Blogs

Eternos

No era difícil adivinar que España realizaría su mejor partido del campeonato contra Estados Unidos. Este equipo extraordinario no deja de ser humano y las victorias y los años han erosionado la continuidad en la excelencia dejando paso a una versión más dosificada que muestra su extraordinaria calidad en los momentos decisivos.

Los equipos históricos también escriben su leyenda con sus derrotas. Ésta frente a Estados Unidos en Londres se recordará también como un hito por haber competido de tú a tú contra un excelente equipo, superior al Estados Unidos de Pekín, en mi opinión.

Curiosamente, España ha dado la impresión de poder vencer a los americanos cuando ha dado un paso adelante en sus propuestas y se ha olvidado de planteamientos que dejaban todo en la mano del acierto o error de Estados Unidos. Ese ha sido el mérito del equipo de Scariolo, dar la sensación por momentos de que la iniciativa era suya, de que no sólo estábamos pendientes de tapar las vías de agua sino también de crear problemas a los jugadores estadounidenses, de cambiar el ” a ver si fallan” al  ” a ver si recuperamos el balón y podemos correr”.  Navarro enseñó en los primeros minutos que el descaro era básico para tener opciones, Sergio Rodríguez le dio continuidad en el segundo cuarto y Pau Gasol destapó las vergüenzas defensivas del “sorprendentemente” nombrado mejor defensor de la NBA, Tyson Chandler.

La cuarta de Marc. Marc Gasol es un jugador descomunal que tendrá la responsabilidad de mantener a esta selección lo más alto posible cuando otros jugadores más veteranos den un paso al lado. Un pívot con un gran conocimiento del juego y un espíritu competidor excelente, un fenómeno, vamos. El tema es que jugar con los dos Gasol a la vez frente a Estados Unidos condicionaba el planteamiento defensivo obligando a actitudes más protectoras con el aro y menos agresivas en la defensa del tiro y circulación del balón de los americanos. La cuarta falta de Marc Gasol en el segundo cuarto ha concedido más minutos en pista de Ibaka, especialmente, el cuál tiene mucha más movilidad y ha permitido acoplarse mejor a la versatilidad del rival.

El campeón. La dimensión del nivel del partido de España también viene determinada por el rival. En sus filas los dos mejores jugadores del mundo Lebron James y Kevin Durant, en el mejor momento de sus carreras, uno de los mejores de la historia enfilando la cuenta atrás como Kobe Bryant, el mejor reboteador del planeta, Kevin Love y “jugones” del nivel de Paul, Deron Williams o Carmelo Anthony. Por momentos, sus caras han transmitido cierta sensación de inseguridad y su efusovia celebración del triunfo no hace sino mostrar el respeto por la competición y, sobre todo, por el rival. Creo que esta selección no desprende el aroma excepcional de aquella del 92 pero ha dejado bastantes detalles que pueden ser referencia en algunas de las propuestas que se vean en el futuro.

Y después…., pues ahora no es el momento, pero los Juegos Olímpicos han dado para mucho, han señalado los deberes para un futuro que España y otras muchas selecciones miran con escepticismo y temor. El relevo no llega, las estrellas son las mismas de hace unos años, los jugadores básicos de casi todos los equipos bordean o superan la treintena, salvo Kevin Durant todos los jugadores que han destacado en Londres ya lo hicieron en Pekín, da que pensar.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , ,

2 respuestas a “Eternos”

  1. Parker dice:

    Enhorabuena por su serie de blogs en las Olimpiadas. De lo mejor que he leído.

  2. aguilucho dice:

    Me gustaría que en un próximo blog analizaras el futuro de la selección. Da la sensación de que el nivel va a bajar y mucho

Deja tu respuesta