Blogs

Cuatro fenómenos y… Westbrook

La jornada de partidos del día de Navidad en la NBA no es sólo una gran idea promocional de la competición sino una buena oportunidad para revisar el estado de algunos de los aspirantes a un título que se decidirá seis meses después.

Como interés añadido, los encuentros programados este año permitían la opción de disfrutar de los cuatro jugadores más destacados de este inicio de competición, Carmelo Anthony, Lebron James, Kobe Bryant y Kevin Durant. Ninguno de ellos ha defraudado, Kobe Bryant ha mostrado de nuevo sus rejuvenecidas piernas y su extraordinaria capacidad competitiva. La versión de Bryant contra los Knicks es la mejor que puede ofrecer a su equipo ya que sin alejarle de ser la primera opción ofensiva permitió que el resto de sus compañeros pudieran disfrutar de un protagonismo muy necesario para mantener al equipo enchufado. El escolta de los Lakers tuvo un gran rival en Carmelo Anthony, sin duda instalado en el “siguiente nivel”. Anthony ha dado un paso adelante porque ya no deja que los partidos le atropellen sino que sabe lo que se espera de él en cada momento, su efectividad ha aumentado porque ya no tira como si le fuera la vida en cada lanzamiento sino con un mayor aplomo que le ha dado la experiencia y la buena dirección de su técnico Mike Woodson. Un gustazo ver la evolución de Carmelo y su gran influencia para hacer de los Knicks un gran equipo.

Lebron James y Kevin Durant han vivido un nuevo capítulo de un duelo que promete ser legendario. Los dos han estado en su papel, Durant tiene más recursos que James para anotar pero éste tiene mayor presencia en los partidos por su actividad defensiva y su voluntad para implicar a más jugadores de su equipo en el juego ofensivo.

La coincidencia de estos cuatro jugadores históricos en una misma jornada me hizo fijar la atención en otro jugador con enormes condiciones que desde hace tiempo me genera enorme contradicciones quizás porque su juego es una contradicción en sí mismo. Entiendo a Russell Westbrook, con esas condiciones técnicas y físicas es difícil no pensar que cada vez que tienes el balón puedes anotar sin muchos problemas. Aún así me sigue transmitiendo la sensación de que es un jugador desubicado, obligado a jugar de base y a atender a muchos factores sobre los que no tiene el control. Westbrook es el Carmelo Anthony de sus primeros años, él tiene su partido en su cabeza y da igual lo que requiera cada momento. No tengo claro que los problemas de Westbrook se resuelvan exclusivamente con el paso del tiempo, creo que sería más efectivo si jugara de escolta y no tuviera tanto tiempo contacto con el balón, ya sabéis “menos es más”. Los Thunder deben pensar muy bien qué plan tienen con Westbrook incluso si una opción del mismo es valorar que pueden obtener por él en un hipotético traspaso.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta