Blogs

Ricky y Claver

Camina España en estos partidos de preparación con ese ánimo despreocupado de los equipos que tienen claras sus posibilidades y cuando comienza lo verdaderamente importante. El hecho de disputarse la mayoría de los partidos en “casa” propicia que el equipo se vea en la responsabilidad de “apretar” un rato cada partido, y ese tiempo  suele ser suficiente para marcar diferencias con los rivales, incapaces de aguantar especialmente la calidad en el juego interior de la selección.

Uno de los aspectos que me parece más interesante es la búsqueda del ritmo o de los ritmos de juego más adecuados para este grupo de jugadores. La importancia del juego interior no debe llevar a ese ritmo tan pausado y espeso que muestra el grupo en determinados momentos. Quizás uno de los puntos pendientes será aprovechar la superioridad en el rebote para intentar generar más en situaciones de llegada que aumenten las opciones de anotación de España.

Siempre he prestado atención al manejo de los tres bases por parte del seleccionador y a cómo se organiza el equipo en torno a ellos. Las actuaciones de Ricky Rubio empiezan a deslizar de manera constante la peor sensación posible que se puede tener sobre un jugador, la intrascendencia. Evidentemente, el jugador de los Timberwolves no es un cualquiera y atesora condiciones de sobra para formar parte de este grupo. Es un titular indiscutible en la NBA pero quizás, solo quizás, resultaría más productivo para el equipo si alguien le recordara cuales son las cualidades que tiene que más pueden aportar al grupo y que le diferencian de sus compañeros de puesto.

Con Ricky me pasa como con Rudy Fernández, su mejor versión siempre me ha parecido la de aquella Penya de Aíto (reconozco que la primera temporada de Rubio en el Barcelona fue excelente). Ahora, camino de cumplir 24 años, queda bastante poco de aquella alegría y despreocupación que transmitía, incluso su actividad en la pista es menor. Para gustos, los colores, pero yo preferiría que Ricky se equivocara mucho más por atreverse a hacer más cosas y no mostrara una versión tan rígida.

Otro jugador que siempre me despierta curiosidad es Víctor Claver. Pertenezco al grupo de los decepcionados con su carrera pero que mantiene esperanzas en que pueda ser un jugador muy útil e importante para cualquier equipo…. europeo. Claver, como Rubio se está viendo muy penalizado por su falta de acierto en el lanzamiento exterior pero tiene condiciones, que, a priori, pueden resultar muy útiles en un campeonato largo. Está mostrando mucha solidez en defensa y eso ayudará frente a aleros altos y pívots que jueguen abiertos (dos agujerillos defensivos del equipo). Eso sí, para demostrar esas cualidades deberá superar una asignatura que todavía no ha salvado, ser capaz de rendir a buen nivel teniendo poca continuidad en pista. Veremos.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: ,

Deja tu respuesta