiros que nunca en un colectivo que sigue desarrollando como nadie el juego en media pista. Sigo pensando que faltan piernas en estos Spurs para poder competir contra el ritmo de muchos conjuntos. Nada me gustaría más que equivocarme.

-Por fin, los Knicks¡. Parece que este año tendremos a los Knicks en los Play Offs. Presuntuosa afirmación con tan pocos partidos disputados y hablando de esta imprevisible franquicia. Los de Nueva York van en línea ascendente y su plantilla les da de sobra para ser uno de los mejores equipos del Este. Porzingins es un jugador deslumbrante que hará historia en la competición y Anthony mantiene su colmillo para definir partidos igualados. Rose no volverá a tener nivel MVP pero puede ser un buen base que asegure 20 puntos por partido. Mención especial para Willy Hernangómez que se ha ganado un hueco en la rotación de manera más que merecida.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

De Pascual a Bartzokas

28 Noviembre 2016 por mariano de pablos

Escribe un admirador de Xavi Pascual que, sin embargo, opina que el ciclo del actual técnico de Panathinaikos tocaba a su fin en Barcelona. Pascual, que cogió al equipo en una situación difícil, mantuvo al Barça en la élite del baloncesto europeo durante toda su trayectoria pero su mensaje parecía no llegar de manera  clara a los jugadores en su última etapa. Daba la sensación de que tendría difícil evolucionar al grupo y que eso le permitiera igualarse con el Real Madrid en España y acechar a los blancos, CSKA  y Fenerbahce en Europa.

Es evidente que cualquier análisis que se pueda realizar de la trayectoria del Barcelona Lassa  en estos meses de competición está condicionado por las innumerables lesiones que ha sufrido el grupo dirigido por Georgios Bartzokas. En este contexto, el exigente calendario no ha dado tregua y el equipo catalán no ha contado con la plantilla al completo o casi al completo en ningún momento.

Las numerosas lesiones no impiden que podamos esbozar alguna idea sobre el nivel de la plantilla y las propuestas que intenta explorar Bartzokas. La primera idea fundamental es que el Barcelona ha dejado de ser el “equipo de Tomic” y ha pasado a ser “el equipo de Tyrese Rice”. Lo sé, es una visión simplista pero Pascual, que tuvo grandes bases en nómina, nunca tuvo un director del nivel del estadounidense y, desde que incorporó a Tomic, hizo que el pívot croata fuera el centro principal de sus opciones ofensivas.

La importancia de Rice en el Barcelona de Bartzokas también viene determinada por la carencia de un base que le otorgue minutos de descanso. La lesión de Koponen a principio de temporada y la de Ribas, que se alargará durante todo el curso, han destapado un agujero que la Dirección Deportiva parece que cubrirá con alguna incorporación. Rice es el eje fundamental de un equipo que ha apuntado por momentos que puede jugar un gran baloncesto pero que ha vuelto a dejar dudas en un aspecto recurrente en los últimos meses de Pascual, su carácter competitivo. La dificultad para cerrar partidos y dominar el ritmo del encuentro con constancia siguen siendo asignaturas pendientes de un Barcelona en el que Bartzokas también tiene que acostumbrarse a la exigencia de la Liga Endesa, donde no aplazan partidos ni organizan la competición para que sus equipos lleguen más descansados a Europa como sucede en Grecia.

