Blogs

Y sigue sin romperse

Probablemente este partido de cuartos de final contra Grecia ha sido el mejor termómetro para reconocer la verdadera entidad de la selección española. Los 40 minutos, resueltos con una meritoria victoria, han servido para identificar las virtudes y carencias de un grupo mermado que, ha alimentado dudas y reforzado ideas por igual, según ha avanzado el campeonato. Presa de todas sus experiencias pasadas, esta es una nueva España, más imprevisible, menos sólida pero con un importante gen competitivo que le ha hecho adaptarse y superar momentos de dificultad para derrotar al equipo que mejor baloncesto había realizado hasta este momento en el Eurobasket.

Gasol y punto. España ha construido sus mejores minutos a partir del temor que Pau Gasol ha despertado en los griegos. En los primeros ataques ha sabido distribuir el balón para sus compañeros y paulatinamente ha reconocido las opciones donde superaba claramente a sus defensores. Dentro de su extraordinaria actuación, pondero de manera especial cómo ha mantenido a España en el partido en esos minutos del tercer periodo donde los griegos han campado a sus anchas ante la frágil y pasiva defensa española. Ha sido en esos instantes donde Gasol ha mandado un mensaje de atrevimiento a unos compañeros presos de las dudas e incapaces de adaptarse al nivel de velocidad y dureza con el que ha salido Grecia tras el descanso. Gasol, que siempre ha tenido un impacto descomunal en las competiciones internacionales, está escribiendo en este Campeonato de Europa una página extraordinaria por su liderazgo, su acierto y su impacto en un grupo muy necesitado de faros.

Bajo la influencia de Gasol, España ha superado su peor momento del partido y varios detalles han terminado por resultar decisivos en los últimos minutos. Víctor Claver ha tenido un papel fundamental porque esta selección acusa falta de físico en determinados momentos, ocupa poco espacio en defensa y sufre en el rebote defensivo. Claver aporta lo que se intuía que podía aportar en el momento que menos se esperaba que lo hiciera. Mérito suyo, sin duda, por estar preparado para tener influencia en el juego después de parecer condenado al ostracismo, y mérito de Sergio Scariolo por encontrar una solución a un factor que había resultado evidente durante muchos minutos de la competición. Con Claver limitando al espectacular Antetokoumpo y una mayor actividad de los jugadores más alejados del balón en la defensa de las situaciones de “pick and roll”, España ha ofrecido minutos de gran calidad defensiva. El último minuto, donde España ha puesto en peligro la victoria, es otro síntoma de la versión actual de la selección, que muestra tanto facilidad para adaptarse al nivel que requieren los rivales, como cierta falta de aplomo y seguridad en determinados momentos.

Francia será el siguiente reto de la selección. Físicamente, el mejor equipo del campeonato, por lo que alcanza niveles defensivos difíciles de contrarrestar. A su favor, jugar en casa y recientes victorias contra España en competiciones relevantes. En absoluto invencibles, eso sí, a pesar de que sus jugadores importantes llegarán más frescos al encuentro. Asumiendo que contamos con el factor Gasol, gran parte del partido se decidirá en el duelo entre Parker-De Colo frente a los “Sergios” y en el control del rebote.

Comparte este post:
  • Meneame
  • Facebook
  • Google
  • TwitThis

Tags: , , ,

Deja tu respuesta