Blogs

Claver, el precio de un sueño

Estoy absolutamente convencido de que la etapa de Víctor Claver en Valencia había tocado a su fin. Asentado como un jugador importante del equipo, sin embargo, no había logrado “romper” con continuidad en el jugador que se suponía dadas sus condiciones. Su última temporada fue inferior a la anterior y su presencia en el equipo nacional en los últimos veranos habían contribuido más que nada a aumentar la confusión sobre las verdaderas posibilidades de un jugador llamado junto con los LLull, Rodríguez, Rudy, Marc Gasol, Suárez y compañía a perpetuar el máximo nivel en el que ha situado a nuestro baloncesto la generación del 80.

El fichaje de Víctor Claver  por Portland Trail Blazers parecía a priori una buena oportunidad para intentar dar la vuelta a esa tendencia que conducía al jugador valenciano hacia un peligroso estancamiento. Un nuevo equipo en otra ciudad, en una liga muy distinta que cumplía el sueño de casi todos los jugadores de conocer de cerca la NBA. Desde el principio, no obstante, hubo en su fichaje una sensación que mezclaba una verdadera apuesta deportiva con cierto aroma a huida. El comienzo de temporada de la NBA ha servido para corroborar que el camino del internacional español no será nada fácil y que tendrá que pelear mucho para conseguir minutos de juego imprescindibles para seguir evolucionando y para demostrar que puede tener sitio en la competición. La última versión de Claver, ya lejana, mostraba a un jugador con dudas, con capacidad para hacer muchas cosas de manera correcta pero con mucha dificultad para hacer algo de manera excepcional. Probablemente todo haya sido una cuestión de expectativas y muchos, entre los que me incluyo, hayamos aventurado demasiado pronto cualidades excepcionales sin haberse visto reforzadas por una mentalidad competitiva más pronunciada.

En cualquier caso, es inevitable mirar con preocupación la situación de Claver porque siempre ha dado la sensación de ser un jugador con un potencial enorme. Su edad y sus condiciones nos obligan a mirar el futuro con optimismo incluso sabiendo que su situación actual pondrá a prueba su carácter y su fortaleza mental, quizás los aspectos en los que más dudas ha generado hasta el momento. De momento, hace bien en intentar vivir su sueño mientras éste no le aleje cada vez más de la realidad. Mucho ánimo para él.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags:

Deja tu respuesta