Blogs

Crédito y grandeza

Pasada la Final Four de la Euroliga y en espera de que en la competición nacional se decidan las últimas plazas para luchar por el título, es inevitable volver la vista a los Play Offs de la NBA y disfrutar de un evento tan excepcionalmente promocionado que, a veces, incluso llegas a plantearte si alguna de las cosas que suceden se han gestado en algún estudio de guionistas.

Disfruto viendo los Play Offs de la NBA por su capacidad para humanizar a los héroes (Durant), para encumbrar a pequeños gladiadores (Nate Robinson), para reivindicar a la raza de los tiradores (Curry y Thompson) y para que un pívot, Marc Gasol defienda con grandeza lo trascendentes que deben ser en este deporte los hombres grandes si son utilizados en condiciones.

Detengámonos en cada uno de los nombres mencionados. Kevin Durant se quedará de nuevo sin optar a su primer anillo. Su equipo ha sido incapaz de superar el impacto de la lesión de Russel Westbrook. La derrota frente a los Grizzlies, por contundente, da para que se pueda cuestionar el liderazgo del bueno de Durant en la franquicia, sin embargo, su esfuerzo en la serie ha sido tremendo aportando como nunca en más aspectos del juego además de la anotación, sin duda, es mucho mejor jugador que antes de los Play Offs y, aunque hoy parezca lo contrario, está mucho más cerca de un título que, con toda probabilidad, tiene reservado en un futuro.

No soy muy de Nate Robinson, al contrario que a muchos de sus fans no me va su aire “tribunero” y, a veces, me cuesta trasladar la vistosidad de su juego a rentabilidad real para su equipo. No ha sido el caso en estos Play Offs, dónde su espíritu rebelde ha dotado de un gran interés a la serie entre su equipo Chicago Bulls y Miami Heat. Robinson es un jugón con un grado máximo de competitividad que, en la derrota, ha sabido liderar a un grupo que merece el máximo de los respetos.

De la pareja de tiradores de los Warriors, Stephen Curry y Klay Thompson ya he hablado en alguna otra ocasión pero me resisto a no volver a hacerlo por el placer que ha supuesto ver cómo incordiaban a esos Spurs tan sólidos y solidarios. La sensación es que lo mejor de Curry y Thompson está por venir tiene una pequeña nube acechando, los problemas físicos del primero. No voy a decir que estos dos jugadores sean atletas mediocres porque faltaría a la verdad pero su encanto viene por la calidad de sus gestos técnicos y por las ventajas que obtienen por una buena ejecución de los mismos. Será que soy un bicho raro, pero  prefiero cambios de mano y tiros de Curry en vez de 10 mates con la cabeza por encima del aro.

Y en estas, Marc Gasol y sus Grizzlies optan a jugar la Final de la NBA. Así de fácil y así de meritorio. El impacto de Marc Gasol en estos Play Offs está siendo tremendo. La intensidad con la que se juega estos partidos es brutal, tanta que, en muchas ocasiones afecta a la clarividencia y a la calidad de las acciones. Se juega con mucho corazón y, en ocasiones, muchas, falta calidad y cabeza. Aquí es donde aparece Marc Gasol, cuyo conocimiento del juego supera al de la mayoría de los jugadores. Sobre él gira el juego de unos Grizzlies construidos desde la solidez de su trabajo defensivo y la fortaleza, quizás inigualable de su juego interior. Y ahora llega Tim Duncan, qué bueno….

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , ,

Deja tu respuesta