Blogs

Brasas de Londres

Reposado el éxito de la selección española en Londres es hora de hacer un balance de distintas sensaciones que ha dejado el baloncesto olímpico no sólo en lo que atañe a España sino a los aspectos de interés que ha dejado una competición que ha consolidado diversas ideas que venían anunciándose desde hace un tiempo, ausencia de apariciones jóvenes relevantes, cierta intención de utilizar más defensas alternativas y patrones de juegos ofensivos cada vez más sencillos y cortos con muchos elementos de distracción encaminados a facilitar el terreno al juego 2×2 con bloqueo directo dominante en el baloncesto actual.

USA, más allá de los prejuicios. Ocurre con el juicio del baloncesto norteamericano en España una extraña división que tiende a convertir cualquier objección hacia el producto  en catalogar al que lo realiza como “anti NBA” y cualquier halago como realizado por un “vendido” a la parafernalia del marketing estadounidense. Dejando a un lado prejuicios de ningún tipo, esta selección de Estados Unidos 2012 ha resultado ciertamente interesante, no porque haya logrado el título olímpico sino por una propuesta de juego realmente diferente que privilegiaba el lanzamiento de tres puntos y la convivencia de los mejores jugadores en pista independientemente de su “supuesta” posición en el juego. El juego ha tenido un punto de desestructuración que no ha sido para nada improvisada y sus jugadores han colaborado (quizás salvo Bryant que ha sido el que más tiros forzados ha realizado) con una buena voluntad de buscar al compañero con mejores opciones para el tiro. Si otros equipos americanos han ganado títulos por inercia tengo la sensación de que su última versión olímpica lo ha hecho a través de una idea, quizás la mejor atendiendo a la selección de jugadores realizada.

España, entre el “tres” el “cuatro” e Ibaka. Ya hemos comentado mucho sobre la selección dirigida por Scariolo. El futuro no debe asustar tanto, seguirá siendo un grupo enormemente competitivo que tendrá que ir transformándose en una versión más coral y menos dependiente de sus jugadores-referencia. En este sentido, hay dos posiciones que precisan de un gran debate. El “tres” parece una figura que pierde peso en el baloncesto moderno y España contribuye a esa impresión. Se avecinan unos meses de comparsa de Claver en Portland por lo que sólo una buena temporada de Carlos Suárez puede hacer que la tendencia se invierta. El otro reto de “España” es contar con un perfil de pívot que abra el campo y sea una amenaza en el lanzamiento exterior, todos estamos pensando en Mirotic pero las limitaciones en cuanto a reglamentación impiden su convivencia con Ibaka. El jugador de origen congoleño ha consolidado su elección en los Juegos Olímpicos, su rendimiento ha sido convincente y ha dado la sensación de estar preparado para jugar más minutos, algo que también él pensaba o por lo menos eso denotaba en sus expresiones. Lo cierto es que, enfadado o no, Ibaka es uno de los eslabones que permiten ver el futuro con más optimismo y menos miedo.

Prigioni, Shved y la NBA: Un último apunte sobre dos bases que me encantan. Prigioni y Shved. Han cumplido una de sus ilusiones, estar en la NBA. Creo que van a jugar muy poco o nada y ganar menos dinero de lo que harían en Europa y además creo que ellos lo saben, como Claver que también sabe que no va a jugar casi nada en Portland, entonces….???

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , ,

Deja tu respuesta