En estos escasos meses el técnico griego acumula méritos y alguna sombra. Entre los méritos figura que está siendo capaz de evolucionar a jóvenes como Vezenkov y sacar lo mejor de  jugadores como Oleson.  Tambien, hay detalles de táctica defensiva interesantes para corregir o al menos camuflar la convivencia de Rice o Tomic defendiendo situaciones de “pick and roll”. Me gusta también el afán por compartir el balón del equipo y su manera de ocupar los espacios  Entre las sombras, destaco  que el grupo, aún no tiene una identidad muy definida de ritmo de juego  y que Bartzokas trasmite demasiada negatividad (o eso me parece) en la dirección de los encuentros. Aparte de su excesiva preocupación y constantes protestas a los árbitros (venga, haré un esfuerzo por no caer en si a todos los entrenadores les aguantan lo mismo)  hay situaciones del juego que requieren algún gesto de ánimo o condescendencia hacia los jugadores. Hay partidos del Barcelona donde me ha dado la sensación que su técnico no dirige sino exclusivamente reprocha, seguro que esa exigencia es necesaria pero también es positivo valorar cuál es la mejor manera de implicar a los jugadores en el objetivo común.

El objetivo común del Barcelona es optar a todos los títulos en juego. Estoy convencido de que lo harán, plantilla y entrenador tienen para lograrlo.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Llull, Llull, Llull

17 Noviembre 2016 por mariano de pablos

No siempre he sido de Llull, lo reconozco, pero ahora hay pocos, muy pocos jugadores que me guste tanto ver jugar como el balear. Hay pocas cualidades que admire más que la capacidad para evolucionar durante una trayectoria y, en este sentido, el ejemplo de Llull es admirable.

Desconfiaba de Llull por su errática toma de decisiones, por su incapacidad para jugar a varios ritmos y porque no le veía capaz de ser el base titular de un equipo aspirante a ganar la ACB o la Euroliga. Me parecía un tipo con grandes cualidades físicas pero un tanto desordenado en su juego y con demasiada tendencia a dejarse llevar por impulsos antes de por lo que demandara el partido. Siempre admiré su capacidad competitiva, su entusiasmo y ese atrevimiento de “dejadme a mí, que yo me ocupo”, terriblemente contagioso. Recuerdo que en la etapa Messina/Molin, Llull era la referencia ofensiva del equipo. No me duelen prendas en reconocer que entonces pensé que era imposible que el Real Madrid aspirase a mucho más pretendiendo que un muy  buen jugador fuera la referencia que llevase a los blancos a ser un gran equipo. Varios años después, no me duelen prendas en reconocer mi tremendo error.

Desconozco que lugar en el rincón de la estima de Llull ocupa su entrenador Pablo Laso pero la influencia del técnico vitoriano en la evolución como jugador del internacional español ha sido máxima.  Llull es el jugador que mejor ejemplifica la etapa de Laso como técnico del Real Madrid. Desde el primer día confió en él en la posición de base y ha sido el jugador que más minutos ha disputado en cada temporada. La responsabilidad de dirigir al grupo ha mejorado a Llull en su relación en el juego con los compañeros y cada año añade un registro más a su arsenal.  Su  mejora en la lectura del “pick and roll” es relevante. Ha pasado de jugar esta situación pensando exclusivamente en él a ser capaz de “alimentar” tanto a los jugadores interiores como a los exteriores. Además, empieza a añadir detalles que demuestran que está atento a muchos aspectos del juego que antes le parecían irrelevantes y todo ello sin perder su actividad defensiva.

En resumen, Llull ha dejado de ser un jugador exclusivamente de “pista abierta”  para convertirse en un hombre capaz de aportar en el juego en media pista donde también ha mejorado su efectividad en los tiros cortos.

Sergio Llull  vive un gran momento desde hace varios años por lo que está lejos de ser una moda aunque  su influencia en el Real Madrid es cada vez mayor. En un equipo lleno de talento, nadie tiene el rol de este animal competitivo, capaz de empatizar al máximo con su afición mientras que muestra un lenguaje corporal tremendamente educado con rivales y compañeros. El Real Madrid debe vigilar que la influencia de Llull no se convierta en una excesiva dependencia. Estamos en un momento muy incipiente de la temporada pero ya hay varios partidos que ha sacado adelante por actuaciones soberbias de su base titular más que por mecanismos colectivos consolidados.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Pau y “Pops”

11 Noviembre 2016 por mariano de pablos

El mejor pívot pasador del mundo (con permiso de su hermano, Marc) en el reino del “Passing Game”. Los mejores pies jugando de espaldas en un equipo que no limita la aportación de los pívots a jugar situaciones de “pick and roll”. El jugador de mejor rendimiento en las competiciones de selecciones FIBA en los últimos 15 años en la franquicia  que más respeto e influencia ha demostrado por el baloncesto fuera de la NBA.

