Blogs

Apuestas

Estas semanas aparentemente intrascendentes de verano empiezan a decidir los títulos y el rendimiento  de los distintos equipos durante la próxima temporada. Es momento de reflexión, de construcción y, en algunos casos, por lo que parece, de demolición. Siempre es interesante observar los movimientos de los distintos clubes y ver qué respuesta ofrecen ante las últimas experiencias.

En Barcelona, por ejemplo, dan la sensación de que les vale poco de lo que tenían y, sin embargo, su movimiento más costoso ha sido la apuesta por consolidar a Tomic como eje de su juego. El pívot croata se merece el reconocimiento que le ha otorgado el club catalán. Su pareja de baile será Lawall, lo que parece un acierto aunque habrá que ver cómo encaja no tener tanta continuidad en pista como en su anterior equipo. También se presume que pueden llegar Vezenkov, Diagne y Pau Ribas, cuya evolución es significativa en los últimos años. Sin duda, sería un gran refuerzo en una posición que ya ocupan Oleson y Navarro. Conviene recordar este hecho porque creo que uno de los errores del Barcelona en los últimos años ha sido la de prestar demasiada atención a tener buenas alternativas en todos los puestos y no atender tanto a consolidar ciertos roles que pudieran ayudar a que los jugadores puedan tener una continuidad en su rendimiento.

La capacidad de Ribas para ocupar la posición de base puede serle de gran utilidad y ayudar al Barcelona a solventar el problema en una posición en la que ha sido superado en los momentos decisivos de la temporada. La X que falta en ese puesto y que acompañe a Satoransky  y la ayuda puntual de Ribas (si se confirma su fichaje) ayudará a dimensionar realmente el nivel de una plantilla que, como todos los años por estas fechas, se presume impresionante.

Quién no estará en el Barcelona será Todorovic y es una pena porque parecía que el jugador estaba en condiciones de responder a las expectativas marcadas por su club cuando le contrató. Su caso no es una excepción, demasiada impaciencia, poca perspectiva y poca habilidad para sacar el máximo a todos los recursos disponibles.

Otro equipo que parece apostar por una renovación profunda es Unicaja. Algunos cambios han sido obligados (Granger) y otros parecen encaminados a intentar dar un salto más. La incorporación de Nedovic y Jackson mejora el talento del equipo pero añade algo de incertidumbre porque son de esa clase de jugadores que no se les puede calificar de constantes y regulares. Nedovic viene de decepcionar en Valencia aunque la segunda temporada de los jugadores que regresan de la NBA suele ser bastante mejor. El fichaje de Dani Díez es interesante por el margen de progresión del jugador y porque puede significar que Carlos Suárez ocupe durante más tiempo la posición de “cuatro”. Entre los que siguen, o parece que siguen, apetece ver si Kuzminskas sigue evolucionando y logra convertirse en un verdadero referente del club andaluz.

Sería interesante que Unicaja acierte con sus incorporaciones y pueda mantener el excelente nivel del curso recién terminado. Cabe esperar lo mismo de Valencia Basket. Diot, Sikma, San Emeterio y un técnico como Pedro Martínez son buenos movimientos en el mercado. También lo sería, en mi opinión, la incorporación de Lima, uno de esos “tapados” que progresan año a año y que representa un perfil de “cinco” cada vez más cotizado, móvil, atlético y con capacidad para contagiar energía a sus compañeros y público.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , , , , , , , , ,

Deja tu respuesta