Todo parece encajar para que la aventura de Pau Gasol en los Spurs sea todo un éxito pero los comienzos distan de ser los esperados. Es pronto, muy pero que muy pronto, estoy convencido de que Gasol encajará a la perfección en el equipo tejano pero los primeros partidos de la temporada me están dejando algo frío respecto al engranaje de Gasol en el ecosistema de Gregg Popovich.

Gasol juega menos que nunca (21 minutos de media) y ahí parece que está el origen de esta “incomodidad” en la pista que manifiesta. La falta de continuidad afecta a cualquier jugador, sobre todo a aquellos que vienen de una dinámica diferente, y Gasol no acaba de acostumbrarse a disputar menos minutos y tener poca presencia ofensiva en ese tiempo. Leonard y Aldridge son opciones prioritarias en el juego de los Spurs en el que el catalán  también es víctima del “small ball” que parece ganar terreno en la NBA lo que obliga a Popovich a apostar por quintetos más pequeños para defender a sus rivales donde Aldridge ocupa la posición de “cinco” y desplaza al jugador español al banquillo.

El último partido de los Spurs frente a los Rockets fue significativo en este sentido, con Gasol jugando 13 minutos y unos Rockets desatados castigando a los veteranos Spurs con un ritmo alto de juego y con Harden generando ventajas de manera constante.

Tengo a Gasol por una de las mentes más brillantes que ha dado este juego en mucho tiempo por lo que me interesa mucho ver cómo es capaz de “convencer” a Popovich de que su presencia en la pista es necesaria para incrementar el nivel de juego de los Spurs. Ya escribí que no soy muy optimista con las opciones de título de los Spurs, muchos de sus mejores jugadores tienen las piernas castigadas y físicamente parecen lejos de las mejores franquicias de la Liga. Aun así, con Gasol a pleno rendimiento tendrían recursos suficientes para ser un equipo altamente competitivo.

Ahora mismo, Popovich opta por igualar las propuestas de los rivales antes que explorar la convivencia durante más tiempo de Aldridge y Gasol. De momento, el laureado técnico parece penalizar la defensa de Gasol antes que valorar el resto de sus amplias virtudes. La ecuación Aldridge-Gasol es la más urgente que debe solucionar Popovich. Donde ve un problema puede encontrar el valor fundamental para que los Spurs sean más sólidos. Para ello, sería conveniente que los dos jugadores tuvieran la oportunidad de jugar más minutos juntos y explorar cómo pueden beneficiarse de sus cualidades. En la época que prima los espacios y la búsqueda de las “divisiones” para encontrar tiros abiertos, es posible, claro que sí, jugar un buen baloncesto con dos grandes jugadores en el poste medio.

El reto para Gasol es mayúsculo y pondrá a prueba una de sus cualidades injustamente menos valoradas, su competitividad. Nadie tiene el rendimiento de Gasol a los 36 años sin un alto grado de ambición y constancia por lo que estoy seguro que será capaz de revolverse ante esta situación y hacerse un hueco como jugador franquicia en los Spurs. Para ser justos, sus situación tampoco se puede achacar en exclusiva a Popovich sino también a que ha llegado a este comienzo de temporada menos “fino” que otros años. Habrá que seguir con atención este proceso de adaptación de Gasol en el que si no acaba de afianzarse veremos como Popovich deja de ser ese entrenador laureado y admirado para convertirse en un sospechoso habitual, al tiempo….

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis